¿Por qué está utilizando las redes sociales el Gobierno estadounidense para monitorear al público?

por Kevin Reed
25 junio 2019

Una serie de informes recientes, basados en documentos obtenidos de la Ley de Libertad de Información (FOIA, todas las siglas en inglés) y otra información filtrada, han revelado que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está violando los derechos de la libertad de expresión y organización consagrados en la Primera Enmienda a la Constitución de Estados Unidos mediante la recopilación de datos de las redes sociales con fines de vigilancia y dirigidos a organizaciones e individuos para hostigamiento, intimidación, deportación y arresto.

Los hechos revelados por estos informes incluyen:

La hoja de cálculo de anti-Trump de ICE

El 6 de marzo de este año, la revista Nation publicó un informe basado en documentos obtenidos en una solicitud FOIA, que muestra cómo el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) utilizó la inteligencia de los medios sociales para monitorear una serie de protestas en el verano de 2018. Estas manifestaciones se organizaron para promover los derechos de los inmigrantes, oponerse a las políticas de deportación de la Administración de Trump y protestar por la política de la Asociación Nacional del Rifle (NRA).

En un caso, dice el informe de Nation, el brazo de Investigaciones de Seguridad Nacional de ICE distribuyó un correo electrónico con un archivo adjunto con el título "Hoja de cálculo anti-Trump 7/31/2018" a un representante de DHS y una lista no revelada de otros en vísperas de protestas contra el racismo y la xenofobia en la ciudad de Nueva York.

La lista proporcionaba información detallada sobre las manifestaciones opuestas a las políticas de inmigración de la Administración de Trump que tuvieron lugar entre el 31 de julio y el 17 de agosto. Incluía los nombres de los grupos que participaron en las manifestaciones y el número de personas que se habían inscrito en Facebook para asistir.

Entre las organizaciones enumeradas se encuentran Young Progressives of America, Refuse Fascism NYC, NYC Says Enough, New Sanctuary Coalition y Rise and Resist. El informe de Nation dice que los documentos muestran cómo ICE "ha estado muy en sintonía con la actividad política de izquierdas" y "muy consciente de las organizaciones y los defensores que se oponen a su controversial agencia, que incluye detener y deportar a inmigrantes indocumentados". Nation informó sobre otro incidente el 24 de julio de 2018, donde el subdirector de la Oficina de Campo de Nueva York de ICE envió un correo electrónico a los principales funcionarios locales de ICE con información copiada de la página de eventos de Facebook de una manifestación programada para dos días después. La información incluía el nombre del evento, el número de personas que se registraron en Facebook para asistir al evento y los nombres de las organizaciones patrocinadoras, como la Legal Aid Society y la New Sanctuary Coalition. Nation citó del correo electrónico de ICE del 24 de julio: “Este correo electrónico es para informarle sobre una protesta planeada en el área de Nueva York de las ERO [Operaciones de Aplicación y Expulsión de ICE]. ... La protesta está siendo coordinada por aproximadamente 40 grupos diferentes ubicados en toda el área de la Ciudad de Nueva York".

En respuesta a estas revelaciones, la New Sanctuary Coalition y otros grupos presentaron una demanda contra ICE por violar la Primera Enmienda al atacar a destacados activistas de los derechos de los inmigrantes para su vigilancia, arresto y deportación. La demanda dice que ICE se dirigió específicamente a individuos para deportación con el fin de suprimir su discurso político.

Lista de objetivos de San Diego de CBP

En marzo, NBC 7 San Diego obtuvo y publicó una serie de diapositivas filtradas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) que mostraban que la agencia mantenía una base de datos secreta de 59 activistas individuales, periodistas y personas influyentes en las redes sociales asociadas con la Caravana de Migrantes que se abría camino hacia la frontera entre México y Estados Unidos a fines de 2018. El documento filtrado, denominado "Rama de Operaciones en el Extranjero del Sector de San Diego: caravana migrante año fiscal 2019, Sospechosos de ser Organizadores, Coordinadores, Instigadores y Medios de Comunicación", fue fechado el 9 de enero de 2019.

Una página de la lista de seguimiento secreta del Gobierno para aquellos asociados con la caravana de inmigrantes [crédito: NBC7 Investigates]

La lista publicada contenía fotos, incluidas muchas de los perfiles de Facebook, junto con dosieres de los individuos, 40 de los cuales eran ciudadanos estadounidenses. Según el informe de NBC 7, "los individuos incluidos en la lista incluyen diez periodistas, siete de los cuales son ciudadanos de los EUA, un abogado de los EUA y 48 personas de los EUA y otros países, calificadas como organizadores, instigadores o desconociendo sus roles". El objetivo La lista incluye defensores de organizaciones como Border Angels y Pueblo Sin Fronteras

El informe de la NBC 7 dijo que entre los que figuran en el documento, "a algunos les pusieron alertas en sus pasaportes, evitando que al menos dos fotoperiodistas y un abogado ingresaran a México para trabajar". Otros informes sobre el incidente dijeron que 43 de los que figuran en la lista tenían alertas asignadas a sus nombres para ser interrogados y detenidos por los agentes de la frontera de los Estados Unidos realizaran pruebas adicionales. Entre la información obtenida de sus cuentas de redes sociales se encontraba su "función" en las páginas de Facebook configuradas para dar soporte a las personas en la caravana, como el administrador o el editor.

