Abogada (2019): "Una mujer enojada y optimista" en busca de justicia para los palestinos

por Jean Shaoul
22 febrero 2020

El documental Abogada, producido y dirigido por Rachel Leah Jones y Philippe Bellaiche, cuenta la historia de la vida de Lea Tsemel de una manera poco sentimental, sobria y fascinante.

Lea Tsemel

La película se estrenó en el Sundance Film Festival del año pasado y se proyectó en el Human Rights Watch Film Festival en Nueva York. Fue nombrada mejor película en el Festival de Cine Docaviv anual de Tel Aviv, una decisión que recibió la condena de la Ministra de Cultura de Israel, Miri Regev.

Se ha abierto en varias ciudades de los Estados Unidos y el Reino Unido.

Tsemel, una notable abogada israelí de derechos humanos, ha defendido a presos políticos palestinos en tribunales israelíes durante casi 50 años, insistiendo en su humanidad y el derecho a un juicio justo. Su trabajo incansable le ha ganado un enorme respeto entre los palestinos. Crítica acérrima de la ocupación israelí de los territorios palestinos incautados en la guerra de 1967, argumenta que los palestinos que llevan a cabo actos de violencia por motivos políticos son luchadores por la libertad, no "terroristas".

Abogada teje la historia de la vida de Tsemel entre su trabajo defendiendo a dos jóvenes palestinos en dos casos separados y terribles, siguiéndolos a través de su prisión preventiva, acusaciones, súplicas, testimonios, negociaciones de negociaciones, veredictos, procedimientos de castigo, sentencias y apelaciones que ilustran la naturaleza de la "justicia" israelí.

Hija de una mujer que había emigrado con su madre a Palestina en 1933 y había perdido al resto de su familia en el Holocausto nazi, Tsemel nació en 1945 y creció en Haifa. Fue estudiante de derecho en la Universidad Hebrea de Jerusalén durante la Guerra Árabe Israelí de 1967, que vio a Israel derrotar a sus vecinos árabes y tomar tierras de Jordania, Egipto y Siria. Israel se anexionó Jerusalén Este y aún ocupa Cisjordania, los Altos del Golán de Siria y Gaza, que ha sido sometida a un castigo de 12 años.

Abogada

Voluntaria para el servicio militar, Tsemel fue la primera mujer israelí en llegar al Muro de los Lamentos en Jerusalén Este, en medio de escenas de mucho regocijo israelí. Pero después de la guerra, cuando se demolieron decenas de hogares para dar paso a una gran plaza de oración, comenzó a preguntarse acerca de las personas que solían vivir allí y a cuestionar la ocupación israelí.

Se unió a la organización de izquierda Matzpen, que se enfoca en la lucha nacional de los palestinos, de la cual dice: "Desde ese momento, nunca miré hacia atrás". Más tarde conoció al hombre que se convertiría en su esposo y pensador político, Michel Warschawski, quien era de origen religioso.

Después de la Guerra de 1967, Tsemel comenzó su carrera legal, defendiendo a aquellos que se encontraban sujetos a abusos y violencia que generalmente se desestimaba o encubría, confiscaciones de propiedades, castigos colectivos administrados a familias enteras, vecindarios y grupos de ciudadanos, así como a los arrestados por cometer actos violentos con fines políticos.

Su primer juicio político fue en 1972 cuando representó a Daoud Turki y Udi Adiv, miembros de un movimiento subterráneo árabe-judío, el Frente Rojo, que surgió de Matzpen, acusados de espionaje por emprender un viaje secreto a Siria para vincularse con árabes luchando contra el sionismo y el Estado de Israel. Los acusados describieron sus interrogatorios durante los cuales fueron obligados a confesar, que incluyeron grilletes, privación del sueño, música ensordecedora, interrogatorios día y noche y palizas, llevados a cabo sistemáticamente para evitar dejar marcas. El juez desestimó esta evidencia, encontró a Turki y Adiv culpables y los sentenció a 17 años de prisión, y "criticó" a Tsemel por identificarse con los "enemigos" de Israel.

Abogada

En un caso posterior, defendió a su esposo, que había establecido el Centro de Información Alternativa, una organización de activistas antisionistas israelíes y palestinos, en 1984, después de su arresto por "prestar servicios a organizaciones ilegales (palestinas)".

En 1989, Warschawski fue sentenciado a 20 meses de prisión, con una sentencia suspendida de 10 meses, por componer un folleto que los jueces dictaminaron que provenía de miembros del Frente Popular para la Liberación de Palestina, que describía las técnicas de tortura e interrogatorio supuestamente empleadas por el aparato de seguridad de Israel y dio consejos sobre cómo resistirlos.

Sin embargo, el enfoque de la película no está tanto en el conflicto palestino-israelí como en la lucha diaria y obstinada de Tsemel por la justicia para sus clientes palestinos.

