"Nos beneficiaría mucho que los presupuestos fueran a mentes y no minas"

Treinta mil marchan por la educación pública en Carolina del Norte y del Sur

por Ed Hightower
3 mayo 2019

Decenas de miles de educadores y sus simpatizantes marcharon ayer en Raleigh, Carolina del Norte y Columbia, Carolina del Sur, para protestar por los bajos salarios y los fondos abismales de las escuelas públicas en los dos estados. Los educadores de Carolina del Norte han visto una disminución del 9.4 por ciento en sus salarios reales desde 2009, y el estado ocupa el lugar 39 en la nación en cuanto a fondos por alumno. Carolina del Sur se ubica en el puesto 38 en el pago a maestros y 31 en financiamiento.

Los organizadores estimaron que más de 20,000 personas marcharon en Carolina del Norte y 10,000 en Carolina del Sur. Muchos maestros, consejeros, conductores de autobuses escolares y otro personal de apoyo escolar en Carolina del Norte decidieron el miércoles que se cancelaban las clases para más de 850,000 de los 1.5 millones de estudiantes de escuelas públicas del estado.

Inspiradas por los maestros en el estado vecino y organizadas en las redes sociales en menos de dos semanas, las protestas de Carolina del Sur, una de las más grandes de la capital del estado en la memoria reciente, obligaron a siete distritos escolares a cancelar las clases debido a la falta de maestros sustitutos.

Manifestantes en Raleigh, Carolina del Norte

Las protestas masivas en las Carolinas son parte de una ola continua de luchas de maestros que comenzaron el año pasado con huelgas salvajes en Virginia Occidental y continuaron con huelgas en Los Ángeles, Oakland, Sacramento y Denver este año. Más de 100 maestros de escuelas concertadas salieron en huelga en Chicago ayer, y los maestros en la capital de Sacramento, California, tienen programada una huelga de un día el 22 de mayo.

Los educadores estadounidenses están luchando contra la austeridad y la desigualdad junto con sus homólogos de todo el mundo. Miles de docentes en huelga en Honduras han emprendido una huelga nacional junto con los médicos para oponerse a las medidas gubernamentales que podrían llevar a despidos masivos. La semana pasada, los docentes por contrato en Marruecos, en el norte de África, quienes están luchando por empleos permanentes, protestaron en la ciudad capital de Rabat y fueron atacados con cañones de agua y porras. En el último año, las huelgas de docentes se han extendido por África, Asia, Europa y América del Norte.

Un mar de camisas rojas cubrió el distrito de la capital en Raleigh el 1 de mayo. Los educadores llevaron carteles caseros con sus demandas, incluyendo mejoras salariales, la financiación para que los maestros completen los programas de maestría, los aumentos en la financiación de Medicaid para ayudar a los estudiantes de bajos ingresos y el aumento de la contratación y el pago del personal de apoyo, incluidos bibliotecarios, psicólogos, trabajadores sociales,

En Carolina del Sur, los maestros exigieron un aumento del 10 por ciento, un alto a las amenazas contra los maestros por hacer declaraciones sobre política pública y la contratación de más consejeros de salud mental.

Laureen y Denise, una maestra y una conserje de la ciudad vecina de Durham, Carolina del Norte

Shannon ha enseñado en la escuela primaria durante once años en el condado de Robeson, una de las áreas más pobres de Carolina del Norte, con una tasa de pobreza infantil superior al 70 por ciento. La sede del condado de Lumberton se inundó gravemente tanto en 2016 como en 2018 cuando los huracanes abrumaron las instalaciones, las cuales sufrían de mal mantenimiento.

Al describir el efecto de la pobreza generalizada en sus estudiantes, Shannon dijo: “Muchos de nuestros estudiantes vienen a la escuela con hambre, sin dormir, sin suministros escolares, y no es que los dejen en casa. Literalmente no los tienen”. Explicó que los maestros pagan regularmente de sus propios bolsillos para comprar artículos para las clases para “asegurarse de que mis clases estén abastecidas y que mis niños tengan los artículos que necesitan”.

