El aumento en las encuestas de Sanders provoca nuevas provocaciones por parte de los medios de comunicación, el establecimiento democrático

por Barry Grey
21 febrero 2020

Las encuestas indican que el senador de Vermont Bernie Sanders está aumentando su liderazgo en la carrera por la nominación presidencial demócrata. Una encuesta nacional de votantes demócratas publicada el martes por La Radio Pública Nacional, PBS NewsHour y la Universidad Marista mostraron a Sanders aumentando su apoyo al 31 por ciento, un aumento de nueve puntos desde la última encuesta en diciembre. Tiene una ventaja de dos dígitos sobre su rival más cercano.

El candidato presidencial demócrata Bernie Sanders, habla en un evento de campaña en Tacoma, Washington, 17 de febrero de 2020 [Crédito: Foto AP / Ted S. Warren]

Otras encuestas muestran que gana los caucus de Nevada de este sábado con el 35 por ciento de los votos. La encuesta NPR/Marista, además, muestra a Sanders con un amplio apoyo en muchos grupos demográficos. Además de liderar entre los menores de 45 años, entre votantes de las ciudades y los que no tienen títulos universitarios, también lidera entre mujeres, graduados universitarios y residentes suburbanos y rurales. Llega en segundo lugar ante el exvicepresidente Joe Biden entre los votantes negros, dentro del margen de error.

En los últimos días, Sanders ha celebrado mítines que atrajeron a miles de seguidores, incluyendo una participación de 17.000 en Tacoma, Washington; 6.000 en Richmond, California, 11.000 en Denver, Colorado y más de 5.000 en Mesquite, Texas.

La encuesta mostró a Michael Bloomberg, el multimillonario exalcalde de Nueva York, que hasta ahora ha gastado 418 millones de dólares en anuncios de campaña, aumentando 15 puntos a 19 por ciento, suplantando al exvicepresidente Joe Biden en segundo lugar. Bloomberg se está saltando los primeros cuatro concursos primarios y usando su fortuna estimada de 60.000 millones de dólares con anuncios mediáticos antes de competir en los concursos del 3 de marzo, denominado, "Super martes" en 14 estados, que otorgará dos tercios de los 1.990 delegados necesarios para ganar la nominación.

Más de 17.000 asisten al mitin de Sanders en Tacoma [Crédito: Foto AP / Ted S. Warren]

Biden, que terminó en un triste cuarto luga en los caucus de Iowa y quinto en las primarias de New Hampshire de la semana pasada, está en 15 por ciento, una disminución de nueve puntos con respecto a diciembre.

Elizabeth Warren está al 12 por ciento, una disminución de cinco puntos. Ella es igualada por Amy Klobuchar, cuyo apoyo aumentó en 5 puntos desde la última encuesta NPR/marista. Significativamente, el ex alcalde de South Bend, Indiana Buttigieg, que ha sido fuertemente promovido por los medios de comunicación y el establecimiento del partido después de esencialmente atar con Sanders en Iowa y perder por poco con él en New Hampshire, registró sólo el 8 por ciento, un descenso de cinco puntos desde diciembre.

Hay crecientes preocupaciones dentro del aparato del partido y gran parte de la élite corporativa que si Sanders gana en Nevada y Carolina del Sur podría prepararlo para victorias en Super Martes que harían que su nominación sea imparable. La respuesta de los medios corporativos y del establecimiento del partido ha sido doble: promover la candidatura de Bloomberg y lanzar nuevas provocaciones políticas encaminadas a descarrilar la campaña de Sanders.

Debido a que el Comité Nacional Demócrata (siglas en inglés, DNC) cambió los criterios para calificar para los debates televisados a nivel nacional con el fin de dar cabida a Bloomberg, el multimillonario proguerra y procorporativo participará en el evento de esta noche, marcando su primera aparición junto a sus rivales. Se le aseguró un lugar en el debate, para ser transmitido por NBC desde Las Vegas, por sus números de encuesta en la encuesta NPR/marista del martes.

