Se revela la anarquía de la producción alimentaria capitalista con los granjeros lecheros obligados a deshacerse de la leche

por Jacob Crosse
7 abril 2020

En escenas que recuerdan a la Gran Depresión, se ha ordenado a los productores de leche de todo Estados Unidos que vacíen leche perfectamente buena en sus campos y lagunas, donde se filtrará a la tierra. La incapacidad del sistema capitalista para planificar y coordinar científicamente la producción no ha dejado a los productores otra opción que el tirar de millones de galones de leche, sin final a la vista.

Las imágenes de los agricultores arrojando su leche han provocado indignación entre los trabajadores, ya que las tiendas de comestibles de todo el país siguen limitando las compras de productos lácteos esenciales. Mientras se les dice que se refugien en su hogar, millones de personas se ven obligadas a hacer viajes de ida y vuelta al supermercado para comprar productos perdurables como la leche, poniendo en riesgo a sus familias y a los trabajadores esenciales.

Esto llega en un momento de despidos masivos, en el que millones de familias se ven abocadas a la inseguridad alimentaria y se ven obligadas a depender de los bancos de alimentos para su sustento. En una entrevista con The Guardian Jerry Brown, portavoz de la Alianza de Bancos de Alimentos de St. Mary, una coalición de 700 organizaciones de ayuda alimentaria, reflexionó sobre la demanda sin precedentes de sus servicios en los Estados Unidos: “La recesión de 2008 no se acerca a esto. Es un juego totalmente nuevo”.

Ganado (imagen de Envato)

La aplicación de las normas de distanciamiento social ha hecho colapsar varios mercados lácteos tradicionales, como escuelas y restaurantes. Las escuelas públicas de EE.UU. eran el consumidor principal de leche líquida según Pam Jahnke, editora del Midwest Farm Report. Incapaz o no dispuesto a hacer las inversiones socialmente beneficiosas para congelar y almacenar la leche para su posterior uso o distribución, el mercado exige que se descarte para mantener los precios inflados artificialmente.

El sistema capitalista no tiene respuesta para la crisis de la “sobreproducción”. En su editorial Jahnke aconsejó a los lectores que querían ayudar a los agricultores a “Recen para que COVID-19 se disipe. Recen para que la vida empiece a volver a patrones algo normales. Recen para que esta situación de vertido de leche sea sólo una historia temporal. Recen por todas las familias campesinas que están tratando de salir adelante”.

Aunque el Todopoderoso no ha intervenido todavía, las restricciones de viajes y los aranceles han paralizado los canales de suministro y disminuido el comercio, especialmente entre China y los Estados Unidos. Antes de que se aplicaran las restricciones, China era el principal importador de productos lácteos del mundo. A pesar de que esta pandemia se preveía desde hace meses, los procesadores de alimentos y productos lácteos no tomaron medidas para prepararse para posibles disrupciones.

En lugar de preparar sus instalaciones para pasar de la producción al por mayor a la producción al por menor encargando el equipo y los materiales de embalaje necesarios, los procesadores se apresuran a trasladar a los trabajadores de las plantas al por mayor a las plantas al por menor, despidiendo a los trabajadores en el proceso.

Estas acciones han asegurado la continua difusión de COVID-19 entre la fuerza laboral. En Greely, Colorado, se estima que unos 900 trabajadores fueron despedidos el lunes después de que se confirmaron varios casos de COVID-19 en la planta de procesamiento de carne de JBS USA.

La planta, considerada una instalación esencial, funciona las 24 horas y tiene tres turnos que emplean a unos 4.500 trabajadores, miembros del sindicato United Food and Commercial Workers. UFCW ha trabajado con la gerencia de la compañía para mantener la línea operando durante la pandemia y no ha hecho nada para asegurar que los trabajadores estén protegidos en el trabajo.

Kim Cordova, presidenta de UFCW Local 7, hablando con el Denver Post, admitió a regañadientes que “tal vez la gente está enferma”, pero agregó que no “quería especular hasta que tengamos la información”.

Al no estar dispuestos a proporcionar un entorno de trabajo seguro, los procesadores han tenido entretanto dificultades para atender la creciente demanda de los agricultores que buscan deshacerse de sus productos, ya que los restaurantes y las escuelas están rechazando las entregas.