Un maestro del área de Raleigh, el Sr. Grayson, dijo que estaba marchando porque "queríamos ser parte de la creciente voz en general a favor de la negociación colectiva y para que los derechos de los trabajadores tengan voz en su asamblea legislativa". Reconoció que, si fuera un "apostador", diría que los legisladores continuarán ignorando a los maestros, pero "hay fuerza en los números y se necesita la mayor cantidad de gente posible para que nuestras voces sean escuchadas".

El Sr. Grayson y el Sr. Noteboom

Cuando se le preguntó qué cambios debían ocurrir, Grayson dijo: “Necesitamos un aumento en el gasto dentro del sistema escolar, no necesariamente por profesor, aunque eso sería bueno. Pero creo que un enfoque importante debería ser simplemente proporcionar más docentes, ser más equitativos en la forma en que se gastan los presupuestos, más hacia la educación y menos hacia los medios militaristas. Nos beneficiaría mucho si los presupuestos fueran a mentes y no minas".

Los maestros han recibido un amplio apoyo público en Carolina del Norte, con una encuesta de Public Policy Polling que muestra un 71 por ciento a favor de las protestas en todo el estado.

El ambiente militante de los manifestantes contrastó fuertemente con la política en bancarrota promovida por la Asociación de Educadores de Carolina del Norte (NCAE, por sus siglas en inglés), cuyos líderes como el presidente Mark Jewell instaron a los maestros a apelar a los republicanos y demócratas en la asamblea legislativa estatal para que escuchen sus demandas. El gobernador demócrata, Roy Cooper, fue bienvenido en el escenario para prometer algo que no va a cumplir.

Después de que los legisladores estatales ignoraron las demandas de los maestros en un mitin masivo de 20,000 en mayo pasado, la NCAE hizo un llamado a los maestros para que hagan campaña por la elección de los demócratas para acabar con la supermayoría de los republicanos en la asamblea. Cooper y los demócratas, al igual que sus contrapartes en todo el país, han colaborado con los republicanos para privar de fondos a las escuelas públicas, al tiempo que proporcionan un flujo interminable de recortes de impuestos para las grandes empresas y los ricos.

El día anterior a la marcha, la legislatura estatal propuso un presupuesto con aumentos de sueldo miserables, que van desde el 10 por ciento para los directores de las escuelas, al 4,6 por ciento para los maestros y solo el uno por ciento para el personal de apoyo. Estos aumentos salariales insultantes, que sin duda se financiarán mediante la aplicación de impuestos regresivos o recortes a otros programas sociales vitales, harán poco para compensar la pérdida de ingresos reales en la última década o para detener el éxodo de docentes del estado.

Bonita, una docente jubilada

Un equipo de campaña del Boletín de maestros del WSWS distribuyó 1,500 copias de la declaración "La revuelta de los maestros y la lucha por la igualdad social". La declaración pedía a los educadores que extrajeran las lecciones de las huelgas del año pasado, que fueron traicionadas por los sindicatos de docentes. y que construyeran nuevas organizaciones de lucha, independientes de los sindicatos y de los dos partidos de la patronal.

La declaración concluye: “Un cambio fundamental en las prioridades de la sociedad no se logrará apelando a los poderes establecidos y a sus representantes en el Partido Demócrata ni el Republicano para que aumenten sus impuestos y desarrollen un capitalismo más humano.

“La clase obrera debe construir un poderoso movimiento político contra ambos partidos controlados por las empresas para luchar por un Gobierno obrero y por la reorganización socialista de la vida económica y política. Esto incluirá la expropiación de las fortunas mal habidas de los ricos, una vasta redistribución de la riqueza y una infusión de recursos para elevar el nivel material y cultural de toda la población".

Los maestros, los trabajadores escolares y sus partidarios recibieron calurosamente la declaración, y muchos compraron literatura y se suscribieron al Boletín de maestros del WSWS.

(Publicado originalmente en inglés el 2 de mayo de 2019)