Informe filtrado de la OPAQ concluye que ataque químico de 2018 en Siria fue escenificado

por Paul Bond
30 mayo 2019

El año pasado, el Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios de Comunicación (WGSPM; Working Group on Syria, Propaganda and Media) informó sobre supuestos ataques químicos en Duma el año pasado y en otros lugares durante la guerra indirecta estadounidense por un cambio de régimen en Siria.

Los autores Paul McKeigue, David Miller y Piers Robinson han examinado un subinforme de ingeniería filtrado de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que confirma la exposición de propaganda elaborada para apoyar la guerra.

En conjunto, los hallazgos "establecen más allá de cualquier duda razonable que el presunto ataque químico en Duma del 7 de abril de 2018 fue escenificado". WGSPM concluyó que la organización de este incidente "implicó el asesinato en masa de al menos 35 civiles para proporcionar los cuerpos" en uno de los lugares.

El informe del WGSPM se hace más urgente debido a las nuevas amenazas de agresión militar contra Siria por parte de Washington, basadas en más acusaciones infundadas de uso de armas químicas la semana pasada.

El informe original del WGSPM señaló que la Misión de Investigación de la OPAQ en Duma solo buscó evaluaciones de ingeniería sobre la trayectoria y el daño a los cilindros de gas encontrados en dos lugares en octubre de 2018. El WGSPM notó la "anomalía obvia" de que la OPAQ no explicó por qué no se buscó seis meses antes, inmediatamente después del incidente del 7 de abril, cuando los expertos pudieron haber inspeccionado los sitios con los cilindros in situ. En su lugar, se habían basado en "imágenes y mediciones obtenidas por otros", mucho después de que se retirar an los cilindros.

Los miembros del personal de la OPAQ se contactaron con WGSPM para informarles que un subequipo de ingeniería había investigado en abril-mayo de 2018. Las inspecciones in situ fueron seguidas por un análisis de modelos en dos universidades europeas. Esta investigación fue excluida del informe final de la Misión de Investigación (FFM), que citó solo las evaluaciones realizadas por los "expertos en ingeniería" no identificados que se buscaron en octubre de 2018.

Las acusaciones sobre el uso de armas químicas por parte del Gobierno del presidente sirio Bashar al-Asad se han hecho en repetidas ocasiones para justificar las intervenciones militares de los Estados Unidos y la OTAN. Muchos reclamos han involucrado a los Cascos Blancos, creados en 2013 como una fuerza indirecta de los Gobiernos de Reino Unido y EUA para proporcionarles apoyo logístico y propaganda a los "rebeldes" respaldados por Occidente.

En Duma, los Cascos Blancos se filmaron a sí mismos gritando "gas" y regando a los niños con agua en un hospital. Este incidente fabricado se utilizó para justificar un lanzamiento de misiles por parte de las fuerzas estadounidenses, británicas y francesas. La prensa occidental ignoró a los residentes y médicos que dijeron que no había habido ningún ataque.

Las denuncias de Duma se centraron en el incidente del hospital y fotografías de edificios de apartamentos. En un lugar, se vio a 35 víctimas con un cilindro de gas sobre un agujero en el techo. Otra fotografía mostraba un apartamento con un agujero en el techo y un cilindro de gas acostado en una cama.

El informe del WGSPM rechazó las afirmaciones de que se usaron agentes nerviosos en Duma en abril de 2018. Al investigar el uso de fuentes secundarias no verificadas para las reclamaciones de otros supuestos ataques de cloro, el WGSPM mostró que procedían de grupos asociados con un solo lado en el conflicto. Criticó el informe de la OPAQ por no evaluar otras hipótesis.

El análisis de ingeniería en el informe final, por ejemplo, dijo que a los expertos no identificados se les pidió evaluar la "trayectoria" de ambos cilindros encontrados.

Esto implica, explica el WGSPM, que "no se les pidió que evaluaran si los orificios en el techo y las posiciones de los cilindros podían explicarse por otra cosa que no fueran los cilindros siendo lanzados desde el cielo".

El informe de ingeniería filtrado reveló que la evaluación anterior consideraba otros escenarios.

En el sitio denominado Ubicación 4 en el informe, había tres posibilidades para el cilindro que yace en la cama:

(i) Se dejó caer desde un avión, perforó el techo, cayó a través del orificio que había creado y rebotó sobre un costado para terminar en la cama, con la válvula intacta.

(ii) Se dejó caer, creando un agujero, aterrizó en el suelo y posteriormente se colocó en la cama.

(iii) Se colocó en la cama y el orificio en el techo se creó por medios no especificados antes o después de la colocación.

En el sitio denominado Lugar 2, donde el cilindro estaba tendido en una terraza de techo sobre un agujero, se presentaron dos posibilidades:

(i) El cilindro que contenía cloro cayó desde un avión, perforando el techo para formar el agujero, y su válvula fue perforada por el impacto, liberando el cloro.

(ii) El cilindro fue colocado a la par de un agujero existente.

En la ubicación 4, el cilindro mostró daños en sus aletas. El análisis mostró que el cilindro no podría haber cabido a través del orificio en el techo y quedarse con su válvula intacta y sus aletas conectadas. No fue posible establecer cómo pudo haber encajado el cilindro a través del orificio con su válvula intacta después del daño a sus aletas, y cómo se podrían haber dañado las aletas de esta manera.

En la ubicación 2, el análisis mostró que el concreto no pudo haber detenido el cilindro que caía en el ángulo requerido desde una altura de al menos 500 metros. El frente del cilindro no mostró signos de interacción con el concreto.

