Decenas de miles van a huelga en Berlín contra malas condiciones laborales

por nuestros reporteros
16 febrero 2019

Decenas de miles de trabajadores del sector público participaron en una huelga de un día en Berlín el miércoles para pedir aumentos salariales y mejores condiciones de trabajo. La ira entre los trabajadores fue palpable en una marcha de más de 10.000 personas desde Alexanderplatz hasta la Puerta de Brandenburgo. En contraste, los sindicatos están haciendo todo lo posible para hacer un sabotaje al movimiento y llevarlo a un callejón sin salida.

La manifestación en la Pariser Platz

Un total de 140.000 trabajadores en jardines de infancia, escuelas, autoridades estatales y locales, universidades, el servicio de bomberos y la policía fueron convocados a la huelga. Según cifras del Senado estatal, 100 guarderías permanecieron cerradas. Las lecciones en 600 escuelas fueron canceladas porque 4.100 maestros estaban en huelga. Las oficinas de las autoridades locales tienen un servicio limitado.

Los sindicatos Verdi, el Sindicato de Educación y Ciencia (GEW) y el Sindicato de la Policía Alemana (GDP) exigen un aumento salarial del 6 por ciento o un aumento salarial mínimo de €200 al mes para el millón de trabajadores del sector público empleados por los 16 Estados de Alemania. Las huelgas tuvieron lugar en Sajonia el martes y hoy en el norte de Rhein-Westfalia.

Los trabajadores que salieron a las calles en Berlín el miércoles no solo protestaban por aumentos salariales de un poco por ciento, tal como proponían los sindicatos, que en contratos anteriores fueron devorados por la inflación. Protestaban contra las políticas que durante décadas han estado subordinando todos los aspectos de la vida social al impulso para fines de lucro.

Esto es particularmente claro en Berlín, que anteriormente estaba gobernado por una coalición del Partido Socialdemócrata y el partido La Izquierda, y ahora lo está por una coalición del Partido Verde, el SPD y La Izquierda. Los presupuestos para jardines de infancia, escuelas, departamentos de bomberos y servicios administrativos se redujeron drásticamente, los trabajadores se vieron sometidos a una mayor presión y se disminuyó la infraestructura. Por otro lado, la policía se fortaleció, mientras que el Berliner Bank Gesellschaft recibió un rescate multimillonario en euros.

Un gran número de trabajadores de jardines de infantes participaron en la manifestación y hablaron sobre sus terribles condiciones de trabajo. “Hoy en día, un trabajador de cuidado infantil tiene que lidiar con 20 niños”, dijo Silvna, trabajadora de jardín de infancia. “Las condiciones de trabajo y las pagas son tan malas que ya nadie quiere trabajar en la profesión”.

Larissa y Lisa

Además, las dos cuidadoras de niños Larissa y Lisa señalaron que no les pagan durante su formación. Para compensar la escasez crónica de personal, los jardines de infancia no contratan más trabajadores de cuidado infantil, sino trabajadores de turno no calificados que no tienen experiencia en educación. “En cambio, recibimos un número creciente de colegas de agencias de trabajo temporales que no tienen calificaciones en la educación. Algunos de ellos realmente no ayudan en absoluto”, dijo Lisa.

A Dorit, una trabajadora de jardín de infancia, le preocupa el hecho de que simplemente no tiene tiempo para hacer un trabajo pedagógico de calidad. “Los llamados montones de trabajos abiertos en realidad son los recortes de personal”. Además de 15 trabajadores de cuidado infantil capacitados en su jardín de infancia, también hay diez trabajadores que cambiaron de carrera para entrar en la profesión, la mayoría de los cuales carecen de la capacidad adecuada. “Esto, por supuesto, significa que se sacrifica la calidad”, agregó.

Kathrin

Los maestros en Berlín cuentan una historia similar. “Nuestros trabajos no solo están mal pagados y no reciben suficiente reconocimiento, sino que hay una escasez de dinero en todas partes. Es lo mismo que en el sector del cuidado”, dijo Katrin, quien agregó que las escuelas están en una condición deplorable, incluso con los servicios de la escuela desmoronados. “Siempre se nos dice que todo será mejor bajo el capitalismo, pero mira solamente el estado de las escuelas”.

Ella agregó: “Los padres apoyan a los maestros, a pesar de que la huelga significa que la escuela se canceló hoy. Todo el mundo sabe que hay dinero. Pero el dinero fluye en una sola dirección. Y no hay nada para la educación”.

“Nosotros producimos materiales para la enseñanza por nuestra cuenta”, agregó Katrin, quien también dijo que tiene que limpiar su aula. Ella trabaja como maestra, pero se le paga a una tasa mucho más baja porque volvió a ingresar a la profesión después de un cambio de carrera. “Solo gano €100 más que antes como cuidadora de niños”, dijo. “Se necesita gastar mucho más dinero en educación, pero en lugar de eso se gasta en armas y seguridad doméstica”.

