China denuncia "mentiras" estadounidenses en la Conferencia de Seguridad de Múnich

por Andre Damon
20 febrero 2020

En declaraciones inusualmente contundentes, altos funcionarios chinos respondieron durante la Conferencia de Seguridad de Múnich el fin de semana pasado en la postura de confrontación de Washington hacia Beijing sobre una variedad de temas, incluyendo el gigante tecnológico chino Huawei y la respuesta de China al coronavirus.

Los funcionarios de la administración Trump, apoyados hasta la empuñadura por los principales demócratas, tomaron una actitud particularmente agresiva en la conferencia, advirtiendo a las potencias europeas que el intercambio de inteligencia podría terminar si se usaran equipos Huawei en la construcción de redes de telecomunicaciones 5G.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, calificó a "Huawei y otras compañías tecnológicas chinas respaldadas por el estado" como "caballos de Troya para la inteligencia china". En su discurso, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, acusó a Beijing de llevar a cabo una "estrategia nefasta" a través de Huawei.

El consejero de Estado chino y ministro de Asuntos Exteriores Wang Yi va a pronunciar su discurso en el segundo día de la Conferencia de Seguridad de Múnich, 15 de febrero de 2020 [Crédito: AP Photo/Jens Meyer]

En un intento por intensificar su presión sobre sus aliados europeos, Estados Unidos anunció la semana pasada nuevos cargos de extorsión y robo de secretos comerciales contra Huawei. Luego del arresto del director financiero de la compañía, Meng Wanzhou, en Canadá el año pasado después de que Estados Unidos presentó cargos de fraude y evasión de sanciones, y solicitó su extradición.

Esper dejó en claro que el ataque estadounidense contra China fue generalizado. Declaró que, bajo el gobierno del presidente Xi Jinping, "el Partido Comunista Chino se dirige aún más rápido y más en la dirección equivocada: más represión interna, más prácticas económicas depredadoras, más mano dura y lo más preocupante para mí, una postura militar más agresiva”.

Cuando se le preguntó acerca de los discursos de Pompeo y Esper, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, no mordió las palabras, calificando las acusaciones de Estados Unidos como "mentiras". Dijo que sus comentarios eran parte de "un escenario común" donde quiera que fueran. "No quiero perder el tiempo respondiendo a todas y cada una de las cosas que han dicho. Lo que quiero decir es que todas estas acusaciones contra China son mentiras y no se basan en hechos".

Wang señaló la fuerza impulsora detrás de la confrontación: el impulso de los Estados Unidos para garantizar su dominio global continuo por todos los medios disponibles. "La causa raíz de todos estos problemas y cuestiones es que Estados Unidos no quiere ver el rápido desarrollo y rejuvenecimiento de China, y mucho menos desearían aceptar el éxito de un país socialista, pero eso no es justo, China tiene el derecho al desarrollo".

China, con sus florecientes mercados, bolsas de valores, multimillonarios y una profunda división social, no es un país socialista. De hecho, Huawei, como dijo Wang al contrarrestar las críticas de Estados Unidos, es una empresa privada: el mayor proveedor de equipos de telecomunicaciones del mundo con casi 200,000 empleados.

Wang describió el ataque estadounidense contra Huawei como "inmoral" y preguntó: "¿Por qué Estados Unidos no puede aceptar que las compañías de otros países también puedan mostrar su talento en la economía, en la tecnología? Quizás en el fondo, no espera ver a otros países desarrollarse". Acusó a los EE. UU. de recurrir a rumores para difamar a Huawei y declaró que no había evidencia creíble de que la compañía tenga una llamada puerta trasera que perjudique la seguridad de los EE. UU.

Las acusaciones de Estados Unidos contra China y Huawei son completamente hipócritas. Las revelaciones del denunciante Edward Snowden demostraron que los Estados Unidos espían habitualmente electrónicamente a la población mundial, incluidos los gobiernos y los líderes gubernamentales, aliados y rivales por igual, así como a sus propios ciudadanos.

