Bolsonaro de Brasil lanza su programa chauvinista de empleo juvenil "verde y amarillo" para fomentar la "competitividad"

por Tomás Castanheira
29 noviembre 2019

El 11 de noviembre, el presidente brasileño Jair Bolsonaro firmó la Medida Provisional (MP) 905 que crea el llamado programa de empleo juvenil "verde y amarillo". Cubriendo la iniciativa con los colores de la bandera brasileña esta está diseñada para atraer los sentimientos nacionalistas entre los trabajadores y los jóvenes. El lanzamiento del programa a través de una Medida Provisional, un medio tradicional para que los presidentes brasileños introduzcan leyes, significa que surte efecto de inmediato, pero caducará en dos meses si el Congreso no lo confirma.

El programa desregula la contratación de trabajadores entre las edades de 18 y 29 años, eximiendo a las empresas del impuesto sobre la nómina del 20 por ciento que financia la seguridad social y reduciendo en un 75 por ciento los ahorros obligatorios que mantienen los empleadores conocidos como FGTS, que está disponible cuando los trabajadores son despedidos, para mitigar los efectos del desempleo. El programa esencialmente pondrá fin a las sanciones económicas impuestas a los empleadores por despedir trabajadores, y reducirá los costos laborales generales en un 34 por ciento.

Contrariamente a la propaganda oficial, que alega que el programa generará más de un millón de empleos, no ofrece ninguna garantía de que las empresas aumenten la contratación. El verdadero interés de los empleadores y el gobierno en el programa es reemplazar a los trabajadores mayores mejor pagados con jóvenes de bajos salarios. Esto es parte de una ofensiva global de las clases dominantes capitalistas contra la clase trabajadora.

La creación del programa de empleos "verde y amarillo" había sido propuesta por Bolsonaro desde su campaña electoral presidencial de 2018. En ese momento, insistió en que los trabajadores deben elegir entre perder derechos y obtener empleos, o mantener sus derechos y perder sus empleos. El nuevo régimen de contratación creado por el programa "verde y amarillo" esencialmente pasa por alto el código laboral brasileño, y puede adoptarse para puestos que pagan hasta una vez y media el salario mínimo (US $356) y cubren hasta 20 por ciento de la fuerza laboral de una empresa determinada. El ministro de Finanzas, Paulo Guedes, sin embargo, ha dejado en claro que el gobierno ve tales limitaciones como un "caso de prueba", y está planeando extender dicha desregulación a toda la fuerza laboral.

La bancarrota de la apelación nacionalista representada por el uso de los colores nacionales para nombrar el programa de Bolsonaro queda expuesta por sus propias palabras en su visita de estado a China el mes pasado. Declaró que el objetivo del programa era "reducir los costos laborales" para atraer inversiones ante la caída de Brasil en el ranking de países de acuerdo con su "facilidad para hacer negocios".

El cinismo del programa de empleo de Bolsonaro queda aún más expuesto por su decisión de "equilibrar" la pérdida de ingresos estatales con los recortes de impuestos para los empleadores al gravar los beneficios de desempleo. En los últimos meses, el gobierno ha discutido la abolición de las contribuciones de los empleadores a la seguridad social. La solución encontrada por el gobierno para compensar los 2.300 millones de dólares (10.000 millones de reales) robados de la seguridad social ha sido gravar los beneficios de desempleo en un 7,5 por ciento.

La nueva medida del gobierno se acompaña además de otros ataques contra el nivel de vida de los trabajadores. El trabajo en los domingos, prohibido en algunos sectores, como la enseñanza, se permitirá a toda la fuerza laboral. Algunos cambios afectan los derechos de 450,000 trabajadores bancarios de décadas de antigüedad, que verán su jornada laboral extendida de 6 a 8 horas y la semana laboral extendida para incluir los sábados.

Brasil atraviesa la crisis social más severa. El nivel de desigualdad social, que ya se encuentra entre los más altos del mundo, ha crecido continuamente desde 2015. En este período, la mitad más pobre de la población vio disminuir sus ingresos en un 17 por ciento, mientras que el uno por ciento más rico lo vio crecer en un 10 por ciento. La investigación realizada por la Fundación Getúlio Vargas (FGV) ha demostrado que la ligera reducción del desempleo en los últimos meses es el resultado de niveles récord de trabajo mal remunerado e informal. Los trabajadores que ingresan a trabajos informales este año reciben en promedio solo la mitad (US $ 195) de los que trabajaban en empleos informales antes de 2019.

