Syriza listo para entregarle el poder a la Nueva Democracia de Grecia en las nuevas elecciones del 7 de julio

por Alex Lantier
8 julio 2019

Después de llegar al poder en 2015 prometiendo acabar con la austeridad de la Unión Europea (UE) y después de traicionar esas promesas, imponiendo el mayor número de recortes sociales de la UE en la historia de Grecia, el gobierno de Syriza ("Coalición de la Izquierda Radical") se enfrenta a un naufragio en las elecciones del domingo. Todas las encuestas muestran al candidato de la Nueva Democracia (ND), el derechista Kyriakos Mitsotakis, derrotando al primer ministro de Syriza Alexis Tsipras y formando un gobierno.

ND derrotó a Syriza de 33 por ciento a 24 por ciento en las elecciones de mayo de la UE y lo derrotó en las elecciones locales posteriores. ND ganó 12 de las 13 regiones de Grecia, incluyendo las regiones de Atenas y Salónica, las dos ciudades más grandes de Grecia. Las encuestas muestran que ND derrotó a Syriza por un margen similar en las elecciones legislativas del 7 de julio, que Tsipras convocó cuatro meses antes de lo previsto, justo después de la derrota de su partido en las elecciones de la UE.

Al convocar elecciones anticipadas, Tsipras está tratando de entregar el poder a las fuerzas fascistas de derecha en medio de la creciente oposición de la clase obrera a las políticas reaccionarias de su partido pequeñoburgués.

La derrota electoral de Syriza en la UE, dijo Tsipras al presidente Prokopis Pavlopoulos mientras le pedía que disolviera el parlamento, había "creado una situación de un período preelectoral prolongado de aproximadamente cuatro meses". Tengo la responsabilidad de considerar que esto pueda plantear una amenaza para la economía nacional. ... Dado que hemos entrado en un círculo virtuoso, no debe verse afectado de ninguna manera, porque eso significaría que los sacrificios de los griegos se pondrían en peligro. Teniendo pleno sentido de esta responsabilidad, le pido que disuelva el parlamento y pida que se celebren elecciones nacionales para renovar el mandato".

La afirmación de Tsipras de que el propósito de las nuevas elecciones es obtener un nuevo "mandato" democrático para la política estatal es tan fraudulenta como su promesa hace cuatro años de terminar con la austeridad de la UE. De hecho, como dejan claro sus comentarios, convocó elecciones anticipadas para evitar una campaña electoral prolongada durante la cual una oposición social masiva podría "poner en peligro" la política de austeridad de toda la Unión Europea y el sistema político griego contra los deseos de la población trabajadora.

La derrota electoral de Syriza en la UE se produjo en medio de una ola de huelgas en Grecia y en toda Europa que demuestran que su capitulación ante la austeridad de la UE carece de legitimidad. Las protestas juveniles griegas y las huelgas de marineros, trabajadores de ferry, empleados de trenes, trabajadores de transporte público, trabajadores de museos y hospitales se desplegaron junto con un aumento de la protesta contra la desigualdad social a nivel internacional. Esto incluye la primera huelga nacional de docentes en Polonia desde la restauración del capitalismo por parte del régimen estalinista en 1989, las protestas del "chaleco amarillo" en Francia y las huelgas contra las congelaciones salariales dictadas por la UE en Alemania, Portugal, Bélgica y más allá.

En medio de esta creciente oposición, Tsipras se apresura a entregar el poder a Mitsotakis, quien se compromete a continuar con la austeridad de la UE e intensificar las operaciones policiales contra la población griega.

En una campaña en el norte de Grecia en junio, Mitsotakis dijo a Reuters que tranquilizaría a los mercados financieros al ser elegido y luego impondría el dictado de los bancos sin temer las consecuencias políticas de las nuevas campañas electorales. "Lo primero que es necesario para impulsar el crecimiento económico es un gobierno estable, una fuerte mayoría en el próximo parlamento", dijo. "Si somos capaces de alcanzar ese objetivo y soy muy optimista, creo que enviaremos una señal muy clara de que tenemos cuatro años por delante, sin elecciones adicionales para cumplir con nuestros planes".

El otro componente de su plan para seguir imponiendo la austeridad de la UE, Mitsotakis dijo, es una escalada draconiana de la represión estatal. Él dijo: "Vamos a fortalecer la policía, que tiene que hacer su trabajo bien. Tenemos que proteger a los policías, mientras que tiene que haber más actividad policial en el centro de Atenas. Para el próximo gobierno, la seguridad es una prioridad política ... Los comandantes de la policía de los distritos que ingresan en áreas hostiles serán recompensados ".

