El UAW aprueba cierre de plantas, aumento de trabajadores temporales en acuerdo con Ford

por Shannon Jones
4 noviembre 2019

El consejo del sindicato estadounidense UAW para Ford, compuesto por funcionarios locales en las instalaciones de Ford, dio su aprobación el viernes a un contrato entrevista basado en el acuerdo con General Motors. El final de la votación está programado para antes del 15 de noviembre.

Presidente del UAW, Gary Jones, y el presidente ejecutivo de Ford, William Clay Ford jr. se dan la mano en la negociación el lunes (fuente: Ford Motor Co.)

Si bien no se han revelado todos los detalles, lo que se ha revelado demuestra que se trata de un acuerdo lleno de concesiones adaptado a las demandas de Ford y Wall Street. Esto incluye mantener el sistema salarial de dos niveles y dar luz verde al uso ampliado de trabajadores temporales, a tiempo parcial y casuales.

El contrato facilitará aún más la reestructuración de la industria automotriz en un sector de bajos salarios, con un porcentaje cada vez mayor de trabajadores casuales pagados apenas por encima de los salarios de pobreza y sin beneficios ni derechos básicos.

Planta armadora de Ford en Chicago

Incluso cuando el UAW anunció el contrato de Ford, la dirección del UAW enfrentó otra acusación esta semana. Edward Robinson, un funcionario de la Región 5 del UAW, fue acusado de trabajar con el "Oficial A" y otros para robar $1,5 millones de los ingresos de las cuotas del UAW para financiar gastos personales en artículos de lujo. Se informa que el "Oficial A" es el presidente del UAW, Gary Jones.

El UAW y los medios corporativos lanzaron su campaña a favor de la ratificación de contratos con el típico bombardeo. En una declaración después de la votación del consejo, Jones dijo: "Los miembros del UAW en Ford han creado un entorno para el crecimiento de productos y empleos, y un compromiso serio de la Ford Motor Company para aumentar su presencia aquí en los Estados Unidos".

Protesta de trabajadores automotores en la planta de Ford en Sterling Axle, en los suburbios de Detroit

"Este contrato continúa con un patrón fuerte que brinda a todos los trabajadores un camino hacia los salarios tradicionales y mantiene la seguridad laboral y los beneficios que nuestros miembros merecen".

Ante un historial ininterrumpido de traiciones y contratos de concesiones por parte del UAW, esto no convencerá a nadie. En el doble discurso del UAW, crear un "entorno para el crecimiento de productos y empleos" significa ayudar a Ford a reducir los costos para aumentar sus ganancias.

Incluso si uno toma al pie de la letra el "resumen" parcial que distribuye el UAW, el contrato es otro ataque importante contra los trabajadores automotores.

Lejos de aumentar los empleos, el acuerdo sanciona el cierre de la planta de motores de Romeo, Michigan, que emplea a 600 trabajadores.

Un informe en el Detroit Free Press afirma que a esos trabajadores se les ofrecerán indemnizaciones o la posibilidad de transferirse a la planta de transmisión de Sterling Heights, Michigan. Sin embargo, el resumen del contrato distribuido por la UAW no estipula ninguna garantía de reempleo para los trabajadores despedidos. En cambio, aquellos que perderán sus trabajos serán elegibles para un pago de terminación por única vez o "asistencia para matrícula universitaria".

El acuerdo de Ford incluye dos aumentos salariales inadecuados del tres por ciento, complementados con dos pagos globales de cuatro por ciento en años alternos que no se convierten en aumentos de los salarios por hora.

Al igual que el contrato de GM, el acuerdo de Ford contiene una "vía" falsa para que los trabajadores temporales alcancen el estado de tiempo completo a partir de 2020. Los trabajadores a tiempo parcial obtendrán una vía hacia el estado regular en 2021. Sin embargo, al igual que con el contrato de GM, esta "vía" estará llena de lagunas. Los trabajadores tendrán que trabajar tres años sin ser despedidos más de 30 días para ser elegibles para la conversión. De lo contrario, el reloj comienza de nuevo.

A Ford se le permitirá usar trabajadores temporales y trabajadores a tiempo parcial que excedan el ocho por ciento de la fuerza laboral solo con la aprobación del UAW. Esto significa en la práctica que el UAW sancionará el uso ampliado de empleados temporales.

