Gran Coalición alemana intensifica política de guerras en Oriente Próximo

por Johannes Stern
13 julio 2019

El Gobierno alemán tiene la intención de continuar la misión de guerra de la Bundeswehr (Fuerzas Armadas de Alemania) en Siria y desplegar a la Fuerza Aérea en toda la región después del 31 de octubre, en contra de las disposiciones de su actual mandato parlamentario. Esto fue anunciado por el portavoz del Gobierno Steffen Seibert en una conferencia de prensa en Berlín a principios de esta semana.

Durante años, Alemania ha hecho "una contribución considerable e internacionalmente reconocida a la coalición anti Estado Islámico", explicó Seibert. La Bundeswehr estaba "activa en el reconocimiento aéreo, en el reabastecimiento de combustible aéreo y también en el entrenamiento de unidades iraquíes". Ahora el Gobierno alemán "junto con nuestros aliados, con el lado estadounidense, está hablando sobre cómo debería desarrollarse el compromiso en la región".

El despliegue de tropas terrestres alemanas, como lo solicitó formalmente el gobierno de los Estados Unidos y su enviado especial para Siria, James Jeffrey, para el entrenamiento de combatientes kurdos en el norte de Siria, supuestamente no está planeado, según Seibert. Al mismo tiempo, dejó en claro que el Gobierno alemán se estaba preparando para expandir su participación en la coalición liderada por Estados Unidos en contra del Estado Islámico detrás de las espaldas de la población.

Esto implicaría "toda una serie de componentes tanto militares como civiles que podrían ser adecuados para lograr la estabilización en el terreno en la región". El enfoque alemán fue que "queremos continuar con nuestras medidas previas en la medida de lo posible". Una cosa es clara: “El desafío planteado por el llamado Estado Islámico no ha desaparecido de ninguna manera. La coalición ha tenido éxito en la toma de las áreas que el Estado Islámico había tenido anteriormente en Siria e Irak. Pero el peligro del Estado islámico continúa".

Esa es la propaganda familiar. En realidad, la principal preocupación de las potencias imperialistas no es la lucha contra el Estado Islámico, que en sí es producto de la brutal guerra por el cambio de régimen en Siria, que costó 400.000 vidas y destruyó gran parte del país. El objetivo real de la guerra fue y es el derrocamiento del régimen del presidente sirio Bashar al-Asad y la instalación de un régimen títere prooccidental en Damasco.

En contraste con el ataque a Irak en 2003 y la guerra de Libia en 2011, Alemania participó desde el principio en la intervención siria. Ya en 2012, la Oficina Federal de Relaciones Exteriores, junto con el grupo de expertos vinculado al Gobierno, Stiftung Wissenschaft und Politik (SWP), y parte de la oposición siria, lanzaron el proyecto "El día después" y publicaron una "Visión para un orden post-Asad".

Ahora que Asad y sus aliados rusos e iraníes se acercan a una victoria militar y que Estados Unidos está intensificando sus preparativos de guerra contra Irán, las potencias europeas están incrementando su propia presencia militar en la región para afirmar sus intereses económicos y geoestratégicos.

Según informes de los medios, Francia y Reino Unido respondieron a la solicitud del Gobierno de los Estados Unidos y acordaron enviar soldados adicionales a Siria. París y Londres aumentarían sus tropas entre un 10 y un 15 por ciento, dijo el miércoles un representante del Gobierno de Estados Unidos a la revista Foreign Policy. Italia también está a punto de enviar fuerzas armadas adicionales. De manera similar, varios Estados balcánicos y bálticos tienen "casi seguro" el envío de soldados para reemplazar a las tropas estadounidenses, escribe la revista, citando otra fuente.

También en Alemania, los principales políticos de los partidos gobernantes están abogando por el despliegue de tropas terrestres en Siria. El presidente de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, dijo en una entrevista que las tropas terrestres alemanas en Siria eran "un gran salto para nosotros". Pero uno debe "estar siempre atento: es también una cuestión de nuestra propia seguridad en Alemania, no solo de lo que Estados Unidos quiere”.

El vicepresidente del grupo parlamentario CDU/CSU, Johann Wadephul, dijo a los representantes de la Agencia de Prensa Alemana que la solicitud de Washington no debe ser "rechazada por reflejo". Después de todo, "esta región se trata de nuestra seguridad y no de la seguridad estadounidense".

