Impulso renovado hacia el gobierno autoritario en Brasil luego de exposiciones en la sonda Lava Jato

por Miguel Andrade
2 julio 2019

Las semanas posteriores a las revelaciones de connivencia –publicadas por The Intercept –entre los fiscales y el ministro de Justicia, Sérgio Moro, quien fue el juez principal en la amplia investigación de corrupción de Lava Jato, han expuesto más los graves peligros que enfrenta la clase obrera brasileña.

La furiosa reacción del gobierno de derecha del presidente Jair Bolsonaro a las filtraciones ha incluido no solo las amenazas de deportación contra el editor de Intercept, Glenn Greenwald, quién vive en Río de Janeiro, sino también el encarcelamiento de los periodistas que informan sobre el tema. Asimismo, ha conducido a la apertura de una investigación por parte de la Policía Federal encabezada por Moro sobre la supuesta "colaboración" de Greenwald con la inteligencia rusa para producir las filtraciones.

El objetivo de esta investigación es inventar una versión brasileña de los engaños de "interferencia rusa" que actualmente se utilizan en Europa y EUA para justificar la represión de los derechos democráticos, encabezada por la persecución a Julian Assange y Chelsea Manning.

Los funcionarios han afirmado en repetidas ocasiones que Greenwald y otros periodistas están "ayudando a los criminales" publicando los mensajes de Moro, afirmando que fueron obtenidos ilegalmente, sin proporcionar ninguna justificación.

Los mensajes obtenidos por el Intercept revelan que Moro, mientras era promovido por la derecha para "desafiar al sistema" en la exposición de la corrupción generalizada en la política brasileña, no estaba haciendo nada de eso.

El escándalo masivo de sobornos y sobornos en torno a la empresa petrolera estatal de Petrobras involucró a todas las partes y prácticamente a todas las principales figuras políticas brasileñas. Moro instruyó sistemáticamente al principal grupo de fiscales en la investigación para que retirara los cargos en el "70 por ciento" de los casos, invocando la frase en latín de que "el mundo caerá, pero se hará justicia". Su preocupación era que exponer y procesar toda la extensión de la podredumbre podría derribar todo el sistema político burgués en Brasil.

Por otro lado, en su caso más prominente, la acusación del expresidente del Partido de los Trabajadores (PT) Luis Inácio Lula da Silva por el llamado "escándalo triplex", Moro instruyó a la fiscalía sobre la mejor manera de perseguir el caso, incluso produciendo testigos para la fiscalía. El Intercept ha anunciado que producirá una extensa serie de informes sobre el folio de documentos.

Moro sentenció a Lula a nueve años y medio de prisión en 2017, y, con su sentencia confirmada por la 4ta. Corte de Circuito de Apelaciones de Brasil (TRF-4) en enero de 2018, el expresidente del PT no pudo postularse para un tercer mandato en las elecciones generales de 2018, bajo la ley de "lista limpia". Firmada por el propio Lula en 2010, esta ley prohíbe que los políticos cuyas condenas por cargos de corrupción sean confirmadas por una corte de apelaciones se presenten en elecciones durante ocho años.

Sin embargo, los abogados de Lula consideran que las revelaciones pueden ser suficientes para que el Supremo Tribunal Federal anule su sentencia, o al menos otorgue su petición de Habeas Corpus presentada en diciembre. Después de que Moro aceptó su posición en el gabinete de Bolsonaro, los abogados de Lula argumentaron que fue descalificado para juzgar el caso debido a un sesgo político.

Esta esperanza ha sido alimentada por una amplia acogida a la autenticidad de las revelaciones por parte de grandes secciones del establecimiento burgués. El presidente del Senado, Davi Alcolumbre, del partido Demócratas —DEM, uno de los sucesores del partido gobernante ARENA de la dictadura militar de 1964-1985— declaró que, si Moro hubiera sido congresista, "ya habría sido despojado de su mandato y encarcelado".

