¡Apoya a los maestros de Oakland! ¡Por una huelga general para defender la educación!

por el Boletín de Maestros del WSWS
23 febrero 2019

Tres mil maestros en Oakland que se declararon en huelga el jueves son el último batallón de educadores en los Estados Unidos que se oponen a la guerra corporativa contra los maestros y las escuelas públicas. Esta lucha merece el apoyo activo de todos los trabajadores y jóvenes. Lo que está en juego es el futuro mismo de la educación pública.

Las demandas de los maestros de salarios dignos, clases más pequeñas y el fin de los cierres escolares, los recortes presupuestarios y la privatización escolar son las mismas demandas que llevaron a cientos de miles de maestros a salir en huelga el año pasado en West Virginia, Oklahoma y Arizona, y este año en Los Ángeles, Denver y nuevamente en West Virginia.

Pero estas luchas han sido traicionadas por los sindicatos de maestros, que han aislado cada huelga, dejando a los maestros fragmentados y vulnerables contra los esfuerzos unidos de los enemigos de la educación pública.

En vísperas de la huelga de Oakland, los sindicatos acabaron con la segunda huelga de 33,000 educadores de Virginia Occidental, cerrando otro acuerdo podrido con el gobernador multimillonario del estado. En cuanto a la Asociación de Educación de Oakland (OEA) y la Asociación de Maestros de California (CTA), les están diciendo a los maestros que busquen a los demócratas, que no son enemigos menos intransigentes de los maestros y de la educación pública que los republicanos.

El mes pasado, en Los Ángeles, los sindicatos finalizaron una poderosa huelga, dando a los maestros solo unas pocas horas para revisar y votar un acuerdo. Esto ha allanado el camino para que el distrito escolar intensifique su ataque a la educación pública, con el superintendente escolar de Los Ángeles, Austin Beutner, anunciando un plan esta semana para dividir el distrito para facilitar la expansión de las escuelas autónomas o concertadas.

¡Es hora de trazar una línea en la arena en Oakland! La convocatoria debe llegar a todos los lugares de trabajo en el área de la bahía de San Francisco, en todo California, Estados Unidos e internacionalmente: "¡Los maestros de Oakland no deben luchar solos esta batalla decisiva!".

El Boletín de Maestros del WSWS llama a la formación de comités de base en cada escuela, lugar de trabajo y comunidad, independientemente de los sindicatos y las grandes empresas. Estos comités deben unir a los maestros con los trabajadores en las fábricas, astilleros, almacenes, oficinas, tiendas y servicios públicos para preparar una huelga general para defender la educación pública.

La lucha de los maestros no puede estar subordinada a las maniobras de los sindicatos, que están controlados por ejecutivos adinerados que están decididos a prevenir una lucha unida.

Todos los trabajadores y jóvenes se enfrentan a la caída de los estándares de vida, a los costos increíblemente altos de la vivienda, la asistencia médica ya la educación, y a un sistema político que ignora sus preocupaciones porque ambos partidos están controlados por la oligarquía financiera que saquea a la sociedad.

Si los trabajadores están unidos, tienen una fuerza enorme, y una huelga general de quienes producen la riqueza de la sociedad detendría a las corporaciones gigantescas, los bancos y la economía en su totalidad.

Los trabajadores tienen poderosos aliados no solo en los Estados Unidos. Desde el año pasado, ha habido un aumento de la lucha de clases en todo el mundo, desde Francia y Alemania, hasta México, Marruecos y China. La tarea de unificar estas luchas globales no puede llevarse a cabo a través de los sindicatos nacionalistas.

La lucha por una educación pública totalmente financiada es sobre todo una lucha política, es decir, se trata de cuál clase controla la sociedad. Los demócratas y los republicanos insisten en que no hay dinero para la educación, incluso cuando malgastan billones en los rescates de Wall Street, los recortes de impuestos corporativos, las guerras interminables y los ataques contra los inmigrantes.

En California, son demócratas como Jerry Brown, Gavin Newsom y Libby Schaaf quienes han encabezado el ataque a la educación pública. Los funcionarios escolares de Oakland ahora están amenazando con cerrar 24 escuelas, o un tercio de las escuelas del distrito, incluso mientras aumentan el número de escuelas concertadas con fines de lucro, que drenan $57 millones al año de las escuelas públicas tradicionales.

El estado miserable de la educación pública en California, que ocupa el puesto 43 en la nación en gastos por alumno, subraya la necesidad de luchar contra el capitalismo y los niveles horrendos de desigualdad social que crea. Los 141 milmillonarios del estado se divierten en sus jets privados, yates y autos deportivos, mientras que los niños de clase trabajadora son empacados en aulas como animales y sus maestros incurren a duras penas los gastos de lápices y otros artículos.

Trump y su hijo están criticando al socialismo y denunciando a los "maestros perdedores". Esto se debe a que toda la clase dominante ve a la educación pública como un agotamiento inaceptable de sus fortunas y quiere sacar provecho del "mercado educativo" multimillonario. Según ellos, solo los hijos e hijas de los ricos deberían tener una educación de calidad, mientras que los jóvenes de la clase trabajadora están condenados a la ignorancia, a los trabajos de pobreza, a la prisión y a la guerra.

¡Ya basta! Los maestros de Oakland están defendiendo a toda la clase trabajadora, y todos los trabajadores tienen interés en el resultado de esta lucha. Construyan comités de base para tomar la dirección de la lucha de las manos de los sindicatos y preparar una huelga general contra la austeridad y la desigualdad, y defender los derechos de todos los trabajadores y jóvenes.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de febrero de 2019)