Según se avecina audiencia sobre extradición, Departamento de Justicia de EE. UU. afirma que Primera Enmienda no ampara a Assange

por Laura Tiernan
25 enero 2020

La jueza de distrito Vanessa Baraitser dictaminó que se dividirá la audiencia de extradición completa para el editor encarcelado de WikiLeaks, Julian Assange. Iniciará por una semana a partir del 24 de febrero y seguirá el 18 de mayo por tres semanas más.

Fundador de WikiLeaks, Julian Assange visto en tránsito al tribunal de magistrados de Westminster en Londres, 20 de diciembre de 2019 [Crédito: AP Photo/Frank Augstein]

La audiencia de administración de caso de ayer en el Tribunal de Magistrados de Westminster tuvo lugar en medio de revelaciones de que los funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos argumentarán que Julian Assange no tiene derecho a las protecciones de libertad de expresión en la Primera Enmienda a la Constitución.

En una declaración emitida fuera de la corte, el editor en jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, dijo a los periodistas: "Ahora hemos descubierto documentos presentados y declaraciones juradas por parte de los Estados Unidos ... que no consideran que los extranjeros tengan una protección de la Primera Enmienda".

Kristinn Hrafnsson fuera del tribunal

Según WikiLeaks, las declaraciones de testigos presentadas ante el tribunal por fiscales estadounidenses el sábado argumentan que Assange no disfruta de las protecciones de la Primera Enmienda porque no es ciudadano estadounidense y porque la enmienda supuestamente no protege el discurso realizado fuera de los Estados Unidos.

Esta última evidencia presentada en nombre del Departamento de Justicia de los Estados Unidos subraya las cuestiones democráticas fundamentales en juego en la persecución ilegal y caza de brujas de Assange y WikiLeaks durante una década.

Assange apareció en la audiencia de ayer a través del enlace de video de la prisión de Belmarsh, indicando su nombre y fecha de nacimiento con cierto titubeo. Fue filmado desde la distancia, sentado en medio de una fila de tres sillas, con periodistas y miembros de la galería pública incapaces de ver su rostro con claridad o evaluar su reacción a los procedimientos.

Al comienzo de la audiencia de dos horas, Baraitser reveló que el Departamento de Justicia había presentado una solicitud por escrito ante el tribunal para una audiencia "bifurcada”. La segunda parte se retrasará casi tres meses. Los abogados del Gobierno de los Estados Unidos argumentaron que era necesaria una demora para responder a un gran volumen de evidencia presentada por la defensa desde el 19 de diciembre, decenas de miles de páginas, incluida nueva evidencia presentada el viernes pasado.

La abogada Claire Dobbin, actuando para el Departamento de Justicia, dijo que el abogado principal de la fiscalía, James Lewis, no estaba disponible en marzo debido a otro caso, pero también indicó que se necesitaba más tiempo para instruir a "nuestros propios expertos médicos" en respuesta a la evidencia médica presentada por la defensa.

La solicitud de una demora fue respaldada por el equipo legal de Assange, con el abogado Edward Fitzgerald de Doughty Street Chambers diciéndole a Baraitser: "Necesitamos más tiempo". Le dijo a la corte que "no sería justo para el Sr. Assange" proceder, enfatizando las dificultades para obtener acceso a su cliente dentro de la prisión de Belmarsh. Entre el 19 de diciembre y el 13 de enero, los abogados tuvieron solo dos horas para informar a Assange y recibir instrucciones. Se les concedió una hora más para conversar el 13 de enero, cuando Assange apareció por última vez en la corte.

Dr. Derek Summerfield y la Dra. Felicity De Zulueta

Fitzgerald indicó que la mala salud de Assange estaba obstaculizando su capacidad de revisar todo el conjunto de evidencia: "No es un proceso fácil permitirle seguir todo lo que está sucediendo".

Baraitser inicialmente se opuso a cualquier demora en los procedimientos. Desafió a la defensa en su calendario de pruebas propuesto, exigiendo saber por qué se estaba dedicando tanto tiempo al testigo anónimo "GJ" y a los expertos en informática Patrick Eller y Mark Felstein. Fitzgerald enfatizó la importancia de "asuntos técnicos detallados" al responder a las acusaciones, y dijo que estos temas necesitaban una explicación cuidadosa en la corte, "se supone que la justicia debe hacerse en público".

“En mi corte, se adoptan informes [escritos] y se hacen preguntas complementarias”, respondió Baraitser, dejando en claro su determinación de bloquear la presentación completa de las pruebas de defensa.

Entre varios testigos anónimos presentados por la defensa se encuentran Testigo 1 y Testigo 2, exempleados de la firma de seguridad española UC Global, que espió ilegalmente a Assange y su equipo legal, capturando discusiones privilegiadas en la Embajada ecuatoriana, en nombre de las agencias de inteligencia estadounidenses.

