Los trabajadores del automóvil concluyen las votaciones por la huelga casi por unanimidad mientras el escándalo de corrupción afecta a organizaciones benéficas dirigidas por el presidente de la UAW

por Joseph Kishore
3 septiembre 2019

Dentro de dos semanas expiran los contratos que abarcan a 155.000 trabajadores del automóvil de GM, Ford y Fiat Chrysler en los Estados Unidos. Se avecina una batalla, que va a enfrentar a los trabajadores contra las empresas, sus partidarios de Wall Street y el sindicato criminal corrupto que es el United Auto Workers (UAW).

Las votaciones por la huelga llevadas a cabo durante la semana pasada han registrado la determinación de los trabajadores del automóvil por luchar. Casi por unanimidad, los trabajadores en Michigan, Missouri, Illinois, Ohio, Tennessee y Kentucky han votado por márgenes que van del 94 al 99 por ciento para autorizar una huelga.

Trabajadores de Chrysler Warren Truck saliendo de la planta en el cambio de turno

Las últimas votaciones siguen a las anunciadas previamente. Chicago Ford Stamping votó a favor de la autorización de huelga en un 98,4 por ciento contra un 1,5 por ciento, con solo 10 trabajadores votando por el “no”. En GM Componentes Holding en Grand Rapids, Michigan, el voto por el “sí” fue del 95 por ciento para los trabajadores de producción y del 99 por ciento para los trabajadores de oficios calificados.

El UAW aún no ha publicado las cifras finales, pero el resultado es claro.

Sin embargo, estos no son votos de confianza en el UAW, que es odiada universalmente. Un trabajador de la planta de transmisión de Tipton, Indiana, de Fiat Chrysler, expresó el sentimiento general: “No nos dicen nada. Nos han mentido tanto a causa del sindicato internacional que permite que los trabajadores sean tratados como animales de granja. La empresa y el sindicato no se preocupan por nadie excepto por sí mismos”.

Total de votos por la huelga en Chicago Stamping

En la víspera de la expiración del contrato, el UAW se enfrenta a una crisis sin precedentes, ya que las investigaciones federales sobre sus relaciones corruptas con las compañías automotrices alcanzan el nivel más alto del aparato.

Luego de la redada del FBI del miércoles en la casa del presidente del UAW, Gary Jones y otras cinco ubicaciones, el Detroit News informó el viernes que Jones está siendo investigado “por una variedad de posibles delitos, incluyendo los negocios financieros que involucran a la organización benéfica sin fines de lucro que fundó y si él u otros los funcionarios sindicales gastaron las cuotas de los miembros en viajes a California”.

El News informó de que la organización sin fines de lucro de Jones, creada en agosto de 2014, recibió $20.000 de una organización benéfica vinculada a Joe Ashton, el exvicepresidente de la UAW, que según los fiscales recibió $550.000 en sobornos en un ardid que involucra al Centro de Recursos Humanos UAW-GM en Detroit.

Michael Grimes, antes asistente principal de Ashton y de la actual vicepresidenta del UAW Cindy Estrada, ya ha sido acusado de recibir $2 millones en sobornos de vendedores.

Según el News, los agentes federales “registraron la casa de Vance Pearson, quien se desempeñó en la junta directiva que supervisa la organización benéfica de Jones. Pearson sucedió a Jones como jefe de la Región 5 del UAW cerca de St. Louis el año pasado. Los agentes también registraron la oficina de la Región 5 del UAW en Hazelwood, Missouri. La organización benéfica de Jones fue registrada en el edificio de oficinas”.

Según las noticias, Pearson está siendo investigado por su participación en fondos para sobornos de “flores” controlados por ejecutivos de la UAW aparentemente con el propósito de comprar flores para los funerales de los trabajadores del automóvil. El News informa de que “los investigadores se preguntan si los líderes de la UAW amenazaron con enviar a empleados de alto nivel a la línea de ensamblaje si no contribuían a los llamados fondos de flores controlados por presidentes sindicales, vicepresidentes y directores regionales, dijeron tres fuentes familiarizadas con la investigación”.

Otro foco de las investigaciones de corrupción es el expresidente de la UAW, Dennis Williams, cuya casa también fue allanada el miércoles.

En un acuerdo de declaración de culpabilidad en julio de 2018, la asistente principal del exvicepresidente del UAW, Norwood Jewell, Nancy Adams Johnson, dijo que Williams ordenó a los ejecutivos de la UAW que usaran el dinero del centro de capacitación para pagar “comidas lujosas y otros costos de entretenimiento de altos funcionarios del UAW y sus amigos, familiares y aliados”, incluso en el “centro de capacitación” del UAW en Palm Springs, California.

