El Pentágono anuncia la transferencia de $1 mil millones para la construcción del muro fronterizo

por Meenakshi Jagadeesan
29 marzo 2019

La guerra de la Administración de Trump contra los inmigrantes ha dado dos grandes pasos hacia adelante. El lunes por la noche, el Pentágono anunció que pondría a disposición $1 mil millones para facilitar la construcción del muro fronterizo. El martes, la Cámara de Representantes de Estados Unidos no pudo anular el veto de Trump a la resolución del Congreso que buscaba cancelar la declaración de una emergencia nacional en la frontera entre EUA y México, el fundamento oficial detrás de la acción del Pentágono.

En su carta al Departamento de Seguridad Nacional, el secretario interino de Defensa, Patrick Shanahan, anunció que había asignado $1 mil millones para la construcción del muro fronterizo, "reprogramando" los fondos disponibles. Básicamente, parte del dinero asignado al Pentágono para el personal militar se transfirió a una cuenta para la fiscalización de drogas. Estos fondos se pondrían a disposición del Cuerpo de Ingenieros del Ejército y ayudarían a facilitar la construcción de 92 km de “cercas para peatones”, carreteras e iluminación a lo largo de la frontera en Arizona y Texas.

La práctica de "reprogramación" (fondos móviles entre varias agencias gubernamentales o entre varias cuentas) no es nueva y legalmente no requiere autorización del Congreso. Sin embargo, ha sido habitual que el Departamento de Defensa (DoD) realice sus solicitudes ante el Congreso antes de transferir una gran cantidad de dinero. Este no fue el caso con la última reprogramación.

En lugar de buscar la aprobación previa, el Departamento de Defensa simplemente notificó al Congreso que estaba actuando bajo órdenes ejecutivas en el marco de la emergencia nacional para llevar a cabo una transferencia de fondos. En su respuesta, el presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Adam Smith (demócrata de Washington), reprendió al Departamento de Defensa que estaba infringiendo el "acuerdo entre caballeros" y rechazó el aviso: "El comité no aprueba el uso de los fondos del Departamento de Defensa para construir barreras físicas adicionales". El rechazo, sin embargo, es esencialmente intrascendente, ya que el Pentágono no buscó permiso.

En este punto, dado que las asignaciones presupuestarias para el año fiscal 2019 ya se han finalizado, los comités de Asignaciones y Servicios Armados no tienen control sobre la reprogramación general. Eso no ha impedido que los demócratas de la Cámara de Representantes en estos comités prometan cancelar las reprogramaciones, supuestamente para reducir drásticamente la cantidad de dinero que el Pentágono pueda transferir en 2020. Esta es una promesa a la que no se le puede dar credibilidad.

En una amplia gama de temas, incluida la detención ilegal de inmigrantes, la separación de familias, el abuso de los detenidos, la expansión de los poderes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), y la continua militarización de la frontera, la posición de los demócratas ha variado entre silencio y complicidad, aunque encubierta en una retórica falsa.

Incluso antes de la declaración de la emergencia nacional, el Congreso le había otorgado a la Administración de Trump una cantidad significativa de fondos para el muro: $341 millones en 2017 y $1.375 millones en 2018. Esta financiación no habría sido posible sin el apoyo del Partido Demócrata. Sin embargo, los demócratas han intentado afirmar que la financiación de 2018 en particular no es para "construir" el muro, ya que está específicamente destinada a reparaciones de estructuras existentes.

Además de estas apropiaciones y los $8.600 millones que planea buscar en su solicitud de presupuesto para 2020, la Administración de Trump intenta saquear tres diferentes fondos para el muro: los fondos de confiscación del Tesoro, los fondos de control de drogas del Pentágono y los fondos de construcción militar.

Según informes, la Administración está buscando un total de $600 millones del fondo del Tesoro, el cual recolecta el dinero que las agencias policiales federales incautan de los delincuentes involucrados en el tráfico de drogas, entre otros. El Congreso ha utilizado habitualmente estos fondos para pagar varios programas, y esto no requiere una declaración de emergencia nacional. Sin embargo, el uso de los fondos de construcción militar del Pentágono si requiere las facultades presidenciales de un estado de excepción.

Por sí sola, la reprogramación de fondos de la cuenta del personal militar a la cuenta de control de drogas no los haría disponibles para la construcción del muro fronterizo. El hecho de que sí lo haga es debido a una de las mentiras más descaradas y reiteradas de esta Administración sobre la inmigración: que es necesario un muro fronterizo para prevenir el tráfico de drogas. Se ha demostrado que esta afirmación, así como casi toda justificación del muro por parte de la Casa Blanca, es infundada, dado que la mayoría de las drogas realmente ingresan a EUA a través de los puertos de entrada oficiales, no por cruces ilegales en áreas no protegidas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de marzo de 2019)