¡Construyan comités de huelga independientes! ¡Prepárense para expandir la huelga!

Un programa de lucha para los maestros de Oakland

por el Boletín de Maestros del WSWS
21 febrero 2019

Los maestros de Oakland son los últimos en unirse a la batalla de docentes nacional y, de hecho, internacional para defender el derecho a un salario digno y una educación pública de alta calidad para nuestros estudiantes. Las condiciones que estamos luchando (salarios bajos, falta de personal, falta de suministros, aulas abarrotadas, la amenaza de cierre de escuelas, recortes presupuestarios y privatizaciones) son compartidas por los educadores de todo el mundo.

Los maestros de Virginia Occidental están saliendo hoy en huelga, un año después de desencadenar una serie de huelgas estatales por todo los Estados Unidos, para luchar contra los nuevos planes de introducir escuelas autónomas o concertadas por primera vez en la historia del estado. La semana pasada, decenas de miles de maestros y trabajadores de guarderías se unieron a una huelga general en Berlín. Aplaudiendo el apoyo de los padres, una maestra en huelga de Berlín declaró: "Todos saben que el dinero está allí, pero fluye en una sola dirección y no hay nada para la educación".

Mientras se desperdician billones de dólares en recortes de impuestos, rescates a Wall Street, guerras interminables y la brutalización de los inmigrantes, todos los políticos, ya sea Trump, su antecesor Obama, el gobernador Gavin Newsom o funcionarios del distrito escolar, afirman que no hay dinero para salarios o escuelas decentes. Mientras tanto, el exgobernador Jerry Brown supervisó el mayor crecimiento de la industria de escuelas concertadas en la nación y desvió los recursos públicos que se necesitaban desesperadamente a corporaciones privadas.

Esta lucha no tiene que ver con unos pocos centavos más en salario o una reducción insignificante en el tamaño de las clases. Incluso si la Asociación de Educación de Oakland (OEA, por sus siglas en inglés) lograra sus demandas exiguas en papel, todas podrían eliminarse mañana cuando los funcionarios estatales y del distrito exijan el cierre de escuelas, los recortes de gastos y las reducciones de personal. Los maestros de Oakland tienen que trazar una línea en la arena: no vamos a retirarnos y aceptar algún compromiso miserable. Lo que está en juego es el derecho de nuestros estudiantes a tener una educación pública gratuita y de alta calidad, independientemente de sus circunstancias socioeconómicas.

Por eso, el Boletín de Maestros del WSWS insiste en que los maestros de Oakland no deben pelear esta batalla solos. Pedimos la formación de comités de huelga independientes de las bases en cada escuela y comunidad para movilizar el apoyo más amplio de los estudiantes, padres y todos los trabajadores en el área de la bahía de San Francisco, California, Virginia Occidental y más allá. Se deben preparar huelgas en todo el estado y una huelga nacional para oponerse al ataque bipartidista a la educación pública.

Para llevar a cabo esta lucha, los maestros deben exigir que los sindicatos, que cobran $3 millones en cuotas a los maestros de Oakland cada año, paguen a los maestros en huelga un estipendio de $1,000 cada semana para sostener esta lucha. La OEA no ha convocado una huelga desde 1996 y debería haber, por derecho, suficiente dinero en el fondo de huelga, el cual pertenece a los maestros, no a funcionarios sindicales. Al mismo tiempo, todas las negociaciones deben ser transmitidas en vivo de modo que no se puedan hacer tratos en la trastienda. Se debe permitir que los comités de base de los trabajadores escolares inspeccionen los libros financieros tanto del distrito escolar como de los sindicatos.

Estos comités deben organizar reuniones masivas y discusiones en línea para delinear una lista real de demandas que comiencen con lo que necesitan los maestros y los estudiantes, no lo que los políticos controlados por las corporaciones dicen que pueden pagar.

Esto debe incluir:

• Financiación completa para la educación. ¡La reversión de los cierres escolares y los recortes presupuestarios! Todos los estudiantes merecen una escuela bien financiada, con todas las clases que necesiten, incluidas las artes y la educación física, cerca de su hogar.

• Un aumento inmediato del 40 por ciento en los salarios de todos los maestros y personal de apoyo para compensar los años de disminución de los ingresos reales de los educadores que actualmente reciben los menores salarios de cualquier distrito grande en California.