La red de corrupción que se extiende por todo el aparato de la UAW es el producto de su transformación en un instrumento de gestión patronal, trabajando en estrecha colaboración con las compañías automotrices para endilgar contratos de concesiones, empobrecer a los trabajadores que dice representar y saquear su atención médica y sus fondos de pensiones.

Han pasado cuarenta años desde el rescate de Chrysler en 1979, durante el cual el UAW y la AFL-CIO acordaron concesiones masivas. La operación respaldada por los sindicatos marcó un punto de inflexión crítico, que puso en marcha una reestructuración nacional e internacional de las relaciones de clase y la integración a gran escala de los sindicatos en la gestión empresarial y el Estado.

A medida que la UAW implementaba un contrato de concesión tras otro, aislando y suprimiendo todos los esfuerzos de los trabajadores del automóvil para resistir la destrucción de empleos, salarios y beneficios, se transformó en UAW-GM, UAW-Ford y UAW-Chrysler. A partir de mediados de la década de 1980, los “centros de capacitación” financiados por las empresas surgieron como un nexo de la relación corrupta e incestuosa entre la administración sindical y corporativa.

Existe un abismo vasto e insalvable entre los trabajadores y los ejecutivos privilegiados que controlan el UAW y otros sindicatos. En medio de signos de una nueva recesión económica, una reestructuración global de la industria automotriz y una intensificación del ataque al empleo, los salarios y la atención médica de los trabajadores, este abismo amenaza con estallar en una lucha social masiva fuera del dominio del UAW.

Este es el gran temor de la clase dominante. El Detroit News, que tiene estrechos vínculos con las compañías automotrices, en un editorial publicado el viernes, instó a Jones a hacerse a un lado de las “negociaciones” contractuales actuales.

El News advierte: “Después de un período de una década en el que se registraron ganancias récord en las arcas de los fabricantes de automóviles, los trabajadores del automóvil esperan un aumento significativo en su paquete financiero”. Sin embargo, al mismo tiempo, “las compañías están viendo señales de alerta económica en el futuro, en gran medida debido a la incertidumbre sobre las políticas comerciales, y son reacios a comprometerse con costos laborales significativamente más altos .

El conflicto entre las demandas de los trabajadores y las empresas agrega “complejidad” a las conversaciones contractuales, afirma el News, al requerir “líderes capaces e intransigentes a ambos lados de la mesa. ... Los miembros no pueden confiar en que Jones esté actuando en su mejor interés, o que cualquier propuesta de contrato que les presente no esté contaminada por los obsequios, favores y efectivo que han estado fluyendo hacia los funcionarios del UAW durante años”.

Esto es nada más que una esperanza perdida. No existe una facción del aparato UAW que goce de la “confianza” de los trabajadores. Toda la organización está “contaminada” no solo por la corrupción expuesta por la investigación federal, sino por su colaboración de décadas con las compañías automovilísticas.

Al mismo tiempo, la administración Trump puede utilizar el escándalo de corrupción para poner a un lado al UAW a través de algún proceso de administración fiduciaria o arbitraje forzado, que podría incluir la prohibición de huelgas. Esto colocaría a los trabajadores del automóvil en conflicto directo no solo con la empresa y el UAW, sino también con el Estado.

Cualesquiera que sean las maniobras del UAW y la clase dominante, la tarea urgente de los trabajadores del automóvil es intervenir de forma independiente mediante el establecimiento de sus propias organizaciones. A la conspiración entre la patronal y el UAW, los trabajadores deben responder con la formación de comités de fábrica de base en cada planta.

El Boletín del Trabajador Automotor del WSWS hace un llamado a los trabajadores del automóvil para que organicen de inmediato reuniones de todos los trabajadores, incluidos los trabajadores temporales y de medio tiempo de primer y segundo nivel, pero excluyendo a los funcionarios del UAW.

Los comités de fábrica permitirán a los trabajadores formular y avanzar sus propias demandas y preparar acciones de huelga para luchar por ellas.

Los trabajadores del automóvil tienen enemigos poderosos. Detrás de las compañías automotrices se encuentran los inversores de Wall Street y los políticos comprados y pagados de la administración Trump y de los partidos demócrata y republicano.

Pero los trabajadores del automóvil tienen aliados aún más poderosos: los trabajadores en todo Estados Unidos y de todo el mundo que han comenzado a defenderse. Una posición adoptada por los trabajadores del automóvil en los EUA se ganará el apoyo de los trabajadores de todo el país y del mundo que luchan contra las mismas corporaciones transnacionales.

El Boletín del Trabajador Automotor del WSWS celebra su próximo foro en línea el jueves 5 de septiembre a las 7:30 p.m. EDT, para discutir la organización de comités de base para luchar por los intereses de los trabajadores a nivel internacional. Regístrese hoy para unirse a la discusión .

(Publicado originalmente en inglés el 31 agosto 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.