La huelga nacional del 29 de mayo y la crisis económica, política y social de Argentina

por Rafael Azul
6 junio 2019

El 29 de mayo, trabajadores argentinos llevaron a cabo una huelga general de 24 horas para protestar por el colapso de los estándares de vida, el cierre de fábricas y la destrucción de empleos. El paro laboral involucró a los sectores clave de la clase trabajadora, incluidos los maestros y los trabajadores de los muelles y el transporte, así como los trabajadores del acero, los automóviles y otros trabajadores industriales.

Esta fue la huelga más grande que ha golpeado hasta la fecha al gobierno del presidente Mauricio Macri, la quinta desde el 2015, y se produjo inmediatamente después del 30 de abril. La actividad económica en la ciudad de Buenos Aires y los suburbios que la rodean, donde viven 15 millones de personas (un tercio de la población argentina) estaba casi paralizada. La huelga también fue ampliamente observada a lo largo del cinturón industrial que bordea el río Paraná, en Córdoba, Rosario y otros grandes centros urbanos e industriales.

Con su llamamiento de huelga, la burocracia sindical argentina pareció señalar el fin de los años de una tregua semiformal con el gobierno de Macri y un giro hacia la campaña electoral peronista de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner para presidente y vicepresidenta en las elecciones fijado para octubre. Sin embargo, la realidad es que los sindicatos argentinos han facilitado casi 20 años de ataques contra empleos y niveles de vida, tanto bajo la administración de Macri como en los gobiernos peronistas que la precedieron.

Las encuestas actuales de los votantes sugieren firmemente que la coalición Cambiemos de Macri no será reelegida en las elecciones nacionales que se llevarán a cabo en octubre. Las condiciones de implosión económica que han provocado la caída de los niveles de vida y las pensiones, el aumento del desempleo y los ataques a las condiciones de trabajo, en particular para los jóvenes, han convertido a la clase trabajadora y los sectores de la pequeña burguesía en contra del gobierno de derecha de Macri.

La huelga nacional de mayo coincidió con el 50 aniversario del histórico Cordobazo, la rebelión obrera de mayo de 1969 en la ciudad industrial de Córdoba. La rebelión de Córdoba y otras rebeliones de la clase obrera urbana marcaron el comienzo del fin de la sangrienta dictadura militar de Onganía (1966-1970).

Al carecer de un liderazgo revolucionario, y traicionado por el peronismo, el estalinismo, el castrismo y el morenismo, en 1969 los trabajadores argentinos no pudieron ir más allá de librar a la nación del régimen de Onganía. Dentro de siete años, un régimen fascista-militar mucho más represivo logró tomar el poder para matar, encarcelar y torturar a decenas de miles de trabajadores.

La huelga nacional y protesta de la semana pasada y todos los que la precedieron (tanto bajo los gobiernos corporativos peronistas de Nestor Kirchner y Cristina Fernández, como la actual administración de derecha de Cambiemos) han tomado la forma de rituales cínicos, diseñados para desviar la militancia de la clase obrera bajo el ala del aparato sindical y la clase dominante.

Las duras políticas de austeridad impuestas por el gobierno, comenzadas en 2015 y empeoradas por un acuerdo de deuda con el Fondo Monetario Internacional, han impuesto recortes presupuestarios en combinación con aumentos regresivos de los precios de los alimentos, los servicios públicos y los combustibles que superan las tasas de inflación con el fin de desviar los recursos de la clase obrera y la clase media baja hacia la oligarquía argentina y al sector financiero, nacional e internacional. Estas políticas han empujado a millones de trabajadores, jóvenes y jubilados por debajo de la línea de pobreza.

En marzo, un estudio realizado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) reveló la urgencia de la situación. El informe indicó que entre 2017 y 2018, la “pobreza multidimensional” (utilizando seis criterios para medir la pobreza: alimentos, salud, educación, empleo y seguridad social, educación y vivienda) aumentó del 26% al 31,3% de los hogares, casi 13 un millón de personas.

Agustín Salvia, quien dirigió el estudio de la UCA, señaló al blog de noticias de Buenos Aires Infobae que “el estudio indica un fuerte aumento de la pobreza multidimensional en el contexto de la inflación y el estancamiento económico. En esencia, detrás de este aumento está el colapso de los ingresos familiares, debido a la caída de los salarios, el aumento del desempleo y más empleos temporales y de medio tiempo”.