El cilindro podría haber sido detenido por barras de refuerzo de acero en el concreto, pero esto habría dejado hendiduras que no estaban presentes. El impacto por sí solo no podría haber doblado las barras a su ángulo lejos de la ubicación del impacto, lo que era más consistente con una explosión. El informe de ingeniería dijo que estos factores "apuntan a la conclusión de que el supuesto evento de impacto o los eventos que llevaron a la deformación observada del receptáculo y al daño del concreto no fueron compatibles".

La evaluación de la apariencia del cráter sugirió que era más consistente con una explosión de mortero o artillería que el impacto de un objeto que cae. Cráteres similares fueron encontrados en el concreto en edificios cercanos.

Se encontraron un marco de acero destrozado y aletas en la terraza, pero no eran consistentes con la apariencia del cilindro. El cilindro no mostró signos de haber sido equipado con un marco de este tipo, ni de haber sido arrancado de él por un impacto.

El informe de ingeniería resumió:

“Las dimensiones, características y apariencia de los cilindros, y la escena circundante de los incidentes, fueron inconsistentes con lo que se habría esperado en el caso de que cualquiera de ambos cilindros se lanzara desde un avión. En cada caso, la hipótesis alternativa produjo la única explicación plausible para las observaciones en la escena".

Esta "hipótesis alternativa" es que los cilindros se colocaron allí manualmente.

Muchas de las anomalías observadas en el informe de ingeniería fueron identificadas por miembros de WGSPM a partir de imágenes de código abierto. El año pasado WGSPM anotó dos puntos. La escenificación de la trama del hospital ya no está en disputa, gracias a testigos presenciales y de video, así como a la tasa de mortalidad del 100 por ciento, sin ningún intento de escape, lo cual es incompatible con los ataques de cloro registrados.

Con la filtración del informe de ingeniería, el WGSPM escribe, "estos hallazgos establecen más allá de toda duda razonable que el supuesto ataque químico en Duma el 7 de abril de 2018 se realizó".

Esto deja la pregunta de cómo y dónde murieron las víctimas en el Lugar 2. Las imágenes muestran evidencia de exposición a gases irritantes, aunque no hay indicios de ningún intento de escape. También parece haber habido un 100 por ciento de muertes, a diferencia de otros ataques de gases irritantes. Teniendo en cuenta esto, junto con el examen de las imágenes, "deja pocas dudas de que las víctimas fueron asesinadas como cautivas".

La conclusión es que organizar el incidente de Duma "implicó el asesinato masivo de al menos 35 civiles". De ello se deduce que "las personas vestidas como Cascos Blancos y respaldadas por la dirección de esa organización" desempeñaron un papel clave en el asesinato.

El WGSPM señaló que Duma fue el primer supuesto ataque químico al que los investigadores de la OPAQ habían tenido acceso ininterrumpido a la inspección in situ. Anteriormente llamaron la atención sobre el carácter político y la procedencia de los testigos externos que proporcionaron la información que impulsó sus conclusiones, incluidos los Cascos Blancos.

Esto apunta a que la OPAQ no solo está comprometida, sino que está "secuestrada en la parte superior por Francia, el Reino Unido y los Estados Unidos".

Encubrir la evidencia sobre Duma es más que una mala conducta, según la nota de WGSPM, el personal de la OPAQ que "ha suprimido la evidencia de una escenificación, involuntariamente o no, está coludiendo con un asesinato en masa".

La OPAQ negó que el signatario del informe, Ian Henderson, haya sido miembro de la FFM. Henderson, un líder del equipo de inspección capacitado por la OPAQ, fue asignado para dirigir la investigación en las ubicaciones 2 y 4.

La OPAQ sugirió que el informe de ingeniería no formaba parte de la investigación del FFM. El WGSPM, observando que la colaboración externa y la consulta "no podrían haberse llevado a cabo a menos que ... se hubiese autorizado" indica “confiar en que la preparación del informe recibió la autorización necesaria dentro de la OPAQ. Lo que sucedió después de que se escribió el informe es otro asunto”.

Por su trabajo de investigación y exposición de propaganda a favor de la guerra, el grupo WGSPM ha sido sometido a continuas difamaciones de la prensa.

El mes pasado, el Huffington Post publicó un escandaloso ataque al profesor Piers Robinson, quien recientemente dejó la Universidad de Sheffield. Robinson ha sido difamado como "involucrado en la negación" de las acusaciones de antisemitismo en el Partido Laborista por decir que creía que "el problema se ha exagerado con fines políticos" en torno al furor de la reunión cancelada de la Universidad de Sheffield por el diputado Chris Williamson.

El Huffington Post citó a un estudiante anónimo de doctorado sirio en Sheffield que estaba "aliviado" de que Robinson "no estaba asociado con la universidad". La posición política del estudiante era clara: Robinson "iba a promover a Asad de todos modos ... por lo que sigue siendo peligroso en el sentido de que está promoviendo a un criminal". El estudiante insistió: "Las ideas que él promovía no son ciertas y no pueden verificarse y son ideas engañosas".

Esta lógica incoherente es aún más notable porque lo que ha atraído es la ira de los medios es precisamente la insistencia de Robinson en probar y verificar reclamos de propaganda evidentemente falsos.

El autor también recomienda:

Washington revive la propaganda de armas químicas en Siria como pretexto para la guerra

[23 de mayo de 2019]

Washington amenaza con un nuevo ataque a Siria en medio de la acumulación de la guerra de Estados Unidos en el Golfo Pérsico

[22 de mayo de 2019]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de mayo de 2019)