Gobierno de Syriza autoriza desalojos masivos de refugiados y solicitantes de asilo

por John Vassilopoulos
1 mayo 2019

Cientos de personas se reunieron el 22 de abril en la plaza central de Mytilene, la capital de la isla de Lesbos, para una protesta silenciosa con motivo del primer aniversario de un ataque de extrema derecha contra un grupo de solicitantes de asilo, principalmente afganos.

Los solicitantes de asilo, que incluían mujeres y niños, se habían reunido en la plaza para protestar por su internamiento en el campo de detención de Moria en la isla y la demora en el procesamiento de sus solicitudes de asilo. Luego fueron atacados por una turba fascista de alrededor de 200 personas bajo las narices de las unidades policiales en el área, quienes, según informes, tenían órdenes de no atacar a los matones, sino de dispersarlos. Como resultado, la mafia pudo romper un cordón policial y lanzar piedras, botellas y bengalas a los solicitantes de asilo, lo que resultó en 35 heridos.

La protesta fue organizada por "Mytilene Democrático", una coalición local pseudoizquierdista formada principalmente por miembros de Syriza y Unidad Popular, que se fundó a principios de este año para disputar las próximas elecciones del gobierno local. El grupo declaró que "un año después de los acontecimientos de esos días, los culpables, así como sus instigadores morales, quedan impunes. Sin embargo, con sus acciones continúan envenenando a la sociedad, dividiendo a los ciudadanos y provocando el odio con sus mentiras".

De hecho, el principal de los "instigadores morales" es Syriza.

En la medida en que las elites gobernantes de Europa alientan y adoptan cada vez más la política los movimientos fascistizantes, Syriza se ha mostrado muy feliz de prestar sus servicios a este esfuerzo.

En los cuatro años transcurridos desde que tomó el poder en enero de 2015, Syriza no solo ha desempeñado un papel fundamental para continuar y profundizar las medidas de austeridad dictadas por la Unión Europea que ha empobrecido a millones de griegos, sino que también ha estado a la vanguardia de la represión de los refugiados, los solicitantes de asilo y migrantes como parte de la agenda antiinmigrante de la Unión Europea (UE).

Actualmente, hay más de 70.000 refugiados internados en Grecia en campamentos superpoblados en el continente y las islas como resultado del repugnante acuerdo entre la UE y Turquía en 2016, que estipula que todos los refugiados que crucen a Grecia desde Turquía se mantengan internados hasta que su caso sea procesado, con el plan de ser finalmente deportados a Turquía. Para esto, Atenas ha recibido más de €2 mil millones de euros de la UE y Turquía está preparada para recibir €6 mil millones de euros.

Más de 7.000 de estos refugiados están detenidos en el campamento de Moria, cuya capacidad es de alrededor de 2.000.

Las atroces condiciones en Moria se destacaron en un informe de Oxfam publicado este enero, que incluía testimonios de trabajadores humanitarios y solicitantes de asilo detenidos en el campamento.

Sonia Andreu, quien administra "Bashira", un refugio para mujeres vulnerables que buscan asilo en Lesbos, le dijo a Oxfam que ve a Moria "como un infierno".

“Conozco a mujeres”, dijo, “que dieron a luz, tuvieron un parto por cesárea y después de cuatro días fueron devueltas a Moria con sus bebés recién nacidos. Tienen que recuperarse en condiciones sucias y poco saludables".

"Es muy difícil ver a un médico", dijo Shala, una refugiada afgana de unos cuarenta años. “Solo hay un doctor para todo el campamento. Tienes que estar en tu lecho de muerte antes de que se tomen en serio tus problemas".

Según Oxfam, no hubo ningún médico durante todo el mes de noviembre, después de que el médico del campamento abandonara el hospital.

El informe también destacó las condiciones insalubres que existen como resultado del hacinamiento. "Setenta personas tienen que compartir un baño, por lo que la higiene es muy mala", dijo John, un trabajador de una ONG en Lesbos. “Hay muchos niños pequeños y bebés en el campamento. A veces las personas ni siquiera tienen una tienda de campaña y se acerca el invierno. En el Olivar, hay serpientes, escorpiones y ratas".

