Tribunal internacional aprueba investigación de crímenes de guerra estadounidenses en Afganistán

por Bill Van Auken
7 marzo 2020

Un panel de apelaciones del Tribunal Penal Internacional (TPI) dictaminó el jueves que puede proceder una investigación que conduzca al posible enjuiciamiento de funcionarios estadounidenses por crímenes de guerra durante la guerra de Afganistán de casi dos décadas en Washington.

Fatou Bensouda, fiscal jefe de la corte nacida en Gambia, cuya visa estadounidense fue revocada por perseguir la investigación, elogió el fallo del jueves y declaró: "Hoy es un día importante para la causa de la justicia en Afganistán".

El fallo anuló una decisión de los jueces anteriores al juicio del TPI del año pasado de que un caso relacionado con crímenes cometidos por Estados Unidos y su régimen títere en Afganistán "no serviría a los intereses de la justicia" debido a la negativa de Washington y Kabul a cooperar. Esta decisión se tomó en el contexto de las amenazas de represalias de los Estados Unidos contra el tribunal, incluidas las sanciones económicas e incluso el arresto de sus miembros si se permitía que la investigación avanzara.

Los jueces del panel de apelaciones del TPI

Los jueces de apelaciones dictaminaron que la decisión del año pasado estaba en contradicción con los estatutos del TPI, y sostuvo que "corresponde al fiscal determinar si hay una base razonable para iniciar una investigación". Los jueces de apelaciones dijeron que el panel anterior al juicio no tenía por qué decidir si el caso servía a los "intereses de la justicia", sino solo si había motivos para creer que se habían cometido crímenes y que estaban bajo la jurisdicción del tribunal.

La investigación es una de las primeras en ser lanzada contra una gran potencia imperialista por el TPI, cuyos enjuiciamientos se han limitado en gran medida a crímenes cometidos por regímenes y líderes en países africanos empobrecidos. También se inició una investigación preliminar sobre crímenes de guerra llevados a cabo por las fuerzas británicas en la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003. A diferencia de los Estados Unidos, el Reino Unido es signatario del acuerdo que establece la corte internacional.

Los fiscales del TPI abrieron por primera vez una investigación preliminar sobre crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra en Afganistán hace casi 14 años.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, respondió al fallo del jueves con las belicosas amenazas que han sido la marca registrada de Washington hacia el TPI desde su fundación por una decisión de las Naciones Unidas en 2002. Describiendo la investigación como una "venganza política" por parte de una "irresponsable institución política que se hace pasar por un cuerpo legal", el secretario de Estado prometió que Washington "tomaría todas las medidas necesarias para proteger a nuestros ciudadanos de este renegado e ilegal supuesto tribunal".

Calificó el fallo de los jueces de apelación del TPI como "imprudente" porque fue emitido después de que Washington hubiera firmado un llamado "acuerdo de paz" con los talibanes cinco días antes. Ese acuerdo ya comenzó a desmoronarse, con el ejército estadounidense llevando a cabo ataques aéreos contra los talibanes después de que el movimiento islamista lanzara múltiples ataques contra las fuerzas del régimen títere respaldado por Estados Unidos en Afganistán. La suposición no declarada en los comentarios de Pompeo es que la "paz" en Afganistán solo se puede lograr con el encubrimiento de los crímenes de Washington.

Cuando se le preguntó si la administración Trump tomaría represalias contra la corte, el secretario de Estado dijo que las medidas se anunciarían dentro de "un par de semanas sobre el camino que vamos a tomar para garantizar la protección de los soldados, marineros, aviadores y marines estadounidenses", nuestros guerreros de inteligencia, los diplomáticos que han venido trabajando para el Departamento de Estado a lo largo de los años para garantizar que el TPI no les imponga ... presión sobre ellos de una manera que no refleje la naturaleza noble de las empresas de cada uno de esos estadounidenses".

La preocupación en Washington no es por las tropas, sino más bien por los verdaderos autores de los crímenes en Afganistán algún día: los presidentes y sus gabinetes junto con los principales generales, los principales políticos de los dos principales partidos, los grandes intereses empresariales que apoyaron la guerra y los expertos de los medios que la promovieron.

Pompeo continuó insistiendo: "Tenemos un sistema sólido aquí en los Estados Unidos. Cuando hay un delito por parte de un estadounidense, tenemos un proceso mediante el cual se corrige eso". El carácter de este "sistema sólido" quedó claro el año pasado con el indulto de Trump a los criminales de guerra condenados, incluidos dos oficiales del ejército de los Estados Unidos condenados y encarcelados por asesinatos ilegales en Afganistán.

El fiscal del TPI, Bensouda, solicitó la investigación de crímenes de guerra en 2017 y dijo que había indicios de que las agencias militares y de inteligencia estadounidenses habían "cometido actos de tortura, trato cruel, ultrajes contra la dignidad personal, violación y violencia sexual" contra detenidos en Afganistán.

En su fallo del jueves, la Cámara de Apelaciones del TPI declaró "apropiado enmendar la decisión apelada en el sentido de que el fiscal está autorizado para comenzar una investigación sobre presuntos delitos cometidos en el territorio de Afganistán desde el primero de mayo de 2003, así como otros supuestos crímenes que tienen un nexo con el conflicto armado en Afganistán".