Dispositiva inicial del documento de DHS filtrado a NBC 7 San Diego

En un caso, Nora Phillips, una abogada estadounidense que se especializa en asistencia legal a migrantes, refugiados y deportados en Tijuana, fue incluida en la base de datos y desde entonces se le ha negado la entrada a México porque se colocó una alerta en su pasaporte. Phillips y otros dos abogados dicen que los agentes de la frontera los colocaron en la lista de objetivos para tomar represalias y acosarlos por defender a los solicitantes de asilo y por criticar públicamente las prácticas de la CBP.

A partir del 24 de mayo, cuatro solicitudes separadas de los miembros del Congreso para obtener información detallada sobre la base de datos de objetivos, incluida una carta reciente de los senadores estadounidenses Kamala Harris (D-CA), Richard Blumenthal (D-CT), Tom Udall (D-NM) y Elizabeth Warren (D-MA) al secretario interino del DHS, Kevin McAleenan, no respondió.

Información de redes sociales por medio de las empresas de seguridad privada

El 29 de abril, Intercept publicó un informe, basado en documentos obtenidos por el Consejo de Inmigración de los Estados Unidos a través de una solicitud de libertad de información, que muestra que una firma de inteligencia privada reunió y proporcionó al DHS información de las redes sociales sobre personas que se preparan para participar en más de 600 manifestaciones en todo el país a finales de junio de 2018.

De acuerdo con el informe Intercept, LookingGlass Cyber Solutions de Reston, Virginia, revisó la información de las redes sociales de individuos en los días previos a las protestas contra la política de la Administración de Trump de separar a los niños migrantes de sus familias en la frontera. Esta información se compartió con el DHS y luego se distribuyó a través de "centros de fusión" en todo el país a las autoridades locales.

De acuerdo con el sitio web de DHS, los centros de fusión operan como “puntos focales para la recepción, análisis, recopilación e intercambio de información relacionada con amenazas entre socios federales; estatales, locales, tribales, territoriales (SLTT); y del sector privado". Intercept dijo que los documentos mostraban que un "analista de amenazas" de LookingGlass envió por correo electrónico el informe de inteligencia terminado a la dirección web de "LookingGlass Shared Services" el 28 de junio, dos días antes de que se realizaran las protestas. El informe del analista incluyó el siguiente resumen: "LookingGlass compiló una hoja de cálculo para los Centros de Fusión del Estado que detalla más de 600 'Protestas por el Día de la Separación de la Familia' planeadas en EUA el 30 de junio. Estas se originaron del Centro de Ciberamenazas (CTC) y están divididas por ciudad y estado; proporcionan la ubicación física y el ID de evento de Facebook".

Un funcionario del DHS confirmó el papel de LookingGlass en el análisis de redes sociales y dijo: "En este caso particular, una entidad del sector privado compartió información no solicitada que recopiló a través de canales disponibles públicamente con I&A [Oficina de Inteligencia y Análisis] del DHS sobre protestas programadas cerca de las instalaciones federales".

A pesar de los reclamos de participación "no solicitada" del sector privado, la participación de firmas como LookingGlass, un proveedor global de "ciberseguridad e inteligencia de 360°" con exrepresentantes de la CIA y la inteligencia militar de los Estados Unidos en su equipo ejecutivo, indica que las entidades corporativas-militares están involucradas en el perfeccionamiento de los métodos de recolección de información de redes sociales para DHS.

Informe del Centro Brennan sobre monitoreo de redes sociales

El 22 de mayo, el Centro de Justicia de Brennan de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York publicó un extenso informe titulado "Monitoreo de las redes sociales: cómo el Departamento de Seguridad Nacional utiliza los datos digitales en nombre de la seguridad nacional". Este documento confirma los hechos que se detallan a continuación. Los informes de Nation, NBC 7 San Diego y Intercept brindan detalles críticos sobre la escala y el alcance de las operaciones de recolección de datos en redes sociales del DHS.

El documento del Centro Brennan analiza cómo DHS y sus agencias (CPB, TSA, ICE y Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los EUA) están "aspirando la información de las redes sociales" de una variedad de fuentes y usándola "para evaluar los riesgos de seguridad planteados por viajeros extranjeros y estadounidenses".

