Los demócratas respaldan el presupuesto militar masivo de Trump para una “Tercera Guerra Mundial”

por Andre Damon
2 julio 2019

Por tercer año consecutivo, los demócratas votan a favor de un aumento masivo en el gasto militar, poniendo a disposición del Gobierno fascistizante de Trump el dinero necesario tanto para lanzar guerras como para crear un Estado policial en Estados Unidos.

Trump da discurso en la planta de tanques Lima en Ohio más temprano este año [crédito: Casa Blanca]

Los demócratas del Senado votaron abrumadoramente el jueves a favor del mayor presupuesto del Pentágono en la historia, rechazando los llamamientos para impedir que el presidente Trump construya armas nucleares "utilizables" y tome represalias por su malversación de fondos del Pentágono para llevar a cabo la represión en la frontera.

El mayor presupuesto militar de la historia

Según Trump, el presupuesto militar de los Estados Unidos pasó de $619 mil millones en 2016 a $700 mil millones en 2018, $716 mil millones en 2019 y los $750 mil millones aprobados el jueves por el Senado.

Un buque Arleigh de clase Burke estadounidense dispara un misil [crédito: Armada de EUA]

El gasto en defensa ahora representa casi el 60 por ciento del presupuesto del Gobierno, con todo, desde educación, caminos y puentes hasta investigaciones científicas y exploración espacial en las dos quintas partes restantes.

Si la versión del Senado de la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2020 se aprueba en la Cámara de Representantes, el Congreso le otorgaría a Trump un aumento anual total en el presupuesto militar de $131 mil millones, una cifra más del doble que el presupuesto militar anual de Rusia de $61 mil millones. La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, por su parte, propone un presupuesto militar de "solo" $733 mil millones, otro récord de los Estados Unidos.

Soldados estadounidenses marchan en formación [crédito: Ejército de EUA]

En la votación del jueves, 36 demócratas se unieron a 49 republicanos para aprobar el mayor presupuesto militar en la historia de Estados Unidos. Solo cinco demócratas votaron en contra del proyecto de ley, mientras que otros seis, entre ellos Bernie Sanders y Elizabeth Warren, estaban demasiado ocupados haciendo campaña para la Presidencia para votar de una u otra manera respecto a un proyecto de ley que otorga poderes de guerra masivos al presidente de tinte fascista.

Guerra con China

El proyecto de ley presenta a China como un blanco, imponiendo sanciones a los bancos chinos que hacen negocios con Corea del Norte, mientras prohíbe que los fondos federales se utilicen para comprar productos del mayor fabricante de vagones de pasajeros del mundo, la China Railway Rolling Stock Corporation.

F-15 E Lightning dispara un misil [crédito: Fuerza Aérea de EUA]

En una de sus restricciones más draconianas, el proyecto de ley pone límites a la disponibilidad de visas para estudiantes y académicos chinos, tratándolos, en un lenguaje que recuerda la internación de los japoneses en la Segunda Guerra Mundial, como espías potenciales.

Guerra con Irán

El día después de que votaron para aprobar el presupuesto, los demócratas del Senado realizaron una votación absurda sobre una enmienda separada, condenada desde el principio, a exigir que Trump obtuviera la aprobación del Congreso antes de atacar a Irán. Predeciblemente, la votación fracasó. Al comentar sobre la derrota de la enmienda, el New York Times escribió de manera cortante: "El Sr. Trump ha dicho que tiene el poder de lanzar un ataque militar contra Irán sin el permiso del Congreso, y en efecto, el Senado estuvo de acuerdo".

No hay límites para las armas nucleares y la bahía de Guantánamo

Manifestantes contra la tortura de la prisión en la Bahía de Guantánamo en 2015 [crédito: Stephan Melkisethian, Flickr]

El proyecto de ley del Senado rechazó todas las disposiciones en la versión de la Cámara de Representantes, incluyendo los límites más simbólicos al desarrollo de armas nucleares de "bajo rendimiento", lo que en efecto le dio a Trump el visto bueno a sus esfuerzos para desarrollar bombas y misiles nucleares "utilizables”. La versión del Senado también rechazó los llamamientos para prohibir que se envíen nuevos detenidos en la bahía de Guantánamo, Cuba.

Aprobar la frontera de Trump

Quizás en la medida más significativa incluida sigilosamente en el acuerdo, el Senado votó a favor de "rellenar" los $ 3.6 mil millones que Trump tomó del presupuesto del Pentágono para construir su muro fronterizo proclamando un estado de emergencia y esquivando la oposición del Congreso.

Niños inmigrantes detenidos en un campo de concentración improvisado bajo un sobrepaso [crédito: Nick Miroff]

Con esta medida, los demócratas del Senado respaldaron efectivamente la violación más grande por parte de Trump de la Constitución de los Estados Unidos hasta la fecha: utilizar el presupuesto del Pentágono como "comandante en jefe" para limitar el control sobre la “cartera” asignado al Congreso. Esto no solo es propio de un juicio político inmediato, sino también para un procesamiento penal por conspiración para subvertir la Constitución

Los demócratas respaldan a Trump

El presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, Jim Inhofe, un republicano, dejó en claro que el proyecto de ley se dirige directamente contra China, declarando que "la Estrategia de Defensa Nacional nos lo planteó sin rodeos" al centrarse en la "competencia estratégica con China y Rusia".

El máximo demócrata en el comité, el senador Jack Reed, estuvo de acuerdo. "Este es un muy buen proyecto de ley", dijo. "Contiene muchas facultades necesarias, financiación de autorizaciones y reformas que ayudarán a los hombres y mujeres de nuestros servicios armados".

"El lugar correcto para es el ‘sí’", dijo la legisladora demócrata Elissa Slotkin, exanalista de la CIA que se sienta en el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes. "‘Sí’, un aumento, ‘sí’, un aumento de sueldo, ‘sí’, un presupuesto significativo del Departamento de Defensa".

Donald Trump sonríe con Nancy Pelosi [crédito: Fuerza Aérea de EUA]

En los debates de la semana pasada, los 20 demócratas que se postularon para la Presidencia hablaron en español y pusieron caras tristes para condenar el trato que Trump daba a los niños refugiados, alegaban sobre las amenazas "erráticas" de Trump contra Irán y exigieron una expansión de los programas sociales del Gobierno, incluido "Medicare para todos".

Pero las acciones hablan más que las palabras. A pesar de sus denuncias de Trump como un pervertido sexual, espía de Rusia, o ambos, los demócratas funcionan como si estuvieran en un Gobierno de coalición con el Mussolini estadounidense, poniéndole un sello a sus guerras ilegales, dando luz verde a sus ataques a la democracia y financiando sus campos de concentración.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de julio de 2019)