La encuesta de la Conferencia de Alcaldes de EE. UU. muestra una grave falta de equipo para combatir la pandemia de coronavirus

por Bryan Dyne
4 abril 2020

Una encuesta realizada por la Conferencia de Alcaldes de EE. UU. y publicada el viernes documenta la necesidad urgente por parte de las ciudades de todo el país de equipos y suministros médicos para atender a las personas infectadas por el coronavirus y de kits de prueba para contener la pandemia acelerada. Con los casos de coronavirus en los Estados Unidos superando los 210,000 y el número de muertes llegando a 5,000, incluidas más de 800 muertes solo en el último día, la encuesta deja en claro que no hay ninguna región en ningún estado preparada para enfrentar la crisis.

Martina Papponetti, 25 años, enfermera del Hospital Humanitas Gavazzeni de Bérgamo, Italia, posa para un retrato al final de su turno, el 27 de marzo de 2020. (AP Photo/Antonio Calanni)

La propagación exponencial de la pandemia se subraya al comparar la situación a partir del miércoles con la situación de hace solo un mes. En ese momento, EE. UU. había sufrido dos muertes y el número total de casos confirmados de COVID-19 era de 89. Prácticamente todas las proyecciones, además, dicen que el país solo está en la cúspide de una aceleración cuyo ápice aún está a varias semanas de distancia.

El estado de Nueva York sigue siendo la región más afectada, con 83,712 casos (ahora más que China) y 1,941 muertes. Esto incluye 7,729 nuevos casos y 227 nuevas muertes reportadas.

La encuesta cubrió 213 ciudades en 42 estados y territorios, que albergan a un total de 42 millones de personas e incluyen áreas con poblaciones que van desde 2,000 hasta 3.8 millones de personas. Esto incluye 45 ciudades con una población inferior a 50,000 y seis con poblaciones mayores de un millón. Entre las ciudades encuestadas se encuentran algunas de las regiones metropolitanas más inundadas, incluidas Detroit, Nueva Orleans, San Francisco y Las Vegas.

En resumen, las respuestas de las ciudades muestran que:

Esta instantánea del fracaso total del país más rico del mundo, con la mayor colección de multimillonarios, para montar una respuesta efectiva y coordinada al virus es una acusación incontestable de todo el sistema político y económico del capitalismo. La absoluta indiferencia, ignorancia y crueldad del presidente, Donald Trump, es solo la expresión más concentrada y odiosa de la perspectiva que prevalece dentro de la élite gobernante y sus dos partidos políticos.

Algunas ciudades proporcionaron estimaciones de lo que necesitan para combatir los brotes de enfermedades en sus ciudades. Éstas incluyen:

La ciudad de Nueva York, el epicentro actual del contagio en los Estados Unidos no respondió a la encuesta, lo que significa que la necesidad real en todo el país podría ser el doble o más de lo que se informa.

Lo que la administración de Trump promete a las ciudades y los estados es una mera fracción de estas necesidades, y la mayoría de los suministros que se necesitan con urgencia aún faltan semanas, o incluso meses.

Estos números son una indicación de lo que vendrá en las ciudades de todo el país. La administración Trump está proyectando actualmente un escenario de "mejor de los casos" de entre 100,000 y 240,000 muertes por coronavirus en los EE. UU., que ya es una catástrofe social y humana, y califica esto como un "buen" resultado. Pero la desastrosa falta de suministros médicos en todo el país sugiere que muchas veces esa cifra morirá a medida que las ciudades y los estados se vean abrumados por la enfermedad y no puedan proporcionar atención médica básica a las personas infectadas, o protección a médicos, enfermeras, personal médico y primeros respondedores.

La encuesta también arroja luz sobre la distribución caótica de bienes del gobierno federal a los gobiernos locales y estatales. Cuando se le preguntó acerca de sus materiales disponibles, Montgomery, Alabama respondió que las máscaras que recibió habían expirado a pesar de haber sido aprobadas por los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). De estos, el 13 por ciento estaban podridos en seco.

Los Ángeles informó por separado que los 170 ventiladores que recibió del gobierno federal llegaron rotos y tuvieron que ser reparados. El gobernador de Illinois, J. B. Pritzker, anunció que en lugar de recibir un envío de 300,000 máscaras respiratorias N95, su estado recibió miles de máscaras quirúrgicas, que son mucho menos efectivas para prevenir la infección.

Además, los alcaldes y gobernadores se quejan de que se ven obligados a ofertar entre sí, así como a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) para comprar equipos en el mercado, lo que resulta en un aumento de precios que eleva los costos por cinco factores, diez veces o más.

Nada de esta información sobre la grave situación que enfrenta el pueblo estadounidense llegó a la sesión informativa de la Fuerza de Tarea sobre Coronavirus de la Casa Blanca de ayer. El evento se inició no con el estado de la pandemia, sino con el "Comandante en Jefe" Donald Trump, flanqueado por el secretario de Defensa Mark Esper, presidente del Estado Mayor Conjunto, General Mark Milley, otros militares uniformados y el fiscal general William Barr, anunciando una "operación antinarcóticos mejorada" en el Caribe y el Océano Pacífico oriental, dirigida a Venezuela.

