EE. UU. y la Unión Europea otorgaron más de $20 mil millones en ayuda militar y económica a Ucrania desde 2014

por Patrick Martin
23 noviembre 2019

El testimonio de dos altos funcionarios de seguridad nacional de EE. UU. en el último día de las audiencias públicas sobre el juicio político del presidente Trump, arrojó nueva luz sobre el tema central de la crisis de destitución: el enorme y prolongado esfuerzo del imperialismo estadounidense y europeo para utilizar Ucrania como base de operaciones contra Rusia.

David Holmes, el principal consejero político de la embajada de EE. UU. en Kiev, testificó junto a la exfuncionaria del Consejo de Seguridad Nacional, Fiona Hill, quien tuvo la responsabilidad principal de la política estadounidense hacia Rusia y Ucrania desde marzo de 2017 hasta julio de 2019.

David Holmes, un diplomático estadounidense en Ucrania, se va después de testificar ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Seguridad en Capitol Hill en Washington (AP Foto/Julio Cortez)

El pasaje clave en el testimonio de Holmes se produjo en respuesta a una pregunta sobre la escala comparativa de la seguridad y la asistencia económica de EE. UU. y Europa a Ucrania, y la importancia de la ayuda militar de $391 millones que Trump detuvo durante 55 días. Holmes explicó que esto era solo una fracción de los $1.5 mil millones en ayuda militar de los Estados Unidos a Ucrania desde 2014. Continuó:

Estados Unidos ha brindado asistencia civil y militar combinada a Ucrania desde 2014 de aproximadamente $3 mil millones más ... tres garantías de préstamos de $1 mil millones —que se devuelven, en gran parte ... Los europeos, a nivel de la Unión Europea más los estados miembros combinados desde 2014, tengo entendido, ha proporcionado un total combinado de $12 mil millones a Ucrania.

Esto traería a $18 mil millones el respaldo imperialista combinado para Ucrania desde el golpe de estado ultraderechista respaldado por la CIA en 2014 (apodado absurdamente la "Revolución de la Dignidad" en lenguaje oficial). Otros informes sugieren que Holmes subestimó un poco la contribución de la UE.

Según Carl Bildt, ex primer ministro de Suecia, copresidente del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, la UE y sus estados miembros e instituciones financieras relacionadas han aportado más de 15 mil millones de euros, o alrededor de $16.4 mil millones. Un portavoz de la UE dijo a la prensa que este total "cubre subvenciones y préstamos de diferentes fuentes/instrumentos dentro del presupuesto de la UE y las instituciones financieras europeas".

Los $16.4 mil millones de la UE, combinados con los $6 mil millones en préstamos y subvenciones de Washington, llevarían el total combinado a unos $22.4 mil millones en los últimos cinco años, para un promedio anual de casi $4.5 mil millones, comparable a la ayuda anual de los Estados Unidos para Israel o Afganistán.

Ucrania comparte una frontera de 2,000 kilómetros con Rusia, que alguna vez fue una frontera interna entre las repúblicas constituyentes de la Unión Soviética. Proporcionar decenas de miles de millones para construir Ucrania como base de operaciones contra Rusia es una provocación flagrante. ¿Cómo reaccionaría Washington si China o Rusia invirtieran miles de millones para armar un gobierno antiamericano hostil en Canadá o México, uno instalado, además, por un golpe político respaldado por Beijing o Moscú?

¿Qué obtienen las potencias imperialistas (Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, etc.) por su dinero? Ucrania se está transformando en un estado de primera línea contra Rusia, la punta de lanza de los planes para una eventual guerra de la OTAN contra ese país, para la cual las fuerzas avanzadas ya se han estacionado en los Estados bálticos y Polonia.

De una fuerza militar relativamente desigual en 2014, el ejército ucraniano se ha convertido en, según el testimonio de Holmes, "posiblemente la fuerza terrestre más capaz y endurecida por la batalla en Europa". Ucrania cuenta con 250,000 hombres y mujeres en sus fuerzas armadas regulares, más 80,000 en las reservas: más grande que Alemania o Francia, solo superada por Rusia en el continente europeo.

El gobierno de Ucrania gasta el 5.4 por ciento del Producto Interno Bruto en el ejército —una proporción mucho mayor que los países de Europa occidental— y su empresa estatal de producción de armas, Ukroboronprom, ha convertido a Ucrania en el 12º mayor exportador de armas del mundo de 2014 a 2018, más que países de la OTAN como Canadá y Turquía.