En el primer caso, Ahmad, de 13 años, y su primo Hassan, de 15 años, de Beit Hanina, en Cisjordania ocupada, llevaron cuchillos de recuerdo muy grandes de sus hogares al asentamiento cercano de Pisgat Zeev, donde Hassan apuñaló e hirió a un israelí y un niño, y él mismo recibió un disparo de la policía. Los israelíes enojados exigieron que la policía disparara a Ahmad también.

Ahmad, quien se convirtió en cliente de Tsemel, no usó su cuchillo e instó a su primo a no atacar a otro niño.

El segundo caso involucra a Israa Jaabis, una mujer palestina acusada de intento de asesinato por lo que los funcionarios israelíes asumieron que fue un atentado suicida fallido. Jaabis había conducido a Jerusalén con dos tanques de butano en su auto, antes de prender fuego al auto e hiriendo a un policía y a ella severamente.

Una vez más, el problema fue de intención. ¿Fue un asesinato o un intento de suicidio? Según los familiares de Jaabis, ella era una mujer deprimida en un matrimonio infeliz que había intentado suicidarse dos veces antes. Tsemel se preguntó si había tratado de intentar "suicidarse con un policía", de ninguna manera un fenómeno desconocido entre los jóvenes palestinos desesperados.

Hablando del caso de Ahmad, Tsemel dice: "Es como si viviera con la ilusión de que puedo hacer algo en el mundo, tener un impacto. Que hay alguien con quien razonar. Es extraño. No estoy dispuesto a dejar de intentarlo".

Ella agrega: “¡Esto es una ocupación! Y debe ser respondido. Y todos lo hacen de acuerdo con sus capacidades. Las víctimas, los vencidos, los niños, las mujeres, responden a su manera. La expectativa de que los palestinos puedan encontrar justicia en los tribunales israelíes puede haber sido enterrada para siempre. Espero que no. Realmente espero que no. El camino hacia la Corte Suprema aún nos espera. Apelaremos lo antes posible, en busca de la justicia”.

Hacia el final de Abogada, Tsemel dice de sí misma: "Soy una mujer muy enojada y optimista". Sin embargo, como admite, tiene pocas victorias que mostrar por todo su trabajo arduo. "Para nosotros, una victoria se deduce un año de una sentencia de cinco años".

Su única gran victoria fue en 1999, cuando ganó un caso histórico en la Corte Suprema que prohíbe la tortura de palestinos detenidos durante los interrogatorios. Sin embargo, como reconoce la película, los servicios de seguridad han ignorado la orden judicial.

Los elementos valiosos y valientes en el trabajo de Tsemel deben distinguirse de la perspectiva política en bancarrota de abogar por una reforma liberal y una solución nacional al conflicto de larga data.

Abogada expone la bancarrota de la búsqueda de justicia para los palestinos a través de los tribunales israelíes. El sistema legal de Israel se ha convertido en un importante campo de batalla en las elecciones que se celebrarán el próximo mes, el tercero en menos de un año, con el primer ministro Benjamín Netanyahu quejándose de un golpe político en su contra a instancias de la "izquierda" y la pro Fuerzas árabes. Si gana, tiene la intención de poner al poder judicial bajo el control directo del gobierno.

Matzpen, el partido al que Tsemel se unió en 1967, y sus ramificaciones, se opusieron a la ocupación israelí de los territorios conquistados en la Guerra de 1967, y buscaron crear un frente popular a favor de un Israel "dessionizado", una variante temprana de la "solución de dos Estados".

Rechazó la lucha por la unificación de la clase obrera a través de las fronteras y las divisiones religiosas y étnicas, contra el capitalismo y el socialismo, trabajando en cambio con organizaciones radicales pequeñoburguesas en Europa y partidos palestinos como el Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP, siglas en inglés) y el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (DFLP, siglas en inglés).

El resultado final ha sido desarmar a las masas palestinas y ayudar a perpetuar la subordinación de la clase obrera israelí a su propia clase dominante.

Las condiciones judiciales, económicas, sociales y políticas en Israel y Palestina son una acusación del proyecto sionista y del estado nación, como la solución a la opresión de los judíos. La fundación del Estado sionista se presentó como la respuesta al Holocausto nazi y la persecución europea más amplia de los judíos, pero, realizada en la forma de un estado capitalista basado en la religión creado por el despojo de otro pueblo, Israel se ha convertido en sinónimo de opresión palestina y crímenes de guerra.

Además, la historia de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), el grupo paraguas que incluye tanto al PFLP como al DFLP, ha demostrado en ocasiones repetidas que la subyugación del pueblo palestino fue posible no solo por la violencia israelí, sino por la traición de la burguesía árabe. El liderazgo de la OLP, que buscó presionar a los regímenes árabes y maniobrar entre ellos, además de confiar en la Unión Soviética como un contrapeso para Israel y los Estados Unidos, ahora se enriquece a través de la explotación de la clase obrera palestina, mientras actúa como la policía israelí de facto en los territorios ocupados.

(Publicado originalmente en inglés el 4 de febrero de 2020)