El Partido Socialista por la Igualdad (Australia) condena el arresto de Julian Assange

el Comité Político del Partido Socialista por la Igualdad (Australia)
12 abril 2019

El Partido Socialista por la Igualdad (Australia) (PSI, o SEP en inglés) condena enfáticamente la decisión del Gobierno ecuatoriano de finalizar el asilo político concedido al editor de WikiLeaks, Julian Assange, literalmente abriéndole la puerta a la policía británica para arrestarlo.

Reino Unido está deteniendo a Assange con base en acusaciones fraudulentas y la orden de extradición del Gobierno de Trump, el cual busca enjuiciarlo por su papel en las publicaciones legales de WikiLeaks.

La afirmación del presidente ecuatoriano Lenín Moreno de que Assange ha violado repetidamente “convenciones internacionales y protocolo de convivencia” es una mentira transparente. La decisión de entregar a Assange a las autoridades británicas, facilitando su extradición a Estados Unidos, es una infracción fundamental del derecho internacional y de los derechos democráticos. Moreno y su Gobierno están condenados ante la historia como títeres del imperialismo estadounidense y británico.

Assange está en grave peligro. El Gobierno de Trump está presionando a favor de su extradición a Estados Unidos, donde será condenado bajo cargos fabricados y una fuerte pena de prisión o incluso la pena de muerte. El único “crimen” de Assange ha sido exponerle al mundo los crímenes de guerra y las intrigas diplomáticas del imperialismo estadounidense.

Estados Unidos se encuentra en el centro de una enorme conspiración internacional para silenciar a Assange y a WikiLeaks. El hecho de que Washington gastara enormes recursos para atrapar a un solo individuo es una advertencia de que no solo está decidido a tomar venganza, sino que busca suprimir cualquier voz independiente mientras prepara nuevos crímenes.

El PSI llama a los trabajadores y jóvenes de todo el mundo a tomar acción para exigirle al Gobierno británico que libere inmediatamente al editor de WikiLeaks. La defensa de Julian Assange está entrelazada con una lucha más amplia en defensa de los derechos democráticos y sociales de la clase obrera y en oposición a la marcha hacia la guerra encabezada por Estados Unidos.

La canciller australiana, Marise Payne, ha emitido una declaración completamente engañosa en la que afirma su confianza en la policía y el sistema judicial británicos. Los Gobiernos, tanto laboristas como de coalición, han ignorado su responsabilidad de proveerle a Assange la asistencia legal a la que está facultado como ciudadano australiano. La actitud de todos fue resumida por la primera ministra laborista, Julia Gillard, quien calificó públicamente a WikiLeaks como una organización criminal.

El PSI exige que el Gobierno australiano acabe su colaboración con el Gobierno de Trump en llevar a Assange ante las cortes estadounidenses. Realizaremos mítines el viernes 21 de abril a la 1 p.m. en el anfiteatro Martin Place en Sídney y a las 4 p.m. afuera de la biblioteca estatal Victorian en Melbourne para exigir que el Gobierno australiano tome acciones inmediatas para defender a Assange. Queremos apelar a todos los trabajadores, jóvenes y defensores de los derechos democráticos a que participen.

(Publicado originalmente en inglés el 11 de abril de 2019)