La semana pasada, la Armada ucraniana tomó posesión de dos antiguos cortadores de la Guardia Costera de EE. UU., con la llegada de más barcos, lo que llevó a un oficial naval, Andrii Ryzhenko, a jactarse de que "podemos patrullar todo el Mar Negro".

Testigos de juicio político del Departamento de Estado, el Consejo de Seguridad Nacional y el Pentágono han hecho repetidas referencias a la actual "guerra caliente" en el este de Ucrania, donde las fuerzas militares ucranianas se enfrentan a separatistas respaldados por Rusia en las regiones de Donetsk y Lugansk.

Este conflicto ha sido cuidadosamente estudiado por los planificadores, estrategas y tácticos militares de los EE. UU., como un escenario invaluable para observar las tácticas rusas y aprender a combatirlas.

Un informe no clasificado del Grupo de Guerra Asimétrica del Ejército de los EE. UU. dice: "Las fuerzas de EE. UU. ahora deberían comenzar a contemplar cómo nuestras formaciones deberían prepararse mejor para las amenazas que enfrentan las Fuerzas Armadas de Ucrania (UAF) e identificar brechas dentro de nuestra propia doctrina ... Estados Unidos no ha encontrado este tipo de conflicto en casi una generación y necesita transformarse para luchar y ganar en la guerra de maniobras complejas.

En otras palabras, la acumulación militar respaldada por el imperialismo tiene un significado tanto cualitativo como cuantitativo.

David Holmes no es una figura menor. Sus destinos pasados incluyen Moscú; Nueva Delhi, India; Kabul, Afganistán; Bogotá Colombia; y Pristina, Kosovo. Sirvió en Washington como director para Afganistán en el Consejo de Seguridad Nacional, lo que sugiere que es un funcionario muy influyente. Su posición, de consejero político en la embajada de los EE. UU. en Kiev, es con frecuencia la utilizada por el jefe de estación de la CIA en las capitales extranjeras.

Y a pesar del título de "consejero político", Holmes ha revisado personalmente las operaciones militares de Ucrania. Le dijo al Comité de Inteligencia de la Cámara: "He tenido el honor de visitar las principales instalaciones de entrenamiento en el oeste de Ucrania con miembros del Congreso y este mismo Comité, donde fuimos testigos de primera mano de las tropas de la Guardia Nacional de los EE. UU., junto con aliados, realizando entrenamientos de soldados para Ucrania desde 2014, las unidades de la Guardia Nacional de California, Oklahoma, Nueva York, Tennessee y Wisconsin se han entrenado hombro con hombro con sus homólogos ucranianos".

Es esta acumulación militar imperialista masiva la que subyace a la crisis política en Washington que ha producido la investigación de juicio político. El aparato de inteligencia-militar y sus abogados del Partido Demócrata no han atacado a Trump simplemente por sus demandas a Ucrania para investigar a un rival político.

Están respondiendo porque las acciones de Trump al retener la ayuda militar interrumpieron una de las operaciones imperialistas en curso más críticas. Eso es lo que significa el constante refrán demócrata y mediático de que Trump es culpable de poner en peligro la "seguridad nacional" de Estados Unidos.

En la terminología de Washington, "seguridad nacional" significa perseguir los objetivos mundiales del imperialismo estadounidense. No tiene nada que ver con defender al pueblo estadounidense de alguna amenaza, ni, para el caso, defender a la población de Ucrania. Más bien, esta operación es parte de los preparativos para futuras guerras que llevarían a las dos mayores potencias nucleares a un conflicto directo, con consecuencias incalculables para la humanidad.

Todos los miembros del Comité de Inteligencia de la Cámara se inclinan ante este objetivo político. Los miembros republicanos intentaron defender a Trump señalando su mayor disposición a enviar "ayuda letal" a Ucrania, incluidos los misiles antitanque Jabalinas, aunque insistió en venderlos a los ucranianos para obtener ganancias.

Del mismo modo, en el debate presidencial demócrata el miércoles por la noche, todos los candidatos demócratas respaldaron la narrativa de juicio político, en la que Trump debe ser removido, no por sus crímenes reales contra los inmigrantes y los derechos democráticos, o sus esfuerzos por construir un movimiento racista y fascista, pero porque ha entrado en conflicto con elementos poderosos del aparato de seguridad nacional.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de noviembre de 2019)