Tres días antes de la protesta silenciosa en Lesbos, 60 refugiados establecieron un campamento en la plaza Syntagma en Atenas, frente al Parlamento griego. Hicieron carteles a mano que condenaban su tratamiento, como "Desalojados por un Gobierno policial" y "¿Por qué nos hacen vivir en tiendas de campaña cuando hay tantos edificios vacíos?"

Protestaron por su reciente desalojo forzoso el 18 de abril de los precarios “Clandestina” y “Cyclopi” en el distrito Exarjia de Atenas. Fueron expulsados por policías antidisturbios con casco y enmascarados. Las 68 personas, incluidos 25 niños, habían estado ocupando los lugares durante aproximadamente un año. Apenas una semana antes, el 11 de abril unos 200 policías antidisturbios desalojaron los precarios Azadi" y "Babilonia", también en Exarjia. Durante los desalojos en los cuatro lugares, aproximadamente 200 a 300 refugiados se quedaron sin hogar.

Citado en una publicación que apareció en i nfomobile, un blog que informa sobre la difícil situación de los refugiados en Grecia, una madre de tres hijos describió su desalojo del precario Clandestina, “Estaba durmiendo con mis hijos cuando de repente me despierto con armas apuntándome en frente de mis ojos Había policías por todas partes. Intenté recoger nuestras pertenencias más importantes. La policía gritaba: ‘¡Rápido, rápido!’. Dos de mis hijos tienen problemas cardíacos. Uno de ellos tiene asma".

Otro refugiado que vivía en Clandestina dijo a infomobile: “Todo lo que tenía ahora está en ese edificio cerrado: mi número de impuestos, mis documentos del seguro social, mis documentos médicos ... Estoy en cero nuevamente. No nos dejaron llevarnos nada".

Una declaración emitida por el Ministerio de Política Migratoria mostró el desprecio del Gobierno hacia los refugiados, afirmando que al negarse a abandonar la plaza Syntagma "estaban creando una imagen negativa de ellos mismos entre la opinión pública griega".

El campamento en Syntagma se despejó el 20 de abril luego de que, según informes, los refugiados fueron transportados a diferentes centros de detención en todo el país.

Exarjia ha estado bajo lo que es una ocupación semipermanente por parte de las fuerzas estatales durante semanas, y Syriza autorizó tales operaciones para proyectarse como la parte responsable de la ley y el orden. En respuesta a los desalojos en las redes sociales, la viceministra de Protección Ciudadana de Syriza, Katernia Papakosta-Sidiropoulou, escribió: “Bien hecho a la policía griega por la última operación bien organizada en Exarjia. Los policías realizaron un jaque mate. Demostraron que no esperan al mes de agosto [cuando la mayoría de las personas están de vacaciones] para garantizar la seguridad de los ciudadanos".

Los desalojos en Exarjia son la culminación de meses de informes saturados en los medios griegos sobre supuestas actividades delictivas en el área, como presuntas operaciones de contrabando y narcotráfico dirigidas por pandillas de migrantes en colaboración con grupos anarquistas, que han tenido una larga presencia en distrito. Estos reportajes están destinados únicamente a demonizar a los refugiados y solicitantes de asilo, acompañados por el coro habitual de ley y orden para reprimir la "zona prohibida" de Exarjia.

Detrás de los desalojos hay consideraciones comerciales más amplias, con el distrito como parte de los planes recientemente revelados para remodelar el centro de la ciudad. Un artículo de febrero en el sitio proempresarial capital.gr, declaró que “Anaplasi PLC, cuyo objetivo es implementar obras de revitalización urbana, está investigando en conjunto con Attica Metro, tres nuevos escenarios sobre dónde colocar una parada de Metro en Exarjia, con el objetivo de Preservar el espacio público de la plaza Exarjia, que hoy es un refugio para actividades delictivas".

Exarjia, junto con otras áreas degradadas en el centro de la ciudad, son vistos por muchos inversionistas como bienes raíces principales y están adquiriendo propiedades allí. En el sitio web de in.gr, Lefteris Potamianos, presidente de la asociación de agentes de bienes raíces de Atenas-Ática, declaró que los precios inmobiliarios en el distrito han subido un 30 por ciento en el último año: "No son solo apartamentos, sino también extrañamente se compraron cuadras enteras y se están destinando a apartamentos u hoteles de Airbnb. Todas estas ventas han ocurrido en el último año”.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de abril de 2019)