Con la huelga nacional programada para el 21 de noviembre, la crisis política se intensifica en Colombia

por Evan Blake
20 noviembre 2019

Tras las revelaciones de que el ejército colombiano asesinó al menos a ocho niños en un bombardeo en la región sureña de Caquetá, el Gobierno del presidente Iván Duque se ha visto envuelto en una profunda crisis.

La primera huelga nacional desde 2016 está programada para este jueves 21 de noviembre, y hay crecientes llamados a la renuncia de Duque. Encuestas de opinión recientes muestran que el 69 por ciento de la población colombiana desaprueba la Administración del Centro Democrático (CD) Duque.

Mientras la revuelta popular continúa en Chile y miles protestan por el golpe militar respaldado por Estados Unidos en Bolivia, la crisis en Colombia está creando las condiciones para otra revuelta masiva de la clase trabajadora en América Latina.

Ante la inmensa oposición popular a toda la configuración política en Colombia, los principales sindicatos del país y la coalición pseudoizquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA) convocaron a una huelga nacional de un día para liberar tensiones. Inicialmente centrado únicamente en las políticas económicas del Gobierno, el llamado a la huelga ha ganado un mayor apoyo, con docenas de grupos indígenas y estudiantiles que se organizan de forma independiente, desplazando la demanda central a la expulsión de Duque. La última huelga nacional en 2016 fue más limitada y no involucró a masas estudiantiles.

Al comentar sobre la explosiva situación, un miembro del Gobierno colombiano que habló anónimamente con El Espectador el sábado dijo: “El problema que tiene el Gobierno es que este paro nacional está creciendo por lo que está sucediendo en Chile o Bolivia y no veo un negociador fuerte quién puede prevenir un estallido social".

En respuesta a la inminente huelga, el Gobierno de Duque ha comenzado a preparar una brutal represión por parte de los militares y la policía. Para crear un pretexto para esta acumulación policial, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez pronunció recientemente un discurso temerario en el que afirmó falsamente que "muchos están pidiendo violencia". En realidad, todos los que organizaron la huelga nacional han pedido que permanezca en paz.

Durante el fin de semana, se filtró que Duque tiene la intención de firmar un decreto esta semana que permita a las autoridades locales imponer toques de queda durante la huelga y prohibir el porte de armas y el consumo de alcohol. Además, el comandante de las fuerzas armadas colombianas, el general Luis Fernando Navarro, ordenó en secreto el acuartelamiento de todos los 250.000 soldados del país a partir del lunes y durante la huelga nacional, para estar listos y reprimir las protestas e imponer los toques de queda. En las órdenes filtradas, Navarro ordena que todo el personal militar esté en "estado de alerta máxima". Además de los militares, las autoridades locales han anunciado que se desplegarán 10.000 policías en la capital Bogotá y 7.000 en Medellín, la segunda ciudad más grande de Colombia.

En un esfuerzo por aumentar la xenofobia y desviar la creciente hostilidad hacia sus políticas, el Estado ha deportado a 11 personas del país durante la semana pasada, incluidos ciudadanos venezolanos, chilenos y españoles, calificándolos de "infiltrados" que buscan "afectar el orden social". El jefe de migración, Christian Kruger, advirtió que muchos otros están en la "lista de vigilancia" de las autoridades para deportación, y que el Estado está considerando cerrar las fronteras del país durante la huelga nacional.

Los paramilitares de extrema derecha asociados con el mentor político de Duque, el expresidente Álvaro Uribe, culpable de innumerables crímenes contra la población colombiana, han anunciado la formación de "escuadrones antidisturbios" que "acompañarán a las fuerzas de seguridad" en Medellín.

Significativamente, la semana pasada los partidos de centroderecha de Colombia, incluidos el Partido Liberal, el Cambio Radical y el Partido Social de la Unidad Nacional, expresaron su apoyo a las protestas, aislando aún más a la Administración de Duque. En las elecciones locales celebradas el mes pasado, los partidos conservadores y de extrema derecha perdieron varios escaños en el Congreso, lo que significa que sin el apoyo de estos tres partidos, la coalición de Duque estará en minoría y no podrá aprobar ninguna legislación.

Después de una campaña de extrema derecha caracterizada por la demagogia fascistizante de ley y orden, Duque fue elegido en junio de 2018 debido a la desafección popular con los partidos tradicionales liberales y conservadores que habían controlado la política colombiana desde 1853. Su opositor pseudoizquierdista en las elecciones, el exguerrillero Gustavo Petro, perdió principalmente porque había respaldado previamente la desacreditada coalición del Partido Liberal bajo el expresidente Juan Manuel Santos.