Entre los hallazgos clave de este importante informe se encuentran:

El informe del Centro Brennan analiza cómo el DHS recopila información básica del viajero a través del Sistema electrónico para la autorización de viajes (ESTA), según el cual los viajeros extranjeros deben completar una solicitud en línea, y luego la conecta con los datos de las redes sociales y otros "análisis de enlaces" para realizar una evaluación de la "amenaza a la seguridad nacional" o "riesgo potencial para la patria" de los individuos.

Diagrama del Centro Brennan que reporta cómo se compartía la información entre las bases de datos de DHS

Cuando una persona solicita una exención de visa (permiso para viajar a los EUA durante 90 días o menos sin una visa), por ejemplo, su información de redes sociales se almacena en el Sistema de selección automática de objetivos (ATS) del CBP. Los datos ATS y otra información luego se introducen "en una serie de otras listas de vigilancia, como la Base de datos de detección de terroristas del FBI y la Lista de vigilancia de la TSA, así como productos analíticos sobre tendencias y amenazas".

Toda esta información, sobre el solicitante, sus familiares y amigos, se difunde a una serie de agencias, incluidos los Departamentos de Justicia y Estado, el Centro Nacional de Contraterrorismo (NCTC) y la CIA y el Departamento de Defensa a través de una organización llamada el Centro Nacional de Selección (NVC).

El NVC se estableció bajo la Administración de Trump el 6 de febrero de 2018. Según el sitio web del DHS, “El NVC es un esfuerzo colaborativo e interinstitucional para proporcionar una imagen más clara de las amenazas a la seguridad nacional, la seguridad fronteriza, la seguridad nacional o la seguridad pública presentadas por individuos que buscan transitar nuestras fronteras o explotar nuestro sistema de inmigración".

Rastreo de datos en redes sociales y búsquedas sin garantías

El informe de Brennan también revela que, a partir de marzo de 2018, el Departamento de Estado comenzó a recopilar “identificadores de redes sociales” de los 15 millones de personas que solicitan visas cada año. Estos identificadores se extraen de 20 plataformas de medios sociales diferentes, incluidas las más utilizadas en los Estados Unidos (Facebook, Twitter, Instagram, etc.), así como otras que son populares en China, Rusia, Bélgica y Letonia.

El CPB también requisa dispositivos electrónicos personales sin órdenes judiciales en la frontera para recopilar información de las redes sociales. Al usar potentes dispositivos manuales llamados Dispositivos de Extracción Forense Universal (UFED), el personal de CBP está copiando "en cuestión de segundos la totalidad de la memoria de un dispositivo, incluidos todos los datos de las aplicaciones de redes sociales tanto en el dispositivo como de las cuentas basadas en la nube como Facebook, Gmail, iCloud y WhatsApp”.

Un grupo de individuos blanco de alertas del DHS San Diego [crédito: NBC7 Investigates]

Según el informe del Centro Brennan, 30.200 personas fueron sometidas a esta copia de sus dispositivos en la frontera sin una orden judicial en 2017. Aunque una demanda posterior bloqueó estas intrusiones por parte de CPB, una modificación al procedimiento todavía permite la copia sin orden judicial de los datos del dispositivo si hay evidencia de una "preocupación de seguridad nacional", definida vagamente.

El informe también describe la infraestructura de red que ha sido construida por CBP para recopilar y procesar componentes de grupos de datos de múltiples fuentes. El Sistema de Registros de Inteligencia de CPB (CIRS, por sus siglas en inglés) almacena una "gran variedad de información sobre personas, incluidas muchas personas que no son sospechosas de ninguna actividad criminal". El CIRS recopila "datos comerciales e información de fuentes públicas, como medios sociales, medios de comunicación de noticias y el internet".

Esta operación de recopilación de información está exenta de ciertos requisitos de la Ley de Privacidad, de modo que los datos del CIRS “pueden ser ingeridos, almacenados y compartidos, sean o no precisos, completos, relevantes o necesarios para una investigación. No hay una guía pública sobre los controles de calidad para la información” en el CIRS.

Herramientas de extracción de datos de terceros

Los datos del ATS y el CIRS se integran en una base de datos maestra conocida como el Marco Analítico para la Inteligencia (AFI). Según el sitio web de DHS, el AFI tiene herramientas de minería de datos de gran tamaño que proporcionan "búsquedas mejoradas y capacidades analíticas para identificar, detener y procesar a personas que representan un riesgo potencial para la aplicación de la ley o la seguridad".

La base de datos del AFI se utiliza para una gran cantidad de propósitos policiales y las herramientas de análisis y extracción de datos que acceden a ella son proporcionadas por entidades privadas de terceros. Una de estas firmas, Palantir, es un socio contratado del Gobierno desde hace mucho tiempo y anteriormente prestó servicios a la Agencia de Seguridad Nacional en un programa de vigilancia pública masiva.