Tal situación está trayendo cada vez más inestabilidad al gobierno burgués. El creciente descontento entre los trabajadores, con el país ampliamente visto por el propio gobierno como al borde de una explosión social, se refleja sólo parcialmente en la rápida disminución de la popularidad de Bolsonaro. En la misma semana que anunció el nuevo programa de empleo, Bolsonaro también declaró que dejaría su Partido Social Liberal (PSL), que ya enfrenta una calificación desfavorable más alta que el Partido de los Trabajadores (PT), cuyo rechazo masivo entre los trabajadores después de 13 años de gobierno fue responsable de la elección de Bolsonaro en primer lugar. Él ahora participará en la construcción de un nuevo partido, la Alianza para Brasil, cuyo nombre es una referencia clara al partido gobernante de la sangrienta dictadura militar de 1964-1985, respaldada por los Estados Unidos, la Alianza Nacional de Renovación (ARENA).

Mientras tanto, la oposición oficial y las organizaciones que representan nominalmente a los trabajadores han demostrado una vez más que su preocupación es la defensa del orden burgués. Uno de los portavoces del PT, Brasil de Fato, ha expuesto la reacción inicial del partido al programa "verde y amarillo", declarando el 13 de noviembre que "los partidos de oposición y las federaciones sindicales" están actuando "día y noche para advertir al portavoz de la Cámara sobre los posibles efectos negativos” de la medida. Dicho portavoz es Rodrigo Maia, miembro del Partido Demócrata (DEM), el sucesor oficial de la dictadura ARENA. Ya ha garantizado la aprobación de la odiada reforma de pensiones de Bolsonaro.

En la semana siguiente, el 18 de noviembre, los partidos de oposición y sus sindicatos asociados utilizaron una "Conferencia de Empleo y Desarrollo" para lanzar un "Manifiesto de Acción de Unidad Nacional" procapitalista, utilizando el lenguaje antiguo del nacionalismo burgués y dirigido a apelar a los empresarios industriales defender la "soberanía nacional" y "promover el crecimiento". Su objetivo es mantener a los trabajadores subordinados a las fuerzas nacionalistas y evitar cualquier acción socialista e internacionalista contra el sistema capitalista en su conjunto, especialmente frente a las crecientes luchas de los trabajadores latinoamericanos.

Incluido en este frente está el morenista Partido Socialista Unido de Trabajadores (PSTU), que afirma ser una alternativa revolucionaria al PT. El partido respaldó el manifiesto a través de su sindicato afiliado CSP-Conlutas. A pesar de las críticas nominales a las otras organizaciones que firman el manifiesto, el PSTU insiste en que la clase trabajadora debe someterse a ellas y no romper la "unidad" de lo que decidió la conferencia. El papel de seudoizquierda del PSTU es sobre todo descarrilar cualquier acción independiente de los trabajadores.

El partido no presenta absolutamente ninguna oposición al capitalismo, y el sindicato principal que controla está de acuerdo con la reducción de los salarios a cambio de las inversiones prometidas en la planta de General Motors en la ciudad industrial de São José dos Campos, a 100 km al este de São Paulo. Acordó emular el sistema estadounidense de dos niveles ( two-tier system ) en General Motors, al tiempo que avivaba los sentimientos antiamericanos entre los trabajadores de la cercana planta de Embraer, que Boeing compró recientemente.

El programa nacionalista burgués presentado en la conferencia no es más que una repetición de las políticas en bancarrota previamente aplicadas por el gobierno del PT, que no solo no pudieron detener los despidos, sino que provocaron una revuelta generalizada entre los trabajadores contra el papel abierto del gobierno como agente de los empresarios industriales. Tan pronto como la economía brasileña mostró los primeros signos de desaceleración en 2012, la entonces presidenta del PT, Dilma Rousseff, se apresuró a ofrecer exenciones fiscales para las empresas, que ascendieron a US $100 mil millones en sus últimos cuatro años en el cargo, entre 2012 y 2016. .

Con el creciente desempleo, el sindicato más grande de Brasil, el CUT, afiliado al PT, jugó un papel absurdo de "sugerir" que el gobierno adoptara un programa de "despido" al estilo alemán, lo que resultó en un recorte del 30 por ciento en horas y salarios en las mayores empresas industriales, especialmente en la industria automotriz, antes de que miles de trabajadores fueran despedidos permanentemente.

Las políticas del PT, impuestas con la ayuda inestimable de sus sindicatos afiliados, no lograron detener una caída del 8 por ciento en el PIB entre 2015 y 2016 y la pérdida de un millón de empleos solo en la industria, ya que las filas de desempleados aumentaron a 14 millones de trabajadores, o 14 por ciento de la fuerza laboral. Los únicos beneficiarios de estas políticas fueron las corporaciones capaces de aumentar las tasas de ganancia de sus operaciones globales.

La crisis que afecta el nivel de vida de los trabajadores y las condiciones laborales en Brasil no puede resolverse mediante ningún programa nacionalista. El único camino a seguir es a través de la movilización política independiente de la clase trabajadora, guiada por una estrategia socialista internacional para poner los medios masivos de producción que ahora sirven para generar ganancias para una pequeña minoría al servicio de los intereses sociales de la población mundial.

(Artículo publicado originalmente el 26 de noviembre de 2019)