Wall Street cae según se propaga el coronavirus

por Nick Beams
27 febrero 2020

Wall Street cayó bruscamente por segundo día consecutivo ayer, con el Dow cayendo alrededor de 1,900 puntos en lo que va de esta semana debido a la propagación del coronavirus.

El índice cayó más de 1,000 puntos el lunes, solo la tercera caída de 1,000 puntos en su historia, en respuesta a las noticias de brotes significativos en Italia, Irán y Corea del Sur y las advertencias de Japón de que estaba al borde de una rápida expansión en casos de coronavirus.

Una pantalla de televisión en el piso de la Bolsa de Nueva York [Crédito: AP Photo/Richard Drew]

La caída de ayer tuvo lugar después de que un importante funcionario de salud pública dijera que existía la posibilidad de una interrupción "grave" en los EE. UU. en caso de un brote importante.

Nancy Messonnier, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés), dijo: “En última instancia, esperamos ver una expansión de la comunidad en este país. No se trata tanto de si esto sucederá más, sino más bien de cuándo exactamente ocurrirá y cuántas personas en este país se infectarán".

Wall Street abrió ayer con una recuperación de algunas de las pérdidas en que incurrió el lunes, pero luego comenzó a caer rápidamente. El Dow terminó con 879 puntos, o 3.1 por ciento; el S&P 500 cayó un 3 por ciento; y el Nasdaq cayó 2.8 por ciento.

Después de alcanzar máximos históricos la semana pasada, los principales índices han perdido todas sus ganancias durante el año, eliminando alrededor de $2.1 billones de los valores de las acciones, y el mercado bursátil sufrió su mayor caída de dos días desde febrero de 2018.

El mercado había sido sostenido por la creencia de que los efectos del coronavirus pasarían rápidamente por la economía y que las consecuencias adversas serían contrarrestadas por la inyección de aún más dinero en el sistema financiero por parte de la Fed y otros bancos centrales importantes.

Pero hay una creciente comprensión de que el efecto del coronavirus puede ser mucho mayor de lo que se pensaba originalmente. "El tamaño de este shock económico se ve cada vez más grande a escala mundial", dijo James Athey, gerente senior de inversiones de Aberdeen Standard Investments, al Wall Street Journal .

Una indicación es la fuerte liquidación de los bonos basura de alto rendimiento, particularmente los emitidos por las compañías de energía. Se vieron afectados por la caída de los precios de los productos básicos y la caída del 15 por ciento en el petróleo desde principios de año debido al temor a una desaceleración de la economía mundial.

Un comentario conciso de la periodista del Financial Times Katie Martin describió el escenario de una operación de rescate del banco central. "La expectativa de la asistencia monetaria ya puede estar suavizando el golpe", escribió. "Pero cualquiera que pueda expresar claramente cómo una política más fácil puede solucionar un retroceso económico basado en muertes, vuelos a tierra, fábricas cerradas y ciudades fantasmas es muy bienvenido a ponerse en contacto".

Los brotes de virus en Italia y Corea del Sur son particularmente significativos. Al menos 10 ciudades italianas, ubicadas en la región norte que representan aproximadamente la mitad de la producción económica del país, han sido puestas en cuarentena. La capital financiera del país, Milán, ha cerrado escuelas, oficinas y atracciones turísticas.

Antes del brote, la economía italiana ya estaba luchando, habiendo registrado una contracción del 0.3 por ciento en los últimos tres meses de 2019. Podría desacelerarse aún más en los primeros tres meses de este año, empujando a la economía a una recesión técnica, definida como dos consecutivas trimestres de contracción, por primera vez desde 2008.

Corea del Sur, uno de los principales centros de fabricación del mundo, ya se había visto significativamente afectado por el brote del virus en China, y su propagación dentro del país dará un nuevo golpe a la economía.

El comercio mundial es uno de los canales a través del cual se están extendiendo los efectos económicos. Los datos del CPB World Trade Monitor, informados por Bloomberg, revelan que los volúmenes de comercio se contrajeron en un 0.4 por ciento el año pasado, en gran parte como resultado de las medidas de guerra comercial de la administración Trump. Esta fue la primera disminución de este tipo desde 2009 a raíz de la crisis financiera mundial.

La contracción ya se está profundizando. Hay informes de que los envíos de contenedores desde China han "colapsado", con casi la mitad de los viajes planeados desde Asia al norte de Europa cancelados en las últimas cuatro semanas, una reducción de 300,000 envíos de contenedores por semana.

El mercado de bonos indica las perspectivas a más largo plazo para la economía mundial. Ayer, el rendimiento de los bonos del Tesoro de EE. UU. a 10 años cayó a un mínimo intradiario récord de 1.306 por ciento, ya que los inversores de EE. UU. y de todo el mundo buscaron un refugio seguro.

La curva de rendimiento de EE. UU. se ha invertido nuevamente, ya que el rendimiento de la deuda a largo plazo es inferior al de los mercados a corto plazo. Una curva de rendimiento invertida es ampliamente considerada como un indicador de recesión, porque tal evento ha precedido a cada recesión en los últimos 50 años.

Jim Paulsen, estratega jefe de inversiones del Grupo Leuthold, dijo al Financial Times que la situación era "aterradora" y difícil de ignorar. "Muchos inversores han estado preocupados por un tiempo de que el mercado de bonos sepa algo de las acciones no", dijo. "Las acciones han subido tontamente, mientras que los bonos han sugerido un resultado más siniestro".

Hay estimaciones de que la economía china sufrirá al menos una caída del dos por ciento en el crecimiento en el primer trimestre, algunos ponen la crisis aún más alta, ya que grandes sectores de la economía permanecen bloqueados o no pueden reanudar la producción en los niveles anteriores debido a escasez de trabajadores y restricciones en el transporte dentro del país.

Oxford Economics ha estimado que si la contracción de China continúa la economía mundial registrará una reducción en la producción global de alrededor de $1.1 billones. Pero el impacto podría ser aún mayor a medida que el virus se propaga.

El Fondo Monetario Internacional está luchando por proporcionar una estimación del efecto en la economía global, diciendo solo que rebajará su pronóstico de crecimiento.

En un discurso durante el fin de semana a la reunión de ministros de finanzas del G20 celebrada en Riad, Arabia Saudita, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo que bajo el escenario de referencia actual, la economía de China volvería a la normalidad en el segundo trimestre y "como resultado, el impacto en la economía mundial sería relativamente menor y de corta duración".

Es la medida de la velocidad con la que los efectos económicos de la propagación del coronavirus se hacen sentir que en solo cuatro días esas observaciones parecen estar desactualizadas.

(Publicado originalmente en inglés el 26 de febrero de 2020)