• ¡Una reducción sustancial en el tamaño de las clases! Los estudiantes de la escuela primaria aprenden mejor en clases con un límite máximo de 18, y los grados más altos no deben tener más de 24 con un maestro y un ayudante.

• ¡Personal completo! Una enfermera en cada escuela, consejería y apoyo de comportamiento para cada estudiante necesitado, un ayudante para cada caso de educación especial.

• ¡Conviertan todas las escuelas concertadas privadas de nuevo en escuelas públicas! En Oakland, el déficit presupuestario total estaría más que compensado por los $57 millones que el distrito pierde a las escuelas privadas.

Todos los políticos gruñirán y dirán que estas demandas son irrazonables, escandalosas e inasequibles. Pero vivimos en un estado que alberga el mayor número de milmillonarios en los Estados Unidos. En lugar de exprimir a las familias de la clase trabajadora con impuestos más regresivos, la educación debe ser financiada por la oligarquía corporativa y financiera, que ha acumulado su insostenible fortuna privada a expensas de cientos de millones de trabajadores.

¡Los dos milmillonarios más ricos de los 114 de California, Mark Zuckerberg de Facebook y Larry Ellison de Oracle, podrían cubrir el presupuesto de cada escuela K-12 en California y aún tendrían $20 mil millones cada uno! Los maestros deben exigir un aumento masivo en los impuestos de los ricos para financiar la educación pública.

Existe un apoyo amplio para la lucha por defender y mejorar la educación pública. Durante el año pasado, cientos de miles de maestros han realizado huelgas en Virginia Occidental, Oklahoma, Arizona, Kentucky, Virginia, Colorado y otros estados, y recientemente en Los Ángeles y Denver. El mayor obstáculo para unificar a los maestros y otras secciones de trabajadores ha demostrado ser los propios sindicatos magisteriales.

La Federación Estadounidense de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés) y la Asociación Nacional de Educación (NEA, por sus siglas en inglés) han hecho todo lo posible para evitar que las huelgas distritales y estatales se unan en una huelga nacional. La OEA prolongó el proceso de mediación y determinación de hechos del estado hasta que los sindicatos Maestros Unidos de Los Ángeles y la Asociación de Maestros de Denver habían finalizado las huelgas en sus ciudades correspondientes.

Al aislar las huelgas distrito por distrito, los sindicatos han entregado la iniciativa a las poderosas fuerzas corporativas y políticas que están realizando un ataque nacional contra la educación pública y están más que felices con atacar a maestros un grupo a la vez. En cuanto a las líderes de la AFT y NEA, Randi Weingarten y Lily Eskelsen-García, quienes ganan $543,150 y $414,824 respectivamente por año, habitan un universo completamente diferente al de los maestros y no tienen la intención de atacar la riqueza de sus compañeros del uno por ciento más rico.

Mientras tanto, la AFT y la NEA han dicho a los maestros que depositen su confianza en el Partido Demócrata. Pero las huelgas en el estado de Washington, Los Ángeles, Denver y ahora en Oakland demuestran que los demócratas son igual de enemigos de los maestros y la educación pública como Trump, DeVos y los republicanos. Las apelaciones al gobernador Newsom y al superintendente del estado, Tony Thurmon, quienes votaron por el Proyecto de Ley de la Asamblea 1840 que actualmente se usa para forzar que el distrito realice recortes presupuestarios de $60 millones o se enfrente a una administración judicial estatal, son peores que inútiles.

Sin embargo, los maestros de Oakland tienen poderosos aliados: los trabajadores del área de la bahía, de toda California, los Estados Unidos, e internacionalmente. En todo el mundo está creciendo la oposición a la austeridad y la desigualdad social. Hay un creciente reconocimiento de que hay algo totalmente equivocado en el sistema capitalista, que subordina todos los aspectos de la vida al lucro privado y ha puesto más riqueza en las manos de tres multimillonarios, Jeff Bezos, Warren Buffett y Bill Gates, que en las de los 160 millones de personas más pobres en los Estados Unidos.

Los maestros de Oakland están tomando una posición valiente. Deben solicitar apoyo a las decenas de millones de personas que trabajan en fábricas, oficinas, sector público, almacenes de Amazon y UPS, en las industrias de telecomunicaciones, minoristas y servicios, que se enfrentan a los mismos enemigos y a la misma lucha. El Boletín de Maestros del WSWS hará todo lo posible para vincular la lucha de los maestros de Oakland con todas las secciones de la clase trabajadora.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de febrero de 2019)