Dobbin le dijo a Baraitser en nombre del Departamento de Justicia: "La fiscalía objetará a testigos anónimos" y cuestionará la admisibilidad de sus pruebas. Sentados en el Tribunal 3 hubo al menos seis miembros del equipo legal del Departamento de Justicia, incluidos dos abogados del Servicio de Fiscalía de la Corona, y John McNeil, agregado del Departamento de Justicia de la Embajada de los Estados Unidos en Londres.

La audiencia de ayer confirmó asuntos preliminares que se abordarán durante la primera semana de la audiencia. Estos incluyen argumentos sobre si las acusaciones se relacionan con delitos políticos que prohibirían la extradición en virtud de los actuales acuerdos de tratados entre Estados Unidos y el Reino Unido, y argumentos de defensa sobre el abuso del debido proceso por parte de los Estados Unidos.

Después de ordenar un aplazamiento para ambas partes, Baraitser aceptó su solicitud conjunta para una audiencia dividida. La audiencia de extradición completa comenzará el 24 de febrero en el tribunal de magistrados de Belmarsh, y la próxima audiencia procesal está programada en el tribunal de magistrados de Westminster el 19 de febrero.

Entre los presentes en la galería pública ayer se encontraban observadores médicos independientes de Doctors4Assange. El Dr. Derek Summerfield, psiquiatra y profesor titular honorario en el Kings College de Londres, examinó los procedimientos junto con la Dra. Felicity De Zulueta, consultora emérita psiquiatra en psicoterapia para el sur de Londres y Maudsley NHS Foundation Trust.

En una declaración emitida antes de la audiencia, el Dr. Summerfield, psiquiatra principal de la Fundación Médica para las Víctimas de la Tortura, dijo: “El relator especial de la ONU sobre tortura, Nils Melzer, descubrió que Assange es víctima de una tortura psicológica prolongada y que su salud entró en una 'espiral descendente' dentro de la prisión de Belmarsh”.

“El profesor Melzer ha planteado preguntas médicas y éticas fundamentales. Estas deben ser respondidas urgentemente. El Sr. Assange debe ser trasladado de la prisión de Belmarsh de inmediato y recibir asesoramiento y atención médica experta”.

La audiencia de ayer tuvo lugar pocos días después de los cargos de conspiración criminal presentados contra el periodista estadounidense Glenn Greenwald por el Gobierno de Bolsonaro en Brasil.

El editor de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, dijo al WSWS: “Es bastante obvio que esta es una copia al carbón de la acusación contra Julian Assange. Existe una gran preocupación de que Bolsonaro esté recibiendo señales de la Administración Trump, de Pompeo, Barr y Pence y diciendo que, si pueden hacerlo, nosotros también podemos hacerlo. El precedente serio del que siempre hemos estado advirtiendo en relación con Julian Assange y su caso ciertamente se ha manifestado en el ataque a Glenn Greenwald".

Hrafnsson explicó que tenía sentimientos encontrados sobre el cambio en las fechas de la audiencia: “Cada día que Julian Assange tiene que pasar en la prisión de Belmarsh es un día demasiado largo. El hecho de que tenga que pasar otros tres meses debido a la demora en la segunda parte del procedimiento es motivo de preocupación. Por otro lado, es un caso tan grande que los abogados también necesitan tiempo extra. Tengan en cuenta que tienen acceso limitado a Julian dentro de Belmarsh, lo que en sí es indignante.

“Entonces, tengo sentimientos encontrados. Esperemos que esto termine lo antes posible. Mientras tanto, sé que los abogados presionarán para cambiar la situación. Esperemos que lo trasladen de la prisión de máxima seguridad en Belmarsh, que no es lugar para una persona no violenta que es inocente por ley y que simplemente está en prisión preventiva en espera de un juicio ".

El embajador de WikiLeaks, Joseph Farrell, agregó que despojar a Assange de las protecciones de libertad de expresión bajo la Constitución de los Estados Unidos "significa que cualquier periodista extranjero no está protegido por la Primera Enmienda. Esto se vincula estrechamente con lo que ya hemos dicho en el pasado es su brazo extraterritorial. Están llegando al Reino Unido por un periodista australiano que trabajó en Europa y el Reino Unido mientras publicaba algunos de los crímenes más famosos de Estados Unidos. Ahora están agregando a eso, que él no tiene protección bajo la Primera Enmienda ".

"Hemos dicho anteriormente que este es un caso que sienta precedentes y las repercusiones ya se están viendo con la acusación de Glenn Greenwald".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de enero de 2020)

El autor también recomienda:

La imputación contra Glenn Greenwald y la guerra global contra la libre expresión
[24 de enero de 2020]