Decenas de miles se unen a primer día de protestas de huelga en Hong Kong

por Peter Symonds
5 septiembre 2019

Se estima que 40.000 trabajadores y sus partidarios participaron ayer en una manifestación en el Parque Tamar en Hong Kong durante el primer día de una huelga de dos días en apoyo de las demandas del movimiento de protesta antigubernamental que comenzó en junio.

La huelga coincidió con un boicot del primer día de clases por parte de estudiantes universitarios y de secundaria. Unos 4.000 estudiantes de secundaria de unas 230 escuelas se unieron a una manifestación en Edinburgh Place en Hong Kong, antes de que 30.000 de 11 instituciones terciarias se presentaran en la Universidad China de la ciudad para una manifestación masiva.

Presuntamente, en la concentración de trabajadores en huelga, Carol Ng, titular de la Confederación de Sindicatos de Hong Kong (HKCTU), dijo que los trabajadores de 29 sectores en todo Hong Kong habían participado pero no dieron una cifra general. La HKCTU, que tiene vínculos con la oposición dentro de la élite política conocida como los pandemócratas, no convocó a la huelga, dejando que las personas se tomen un descanso, llamen enfermos o no se presenten a trabajar.

Ng señaló que el paro fue menor que la primera huelga general del 5 de agosto, que involucró a unas 350.000 personas, con 290.000 participando en siete manifestaciones en toda la ciudad. Esa huelga paralizó gran parte del sistema de transporte de la ciudad, incluido el sistema ferroviario y el aeropuerto, donde se cancelaron más de 150 vuelos.

Ng dijo que la menor participación se debió en parte a los crecientes temores de los trabajadores sobre ser despedidos. Más de 20 trabajadores en el sector de la aviación han perdido sus empleos por su participación en el movimiento de protesta. Declaró que los trabajadores en huelga y los manifestantes enfrentaron el "terror blanco" de la policía, pero agregó que la manifestación envió un mensaje a las autoridades de que "los habitantes de Hong Kong no quieren darse por vencidos".

Beijing ha presionado a las empresas para que tomen medidas disciplinarias contra los empleados que participan en las protestas. La aerolínea Cathay Pacific, con sede en Hong Kong, en particular, dejó de permitir que sus trabajadores se unieran a las protestas y los amenazó con despedirlos si dejaban de trabajar o participaban en las manifestaciones antigubernamentales.

Sin embargo, el HKCTU, al no convocar una huelga y dejar que las personas dejen de trabajar, ha dejado a los trabajadores vulnerables a las acciones punitivas de los empleadores. En respuesta a los despidos de Cathay Pacific, organizó solo una reunión simbólica la semana pasada cerca de la sede del Grupo Swire, el mayor accionista de la compañía, para exigir la reincorporación de los empleados.

La confederación sindical está haciendo todo lo posible para limitar la acción de los trabajadores a las demandas de los líderes de la protesta: la retirada de la legislación que permite la extradición a China, la renuncia de la directora ejecutiva hongkonesa, Carrie Lam, una investigación independiente sobre la violencia policial, la retirada de todos los cargos contra manifestantes y elecciones libres basadas en el sufragio universal.

Sin embargo, el movimiento de protesta no solo está preocupado por los derechos democráticos, sino también por el empeoramiento de la crisis social que enfrentan los trabajadores en una de las ciudades más caras del mundo. El HKCTU no está planteando problemas sociales, como salarios y condiciones deficientes, viviendas inasequibles y la falta de servicios de asistencia social, ya que teme el desarrollo de un movimiento anticapitalista.

La confederación sindical también promueve el parroquialismo hongkonés y rechaza cualquier giro hacia la clase trabajadora en toda China, que también enfrenta ataques contra sus derechos democráticos y sociales por parte del régimen del Partido Comunista Chino en Beijing.

La perspectiva política del HKCTU se exhibió en el mitin de ayer cuando invitó a dos legisladores a hablar. Claudia Mo es la coordinadora de los pandemócratas, quienes representan a capas de la élite corporativa de Hong Kong que están preocupadas de que la intrusión de Beijing afecte sus intereses económicos pero hostiles a cualquier movimiento de la clase trabajadora. Sixtus Baggio, líder del movimiento de protestas de 2014 que exigía sufragio universal, es un defensor del separatismo de Hong Kong.

El hecho de que decenas de miles de trabajadores no se presentaron a trabajar y se arriesgaron a ser despedidos refleja su profunda preocupación por los avances en derechos democráticos y sociales.

Maggie Chung, una contadora, le dijo al Straits Times que se tomó una licencia por enfermedad para unirse a la huelga y que había estado ayudando a los manifestantes desde junio. "En realidad tengo mucho miedo, pero alguien tiene que salir para presionar al Gobierno, así que me uniré todo el tiempo que pueda", dijo.

Yuen Hin, de 25 años, un tutor que se tomó el día libre en el trabajo, habló con el South China Morning Post y dijo que había estado yendo a la mayoría de las protestas y sentía que el Gobierno local ya no tenía el poder de poner fin a la crisis bajo el control de Beijing.

En una indicación de acciones más amplias por parte de los trabajadores, Reuters informó que en el Hospital Queen Mary cientos de empleados formaron una cadena humana en los pasillos y levantaron pancartas para demostrar su apoyo a la huelga y las demandas de los manifestantes.

Los paros también tuvieron lugar a pesar de otras advertencias amenazantes del Gobierno local y de Beijing.

El secretario en jefe Matthew Cheung, el segundo funcionario de más alto rango en Hong Kong, dijo ayer a los periodistas que la Administración estaba considerando el uso de la Ordenanza de Regulaciones de Emergencia del territorio. Esta legislación draconiana de la era colonial le permite a la directora ejecutiva "hacer cualquier regulación que considere conveniente para el interés público".

En otras palabras, Carrie Lam, quien como directora ejecutiva ocupa un papel similar al de gobernadora colonial británica, tiene el poder de declarar un estado de emergencia, lo que le daría un alcance prácticamente ilimitado para imponer medidas policiales estatales.

Aprovechando las protestas del fin de semana en las que los manifestantes bloquearon el transporte al aeropuerto y bloquearon las estaciones de ferrocarril, la Administración de Hong Kong siguió el ejemplo de Beijing y describió las protestas como señales de terrorismo. El secretario de seguridad John Lee declaró siniestramente: "El alcance de la violencia, el peligro y la destrucción han alcanzado condiciones muy graves ... La gente radical ha intensificado sus actos violentos e ilegales, mostrando elementos de terrorismo".

En realidad, los enfrentamientos violentos han sido principalmente responsabilidad de la policía, incluidos los agentes encubiertos y la policía antidisturbios, que han utilizado porras, gases lacrimógenos, gas pimienta, balas de goma, cañones de agua y disparos reales de advertencia para intimidar y reprimir. Al usar deliberadamente el término "terrorismo", el Gobierno proporciona un pretexto para declarar un estado de emergencia.

Al mismo tiempo, el régimen de Beijing está amenazando con intervenir militarmente y ha organizado ejercicios que involucran a la policía paramilitar fuertemente armada en la ciudad de Shenzhen, adyacente a Hong Kong. La agencia estatal de noticias Xinhua, de propiedad estatal de China, emitió un editorial en inglés el domingo por la noche advirtiendo que "se acerca el final para aquellos que intenten obstaculizar a Hong Kong y antagonizar a China".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de septiembre de 2019)