La policía británica arresta a Julian Assange en la embajada de Ecuador

por Oscar Grenfell
12 abril 2019

El jueves por la mañana, el régimen del presidente ecuatoriano Lenín Moreno puso fin ilegalmente al asilo político de Julian Assange, e invitó a la política británica a la embajada del país en Londres para que lo arrestara.

Assange fue arrastrado hacia afuera de la embajada ecuatoriana por un grupo de oficiales de la policía británica. A pesar de que lo estaban maltratando brutalmente mientras lo llevaban a un furgón policial, Assange desafiaba a sus acusadores, “El Reino Unido tiene que resistir a este ataque de la administración Trump... ¡El Reino Unido debe resistir!”.

Julian Assange fue arrestado este jueves por la mañana en la embajada ecuatoriana en Londres

“La expulsión de Assange de la embajada y su arresto son crímenes sin precedentes”, dijo James Cogan, el secretario nacional del PSI (Australia). “A un periodista y editor, que no cometió ningún crimen, le han terminado el asilo y lo han sacado a rastras hacia la cárcel en violación de repetidos dictámenes de la ONU manteniendo su estatus como refugiado político”.

“El ataque a Assange está dirigido contra los derechos democráticos de la clase trabajadora. Tiene como objetivo crear un precedente para la supresión de la oposición de las masas a la guerra, la austeridad y la dictadura”, añadió Cogan.

“El arresto de Julian Assange por un escuadrón de atraco de la Policía Metropolitana es un crimen político del que son políticamente responsables el gobierno Conservador de Theresa May y el gobierno ecuatoriano de Lenín Moreno”, dijo Chris Marsden, secretario nacional del Partido Socialista por la Igualdad en el Reino Unido.

“El arresto tuvo lugar después de que la policía fuera invitada a la embajada ecuatoriana por el embajador y siguiendo lo que el ministro de Exteriores británico sir Alan Duncan dijo que fue ‘un diálogo extenso entre nuestros dos países’. Tras bastidores la administración Trump desde los Estados Unidos está orquestando los acontecimientos.

“El Partido Socialista por la Igualdad denuncia esta conspiración. Haremos lo que esté a nuestro alcance para movilizar el movimiento de protesta más amplio por parte de trabajadores y jóvenes contra lo que son medidas preparatorias para extraditar al fundador de WikiLeaks a los EUA en clara violación del derecho internacional”.

A eso de las 5:37 AM, hora estadounidense del este, WikiLeaks confirmaba el arresto de Assange, con el tuit: “URGENTE: Ecuador ha terminado ilegalmente el asilo político de Assange violando el derecho internacional. Fue arrestado por la policía británica dentro de la embajada ecuatoriana hace unos minutos”.

Muchos minutos más tarde, WikiLeaks tuiteaba: “URGENTE: Julian Assange no ‘salió caminando de la embajada’. El embajador ecuatoriano invitó a la policía británica a la embajada y fue arrestado en seguida”.

El ministro del Interior británico Sajid Javid fue inmediatamente a Twitter para declarar: “Casi siete años después de entrar a la embajada ecuatoriana, puedo confirmar que Julian Assange ahora se encuentra bajo custodia policial y se está enfrentando correctamente a la justicia en el Reino Unido. Quisiera agradecer a Ecuador por su cooperación & @metpoliceuk [y a la policía metropolitana] por su profesionalismo. Nadie está por encima de la ley”.

Las acusaciones por una fianza contra Assange están motivadas políticamente y fueron resueltas años atrás.

El propósito transparente de la detención del fundador de WikiLeaks por las autoridades británicas es facilitar su extradición a los EUA. Esto fue confirmado por los abogados de Assange, quienes declararon que fue arrestado no solo por las violaciones inventadas a su fianza, sino también tras una solicitud de extradición de los EUA por cargos inventados de conspiración.

La administración Trump, con el apoyo de los demócratas, está buscando juzgar a Assange por su papel en la exposición de WikiLeaks de los crímenes de guerra, vigilancia masiva e intriga diplomática ilegal.

El régimen de Moreno ha declarado que puso fin al asilo de Assange porque había violado un “protocolo” arbitrario que le impuso en octubre del año pasado. En violación de la legalidad internacional, el protocolo le prohibía a Assange hacer cualquier declaración política, incluyendo sobre su propia situación.

Como WikiLeaks ha declarado repetidamente, el protocolo fue un pretexto transparente para violar el asilo de Assange. El gobierno de Moreno ha estado haciendo de vasallo de la administración Trump, sometiendo a diplomáticos ecuatorianos a interrogatorios por el Departamento de Justicia estadounidense y espiando a Assange de parte de la CIA.

“El Partido Demócrata está colaborando plenamente con la administración Trump en este ataque indignante a Assange”, dijo Joe Kishore, secretario nacional del Partido Socialista por la Igualdad de los Estados Unidos. “Ha sido un propósito y resultado central de la campaña reaccionaria antirrusa de los demócratas. El arresto de Assange y el de Chelsea Manning es un ataque a los derechos democráticos de todos los trabajadores y hay que oponerse a estos”.

El arresto de Assange ha desencadenado la repulsa y la condena popular generalizada de destacados periodistas. “La acción de la policía británica de sacar literalmente arrastrando a Julian Assange de la embajada ecuatoriana y el aplastamiento del derecho internacional por parte del régimen ecuatoriano en permitir esta barbaridad son crímenes contra la justicia natural más básica”, escribió el periodista australiano John Pilger en Twitter. “Esto es una advertencia a todos los periodistas”.

El secretario nacional del PSI de Australia, James Cogan, concluyó: “El régimen de Moreno, el gobierno británico de la Primera Ministra Theresa May y todos los que están implicados en la conspiración por obligar a salir a Assange de la embajada han cometido una violación del derecho internacional que los etiquetará para siempre como criminales y gángsters.

“El PSI hará todo lo que pueda para movilizar el inmenso apoyo que existe para Assange. Condenamos al gobierno australiano y a todo el establishment político por abandonar a Assange, un ciudadano australiano, y por colaborar en los ataques a sus derechos fundamentales.

“Ahora más que nunca, el PSI luchará por construir un movimiento de masas para obligar al gobierno australiano a cumplir con sus obligaciones para con Assange. Tiene que emplazar al gobierno británico a que permita que Assange se vaya del país y vuelva a Australia, con una garantía contra la extradición a los EUA”.

El PSI (Australia) celebrará mítines mañana, viernes 12 de abril, a la una de la tarde en el Anfiteatro Martin Place de Sydney y a las cuatro de la tarde fuera de la biblioteca estatal Victoriana en Melbourne para exigir que el gobierno australiano tome medidas inmediatas para defender a Assange.

Christine Assange, madre de Julian y la más decidida defensora de su libertad, lanzó la siguiente declaración en apoyo de las manifestaciones: “Insto a todos los que estén actualmente en Australia, ciudadanos o visitantes, a que asistan a las manifestaciones mañana para demandar que el gobierno australiano actúe urgentemente para proteger a Julian y traerlo a casa. Estamos en modo elecciones y es un muy buen momento para usar vuestro poder popular”.

Apelamos a todos los trabajadores, jóvenes y defensores de los derechos democráticos a que asistan.

(Publicado originalmente en inglés el 11 de abril de 2019)