Si bien el resumen del UAW afirma que no habrá costos adicionales de atención médica, los recortes a la atención médica se realizarán a través de la expansión de trabajadores temporales y "en progresión" (segundo nivel). Estos últimos reciben atención médica deficiente incluso después de alcanzar la tasa salarial más alta para los llamados trabajadores "legacy" o de mayor antigüedad, que para muchos no será hasta 2023.

El contrato también mantiene una escala salarial deficiente en las plantas Sterling Axle y Rawsonville en Michigan. El pago base en estas instalaciones comienza en solo $16,25 por hora y alcanza un máximo de $22,50 por hora. En un giro adicional del cuchillo, aquellos trabajadores que ya están en la tarifa máxima no serán elegibles para el "bono de rendimiento" del 4 por ciento que vence en diciembre de 2019.

El acuerdo contiene una "moratoria" inútil sobre los cierres de plantas (a excepción de la planta de motores en Romeo). Una "moratoria" similar en el contrato UAW-GM no impidió que el UAW sancionara el cierre de cuatro instalaciones en el último contrato, incluida la planta de ensamble en Lordstown.

El UAW dice que Ford se compromete a invertir más de $6 mil millones en productos que "crearán o mantendrán más de 8.500 empleos", sin especificar la cantidad de nuevos empleos. El acuerdo exige una "estrategia de viabilidad de Flat Rock para un nuevo producto", o en lenguaje sencillo, el chantaje exige más concesiones para mantener abierta la planta. También se refiere a una propuesta de "Competitividad de la planta de estampado de Búfalo".

En respuesta al acuerdo para cerrar la planta de Romeo, un trabajador automotor publicó en Facebook: “Predigo que es un fraude. Qué sucede cuando trasladan a los trabajadores y luego reabran Romeo como una empresa fantasma, y hacen el mismo trabajo por 1/3 del precio solo para obtener mayores márgenes de ganancia. Lo hicieron en Saline hace 8 años y reubicaron más de 1.000 empleos. Ese lugar está funcionando todo el día, pero, no tenían trabajo para nosotros y tuvieron que cerrar".

El UAW solo logró una ratificación estrecha del contrato de GM luego de una huelga de 40 días. La gerencia de GM y Wall Street elogiaron ese acuerdo, lo que aseguró un aumento en el número de trabajadores temporales que ganan salarios y beneficios muy inferiores. Esto irá acompañado de la expulsión de trabajadores "heredados" mejor pagados.

Al acecho detrás del resumen hay una gran cantidad de cambios en el lenguaje del contrato y "memorandos de entendimiento". Durante mucho tiempo ha sido estándar incluir un lenguaje que otorgue al UAW y a la gerencia el derecho de alterar los términos del acuerdo sin una votación de las bases y sin escrúpulos, violando los derechos de los trabajadores que anula en gran medida el propósito de un "contrato".

Sin olvidar llenar sus propios bolsillos, el UAW negoció la operación continua y la financiación de los Centros de Programas Nacionales UAW-Ford, que han servido como conducto para cientos de millones de dólares hacia las arcas del UAW.

El UAW está contando con que sirva el ejemplo de su traición al finalizar la huelga de GM para impulsar el contrato de Ford. El mensaje es: "Si te atreves a rechazar este acuerdo, estarás muerto de hambre en la línea de piquete durante semanas en una huelga que no dará lugar a mejoras en el miserable acuerdo que rechazaste".

Para evitar esto, los trabajadores deben luchar por el rechazo del contrato y los preparativos para una huelga total, movilizando a los trabajadores de GM y Fiat Chrysler, así como de Ford. Esto requiere la creación de comités de base independientes del UAW en cada fábrica y lugar de trabajo. Los trabajadores deben tener el tiempo adecuado para examinar el contrato y organizar la oposición. Los representantes de los trabajadores deben monitorear el voto.

El UAW no es una organización obrera, sino un sindicato corporativo, un contratista de mano de obra barata al servicio de las compañías automotrices. Solo por su propia acción e iniciativa independientes, los trabajadores pueden garantizar la derrota de este contrato y la defensa de sus trabajos y niveles de vida.

(Publicado originalmente en inglés el 2 de noviembre de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.