El fiscal ya indicó que esta extensión de la investigación involucra el "nexo" entre los centros de tortura establecidos en la Base Aérea de Bagram y otras instalaciones estadounidenses en Afganistán a los llamados "sitios negros" administrados por la CIA en países como Polonia, Lituania y Rumania. También podría vincularse al infame centro de detención y tortura de Abu Ghraib en Irak, donde fueron enviados interrogadores militares estadounidenses después de torturar a prisioneros en Afganistán. También podría abarcar los asesinatos desde aviones no tripulados y las masacres de miles de personas llevadas a cabo por sucesivas administraciones estadounidenses en el vecino Pakistán.

Los crímenes de guerra llevados a cabo por el imperialismo estadounidense desde que invadiera Afganistán en octubre de 2001 son innumerables. Comenzaron desde el principio con masacres de detenidos desarmados, incluidos cientos, si no miles, de prisioneros de guerra que fueron asfixiados y asesinados a tiros en contenedores de envío de metal sellados después del asedio de Kunduz.

Entre los crímenes más infames se encontraban los expuestos en una investigación sobre el llamado "Equipo Asesino" formado por una unidad de la 5ta Brigada Stryker del Ejército de los EEUU enviada a la provincia de Kandahar como parte de la "oleada" de 2009-2010 de la administración Obama, que hizo subir el número de tropas en Afganistán a aproximadamente 100.000. Como los miembros del equipo reconocieron, y documentaron en espeluznantes fotografías, se propusieron asesinar sistemáticamente a civiles y mutilar sus cuerpos, quedándose con los dedos y los cráneos como trofeos.

Soldado estadounidense con el cadáver de Gul Mudin de quince años

Atrajeron a una de sus víctimas, un niño de 15 años llamado Gul Mudin, hacia ellos antes de lanzarle una granada y dispararle repetidamente a corta distancia. Después de traer a su padre para identificar el cuerpo, se turnaron para posar y jugar con el cadáver, antes de cortar uno de los dedos del niño. Los miembros del equipo también describieron que arrojaron dulces desde su vehículo blindado Stryker mientras conducían por las aldeas y luego dispararon a los niños que corrieron a recogerlos.

Si bien el Pentágono buscó hacer pasar estas atrocidades como el trabajo de unas pocas "manzanas podridas", los asesinatos eran conocidos por sus comandantes y otras unidades que participaron en actos similares. Fueron el producto de una ocupación criminal en la que a las tropas se les enseñó a considerar a toda la población civil como enemigos potenciales y menos que humanos.

El número de afganos muertos en el conflicto se estima en más de 175.000, con muchas más víctimas indirectas de la destrucción de la guerra. Cerca de 2.400 soldados estadounidenses han muerto, junto a los que hay decenas de miles más heridos. Los crímenes de Estados Unidos incluyen ataques aéreos indiscriminados que aniquilaron bodas, reuniones en aldeas y a pacientes y personal de hospitales.

Entre las exposiciones más extensas de crímenes de guerra de EEUU se encuentran las contenidas en los llamados "diarios de guerra afganos", unos 91.000 documentos entregados por la valiente denunciante del ejército de los EEUU Chelsea Manning a WikiLeaks en 2010. En represalia, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ahora está encarcelado en el Reino Unido y se enfrenta a la posibilidad de ser extraditado a los Estados Unidos por cargos bajo la Ley de Espionaje que conllevan una sentencia de 175 años de cárcel, o algo peor. Por su parte, Manning está detenida por tiempo indefinido en un centro de detención federal de los Estados Unidos en Virginia por negarse a testificar contra Assange.

La virulenta hostilidad de Washington hacia cualquier investigación internacional sobre sus crímenes fue clara tan pronto como se fundó el TPI en 2002. La administración Bush lo repudió desde el principio, y el Congreso de los Estados Unidos hizo lo mismo en su aprobación por una abrumadora mayoría bipartidista de una ley que protege a todo personal estadounidense "procesado penalmente por un tribunal penal internacional del que Estados Unidos no forme parte". El mismo año, Bush emitió un memorando declarando que Estados Unidos no estaría obligado por los Convenios de Ginebra en su guerra en Afganistán.

Los funcionarios estadounidenses se han referido sardónicamente a la ley anti-TPI aprobada por el Congreso como la "Ley de Autorización de Invasión de La Haya", ya que prevé el uso de la fuerza militar para liberar a los ciudadanos estadounidenses que enfrentan cargos ante el TPI, que se encuentra en La Haya, Países Bajos.

La reacción de Estados Unidos a la investigación de Afganistán por parte del TPI es un repudio explícito del derecho internacional y el abandono de cualquier pretensión de que Washington se guíe por otra cosa que no sean los intereses predatorios del imperialismo estadounidense. Sobre esto, están de acuerdo la administración Trump y sus supuestos oponentes del Partido Demócrata. Su defensa incondicional de los crímenes de guerra llevados a cabo en Afganistán, Irak y otros lugares es una advertencia a la clase trabajadora de que se están preparando crímenes mucho mayores a medida que el imperialismo estadounidense se prepara para conflictos de "gran potencia".

(Publicado originalmente en inglés el 6 de marzo de 2020)