Parte de la manifestación

Los trabajadores administrativos también están enojados. Nina trabaja como secretaria en la Universidad Humboldt. Se unió a la huelga porque cree que los servicios públicos son importantes. “Algunas cosas no pueden comercializarse bajo el capitalismo”. Ella no quería hablar sobre sus condiciones de trabajo porque “tendría que imprimir obscenidades”. Está “harta” de la afirmación fraudulenta de que no hay alternativa. Esto es falso y deshonesto, dijo.

Junto a los trabajadores del sector público, otros trabajadores se unieron para mostrar solidaridad. Marc trabajó para Air Berlin y, después de su quiebra, para Germania, que ahora también se declaró en bancarrota.

“Mientras se pueda hacer todo tipo de negocios y se haga dinero, todo se hará para las empresas de este mundo. Sin embargo, si algo solo concierne a los empleados, se los deja a su suerte”, dijo. Añadió que una de las muchas razones que lo llevaron a la manifestación fue que se ha ofrecido voluntariamente para los bomberos durante 20 años, y que la forma en que se trata a sus colegas a tiempo completo es vergonzosa.

El candidato del SGP, Christoph Vandreier, habla con trabajadores en huelga

Christoph Vandreier y Christopher Khamis, que son candidatos por el Sozialistische Gleichheitspartei (SGP, Partido Socialista por la Igualdad) en las elecciones europeas, hablaron con los participantes sobre sus experiencias con los sindicatos, la necesidad de crear comités independientes de base comunes, y la necesidad de una estrategia socialista.

Muchos de los huelguistas no tienen confianza en los sindicatos. Katrin, maestra, explicó que se fue y se unió al sindicato varias veces en los últimos años. “Creo que es importante que estemos organizados, pero no me siento representada por los sindicatos”, dijo.

Dorit dejó el sindicato en 2003, cuando aceptaron un nuevo contrato de servicios públicos que para muchos significa un deterioro de las condiciones de trabajo. Desde entonces, ella no ha tenido un aumento salarial en términos reales. “Y las condiciones de trabajo solo han empeorado”, agregó. Ya no hay ningún beneficio que organizar en el sindicato, agregó. “Solo intentan mantenernos tranquilos y no tienen nada que ver con comités de base”.

Se unió al sindicato de nuevo porque esperaba que esta vez no solo hablaran, sino que hicieran algo. Pero ella no tiene muchas esperanzas, porque los sindicatos siempre intentan aislar las huelgas y limitarlas. “Si todos se declaran en huelga y paralizan la ciudad, ciertamente tendremos más poder. Tenemos que estar juntos. Una huelga general sería ideal, porque todos estamos interconectados. Una crisis de vivienda, falta de maestros, escuelas deterioradas, todo se está desmoronando”.

Dorit

Tina también dejó el sindicato porque ya no se siente representada por él. Además, quería unirse a sus colegas, que no son miembros del sindicato. Sin embargo, fueron a la manifestación, a pesar de que no reciben salario ni pagas de huelga.

A pesar de esto, los trabajadores llevaban chalecos del GEW, porque querían fortalecerlo contra Verdi, lo que creen que es aún peor. “Verdi hace todo lo posible para separar a cada sector”, dijo Tina. Al pedírsele su opinión sobre el hecho de que el GEW haya apoyado todos los recortes de los últimos años y que se distingue de Verdi simplemente con unas pocas frases de izquierda, Tina estuvo de acuerdo.

Tina, a la derecha, con sus compañeras

Vandreier explicó que sobre la base de tales experiencias, los maestros en los Estados Unidos y los trabajadores en huelga en México se están organizando cada vez más independientemente de los sindicatos, y que es necesaria una lucha internacional común de la clase obrera. Tina respondió que los problemas son los mismos en todas partes y que los políticos están muy lejos de ellos.

Fabian, un trabajador de cuidado infantil, dio la bienvenida al crecimiento de la lucha de clases internacional, incluso en la huelga nacional belga de un día el miércoles. “Sí, los números seguirán creciendo. Un marco internacional para las huelgas sería mucho mejor. Sin duda, encontraría mucho más apoyo en otros países. ¡Eso sería sorprendente!”

Señalando las protestas sociales en Francia y la creciente ira en Alemania y la desigualdad social y la austeridad, Fabian dijo: “En algún momento, explotará. ... Mientras nos dicen que no hay dinero, nuestro dinero se está gastando en el presupuesto militar y en las grandes corporaciones. ¿Que está pasando aqui?”

Fabian conversando con el candidato del SGP Christopher Khamis

Añadió: “El estado de la enseñanza especial para niños con problemas emocionales y de salud mental se eliminó de la noche a la mañana y se reemplazó por un término vago, ‘enfermedad’. Esos problemas deben tratarse y no pueden dejarse a un lado, especialmente para los niños refugiados, que han enfrentado la guerra, la muerte, la destrucción y la huida de sus países”.

En respuesta, el candidato del SGP, Christopher Khamis, enfatizó que los problemas sociales solo podrían resolverse si se rompe el poder de los principales bancos y corporaciones y sus recursos se ponen bajo el control democrático de la clase trabajadora. La crisis capitalista no solo está llegando al deterioro de las condiciones de trabajo, sino a un renacimiento del fascismo y la guerra, agregó. “Los trabajadores necesitan un programa socialista para hacer valer sus intereses”, dijo Khamis.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de febrero de 2019)