Patrick Sensburg, experto en defensa de la CDU y presidente del grupo de trabajo de reservistas del Bundestag (Parlamento), Patrick Sensburg, enfatizó en una entrevista con Focus que la demanda de tropas terrestres hecha por EUA no estaba fuera de la mesa. También era "nuestra obligación de garantizar la paz en la región" y "asumir una mayor responsabilidad". Después de todo, "la lucha contra el Estado Islámico está lejos de los EUA y cerca de Europa ... No siempre se puede decir: 'Dejemos que los estadounidenses lo hagan".

Los dirigentes socialdemócratas, que ya habían condenado en érgicamente los planes de los EUA de retirarse de Siria en diciembre pasado, también dejaron en claro que esencialmente apoyan la solicitud de Washington.

Estados Unidos se había “alejado de sus planes de replegarse debido a las críticas internacionales, entre otras cosas. Porque el Estado Islámico sigue siendo un peligro real en la región", dijo Fritz Felgentreu, portavoz de política de defensa del grupo parlamentario del SPD en el Bundestag. “Ahora EUA espera el apoyo de los mismos países. Eso es comprensible”. Uno debería “por lo tanto, evaluar con los otros países de la coalición anti Estado Islámico lo que todavía es necesario ahora y qué país puede asumir cuál tarea”.

Incluso los partidos de la oposición en el Bundestag no se oponen fundamentalmente a la expansión de la misión y al despliegue de tropas terrestres. Sin embargo, enfatizan que debe servir a los intereses alemanes y europeos en la región en mayor medida.

Alexander Graf Lambsdorff, líder adjunto del grupo parlamentario del FDP, dijo al diario alemán Die Welt: "Mientras no haya una solución política para Siria, no necesitamos hablar sobre las tropas terrestres alemanas". Sin embargo, la solicitud de Estados Unidos mostraba que no funcionaría a medio plazo sin una contribución europea. “La condición para esto debe ser que Europa esté igualmente involucrada en el desarrollo de un nuevo orden político en Siria. No se puede continuar con el enfoque anterior".

Tobias Lindner, portavoz de Los Verdes sobre política de defensa, hizo comentarios similares, de acuerdo con Die Welt. "Las tropas terrestres alemanas en Siria solo serían concebibles si hubiera un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU y una perspectiva de paz creíble", dijo.

De manera más agresiva, el partido La Izquierda, que desde el principio ha estado persiguiendo una pol ítica de guerra en Siria, está presionando por una mayor independencia de la política exterior respecto a Estados Unidos. Dietmar Bartsch, líder del grupo parlamentario del La Izquierda en el Bundestag, exigió que Alemania no sea un "receptor de órdenes de los Estados Unidos". Tobias Pflüger, portavoz de La Izquierda sobre política de defensa, advirtió que la Administración de los Estados Unidos, "Se preocupa solo por reemplazar a sus soldados, de modo que también tengan la mano libre en otros campos". Alemania no debería "dejarse llevar por la guerra de Siria".

De hecho, la planificación militar germano-europea no se limita a Siria. El jueves, Süddeutsche Zeitung publicó un comentario en el que pedía a las potencias de Alemania y el resto de Europa que se unieran a la coalición militar antiiraní para asegurar el estrecho de Ormuz que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está tratando de establecer. “La libertad de navegación es un importante bien, especialmente para una nación tan dependiente de las exportaciones como Alemania. También debe defenderse en regiones en crisis como el golfo Pérsico".

La propuesta del periódico: "Los buques de guerra de Europa o Asia" deberían "asegurar el cuello de botella desde el golfo de Omán hasta el golfo Pérsico", a través del cual pasa el "40 por ciento de las exportaciones mundiales de petróleo", así como el estrecho de Bab el-Mandab, la entrada del golfo de Adén hasta el mar Rojo.

Los barcos europeos "serían menos provocativos para Irán que los barcos patrulleros estadounidenses o sauditas" y, al mismo tiempo, "otra señal para Teherán de que Europa quiere mantener el acuerdo nuclear pero no acepta la política regional agresiva de la República Islámica sin oposición".

La afirmación de Süddeutsche Zeitung de que otra armada de buques de guerra en polvorín que es Oriente Próximo sería "una contribución a la prevención de crisis" es obviamente absurda. En cambio aumentaría el peligro de una confrontación militar directa con Irán, que podría incendiar rápidamente toda la región y conducir a una posible confrontación con las potencias nucleares Rusia y China y, por lo tanto, a una tercera guerra mundial.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de julio de 2019)