Cuando el presidente mexicano llama a Mussolini “un gran líder”

Las empresas y la policía atacan violentamente las huelgas restantes en Matamoros

por Andrea Lobo
3 abril 2019

Policías antidisturbios rompieron violentamente los piquetes de huelga en tres fábricas de Matamoros, México, el domingo, dejando a cuatro trabajadores heridos de la golpiza, incluso dos que tuvieron que ser hospitalizados.

Estas son las últimas tres maquiladoras en huelga en la ciudad, siguiendo una ola de huelgas espontáneas o “salvajes” que comenzaron el 12 de enero en desafío a los sindicatos. Más de 89 fábricas han acordado a las demandas de un aumento salarial del 20 por ciento y un bono de 32.000 pesos (US$1.670), popularizadas como el “20/32”.

Mientras que las huelgas en estas tres plantas fueron declaradas “ilegales” por las autoridades locales”, aproximadamente 600 trabajadores en una embotelladora de Coca-Cola en la ciudad —la segunda más grande de América Latina— han estado realizando una huelga salvaje por las mismas demandas desde el 30 de enero.

Antes de que la junta laboral federal emita un fallo sobre la legalidad de la huelga, Coca-Cola envió a un grupo de matones el viernes a atacar la línea de piquete e incluso intentar entrar a las instalaciones ocupadas con equipo pesado. Se desataron puñetazos y varios trabajadores fueron heridos, pero el ataque fue repelido con el apoyo de trabajadores de las maquiladoras cercanas.

Los trabajadores defienden la línea de piquete en la planta de Coca-Cola contra golpeadores (crédito: Tridonexeros 2.0)

Las empresas en toda la ciudad han tomado represalias por las huelgas, con hasta 6.500 despidos por ahora, según la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). Buscando arrebatar de vuelta estas concesiones y hacer un ejemplo de los trabajadores de Matamoros para contener la ola de huelgas, los empleadores han amenazado con 50.000 despidos. Los trabajadores más militantes están presuntamente siendo “boletinados” o colocados en listas negras utilizadas por las maquiladoras por toda la región fronteriza.

La agrupación de maquiladoras Index señaló este fin de semana que las huelgas han generado pérdidas de hasta $600 millones y que “Están ahorrando para iniciar las liquidaciones”, presuntamente miles a la vez. La escalada de medidas represivas contra las huelgas restantes marca el inicio de una nueva etapa en la respuesta de la clase gobernante que involucrará mayores represalias y violencia estatal contra toda resistencia.

Las tres maquiladoras lanzaron su huelga el 5 de febrero cuando los trabajadores de docenas de plantas afiliadas al Sindicato Industrial de Trabajadores de Plantas Maquiladoras y de Ensambladoras (SITPME), el cual ha desestimado sus demandas y ha enviado a matones a atacar a los huelguistas, decidieron en una asamblea masiva llevar a cabo una “huelga general” contra el sindicato y las empresas. La policía regreso el lunes a despejar las entradas otra vez y las empresas tienen planeado reanudar sus operaciones el jueves.

Después del ataque, el gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, declaró, “El conflicto laboral que estalló a principios de este año y que mantuvo en paro a algunas maquiladoras del municipio de Matamoros dio un paso decisivo hacia su solución durante la madrugada de este domingo, cuando elementos Policía Estatal de Tamaulipas intervinieron para recuperar a las empresas Avances Científicos de México, Mecalux Racks Metálicos y Flux Metals, a solicitud de las propias empresas”.

Mecalux es una empresa metalúrgica con sede en Barcelona; Flux Metals se describe como una “empresa estadounidense de fabricación y maquinaria”; y Avances Científicos es propiedad de la empresa basada en EUA, ThermoFisher Scientific.

Contingente de la policía enviado a romper el piquete de huelga en Mecalux el domingo

A diferencia de la voluntad de los trabajadores para luchar, Susana Prieto, una abogada laboral que afirma ser la líder del movimiento huelguista, ha respondido dirigiendo a los trabajadores a simplemente esperar una demanda para incautar lo necesario para sus indemnizaciones que la compañía les está negando. De forma más general, Prieto, quien está vinculada al oficialista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y a sindicatos “independientes” respaldados por la federación estadounidense AFL-CIO, se ha dedicado a encarrilar toda resistencia contra las represalias en toda la ciudad hacia callejones sin salida, como unirse a estos otros sindicatos y postular a trabajadores como candidatos locales. En 2016, llevó a cabo la misma trampa contra miles de trabajadores en Ciudad Juárez que se rebelaron contra los sindicatos existentes.