Desde su llegada al poder, Duque ha llevado a cabo un asalto implacable contra la clase trabajadora colombiana. Después de su toma de posesión, Duque inmediatamente propuso un "Plan Nacional de Desarrollo" (PND) que se promulgó a principios de este año. El PND conlleva importantes recortes en los sistemas de pensiones y salud de la nación, al tiempo que impone impuestos regresivos al consumidor de hasta un 37 por ciento sobre los textiles y prácticas continuas de deforestación. A lo largo de su reinado, Duque también ha eliminado continuamente los compromisos acordados en el acuerdo de paz de 2016 alcanzado entre Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La clase trabajadora colombiana continúa sufriendo los efectos de la guerra civil de décadas que comenzó con el asesinato en 1948 del candidato del Partido Liberal, Jorge Eliécer Gaitán, y fue en gran parte orquestada por el imperialismo estadounidense. Se convirtió en el conflicto armado más largo del hemisferio occidental, en el que la gran mayoría de los 267,000 muertos eran civiles. Colombia se convirtió en el aliado latinoamericano más cercano del imperialismo estadounidense, recibiendo miles de millones de dólares en ayuda militar de las Administraciones demócratas y republicanas estadounidenses. Como resultado del patrocinio de Washington, el país fue admitido como un "socio global" de la alianza militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) liderada por Estados Unidos.

El acuerdo de paz de 2016, por el cual Santos ganó el Premio Nobel de la Paz, fue un fraude. Según el grupo de expertos Indepaz, más de 700 activistas han sido asesinados en Colombia desde la firma del acuerdo de 2016 con las FARC, incluyendo más de 200 bajo la Administración de Duque. Muchas de las víctimas eran miembros de las FARC.

En respuesta a los ataques sociales llevados a cabo por la Administración de Duque, el año pasado se produjo un aumento de la lucha de clases en Colombia. En abril de 2019, estalló una huelga nacional de estudiantes y maestros, que atrajo a agricultores, pensionistas y otros trabajadores para defender la educación pública. El 27 de julio, en respuesta a la escalada de asesinatos de políticos y activistas de la oposición bajo Duque, se lanzó una "Marcha por la vida" a nivel nacional.

El 29 de agosto, luego de las repetidas violaciones de Duque del acuerdo de paz de 2016, una facción disidente del liderazgo de las FARC anunció la reanudación de la lucha armada contra el Gobierno. Horas después, con el apoyo logístico del ejército estadounidense, el ejército colombiano bombardeó un edificio en la región sureña de Caquetá, que según ellos era un bastión de las FARC.

Hace dos semanas, se publicó un informe que documentaba que ocho niños se encontraban entre los muertos en el atentado, un hecho que el Gobierno sabía y pretendía suprimir. La revelación de otra matanza militar contra niños alimentó la indignación popular contra la Administración de Duque, lo que provocó la renuncia del ministro de Defensa colombiano, Guillermo Botero.

Botero ha sido reemplazado por Carlos Holmes Trujillo, un político dinástico, lo que indica que no habrá cambios en la política militar. Después de casi 15 días, Duque finalmente rompió su silencio en una entrevista de radio la semana pasada en la que dio inmunidad categórica a los militares, declarando: "El ejército y las fuerzas militares no pueden clasificarse como asesinos de menores y niños" y que no "hubo nunca ninguna información de que hubo menores en la operación".

Contrariamente a lo que afirma Duque, surgieron informes de que antes del bombardeo, las autoridades locales advirtieron al ejército colombiano seis veces que las FARC estaban reclutando menores en el área. El senador opositor Alexander López (Polo Democrático) anunció recientemente que presentará el caso ante la Corte Penal Internacional (CPI), lo que significa que Duque y otros funcionarios podrían ser acusados de cometer crímenes de guerra contra sus propios ciudadanos.

La semana pasada, la agencia de noticias colombiana Noticias Uno citó a residentes locales en Aguas Claras II, la ciudad más cercana al lugar del atentado, quienes afirmaron que el atentado de hecho mató a entre 16 y 18 niños, no ocho, según el gobierno. Además, el residente José Fernando Saldaña dijo a la agencia de noticias que los soldados "trajeron perros que persiguieron a los niños y los mataron".

Dadas las revelaciones de la criminalidad del Gobierno y las tensiones sociales en constante aumento, la huelga general del jueves tiene el potencial, a pesar de las intenciones de los organizadores de la huelga, de iniciar una lucha similar a la de los chilenos y ecuatorianos.

Para que su lucha tenga éxito, los trabajadores colombianos deben liberarse del dominio que los sindicatos y los partidos políticos pseudoizquierdistas han colocado en la lucha de clases durante décadas. Los trabajadores deben formar sus propios comités independientes de base en las fábricas y vecindarios para coordinar su batalla contra la Administración de Duque, la oligarquía gobernante de Colombia y sus mecenas imperialistas. Sobre todo, se debe construir un nuevo liderazgo revolucionario, una sección del Comité Internacional de la Cuarta Internacional.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de noviembre de 2019)