Durante la segunda parte de la conferencia de prensa, Trump continuó haciendo la falsa afirmación de que "nadie podría haber sabido que algo así podría suceder", a pesar de que su administración era muy consciente de la posibilidad. Se informa, por ejemplo, que el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, alertó al Consejo de Seguridad Nacional el 3 de enero de las graves consecuencias para los Estados Unidos del brote de coronavirus en China.

El vicepresidente Mike Pence en una entrevista el miércoles por la CNN afirmó que Trump nunca subestimó la amenaza representada por el virus y, en cambio, culpó a los CDC y China por la demora en responder. Dijo que "a mediados de enero, los CDC seguían evaluando que el riesgo del coronavirus para el pueblo estadounidense era bajo", y agregó: "La realidad es que podríamos haber estado mejor si China hubiera sido más comunicativa".

En ningún momento durante la conferencia de prensa, Trump expresó simpatía por las familias de los muertos o los cientos de miles de infectados. En cambio, se jactó de las "11 compañías que fabrican ventiladores en este momento", destacando a Ford y GM. No se mencionó las condiciones inseguras e infectadas con virus que se imponen a sus trabajadores. Luego promocionó un nuevo "gran pedido de Wal-Mart" para suministros médicos y la compra de "2.2 millones de vestidos para el arsenal nacional de Cardinal Health, con sede en Ohio".

Como muestra la encuesta de los alcaldes del país, 2.2 millones de vestidos son aproximadamente una décima parte de lo que realmente se necesita para mantener a los trabajadores médicos a salvo del virus. Pero ninguno de los miembros de la prensa servil ni siquiera mencionó el informe condenatorio de la Conferencia de Alcaldes de los Estados Unidos, ni ninguno de los otros hechos multitudinarios y trágicos que exponen las absurdas y mentirosas presentaciones que diariamente hace la Casa Blanca.

En cambio, Anthony Fauci y Deborah Birx, los testaferros médicos que ayudan e incitan a la indiferencia criminal del grupo de trabajo, continuaron promoviendo las pautas recientemente extendidas de "distanciamiento social" de la Casa Blanca. Lo que no dijeron es que, si bien tales acciones pueden retrasar la propagación del virus, no hacen nada para detener la pandemia.

Como la Organización Mundial de la Salud ha subrayado en repetidas ocasiones, "las medidas que aumentan el distanciamiento social, como la cancelación de eventos deportivos, pueden ayudar a reducir la transmisión", pero la única forma de combatir adecuadamente la pandemia y prevenir un resurgimiento del virus es "encontrar, aislar, probar y tratar cada caso, para romper las cadenas de transmisión".

Fauci dijo que en algún momento: "Creo que tiene sentido que vayas a tener que relajar el distanciamiento social". Lo único que esperamos que tengamos, y creo que lo haremos, es un sistema mucho más robusto para poder identificar a alguien que está infectado, aislarlo y hacer un seguimiento de contactos. Porque si tiene un programa de contención realmente bueno, eso le impide tener que entrar en la mitigación”.

En otras palabras, habrá "con suerte" en el futuro la infraestructura necesaria para saber exactamente quién está infectado y aislar y tratar a esas personas. Mientras tanto, sin embargo, el gobierno esencialmente ha renunciado a las pruebas y al rastreo de contactos. Sus propias pautas les dicen a las personas que se queden en casa si están enfermas, en lugar de hacerse la prueba, y los funcionarios de salud locales están evaluando solo a aquellos que requieren hospitalización.

Fauci argumenta, en efecto, que en lugar de capacitar a nuevos trabajadores para el sistema de salud pública y proporcionarles las herramientas necesarias para rastrear el virus, decenas o cientos de millones de personas deberían aceptar el hecho de que se infectarán y posiblemente morirán.

Tampoco se mencionó las colosales sumas de dinero, más de 6 billones de dólares, que se entregarán a las corporaciones y bancos bajo el proyecto de rescate masivo aprobado por el Congreso la semana pasada en una votación bipartidista casi unánime. Por el contrario, se ha asignado una simple miseria a los hospitales asediados por la pandemia y solo ayuda temporal y completamente inadecuada a los trabajadores que enfrentan la pérdida de sus trabajos y medios de subsistencia.

Esto debe ser rechazado categóricamente por la clase trabajadora. Junto con la necesidad urgente de que el equipo y el personal médico brinden la atención necesaria para las personas infectadas, debe existir un plan claro que incluya una estrategia internacional sólida, bien diseñada y para evaluar ampliamente e identificar el movimiento silencioso de la infección en el fondo de la comunidad.

Los recursos existen para combatir la pandemia y salvar innumerables vidas. Pero la asignación de esos recursos requiere la movilización masiva independiente de la clase trabajadora en oposición a la élite gobernante que monopoliza la riqueza producida por los trabajadores. La lucha contra la pandemia es inseparable de una lucha contra el capitalismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de abril de 2020)