También de manera significativa, dos importantes partidarios de la brutal agenda de austeridad de Bolsonaro en la prensa corporativa se unieron a Intercept para informar sobre los mensajes, respaldando así sus implicaciones: el diario más grande de Brasil, Folha de S. Paulo, y la revista de extrema derecha Veja, el principal portavoz de la antigua oposición de derechas al PT.

Las revelaciones también motivaron al juez de la Corte Suprema Gilmar Mendes, quien había retirado la petición de revisión de habeas corpus de Lula en diciembre, para presentarla a votación por el segundo panel del STF el martes. Luego, propuso posponer nuevamente el voto mientras se investiga la autenticidad de los mensajes, un escenario poco probable por decir lo menos, dado que la Policía Federal actualmente está involucrada en la persecución de Greenwald. También propuso que se liberara a Lula mientras esperaba la investigación de la autenticidad de los mensajes, pero el panel rechazó la propuesta.

Estos eventos aparentemente tumultuosos reflejan divisiones cada vez más profundas dentro de la clase dominante brasileña con respecto a todos los temas que motivaron su abandono del PT, el partido de gobierno preferido durante 13 años, y aceptaron al fascistoide Bolsonaro.

Tales conflictos, que tienen su origen en la peor crisis económica en la historia del país, se centran en consideraciones dentro de los círculos gobernantes en cuanto a la utilidad política de Lula y el PT. También subyacen en la farsa reaccionaria que enfrentan los trabajadores brasileños con el intento continuo de acorralar su creciente movimiento de oposición a Bolsonaro detrás del PT. Esto se está librando particularmente bajo la bandera de una campaña de "Lula libre", que se ha convertido en un frenesí tras las revelaciones de Intercept .

Uno está obligado a preguntar: ¿de qué se trata la campaña "Lula libre"?

Lula fue condenado por Moro por haber recibido el llamado "triplex" penthouse frente a la playa del gigante de la construcción de la OEA a cambio de ayuda para obtener contratos con Petrobras, la compañía petrolera estatal de Brasil. Este fue el primer veredicto que se emitió en 10 casos de corrupción contra el ex presidente.

El desafío a la convicción de Lula gira en gran medida en torno a cuestiones de procedimiento. Esto incluye la consideración de Moro de los casos de corrupción pendientes en la toma de su decisión, en particular uno relacionado con un patrimonio rural utilizado por Lula, donde la evidencia era más condenatoria. También se mencionó el hecho de que Moro no haya explicado la conexión entre la cantidad de sobornos citados en el caso (87 millones de reales en total) y el valor del triplex (3,7 millones de reales) y el hecho de que los sobornos de la OEA no estaban específicamente relacionados con la investigación de Petrobras, lo que significa que deberían haber acudido a otro juez.

Al mismo tiempo, los defensores de Lula plantearon las acciones de Moro en 2016, antes de que Lula fuera acusado formalmente, interviniendo dos veces en el juicio político de la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, que ya ha demostrado su parcialidad política en el caso.

La campaña "Lula libre" no puede sostenerse a sí misma simplemente alegando que Lula es "inocente". Los esquemas criminales descubiertos por la investigación de Lava Jato rozan sólo la superficie de la profunda corrupción que corrió bajo el gobierno procapitalista del PT.

Se afirma que la campaña "Lula libre" es una lucha por los derechos democráticos. Sin embargo, los gobiernos de Lula y Rousseff fueron responsables de ataques de gran alcance contra los derechos democráticos de la clase trabajadora, incluso a través de la vasta expansión del encarcelamiento masivo bajo la "guerra contra las drogas" de Lula.

Las revelaciones de Intercept son una exposición adicional del innegable, y de larga data, del carácter autoritario del sistema de justicia brasileño, que actualmente alberga a 300.000 brasileños —el 40 por ciento de los reclusos— que se están pudriendo en sus mazmorras sin siquiera haber sido acusados.