El lunes, un trabajador de autopartes en la maquiladora Inteva habló con el Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS para denunciar la traición de Prieto contra las huelgas restantes. “Miente, solo miente. Los empleados de Flux Metals afirman que van por el 20/32 y hoy por la mañana [Prieto] niega la huelga que todo esto lo del paro fue por despidos y que se niega a pagar el patrón… Estos hombres se van a quedar sin nada y Susana los está exponiendo como mártires a su favor”.

Añadió, “De hecho, yo miraba que tenía una conducta autoritaria donde nadie opina. Y que estaba llevando a la gente al SME [Sindicato Mexicano de Electricistas] sin preguntar. Veo que es otra CTM [Confederación de Trabajadores de México]. Y me preocupa que nos haya usado de esa forma tan miserable. Quiero advertir sobre el peligro que corremos pero temo que me llamarán vendido”. Comentó que su esposa fue despedida de Autoliv: “Lideraba la huelga en Autoliv y formó un comité [de base] y el miércoles 16 de enero que los comités se reunieron en el sindicato con los de la junta local de arbitraje, la licenciada [Prieto] desprestigió a todos los comités creados por los huelguistas”.

Estos comités estaban llamando a los trabajadores de todo México e internacionalmente a apoyar y unirse a su lucha. Como lo advirtió el WSWS desde la primera semana de la huelga, Prieto fue enviada por la élite política para socavar los comités independientes de base formados por los trabajadores y para subordinarlos al aparato sindical, sea la CTM o los supuestos sindicatos “independientes”, y crear ilusiones en el Gobierno de Morena. Su objetivo ha sido aislar la huelga y facilitar su supresión y las represalias.

Esto se produce en el contexto de pasos del imperialismo estadounidense para incentivar el traslado de industrias clave hacia América del Norte según se prepara para intensificar sus enfrentamientos económicos y militares contra sus rivales globales. La semana pasada, Bloomberg reportó que “las importaciones estadounidenses de México están aumentando a su mayor ritmo en siete años conforme las políticas de Trump mueven las cadenas de producción”, refiriéndose a la guerra comercial de EUA contra China y el nuevo acuerdo comercial regional.

El Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (conocido como AMLO), quien representa a una burguesía mexicana que ya está degustando su tajada de estas posibles inversiones, está movilizándose para enfrentar lo que Bloomberg identifica como el principal obstáculo para estas nuevas inversiones: un “movimiento obrero más agresivo”. Incluso Prieto ha reconocido que el despliegue de la policía estatal ha sido parte de una ofensiva del Gobierno federal para aplastar las huelgas.

El jueves, el Financial Times advirtió que la rebelión matamorense peligra la atracción de México para los inversionistas “como una locación barata para fábricas estadounidenses y canadienses”. En otras palabras, cualquier nueva inversión depende del estancamiento de los salarios o nuevos ataques contra los niveles de vida de los trabajadores. Los salarios reales en México ya han caído 80 por ciento en los últimos 30 años.

El peligro para los trabajadores fue resumido por el mismo AMLO el 21 de marzo, el natalicio del expresidente Benito Juárez, cuando declaró: “Fue tan grande la fama, la gloria del presidente Juárez que se le admiraba en el extranjero. Mussolini se llamaba Benito porque su papá admiraba a Juárez, por eso le pusieron a Mussolini Benito, un dirigente con dimensión mundial, un gran dirigente y sus críticos [de Mussolini] pues que hagan su trabajo. ¿Yo por qué?”.

La clase gobernante mexicana y sus patrones imperialistas en EUA y Europa están respondiendo a la mayor huelga en Norteamérica de las últimas tres décadas girando marcadamente hacia formas autoritarias de gobierno. Los capitalistas, sin embargo, se están viendo nuevamente obligados a desarmar políticamente a los trabajadores encadenando sus luchas a una política nacionalista y procapitalista y a los sindicatos, incluso por medio de políticos pseudoizquierdistas como Susana Prieto.

Esto no se puede permitir. Los trabajadores en Matamoros quieren luchar, pero para esto necesitan reestablecer o consolidar sus comités independientes en oposición a todos los sindicatos, para organizar una lucha en defensa de los huelguistas en Coca-Cola, Mecalux, Flux Metals y Avances Científicos, así como para luchar contra los despidos masivos en marcha. Todas las plantas que violen sus acuerdos con los trabajadores y lleven a cabo represalias deben ser puestas bajo el control democrático de los comités obreros.

Esta lucha contra empresas transnacionales que cuentan con el respaldo del Estado mexicano y el estadounidense solo se puede llevar a cabo internacionalmente. Los trabajadores en Matamoros necesitan organizar junto al Comité Directivo de la Coalición de Comités de Base en Estados Unidos una batalla internacional contra los despidos masivos y las concesiones en toda América del Norte y más allá.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de abril de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.