Parlamento alemán aprueba ley de deportación draconiana

por Peter Schwarz
13 junio 2019

El 7 de junio, el Gobierno de la gran coalición de Alemania (una coalición de la Unión Demócrata Cristiana/CDU, la Unión Social Cristiana/CSU y el Partido Demócrata Social/SPD) aprobó la llamada "Ley de retorno ordenado", que había sido presentada al parlamento por el ministro del interior Horst Seehofer (CSU). Los Verdes y el partido La Izquierda votaron en contra de la ley, argumentando que no había habido tiempo suficiente para un debate parlamentario adecuado. La mayoría de los diputados del partido de extrema derecha la Alternativa para Alemania (AfD) y el Partido Demócrata Libre neoliberal (FDP) se abstuvieron.

La ley anula los derechos democráticos básicos, como lo señaló WSWS en su análisis del borrador original. Los inmigrantes pueden ser deportados por delitos triviales y pueden ser castigados si no ayudan voluntariamente a aclarar su identidad, una medida requerida para hacer cumplir su propia deportación. Los solicitantes de asilo obligados a abandonar el país pueden ser enviados más fácilmente a los centros de "confinamiento de seguridad" y encarcelados en las cárceles regulares, aunque no hayan cometido ningún delito.

En el curso de las discusiones sobre el borrador, se agregó una restricción adicional: en el futuro, los oficiales de policía pueden registrar la casa de un refugiado a quien se le ha negado la solicitud de asilo "con el propósito de incautar al extranjero para la deportación".

La nueva ley dirigida contra los refugiados e inmigrantes es parte integral de un ataque sistemático a los derechos democráticos de toda la clase obrera. Apenas pasa un día sin nuevos planes y propuestas dirigidas a aumentar los poderes de la policía y los servicios de inteligencia.

La clase dominante está respondiendo a la creciente desafección y oposición al construir un estado policial. La incesante propaganda dirigida contra los refugiados y los ataques contra los inmigrantes se está utilizando para hacer avanzar la política oficial hacia la derecha. Este es un fenómeno internacional. Los mismos métodos están siendo empleados por Donald Trump en los EUA, Matteo Salvini en Italia y Sebastian Kurz en Austria.

No es casualidad que la "Ley de retorno ordenado" se adoptara poco después de las elecciones europeas, en las que todos los partidos de la gran coalición fueron severamente castigados. Con poco menos del 45 por ciento de los votos, los partidos que forman el Gobierno perdieron la mayoría. El SPD registró su peor resultado nacional con un 15,8 por ciento y se encuentra en una profunda crisis.

El SPD ha respondido con otra sacudida a la derecha. El mismo día en que el Bundestag (Parlamento) aprobó su nueva ley de deportación, el exlíder del SPD, Sigmar Gabriel, recomendó a su partido abrazar por completo la política de refugiados de la extrema derecha AfD.

En un artículo escrito para el periódico de negocios Handelsblatt, Gabriel elogió a los socialdemócratas daneses como un modelo a seguir. Los socialdemócratas daneses habían demostrado "que los socialistas pueden ganar las elecciones si defienden una política clara", escribió. "La candidata líder, Mette Frederiksen, no temía acercarse a los populistas de la derecha danesa en su drástico cambio en las políticas de inmigración y migración".

Gabriel acusó al SPD de protestar "ante las iniciativas relativamente inofensivas del Gobierno alemán para una deportación más rápida", mientras que "los socialdemócratas daneses acordaron una política de asilo y de inmigración" por decirlo suavemente".

Era una cuestión de "recuperar el control: controlar de su propio territorio, así como el control de un desquiciado capitalismo financiero", concluyó Gabriel. "Controlar la situación social, la creación de reglas y la aplicación de la condición de Estado es el tema real detrás de la victoria electoral de los socialdemócratas daneses".

El vicepresidente del Bundestag, Thomas Oppermann (también SPD), argumentó de manera similar. En Der Tagesspiegel, Oppermann exigió una política de refugiados e inmigración "vinculada a reglas estrictas que luego se aplican". "Establecemos reglas claras e insistimos en que se cumplan. Con gran severidad, cuando sea necesario”, dijo.

Es cierto que los socialdemócratas daneses adoptaron el programa xenófobo del Partido Popular de extrema derecha en las elecciones parlamentarias celebradas el 5 de junio. Que gane votos es falso. Con un poco menos de 26 por ciento, su recuento fue aproximadamente el mismo que en las cuatro elecciones anteriores.

Los beneficiarios del colapso del Partido Popular, que se desplomó del 21 al 8,7 por ciento, fueron, además de varios partidos más pequeños de extrema derecha, los Verdes y los Liberales de izquierda, quienes criticaron la política de inmigración de derecha del Gobierno de derechas. Ahora ambos partidos son probables candidatos para una nueva coalición encabezada por los socialdemócratas.

Gabriel, sin embargo, está bastante preparado para mentir descaradamente cuando se trata de justificar una política dirigida contra los refugiados, los inmigrantes y la clase trabajadora en general. El Estado fuerte y las duras reglas que él, Oppermann y otros socialdemócratas están exigiendo están dirigidas principalmente contra aquellos trabajadores y jóvenes que ya no están preparados para aceptar recortes sociales, despidos, militarismo, el refuerzo de las fuerzas estatales y la destrucción del medio ambiente. Bajo condiciones en las que el SPD ya no puede ganar mayorías en las elecciones, depende cada vez más de un Estado autoritario.

A este respecto, cuenta con el apoyo de secciones de los medios de comunicación, que en el pasado estaban preparados para ofrecer cierta defensa de los derechos democráticos. Un comentario en el Süddeutsche Zeitung después de la adopción de la nueva ley de asilo es típico.

Stefan Braun elogia la ley como un "evento histórico" con el "potencial de pacificar permanentemente los conflictos peligrosos." El periodista de SZ, con sede en Berlín, observa con satisfacción que, además de "apretar las deportaciones", el Bundestag acordó otra ley "para facilitar la inmigración". Mientras que los refugiados y solicitantes de asilo son rechazados, las regulaciones de entrada para trabajadores calificados que la industria alemana necesita urgentemente deben simplificarse.

Por supuesto, hay "críticos que advierten contra una ley de asilo vendida cuando tratan con refugiados", admite Braun. Sin embargo, las sanciones contra los refugiados que ocultan su identidad fueron “no solo problemáticas, sino desafortunadamente también el producto de las experiencias de muchos policías y autoridades del interior”. La posibilidad de allanar un apartamento en casos extremos, mientras representa “una importante extensión de poderes” fue "también una reacción al hecho de que hay casos en Berlín y en otros lugares donde las autoridades han sido dirigidas por la nariz". Aquellos que "no quieren que la fe en la autoridad estatal sea socavada" enfrentan un dilema que puede ser resuelto por las leyes nuevas, afirma Braun.

Este es el típico socialdemócrata alemán y pequeño burgués. El desmantelamiento de los derechos democráticos fundamentales y el fortalecimiento de la policía son "problemáticos", pero cuando la policía y las autoridades estatales lo dicen, entonces la "autoridad estatal" tiene prioridad. Esto no es más que la justificación de un estado policial.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de junio de 2019)