Salvia informó que el 20 por ciento de los trabajadores no tienen empleos formales estables: “Esta capa social, casi el 20 por ciento de la población, ha sido marginada. Si bien se le ofrece cierta asistencia monetaria, se le niega medidas efectivas de desarrollo económico, social y humano; Medidas que están ausentes de la agenda política y del debate”.

Los números de la UCA pintan un cuadro devastador. Según la tasa oficial de desempleo, más del 9 por ciento de la fuerza laboral está desempleada. Esa es solo la punta del iceberg: más del 34 por ciento de los trabajadores están subempleados y dependen de empleos contingentes o temporales, especialmente los trabajadores jóvenes (frente al 33,5 por ciento en 2017).

Seis millones de argentinos, el 7,9 por ciento, no tienen suficiente para comer (un aumento del 6,2 por ciento a fines de 2017). Otro 28,2 por ciento carece de recursos suficientes para la atención médica y los medicamentos (en comparación con el 26,6 por ciento).

El porcentaje de personas que viven en viviendas inadecuadas (incluidas barracas, viviendas atestadas o que carecen de servicios de agua y alcantarillado) aumentó al 27,1 por ciento en 2018.

El informe de la UCA también alertó sobre la decadencia de la educación argentina. A los niños ahora se les niega el derecho a escuelas primarias y secundarias decentes. Al mismo tiempo, cientos de miles de estudiantes van a la escuela con hambre todos los días.

La crisis educativa no es nueva; un estudio estadístico de 2018 realizado por la historiadora de la educación Rómina de Luca informa que desde 2012, bajo las administraciones de Kirchner, solo el 40 por ciento de los estudiantes de séptimo grado completan el duodécimo grado. Si bien este fenómeno es parcialmente compensado por un salto en la asistencia de adultos a la escuela, las tasas de analfabetismo funcional han aumentado.

La más afectada es la población del cinturón industrial que rodea a Buenos Aires, donde la tasa de "pobreza multidimensional" es ahora del 41,1 por ciento (frente a 34,9 en 2017). El cuarenta y uno por ciento de los que abandonan la escuela en el Gran Buenos Aires son considerados analfabetos funcionales.

Las federaciones sindicales oficiales no organizaron mítines para la huelga del 29 de mayo. En Buenos Aires, hubo marchas en la ciudad desde la periferia, y enfrentamientos con la policía de Buenos Aires que buscaban bloquear las protestas.

Los manifestantes, muchos de los cuales se manifestaron en el centro de Buenos Aires, estaban organizados por grupos de pseudoizquierda, como el Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y los disidentes sindicales; portaban carteles que denunciaban las condiciones sociales, uno de ellos decía "Macri es igual a Hambre", y aplaudían la "ola verde" de activistas a favor del aborto que se habían manifestado días antes.

Estas tendencias proponen forjar un frente electoral amplio para las próximas elecciones de octubre, sentando las bases para la creación de una versión argentina de los partidos españoles Podemos o Syriza griega para estrangular y traicionar las luchas de la clase obrera.

Los trabajadores en Argentina se enfrentan a la misma realidad que los trabajadores en todo el mundo, en Venezuela, México, Turquía, los Estados Unidos y Europa: desempleo, y la destrucción de los derechos democráticos, que no se pueden resolver con huelgas de protesta nacional, ni con los programas reformistas nacionales propuestos por la pseudoizquierda.

A raíz de la huelga nacional de la semana pasada, los problemas de clase planteados por el Cordobazo de 1969, y que se plantean hoy en una forma mucho más aguda, requieren con urgencia la construcción de un liderazgo socialista revolucionario, basado en la unidad internacional de las luchas de la clase obrera, para educar y liderar las luchas de la clase obrera, para poner fin al capitalismo y dar paso a una sociedad socialista.

Hacia ese objetivo, la tarea central en Argentina y América Latina es la construcción de secciones del Comité Internacional de la Cuarta Internacional.

(Publicado originalmente en inglés el 4 de junio de 2019)