Denunciante de la NSA, Edward Snowden condena la persecución de Julian Assange y Chelsea Manning

por Kevin Reed
11 diciembre 2019

A través de una transmisión de video en vivo directo desde Moscú con los premios The Right Livelihood en Estocolmo, Suecia, el jueves, Edward Snowden se pronunció enérgicamente contra el encarcelamiento y la persecución del editor y fundador de WikiLeaks Julian Assange y la denunciante Chelsea Manning.

Julian Assange está detenido sin cargos por las autoridades del Reino Unido en la prisión Belmarsh en Londres, a la espera de una audiencia de extradición que pidió el Gobierno de Estados Unidos, que lo acusó de 17 cargos bajo la Ley de Espionaje. La salud de Assange se deterioró dramáticamente durante su encarcelamiento en la prisión Belmarsh, que siguió después de su detención arbitraria por parte de las autoridades del Reino Unido en la Embajada ecuatoriana en Londres, donde se le concedió asilo político en 2012.

Chelsea Manning ha estado en prisión en el Centro Federal de Detención de Tisdale en Alexandria, Virginia desde marzo por cargos de desacato por negarse a testificar contra Assange ante un gran jurado. Manning ya había cumplido siete años en una prisión federal por filtrar a WikiLeaks los documentos conocidos como "Registros de la guerra en Irak", el "Diario de la guerra afgana" y "Cablegate" que exponían los crímenes de guerra y las intrigas diplomáticas del imperialismo estadounidense.

Edward Snowden

Edward Snowden fue entrevistado por Amy Goodman de Democracy Now ante más de 1.000 asistentes en el 40 aniversario del programa de premios conocidos como el "Premio Nobel Alternativo". Los premios internacionales fueron creados en 1980 para "honrar y apoyar a aquellos que ofrecen respuestas prácticas y ejemplares a los desafíos más urgentes que enfrentamos hoy".

Los ganadores de este año de los premios The Right Livelihood fueron por la activista climática sueca Greta Thunberg, la abogada de derechos de las mujeres chinas Guo Jianmei, el líder indígena brasileño Davi Kopenawa y la organización que cofundó, la Asociación Yanomami Hutukara y el líder de los derechos humanos saharauis Aminatou Haidar. Edward Snowden recibió el premio en 2014.

Cuando Snowden recibió el premio The Right Livelihood Award, se le entregó "por su coraje y habilidad para revelar el alcance sin precedentes de la vigilancia estatal que viola los procesos democráticos básicos y los derechos constitucionales". En mayo de 2013, Snowden sacrificó un trabajo lucrativo como contratista informático con la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, siglas en inglés) de EE. UU. por revelarle al público que el Gobierno de los Estados Unidos estaba violando los derechos democráticos básicos almacenando todas las comunicaciones electrónicas.

Snowden luego proporcionó al Guardian y al Washington Post un gran tesoro de documentos clasificados de seguridad e inteligencia que demostraban que el Gobierno de los EE. UU. y sus socios en la Alianza de Inteligencia Five Eyes estaban comprometidos, con la colaboración de corporaciones de telecomunicaciones, en un vasto programa de vigilancia global.

Totalmente consciente de que el Estado de los Estados Unidos lo perseguiría por sus revelaciones, Snowden acordó reunirse y proporcionar los documentos de alto secreto a los periodistas Laura Poitras y Glenn Greenwald en Hong Kong. A partir de ahí, solicitó asilo en Ecuador a través del espacio aéreo ruso y cubano, pero su pasaporte fue revocado por el Gobierno de EE. UU. y su viaje internacional se detuvo en Moscú después de ser acusado de dos cargos bajo la Ley de Espionaje de 1917. Edward Snowden permanece en Rusia hasta el día de hoy bajo una concesión de asilo político.

Amy Goodman comenzó su entrevista con Snowden preguntándole cómo fue que tomó la decisión en 2013 de exponer al público el programa global de vigilancia masiva del Gobierno de los EE. UU.

Snowden explicó: “Este era un nuevo sistema que veía todo lo que hacía y no le importaba ni tenía en cuenta la diferencia entre los sospechosos de delitos y los que no habían hecho nada malo.

“Este es un sistema, el primer sistema en la historia, que daba testimonio de todo. Cada frontera que cruzaste, cada compra que realizas, cada llamada que marcas, cada torre telefónica que pasas, los amigos que mantienes, el artículo que escribes, el sitio que visitas y el asunto que escribes ahora está en manos de un sistema con alcance ilimitado, pero cuyas salvaguardas no lo eran. Y sentí, a pesar de lo que decía la ley, que esto era algo que el público debería saber”.

La declaración de Snowden provocó un aplauso sostenido de la audiencia de Estocolmo. Goodman siguió preguntándole acerca de lo que el Gobierno de los Estados Unidos le había acusado que le forzó asilarse en Moscú.

Snowden dijo que enfrenta "una persecución en lugar de un enjuiciamiento" y que la probable sentencia que enfrenta en los Estados Unidos por decir la verdad es "que moriría en prisión". Continuó: "No se trata de mí. No importa lo que me pase. Yo hice mi parte. He dicho mi pieza. Podría ser la mejor persona en la tierra, podría ser la peor persona de la historia y eso no va a hacer una diferencia en tu día de mañana. Pero lo que será es si las personas pueden decirle la verdad al público sobre los hechos materiales, programas y políticas que afectan nuestras vidas todos los días”.

Nuevamente, esta declaración fue recibida con aplausos entusiastas. Por último, Goodman le preguntó a Snowden sobre el encarcelamiento de Julian Assange en Londres y el encarcelamiento de Chelsea Manning en los Estados Unidos.

