UAW a los trabajadores automotores: no les diremos nada, pero no lean el World Socialist Web Site

por Joseph Kishore
9 septiembre 2019

Con menos de una semana antes de la expiración de los contratos en Ford, GM y Fiat Chrysler, el UAW está aterrorizado porque la oposición entre los trabajadores del automóvil estalle fuera de su control.

A pesar de que la UAW no les dice a los trabajadores nada sobre las supuestas “negociaciones”, ha emitido un alegato de que no busquen otras fuentes de información, sobre todo el Boletín del Trabajador Automotor del WSWS. Este es el contenido esencial de una carta enviada a los trabajadores de Ford por el vicepresidente del UAW-Ford, Rory Gamble, el jueves.

La carta comienza declarando que su propósito es “proporcionarles a ustedes, y especialmente a nuestros miembros más nuevos para quienes el proceso de negociación puede ser desconocido, una actualización sobre las negociaciones y dónde estamos en ese proceso”.

Un simpatizante del Boletín del Trabajador Automotor del WSWS hace campaña fuera de la planta de ensamblaje FCA Sterling Heights en los suburbios de Detroit

De hecho, la carta no contiene “actualización”. Establece que “numerosos subcomités han estado negociando” y “la mayoría ha llegado a acuerdos tentativos”, pero “persisten problemas económicos más grandes”.

Lo que estos “numerosos” subcomités han acordado, incluso lo que estos “numerosos” subcomités de hombres y mujeres estaban hablando, no se explica. En cuanto a los “problemas económicos más grandes” que “permanecen”, los trabajadores se quedan adivinando cuáles podrían ser.

Después de enviar esta “actualización” a los trabajadores de la industria del automóvil, Gamble continúa con la tarea principal en cuestión. “Muchas entidades en contra de nosotros están tratando de sesgar la percepción”, escribe. “Les pido que tengan cuidado con las fuentes de las cuales recibe su información y el material que elige compartir. Es imperativo que no nos engañemos sobre estas negociaciones por rumores y desinformación de influencias externas”.

Gamble es demasiado tímido para dar nombres, pero se está refiriendo claramente al Boletín del Trabajador Automotor del World Socialist Web Site. En 2015, cuando el WSWS estaba en el centro de la oposición de base entre los trabajadores del automóvil, el presidente del UAW, Dennis Williams, cuya casa fue allanada recientemente por el FBI, denunció a “grupos externos” a quienes “les gusta agitar a la gente”, mientras que el abogado del AFL-CIO, Bruce Miller, atacó al WSWS como “buitres a la izquierda vestidos de rojo”.

Consideremos la advertencia de Gamble. Los trabajadores, escribe, deben desconfiar de las entidades que intentan “sesgar la percepción” y “ser cautelosos con las fuentes de las que recibe su información”.

Consejo sólido, sin duda. Debe aplicarse en primer lugar al UAW en sí. Después de todo, la organización ha sido expuesta como un sindicato criminal que ha robado dinero a los trabajadores del automóvil y aceptado sobornos de las compañías a cambio de presionar a través de contratos favorables a la patronal.

Gamble no ha sido nombrado ni implicado (todavía) en la investigación federal. Solo se unió al liderazgo superior del UAW en la convención de la organización en junio de 2018, reemplazando al vicepresidente saliente de Ford, Jimmy Settles.

Gamble, sin embargo, anteriormente encabezaba la Región 1 del UAW, que incluye el área de Detroit. En ese puesto, trabajó en estrecha colaboración con Settles en la notoria votación de 2015 en Ford, que condujo a acusaciones generalizadas de fraude electoral y relleno de boletas. Settles orquestó un aplazamiento de la votación de última hora en el Local 600 (que cubre las operaciones de Ford en Dearborn), ya que el contrato se dirigía a la derrota. La votación final en el Local 600 terminó siendo suficiente para que el UAW se adjudicara una ratificación del 51 por ciento para el contrato nacional.

En la declaración mencionada en 2015, el abogado del AFL-CIO Miller atacó al WSWS por “acusar a la UAW de vender a sus miembros con el acuerdo contractual”. El hecho de que la UAW vendiera a sus miembros, literalmente, ha sido ampliamente probado. Todo lo que dijo el WSWS sobre los contratos en 2015 y sobre el UAW era cierto.

Cuatro años después, el UAW está entrando en estas “negociaciones” contractuales en circunstancias verdaderamente extraordinarias. Los altos ejecutivos y funcionarios han sido acusados o implicados en un escándalo de corrupción en expansión, y al actual jefe de la organización, Gary Jones, le han allanado la casa.

El reconocimiento más reciente de la culpa proviene de Michael Grimes, un exasistente de Cindy Estrada, la actual vicepresidenta del UAW en Fiat Chrysler. En 2015, Estrada fue vicepresidenta de UAW para General Motors. Grimes se declaró culpable la semana pasada por aceptar más de $1,5 millones en sobornos y comisiones ilegales durante 12 años, mientras era miembro de la junta del Centro de Recursos Humanos de UAW-GM.

No solo el UAW está aterrorizado por lo que saldrá de esto. Daniel Howes, del Detroit News, en una columna publicada el jueves, señala que “el atolladero legal que atrapa el liderazgo actual y pasado, y el contexto político que envuelve un proceso turboalimentado por las redes sociales, plantean enormes desafíos para el UAW y los tres fabricantes de automóviles que intentan vender un acuerdo prospectivo (y limpio) a su fuerza laboral por hora”. (Subrayado nuestro.)

El miedo a las “redes sociales” es el temor de que los trabajadores puedan comunicarse y organizarse independientemente del UAW. Los sindicatos y la élite corporativa tienen la experiencia no solo de los contratos de la industria del automóvil de 2015, sino también la de las huelgas docentes del año pasado, que se desarrollaron en gran medida fuera del control de los sindicatos de maestros.

El New York Times señaló en un artículo en ese momento que los maestros de West Virginia “encontraron formas de organizarse y actuar fuera de los parámetros habituales del sindicalismo tradicional”, incluso a través de “un enorme grupo de Facebook”.

Independientemente de lo que Gamble y el UAW puedan esperar, los trabajadores del sector automovilístico no harán caso a sus consejos. Los trabajadores comparten y seguirán compartiendo información en línea y organizando la oposición. La convocatoria del Boletín del Trabajador Automotor del WSWS para la formación de comités de base independientes está ganando una respuesta poderosa.

Se avecina una batalla, que va a enfrentar a los trabajadores del sector automotor contra las empresas y sus lacayos comprados y pagados del UAW. Instamos a todos los trabajadores a suscribirse al Boletín del Trabajador Automotor del WSWS como fuente esencial de noticias y perspectiva para la lucha que se avecina.

(Publicado originalmente en inglés el 7 de septiembre de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.