El aparato de inteligencia de los Estados Unidos ha dependido durante mucho tiempo de las "puertas traseras" electrónicas proporcionadas por las corporaciones tecnológicas estadounidenses para recopilar información. El uso del equipo de Huawei no solo amenaza la posición económica de las empresas estadounidenses, sino que podría socavar las operaciones de espionaje de los Estados Unidos.

El rechazo directo de China contra las fuertes críticas de Estados Unidos en Múnich se debe en primer lugar a la implacable campaña de Washington, no solo en propaganda, sino a través de medidas de guerra comercial y una enorme acumulación militar en Asia contra Beijing. En segundo lugar, el régimen chino busca el apoyo de las potencias europeas. Los comentarios de Wang ganaron fuerza en Múnich en medio de la profundización de los conflictos entre los EE. UU. Y sus antiguos aliados europeos.

Gran Bretaña ha dado el visto bueno para la inclusión de componentes de Huawei en aspectos no centrales de su lanzamiento 5G, mientras que Alemania y Francia han señalado que harán lo mismo. Las decisiones europeas dependen en gran medida de factores técnicos y económicos, ya que Huawei es líder en tecnología 5G y produce a un costo menor.

Las amenazas de Washington de poner fin a los acuerdos de intercambio de inteligencia con las potencias europeas podrían terminar afectando las operaciones de espionaje de los Estados Unidos tanto como las de sus rivales europeos. El New York Times señaló: "Alemania y Gran Bretaña son los socios de intercambio de inteligencia más cercanos de Estados Unidos, y ambas naciones se sientan sobre puntos críticos a lo largo de cables de fibra óptica que son clave para interceptar las comunicaciones de Rusia a Oriente Medio".

Estados Unidos ha tratado de explotar el brote de coronavirus en China para aumentar el aluvión de críticas contra Beijing. El asesor económico de Trump, Larry Kudlow, se quejó la semana pasada por la falta de transparencia china sobre la enfermedad. Declaró que Washington estaba decepcionado de que no se hubiera permitido la entrada de expertos estadounidenses en salud a China y cuestionó las estadísticas chinas.

Una parte considerable del discurso de Wang en la Conferencia de Seguridad de Múnich se dedicó a defender el manejo del brote por parte de China. Dijo que el coronavirus se había limitado en gran medida a la ciudad de Wuhan y la provincia de Hubei, y que el número de casos fuera de China era un pequeño porcentaje del total. Wang dijo que este fue el resultado del rápido desarrollo de una prueba para el virus, el envío de 20,000 trabajadores de salud al área y la construcción de nuevas instalaciones de salud.

Wang dijo: “En un espíritu de apertura y transparencia, notificamos de inmediato al mundo sobre el brote y compartimos la secuencia genética del virus. Hemos estado trabajando estrechamente con la OMS [Organización Mundial de la Salud], invitamos a expertos internacionales a unirse a nuestras filas y brindamos asistencia y facilitación a ciudadanos extranjeros en China”.

En comentarios a Reuters, el ministro de Relaciones Exteriores de China criticó efectivamente las duras restricciones de viaje impuestas por Estados Unidos a cualquier ciudadano extranjero que venga de China. "Algunos países han intensificado las medidas, incluidas las medidas de cuarentena, que son razonables y comprensibles, pero para algunos países han reaccionado de forma exagerada, lo que ha provocado un pánico innecesario", dijo.

Si Washington esperaba apoyo europeo en el tema, sus esperanzas se desvanecieron. El presidente de la conferencia, Wolfgang Ischinger, elogió la respuesta de China a la epidemia y declaró que "no estaba obteniendo un trato muy justo ... Creo que China merece un poco de compasión y cooperación, y un estímulo en lugar de solo críticas".

La reacción de China a las críticas de Estados Unidos en Múnich subraya nuevamente las agudizadas rivalidades geopolíticas y la ruptura de las alianzas de largo tiempo impulsadas por el empeoramiento de las condiciones económicas mundiales. Lejos de responder a la falta de apoyo de Europa contra China moderando su confrontación, Estados Unidos intensificará su campaña provocativa, no solo contra Beijing, sino también cualquier amenaza a su posición global, incluso de sus aliados europeos.

(Publicado originalmente en inglés el 19 de febrero de 2020)