Thanos Plevris, un parlamentario del Rally Popular Ortodoxo (LAOS) de extrema derecha que se ha unido a ND, ayudó a mostrar lo que Mitsotakis y Tsipras tienen en la mente. Plevris, hijo de un oficial de la "junta de los coroneles" de 1967-1974 manchada de sangre, filmó un video en la oscuridad de la noche en la plaza Exarcheia de Atenas, el corazón del barrio que se levantó en 1974, lanzando el derrocamiento del régimen militar respaldado por la CIA. En ella, Plevris repitió las amenazas de Mitsotakis: "El 8 de julio, entregaremos la plaza a los residentes. El desorden y las zonas prohibidas terminarán ".

Durante cuatro años, Syriza impuso la austeridad de la UE para desafiar los deseos del pueblo griego, incluyendo el voto negativo de "rechazo" en el propio referéndum de julio 2015 sobre la austeridad de Syriza. En ese momento, como dejaron en claro los simpatizantes de Syriza, Tsipras quiso un pretexto para renunciar y entregar el poder a los conservadores. Sin embargo, sorprendido por el voto negativo, Tsipras se mantuvo e impuso decenas de miles de millones de euros en nuevos recortes sociales, además de enviar armas a la guerra saudí en Yemen y construir campos de concentración para refugiados del Oriente Medio en las islas griegas y a las tierras firmes.

Syriza, una coalición de tendencias estalinistas y pablistas de la pequeña burguesía inspirado en los escritos populistas posmodernistas de Chantal Mouffe y elogiado por grupos pseudoizquierdas de clase media a nivel internacional, ha sido expuesto como una herramienta despiadada de la clase capitalista griega y la UE. En particular, en medio de un resurgimiento de la lucha de clases, esto tendrá consecuencias que van mucho más allá de los cálculos a corto plazo realizados por el establecimiento griego y europeo.

El régimen parlamentario establecido después del colapso de la junta griega en 1974 ha sido expuesto como una raída fachada para el dictado de los bancos. A medida que las protestas y las huelgas se extienden por toda Europa, amplios sectores de la clase gobernante están pidiendo que se deshagan de sus pretensiones democráticas y retrocedan a las formas dictatoriales de gobierno que prevalecieron en gran parte del sur de Europa y Asia oriental a principios de los años setentas.

En un editorial titulado "Un nuevo camino para una nueva era", el diario de derechas Kathimerini escribió: "¿Dónde miramos? Irónicamente, hay lecciones en el comportamiento de los autócratas ... Trabajando en Asia cuando las cuatro economías de tigre de Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur empezaron a rugir, fui testigo de un fuerte crecimiento económico por parte de líderes visionarios de arriba hacia abajo que estaban en pseudo democracias".

Otras secciones, aparentemente más reflexivas, de la clase dominante proponen continuar usando a Tsipras y Syriza para controlar a los trabajadores, y así ayudar a continuar imponiendo medidas de austeridad que canalizaron billones de euros a los bolsillos de los súper ricos desde el desplome de 2008.

El Financial Times (FT) de Londres, la voz de la capital financiera europea, publicó un artículo titulado "Las próximas elecciones en Grecia plantean grandes riesgos para los inversores". Al advertir que una victoria de la ND "podría reavivar la volatilidad", señaló los servicios de Syriza para los bancos: "El Sr. Tsipras ha logrado aprobar medidas estrictas sin prácticamente ninguna molestia social en los últimos años. Este no hubiera sido el caso en ningún gobierno de derecha centrista. Por lo tanto, los inversionistas deben saber que un gobierno de ND liderado por el Sr. Mitsotakis podría reavivar la volatilidad a corto plazo y el malesto social".

Sin embargo, el aspecto positivo del FT fue que la decisión de Syriza de celebrar nuevas elecciones "colocaría a Tsipras en el papel en el que más sobresale: como líder de la oposición".

Es decir, el FT está hablando por sectores de la clase dominante que esperan que las luchas de los trabajadores sigan bajo el control de los sindicatos nacionalistas y sus aliados políticos reaccionarios como Syriza. Esto aseguraría que las luchas contra la UE y los bancos sean aislados, derrotados y usados para consolidar los estados policiales que están emergiendo rápidamente en toda Europa. De hecho, parece probable que este cálculo forma la base del llamamiento de Tsipras para hacer nuevas elecciones que seguramente le devolverían el puesto de la oposición.

El camino a seguir, como ha insistido el Comité Internacional de la Cuarta Internacional, es una ruptura política total con Syriza y otros partidos de pseudoizquierda similares a nivel internacional, y la construcción de comités de acción independientes para librar la lucha de clases. Sólo una apelación a la creciente oposición a la austeridad y al capitalismo en la clase obrera europea y mundial, basada en una lucha revolucionaria por el socialismo y el poder obrero, ofrece una alternativa a las políticas reaccionarias de Syriza y la clase dominante griega.

(Publicado originalmente en inglés el 6 de julio de 2019)