Trump amenaza con cerrar la frontera entre Estados Unidos y México y recorta la ayuda a Centroamérica

por Patrick Martin
2 abril 2019

El presidente Donald Trump ha intensificado su persecución de los inmigrantes y refugiados, ordenando el corte de toda la ayuda de los Estados Unidos a los países centroamericanos de Honduras, Guatemala y El Salvador debido a que los regímenes de derecha respaldados por los Estados Unidos en los tres países (que comprenden la región llamada Triángulo del Norte de América Central) han sido incapaces de detener el flujo de refugiados desesperados que se desplazan hacia el norte a los Estados Unidos.

"He terminado los pagos a Guatemala, Honduras y El Salvador. Ya no va a ir más dinero”, dijo Trump a los reporteros en su finca en Mar-a-Lago, Florida, el viernes por la noche. Hablando como el gánster político que es, el presidente de los Estados Unidos declaró: “Les estábamos dando $ 500 millones. Les estábamos pagando enormes cantidades de dinero y ya no los estamos pagando porque no han hecho nada por nosotros”.

Trump también ha amenazado con cerrar la frontera entre Estados Unidos y México esta semana si México no usa la fuerza para impedir que los inmigrantes de América Central pasen por el país para llegar a territorio estadounidense, donde buscan presentar una solicitud de asilo. Tal acción tendría consecuencias incalculables, no solo para México, sino también para los Estados Unidos, Canadá y toda la economía mundial, ya que el comercio transfronterizo entre los Estados Unidos y México ahora supera los $ 550 mil millones. Las principales industrias de los EUA como la automotriz, cerrarían en unos días si se interrumpiera el suministro de componentes producidos en las plantas proveedoras mexicanas.

A última hora del viernes, el Departamento de Estado emitió una declaración en la que decía: “Por instrucciones de la secretaría, estamos llevando a cabo las instrucciones del presidente y terminamos los programas de asistencia extranjera para el año fiscal 2017 y el año fiscal 2018 para el Triángulo del Norte. Estaremos tratando esto con el Congreso como parte de este proceso”. Se ordenó a los funcionarios del Departamento de Estado y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) que “redirigieran” la asistencia “fuera de estos países” y “cesaran y desistieran” de todos los gastos actuales.

Se estima que $ 500 millones de los $ 620 millones que se gastan actualmente en los tres países se verían afectados. El dinero paga por el desarrollo y la asistencia humanitaria, así como los esfuerzos contra las pandillas por parte de la policía de los tres países.

Trump tomó su decisión un día después de que su secretaria de seguridad nacional, Kirstjen Nielsen, firmara un acuerdo de seguridad fronteriza con los gobiernos de los tres países con el objetivo de impulsar la coordinación de los esfuerzos contra el narcotráfico y la inmigración indocumentada. El momento de la decisión solo subraya que fue impulsada en gran medida por consideraciones políticas internas y la necesidad de incitar continuamente a sus partidarios de la ultraderecha con nuevos actos de agresión contra personas vulnerables y perseguidas.

Los informes de prensa sugirieron que el desencadenante de la acción fue un informe interno del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sobre el fuerte aumento en el número de migrantes detenidos en EUA en febrero, unos 76,000, con proyecciones de un aumento adicional a 100,000 en marzo. Casi todos los inmigrantes son grupos familiares que huyen de América Central y cruzan la frontera entre Estados Unidos y México y solicitan el estatus de refugiado, buscando asilo en los Estados Unidos debido a la amenaza de violencia en sus países de origen.

Trump defendió ambas acciones con ataques vitriólicos tanto a los gobiernos de los países involucrados como a los opositores de su Partido Demócrata en los Estados Unidos, aunque los demócratas comparten su objetivo de detener la migración masiva desde Centroamérica, pero difiriendo en la mejor manera de lograrlo.

Una delegación de destacados demócratas del Congreso estaba en realidad en El Salvador el sábado cuando el Departamento de Estado comenzó a implementar el corte de ayuda, incluido Eliot Engel, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, y Jerrold Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara. Estaban presionando al gobierno salvadoreño para hacer más para frenar el movimiento de migrantes. La delegación calificó la acción del gobierno de "contraproducente" y dijo que "harían todo lo que esté a nuestro alcance para rechazar el enfoque equivocado del presidente hacia Centroamérica".

Los demócratas comparten la responsabilidad de las condiciones desesperadas de la pobreza, la represión policial y la violencia de pandillas que afectan al llamado Triángulo del Norte de América Central. Fue el gobierno de Obama, en una acción encabezada por la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton, la que respaldó el golpe de estado de 2009 en Honduras que derrocó al gobierno electo del presidente Manuel Zelaya e instaló el actual régimen de derecha.

Los principales demócratas en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado criticaron el corte de la ayuda debido a que Trump estaba socavando los intereses del imperialismo estadounidense en la región. El senador Robert Menéndez dijo: "Si se lleva a cabo la decisión irresponsable del presidente Trump de cortar nuestra asistencia a El Salvador, Guatemala y Honduras socavaría los intereses estadounidenses y pondría en riesgo nuestra seguridad nacional". Pidió "hacer nuestra parte para ayudar a estabilizar la situación en el Triángulo del Norte y frenar el flujo de niños y refugiados a nuestras fronteras”.

Dadas las vastas consecuencias económicas de un cierre de la frontera, la amenaza de Trump de cerrar la frontera entre México y Estados Unidos la próxima semana generalmente ha sido rechazada por los medios de comunicación y los líderes del Congreso como una amenaza retórica. No hubo una declaración oficial, solo una declaración de Twitter: "Si México no detiene de inmediato TODA la inmigración ilegal que ingresa a los Estados Unidos a través de nuestra frontera sur, cerraré la frontera, o grandes secciones de la frontera, la próxima semana". Trump dijo.

Los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional indicaron que no se estaba llevando a cabo ninguno de los vastos preparativos logísticos necesarios para el cierre de la frontera a gran escala, incluida la redistribución de miles de oficiales de la Patrulla Fronteriza desde los puertos de entrada a las áreas no controladas de la frontera. Sin embargo, el jefe de personal interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, quien apareció en los programas de entrevistas de televisión del domingo en ABC y Fox, reiteró la amenaza.

Mientras tanto, el DHS está exigiendo fondos adicionales y autoridad legal para encarcelar a los miles de nuevos refugiados que cruzan la frontera y buscan asilo. El secretario del DHS, Nielsen, envió una carta al Congreso el 28 de marzo en la que solicitaba una legislación que permitiera al DHS deportar a niños no acompañados a Centroamérica, en lugar de mantenerlos en centros de detención en los EUA o liberarlos al país. El DHS actualmente puede hacer esto para los menores no acompañados de México, pero no de los países más al sur.

Nielsen dijo que el DHS había llenado sus instalaciones para detener a familias y niños no acompañados y necesitaba ampliar su red de prisiones y campamentos. La unidad de Inmigración y Control de Aduanas del DHS tenía casi 50,000 adultos en custodia la semana pasada.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de abril de 2019)

El autor también recomienda:

Estados Unidos detiene a inmigrantes bajo un paso elevado en Texas en medio de una nueva represión
[29 de marzo de 2019]

Reportes documentan abuso sexual de niños inmigrantes detenidos en Estados Unidos
[28 de febrero de 2019]