En medio de crecientes protestas, el gobierno de Moreno despide a miles en Ecuador

por Cesar Uco
13 marzo 2019

El gobierno del presidente Lenin Moreno, asediado por cargos de corrupción, se ha embarcado en un programa de austeridad dictado por el Fondo Monetario Internacional FMI incluyendo despidos masivos que lo llevan a una confrontación cada vez más abierta con la clase obrera ecuatoriana.

La primera ronda de despidos, dirigida a 10,000 trabajadores a tiempo parcial y por hora, entró en vigencia el 1 de marzo. Las áreas más afectadas son educación y salud. Agustín Lindao, líder de la Unión Nacional de Trabajadores del Ministerio de Salud Pública (Osumtramsa), informó despidos de “2,500 a 3,500 entre contratistas ocasionales y temporales, médicos, técnicos de emergencias médicas, enfermeras, asistentes de farmacia, trabajadores sociales y personal de operaciones”.

Al menos 1,000 trabajadores fueron cesados en el Ministerio de Educación, 200 de ellos en Guayas. En el Instituto de Seguridad Social (IESS), 500 empleados fueron despedidos.

Los despidos son el primer paso del gobierno de Moreno para cumplir con las demandas del FMI de medidas de austeridad a cambio de un acuerdo de $ 4.5 mil millones firmado con la agencia financiera el 20 de febrero.

Los recortes totales exigidos en virtud del acuerdo ascienden al 10 por ciento de los empleados públicos, o 50,000 empleos.

El mes pasado, miles de trabajadores marcharon en la capital de Quito para denunciar la amenaza de despidos masivos relacionados al acuerdo con el FMI, así como las privatizaciones y un aumento punitivo en los precios del combustible.

La marcha fue seguida por una huelga nacional convocada por los sindicatos ecuatorianos el 13 de febrero ante la creciente ira entre los trabajadores.

Miles de trabajadores y campesinos bloquearon el tráfico quemando neumáticos en varias vías importantes en Quito, Manabí, El Oro y Zamora, donde lograron detener parcialmente las actividades comerciales. Hispantv dijo que la protesta fue "contra Moreno por violar su plan de gobierno... [que no contempla la privatización de áreas estratégicas] ... y apoyar el intervencionismo en Venezuela".

Moreno tomó la presidencia en mayo de 2017 y ha visto caer su popularidad de 77 por ciento cuando asumió el cargo a 30 por ciento hoy, según Reuters.

Moreno fue el vicepresidente y seleccionado por su predecesor, Rafael Correa, para reemplazarlo. Correa fue elegido por primera vez en 2007 después de presentarse como un socialista autoproclamado en un programa populista. Las promesas reformistas del gobierno, hechas durante el auge de las materias primas, se encontraron con la realidad de la caída de los precios del petróleo y la desaceleración de la economía china.

El giro hacia las medidas de austeridad dirigidas contra la clase obrera iniciada bajo Correa se aceleró rápidamente bajo Moreno, quien rompió y se volvió contra el ex presidente.

La evolución del gobierno ecuatoriano, anteriormente incluida en la "Alianza Bolivariana" de Hugo Chávez, es parte del retroceso general de la llamada "marea rosa" de los gobiernos burgueses nacionalista-populistas de América Latina y el auge de las administraciones de derecha, incluidas aquellas del fascistizante ex capitán del ejército Jair Bolsonaro en Brasil y del multimillonario de extrema derecha Mauricio Macri en Argentina.

Las condiciones para la clase obrera en Ecuador se están deteriorando rápidamente. Un informe publicado esta semana reveló que la proporción de la fuerza laboral del país empleada en el llamado sector informal, sin trabajo regular, salarios o beneficios, aumentó a 46 por ciento el año pasado.

El giro de Moreno hacia la derecha ha estado acompañado por un cambio de política hacia Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, quien ha vivido como refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres desde 2012. Las condiciones cada vez más onerosas impuestas a Assange, que comenzó bajo Correa, han acompañado una oferta del gobierno de Moreno para lograr un acercamiento con el imperialismo estadounidense, incluso a través del apoyo a la operación de cambio de régimen en Venezuela. La amenaza es que Assange se convertirá en una moneda de cambio en este proceso, en las condiciones en las que enfrenta cargos de espionaje y conspiración en los Estados Unidos que podrían resultar en su ejecución.

En medio de llevar a cabo los ataques exigidos por el FMI contra la clase obrera, Moreno ha sido acusado por la oposición, sus aliados formales en el partido de la burguesía populista Revolución Ciudadana (Revolución Ciudadana), de malversación y corrupción. Desde que asumió el cargo en mayo de 2017, ha tenido tres primeros ministros. Los dos primeros renunciaron a enfrentar cargos de corrupción; El actual es Jorge Glass, también de las filas de Revolución Ciudadana.

El Representante Ronny Aleaga de Revolución Ciudadana presentó una queja contra el presidente ante la oficina del fiscal ecuatoriano por la compra de una propiedad de vacaciones en Alicante, España.

Aleaga acusa a Moreno de haber establecido en marzo de 2012 INA Investments, una compañía offshore con sede en el paraíso fiscal de Belice que era propiedad de su hermano Edwin Moreno Garcé hasta que se disolvió en 2016. INA compró bienes raíces, autos de lujo, carteras de cuero de cocodrilo y Otros artículos de lujo.

Sin embargo, lo importante de la investigación es que INA Investment no se limitó a mover dinero para que la familia de Moreno y sus asociados pudieran vivir como ricos. El caso de corrupción adquiere una dimensión mayor en el sentido de que INA se utilizó para facilitar los contratos con el estado. La queja presentada por el Representante Aleaga estima que esta fue una operación que involucró alrededor de US $65 millones.

Mientras tanto, los reporteros de investigación Christian Zurita Ron y Fernando Villavicencio revelaron una transferencia de US $18 millones de Sinohydro, una empresa estatal china, a la compañía Recorsa, dirigida por el amigo cercano de Lenin Moreno, Conti Patiño, junto con la esposa del presidente, Rocío González, y Sinohydro recibió un contrato del gobierno ecuatoriano para la construcción de la represa Coca Codo Sinclair, al este de Quito, el proyecto de infraestructura pública más grande en la historia del país, con un costo estimado de US $2.8 mil millones.

"Estamos viendo cómo la familia presidencial de Ecuador se ha dado una gran vida con el dinero proveniente de los sobornos de Sinohydro, mientras que la gente sufre despidos masivos, aumentos de combustible, inseguridad, ineptitud e indiferencia de las autoridades", dijo Aleaga en una reciente entrevista de radio.

Mientras tanto, Moreno acusó a su predecesor Correa, de corrupción y lo denunció por haber pagado cerca de US $5 mil millones por cuatro proyectos cuyo valor real en dólares debería haber sido alrededor de la mitad. Correa también está acusado en Ecuador de tener responsabilidad por el secuestro fallido de un legislador de la oposición en Colombia. Él ha negado los cargos, insistiendo en que son parte de una caza de brujas política organizada por el gobierno de Moreno.

(Publicado originalmente en inglés el 12 de marzo de 2019)