El informe describe la forma en que las herramientas de análisis de Palantir toman “información personal sobre las personas que Palantir ingiere de fuentes dispares, como reservas de aerolíneas, registros de teléfonos celulares, documentos financieros y redes sociales, y lo combina en un colorido gráfico que pretende mostrar enlaces generados por el software entre crímenes y personas".

Otra compañía privada llamada Babel Street proporciona software que analiza específicamente las plataformas de redes sociales. El informe del Centro Brennan dice que el rol preciso de Babel Street es desconocido, pero "CPB probablemente utiliza la aplicación en línea Babel X de Babel Street, que es una plataforma de análisis de texto multilingüe que tiene acceso a más de 25 sitios de redes sociales, incluyendo Facebook, Instagram y Twitter".

¿Qué es el Departamento de Seguridad Nacional?

Desde su establecimiento el 25 de noviembre de 2002 por el entonces presidente George W. Bush, el DHS se ha convertido en un aparato estatal masivo de trece agencias operativas y de apoyo con 240.000 empleados y un presupuesto anual de más de $45 mil millones. Fundado a raíz de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, con un apoyo bipartidista abrumador de parte de los demócratas y republicanos, el DHS reorganizó los departamentos del Servicio de Aduanas, la Guardia Costera y el Servicio Secreto de los EUA que anteriormente estaban separados. Fue la mayor reorganización del Gobierno federal desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Desde el principio, el DHS se estableció como un instrumento doméstico para suprimir los derechos democráticos en concierto con el militarismo y las guerras ilegales libradas por el imperialismo estadounidense en Oriente Próximo y en otros lugares. Entre sus funciones principales está cumplir el mandato de la Ley Patriota de 2001, que también se aprobó con un apoyo bipartidista abrumador y fue renovada en 2011 por el entonces presidente Barak Obama, que sanciona una serie de medidas antidemocráticas, que incluyen detenciones indefinidas y registros sin orden judicial, espionajes telefónicos y vigilancia electrónica, todo en nombre de la "seguridad nacional".

Durante la Administración de Trump, el DHS se ha alejado de la "guerra contra el terrorismo", tal como se había utilizado en los últimos quince años. Con la reorientación de la política exterior hacia el conflicto con los rivales estadounidenses, Rusia y China, el DHS ha cambiado de curso para hacer cumplir la prohibición racista de refugiados musulmanes de Trump, vigilando la "crisis" manufacturada en la frontera sur y reprimiendo a los inmigrantes que buscan asilo en Estados Unidos.

Entendida en este contexto, la inclusión de la recopilación de información y análisis de las redes sociales como parte del aparato represivo del DHS está totalmente en línea con el ataque a los derechos democráticos y el carácter cada vez más xenófobo y autoritario de la Administración de Trump.

Mientras que organizaciones como el Centro Brennan, Nation e Intercept han sacado a la luz el uso de los datos de las redes sociales por parte del DHS y sus afiliados, sus objeciones se basan en gran medida en los llamamientos a los demócratas y republicanos en Washington, DC y los tribunales para detenerlo.. Estas apelaciones se combinan frecuentemente con la crítica de la naturaleza "inefectiva" de la recopilación de datos de las redes sociales como una metodología de aplicación de la ley.

El uso de los datos de las redes sociales por parte del DHS y otras agencias policiales federales, estatales y locales expone como una farsa la supuesta oposición de varios políticos del Partido Demócrata y Republicanos a las "violaciones de privacidad" por parte de las plataformas de redes sociales y las corporaciones tecnológicas. Mientras el estado recoja y use secretamente la información de las redes sociales, las partes de la élite gobernante no tienen problemas con tales violaciones.

Detrás de la campaña contra las "noticias falsas" en las plataformas de las redes sociales, y los crecientes llamados a una ruptura gubernamental de todas las grandes compañías de tecnología, hay una campaña para censurar el contenido político en línea. Con trabajadores y jóvenes que utilizan internacionalmente las redes sociales para planificar, organizar y coordinar una ola de manifestaciones y huelgas, la elite gobernante está trabajando por un lado para subordinar todo el contenido en línea a sus intereses y por el otro para espiar la actividad política del público para reprimir la creciente oposición social al orden capitalista.

La violación de la libertad de expresión y los derechos de asamblea por parte del Estado de inteligencia y espionaje no se puede combatir mediante apelaciones a los partidos políticos y políticos capitalistas. La defensa de los derechos democráticos básicos solo se puede montar en una lucha coordinada de la clase obrera a nivel internacional sobre la base de la lucha por el socialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de junio de 2019)