Tal barbarismo es duramente opuesto por los trabajadores brasileños, quiénes se levantaron el 2013 bajo el gobierno del PT contra la violencia policial y la encarcelación policial. En ese momento —al igual que ahora— el PT acusó a los manifestantes de ser cómplices de una conspiración de la derecha. Con el paso del tiempo, solo profundizó tales calumnias, y ahora trata esas protestas pasadas como nada menos que el comienzo de una "revolución de color" proimperialista.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, la defensa de la democracia brasileña debe descartarse claramente como la base verdadera de la campaña "Lula libre".

El segundo argumento es que sin la conspiración de la derecha del juicio político —junto con el arresto y el encarcelamiento de Lula— él habría sido llevado de nuevo al poder sobre los hombros de la gente, dando como resultado algún tipo de "restauración" de la democracia brasileña, incluso en el estado degradado en que lo dejó el PT.

Sin embargo, el PT chocó contra una pared de ladrillos en su intento de impulsar la campaña "Lula libre" en las elecciones y la enterró absolutamente en la segunda ronda, temiendo que fortaleciera aún más a Bolsonaro. En parte, la impopularidad de la demanda —y del propio Lula— estaba ligada a la forma en que tanto el PT como Lula reaccionaron ante el juicio político y su exclusión de las elecciones. No intentaron movilizar a la clase obrera en su defensa, sino que se embarcaron en una serie de negociaciones con sus antiguos aliados de derecha hasta la hora undécima. Entonces no vieron la expulsión del PT como un "golpe", sino más bien como una ruptura temporal, o un "juego amistoso entre partes".

En cuanto al papel del ala derecha, la pregunta real es, obviamente, ¿quién es el responsable de permitir que el gobierno actual llegue al poder y trame sus conspiraciones? Después de nombrar al 70 por ciento de los jueces de la Corte Suprema que ahora respaldan tales conspiraciones, propone y firma las leyes que se han utilizado contra Lula, su elogio de los jefes militares que respaldan al gobierno actual y se alían durante 12 años con Bolsonaro en Congreso, la respuesta clara es el propio Partido de los Trabajadores de Lula. Las políticas del PT llevaron a una inevitable debacle por la cual los trabajadores brasileños están pagando un precio terrible.

Si el PT no estaba dispuesto a reunir a los trabajadores en su defensa, con la infame declaración de Lula, en medio de la acusación, de que el PT no quería resistir el proceso para "no prender fuego" al país, fue porque no tenía nada para ofrecer a los trabajadores para convocarlos en primer lugar.

Irónicamente, ante la debacle del proyecto del PT, sus partidarios de por vida, quienes afirmaron que era "el partido de la clase obrera más grande jamás construido" y respaldaron las afirmaciones de Lula de que "solo Jesucristo" podría vencerlo en Brasil, no tienen una mejor respuesta para tales revelaciones como la afirmación de que el PT está siendo "excluido" —por parte de otros partidos capitalistas reaccionarios— por problemas que son anteriores a su llegada al poder.

La campaña "Lula libre" se reduce a un intento de sabotear cualquier intento de extraer las lecciones del naufragio del gobierno del PT —y de hecho de toda la "marea rosa" latinoamericana— y su incapacidad para resolver cualquiera de los problemas frente a los trabajadores brasileños, en vez de crear las condiciones para un ataque sin precedentes a sus niveles de vida.

Además, esta campaña tiene como corolario las implacables calumnias contra los grandes sectores de la clase trabajadora que son hostiles al PT, representándolas como una horda bárbara que no tiene otra razón para rechazar al partido más que participar en una "reacción violenta" intolerante contra su gobierno. Tales calumnias, las nuevas herramientas de las clases medias-medias académicas, es una justificación principal de las medidas procensura, incluida la recientemente creada Comisión de Investigación del Congreso sobre el supuesto uso de Bolsonaro de "noticias falsas" para cometer "fraude" en las elecciones.

La afirmación de que esta campaña ofrece algún camino para avanzar en la lucha contra Bolsonaro debe ser rechazada de manera decisiva. Solo puede servir para evitar que los trabajadores brasileños se unan a la clase obrera internacional para luchar contra la contrarrevolución social mundial y el impulso a la guerra y la dictadura.

(Publicado originalmente en inglés el 1 de julio de 2019)