Además de que los trabajadores se han enfermado en las plantas, causando desaceleraciones, el aumento de la demanda de la venta al por menor ha dado lugar a retrasos en el envío. Los camioneros de larga distancia que transportan la mayor parte de los bienes de consumo en los Estados Unidos no han podido recoger la mercancía o se han visto obligados a esperar horas para sus entregas debido al aumento de la congestión del tráfico en las plantas. Debido a esto y a la escasez de conductores, los grupos agrícolas han estado presionando a los estados para que aumenten los límites de peso de los camiones en las carreteras, aumentando el peligro de accidentes o vuelcos.

En una entrevista por radio con Farm Report, Ryan Elbe, un productor de lácteos de West Bend, Wisconsin, confirmó que su granja familiar ya había desechado 250 millones de libras de leche para el 1 de abril y que seguiría el desechar por lo menos una semana más. Elbe dijo a los periodistas que esperaba que su familia fuera compensada por su leche, pero no sabía por quién ni cuándo.

Elbe confirmó que su familia recibió una llamada telefónica de la Alianza de Productores Lácteos (DFA) el 31 de marzo, instruyendo a Golden E Dairy que, debido a un “excedente” de leche en el mercado, tendrían que comenzar el proceso de deshacerse de ella. La DFA es una cooperativa lechera en la que se organizan operaciones de alimentación animal concentradas, granjas que tienen un mínimo de 1.000 unidades de animales según la definición del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Se denominan “cooperativas de base”, pero los granjeros no tienen ningún aporte ni voz en cómo se produce su leche ni dónde pueden venderla. En realidad, la DFA funciona como un cártel en el que los “líderes de los agricultores” son elegidos y supervisados por un consejo de administración de 49 miembros. La DFA ha sido el demandado en varias demandas colectivas presentadas por agricultores que la han acusado de todo, desde la fijación de precios hasta la monopolización del mercado.

En 2013 y 2014 la DFA resolvió dos demandas fuera de los tribunales, aunque admitió que no tenía ninguna culpa. Los acuerdos requerían que la DFA pagara a los agricultores 140 millones de dólares en un caso y 50 millones de dólares en el otro.

La DFA afirma que atiende a más de 14.500 granjeros miembros que representan a 8.500 granjas lecheras en 48 estados. No está claro si todos sus granjeros van a deshacerse de su leche. Sin embargo, Elbe pudo confirmar que todos los granjeros miembros de la cooperativa con los que habló recibieron la misma llamada que su padre. El mismo día, 31 de marzo, que la DFA ordenó a sus miembros a empezar a deshacerse de la leche, un tribunal federal de quiebras en Kansas City, Kansas, donde la DFA tiene su sede, señaló su aprobación de una oferta de la DFA para comprar los activos de Dean Food Company por 433 millones de dólares.

Dean Food se había declarado en bancarrota en noviembre de 2019. Poco después la DFA presentó varias ofertas para comprar la mayoría de los activos de la empresa, el mayor procesador de lácteos de los EE.UU.. La compra incluiría los “activos y propiedades” relacionados con 44 instalaciones de lácteos líquidos y congelados. Para que la oferta sea aprobada tendrá que ser firmada por el Departamento de Justicia de los EE.UU., ya que significaría que la mayor cooperativa lechera de los EE.UU. también se convertiría en el mayor procesador de leche del país.

No es sólo la industria láctea estadounidense la que se enfrenta a una crisis de sobreproducción, una situación absurda dada la hambruna crónica que sufren millones de personas en Estados Unidos y en el mundo. Esta contradicción es producto del sistema capitalista de lucro, que subordina toda consideración de necesidades humanas al afán de lucro.

Esta misma situación absurda se reproduce a nivel mundial. Después del cierre de los restaurantes en Holanda, la cosecha de patatas corre el riesgo de pudrirse ya que los tanques de almacenamiento permanecen llenos desde la cosecha del año pasado. Hablando con Reuters, el agricultor holandés Dirk De Heer dijo que esperaba poder vender su cosecha a 18 centavos de euro por kilogramo. Después de no encontrar otros compradores, De Heer no ha tenido más remedio que vender su cosecha a un productor lechero a 0,01 euros el kilo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 6 de abril de 2020)