Snowden hizo un repaso de cómo se ha utilizado la Ley de Espionaje contra personas que han expuesto los crímenes del imperialismo estadounidense, comenzando con la publicación de los Documentos del Pentágono por parte de Daniel Ellsberg en 1971.

“Cuando miras mi caso y el caso de Manning antes que yo, y cuando miras el caso de Ellsberg desde la década de 1970, todos se derivan de la misma ley bajo la cual Julian Assange, quién, debería estar claro, que no le debe ninguna lealtad a los Estados Unidos; no es ciudadano de los EE. UU., es simplemente un editor que trabaja en noticias: han sido acusados bajo esta Ley de Espionaje. Esta es una ley especial que descarta absolutamente cualquier tipo de juicio justo desde la década de 1970.

"Cuando Ellsberg intentó decirle al jurado por qué hizo lo que hizo, su abogado le preguntó: ‘Sr. Ellsberg, ¿por qué copiaste los documentos del Pentágono?’, que contaban la historia secreta de la verdadera participación de los Estados Unidos en la guerra de Vietnam, el fiscal público dijo: ‘¡Objeción! Esto no es algo que el jurado pueda escuchar’. Y el juez estuvo de acuerdo con eso. Él silenció a Ellsberg. Y silenció nuestra capacidad de escuchar por qué se hicieron estas cosas, y para que el jurado evaluara no solo si fue legal, sino moral”.

Snowden resumió la conexión entre los documentos del Pentágono, las exposiciones de crímenes de guerra por parte de Chelsea Manning y sus propias revelaciones sobre la vigilancia masiva de la NSA.

"Lo que comenzó con Ellsberg como un caso extraordinario contra un individuo solitario que desafió la participación del Gobierno en la guerra fue desafiado por una nueva generación de denunciantes como Chelsea Manning que reveló tortura y crímenes de guerra, detención indefinida por parte del Gobierno de los Estados Unidos en lugares como Irak y Afganistán y la bahía de Guantánamo en Cuba, mi propia participación en la revelación de la vigilancia masiva global.

"Y en todos los casos, fuimos acusados bajo esta misma ley que prohíbe al jurado considerar si esto fue algo que hizo más bien, dejando que el público supiera, de lo que perjudicó al Gobierno en términos de inconvenientes o riesgos teóricos del periodismo de investigación en una sociedad libre".

Significativamente, Snowden señaló el uso acelerado de la Ley de Espionaje por parte del Gobierno demócrata de Barack Obama para acusar a los denunciantes. Dijo: “Y aquí es donde llegamos a esta parte crucial de la historia. Pasamos de un caso individual y excepcional que no se repitió durante décadas y décadas en la instancia de Ellsberg, a algo que, bajo la Administración de Obama, acusó a más fuentes de periodismo utilizando esta ley especial que todos los demás presidentes combinados en la historia de los Estados Unidos".

Finalmente, Snowden sacó conclusiones importantes sobre el esfuerzo del Gobierno de Trump para extraditar a Assange a los Estados Unidos.

“Y ahora, bajo la Administración de Trump, hemos dado un paso más. Hemos pasado de la guerra del gobierno de Estados Unidos contra los denunciantes a una guerra contra el periodismo con la acusación de Julian Assange, porque lo que incluso el propio gobierno admite es que fue un trabajo relacionado con el periodismo. Y creo que esto es algo peligroso, peligroso, no solo para nosotros, no solo para Julian Assange, sino para el mundo y el futuro.

“Si permitimos que las democracias desarrolladas encarcelen a sus críticos políticos y disidentes, a las personas que cuestionan la legalidad, la propiedad, la moralidad de sus políticas y sus guerras, envalentonaremos a los regímenes más autoritarios en la Tierra. Y nosotros seremos los que nuestros hijos cuestionen cuando pregunten cómo nació el mundo que estaban heredando”.

La clara defensa de Snowden a Assange es aún más importante de destacar bajo las condiciones en que los medios corporativos y secciones de la élite política internacional han tratado de crear una brecha entre el denunciante de la NSA y el editor de WikiLeaks. Aunque existen importantes diferencias de perspectiva política entre Snowden y Assange, está claro que Snowden dependió de WikiLeaks para evitar un arresto y enjuiciamiento del Gobierno de los EE. UU., y aboga por el fin de su persecución y la restauración de su libertad.

Como Snowden explica en su libro biográfico Registro permanente, recibió el apoyo crítico y la asistencia de la editora de WikiLeaks, Sarah Harrison, durante sus esfuerzos para buscar asilo, después de entregar los documentos de la NSA a Poitras y Greenwald en Hong Kong. Al explicar su relación con Harrison y WikiLeaks, Snowden escribió: "A través de su experiencia con el sitio web y particularmente con lo que le sucedió a Assange, estaba preparada para ofrecerme el mejor consejo de asilo del mundo ...

"La gente ha atribuido por mucho tiempo motivos egoístas al deseo de Assange de brindarme ayuda, pero creo que él realmente invirtió en una cosa sobre todo: ayudarme a evadir la captura. Que hacerlo implicara hacer retorcer al Gobierno de los Estados Unidos fue solo un bono para él, un beneficio adicional, no un objetivo".

Como muestra la entrevista de Estocolmo, la defensa de Assange por parte de Snowden se basa en consideraciones objetivas. Reconoce la continuidad entre el enjuiciamiento vengativo de denunciantes como Manning y él mismo y el intento abierto de silenciar, si no matar, a Julian Assange. La persecución de estos valientes individuos está a la vanguardia del ataque a los derechos democráticos por parte del Gobierno de los EE. UU. y sus aliados, y un intento brutal de intimidar a todo aquel que le diga al público la verdad sobre los crímenes del imperialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de diciembre de 2019)