Bloomberg está siendo cada vez más promovido por los medios de comunicación y secciones del Partido Demócrata como la mejor esperanza para negar la nominación a Sanders, dado el colapso virtual de la campaña Biden. Esto es a pesar de la aparición de la semana pasada de cintas y relatos periodísticos que documentan su defensa racista de la política de "detención y cateo" que empleó durante su período de doce años como alcalde de Nueva York para aterrorizar a la mayoría de los trabajadores y jóvenes minoritarios. También se hizo público su declaración de 2008 de que el fin de la política racista de "redlining" de los bancos condujo al desplome de Wall Street de ese año, y el hecho de que ha sido acusado por un gran número de empleadas de hacer comentarios sexistas y profanos y promover un ambiente de trabajo hostil para las mujeres.

Los medios de comunicación "mainstream" en general han restado importancia a estas revelaciones condenadoras y han impulsado su afirmación de ser el mejor candidato para derrotar a Trump y "hacer las cosas" bien como presidente.

Simultáneamente, se ha desatado una nueva provocación política contra Sanders, tras los ataques del mes pasado por Hillary Clinton y la campaña de desprestigio organizada por CNN y Elizabeth Warren en el momento del debate de Iowa para marcar a Sanders como un machista que no cree que una mujer pueda ganar la presidencia.

El calendario de los acontecimientos sugiere firmemente que el último escándalo ha sido coordinado entre los medios corporativos, el Comité Nacional Demócrata, la campaña Biden y una sección de la burocracia sindical en un esfuerzo por atenuar el margen de victoria de Sanders en Nevada.

La campaña de desprestigio fue lanzada el 11 de febrero durante la cobertura de MSNBC de las primarias de New Hampshire, cuando el comentarista Chuck Todd citó una diatriba contra el senador que comparó a sus partidarios en línea con una "brigada digital de camisas marrones".

Esto fue seguido al día siguiente por una declaración de la secretaria del Sindicato de Trabajadores Culinarios, Geoconda Arguello-Kline afirmando que los simpatizantes de Sanders habían "atacado brutalmente al sindicato y a las familias trabajadoras en Nevada" en las redes sociales después de que el sindicato distribuyera un folleto a los miembros diciendo que Sanders "terminaría la salud culinaria" si era elegido presidente. El sindicato controla un fideicomiso de atención médica que proporciona seguros para 130.000 miembros y se opone firmemente a la llamada de Sanders de "Medicare para todos".

El sábado 15 de febrero, el New York Times publicó un comentario de "Editorial Observer" de Michelle Cottle, quien calificó a los partidarios de Sanders "rabiosos" y agregó: "Los llamados Bernie Bros [cuates] tienen una reputación desagradable en las redes sociales por abusar de aquellos que se atreven a criticar a su hombre, lanzando amenazas invectivas y emitiendo amenazas contra organizaciones e individuos ofensivos".

El mismo día, Biden, hablando en Las Vegas, denunció a Sanders por las supuestas amenazas en línea de sus seguidores contra el Sindicato de Trabajadores Culinarios. Repitió los mismos ataques en entrevistas de televisión el domingo y el lunes.

La campaña de Bloomberg llevó la operación a un nuevo mínimo el lunes, lanzando un anuncio que hace una amalgama entre Sanders y Trump, lanzando una serie de tweets de aparentes simpatizantes de Sanders. Un tuit condenado por la campaña de Bloomberg como "inaceptable" es de la secretaria de prensa nacional de la campaña de Sanders, Briahna Joy Gray, en la que calificó al exalcalde de La Ciudad de Nueva York como "autoritario racista"

El creciente apoyo a Sanders refleja un amplio movimiento a la izquierda entre los trabajadores, estudiantes y jóvenes, que están disgustados con el establishment político y atraídos por el discurso de Sanders sobre el "socialismo democrático" y sus promesas de abordar la desigualdad y la dominación política de la "clase multimillonaria".

Esto ha asustado al establishment del Partido Demócrata. No teme tanto al propio Sanders, un aliado político de los demócratas y defensor del imperialismo estadounidense, cuya función es acorralar el crecimiento de la oposición social en los confines seguros del Partido Demócrata, sino más bien el crecimiento de sentimiento anticapitalista y la lucha de clases que está alimentando su apoyo popular.

(Publicado originalmente en inglés el 19 de febrero de 2020)

El autor también recomienda:

El New York Times falsifica la historia para afirmar que Sanders está "transformando" el Partido Demócrata [17 de febrero de 2020]

Sanders le dice al New York Times que consideraría un ataque preventivo contra Irán o Corea del Norte [15 de febrero de 2020]