“Votar y Morir”

La elección pandémica de Wisconsin: un desastre de salud pública

por Niles Niemuth
11 abril 2020

La decisión del establecimiento político en Wisconsin de organizar una votación en persona durante la peor pandemia en un siglo es un acto criminal lo cual ambos partidos y los tribunales son responsables, lo que garantiza más infecciones y muertes por COVID-19 en el estado. Las elecciones primarias del martes no solo fueron una parodia de la democracia, que no se ha visto en la historia estadounidense reciente, sino un desastre de salud pública.

Después de las decisiones consecutivas de la Corte Suprema del Estado de Wisconsin y la Corte Suprema de los Estados Unidos, los ciudadanos del estado se vieron obligados a elegir entre renunciar a su derecho constitucional a votar o arriesgar sus vidas y las vidas de sus vecinos, familias y amigos para emitir sus votos para sus candidatos preferidos.

Un sitio web local de noticias culturales, el Milwaukee Record, las nombró las elecciones de "votar y morir". Condenando las condiciones bajo las cuales tenían que votar, una persona sostuvo un letrero en la fila que decía "Votantes, descansen en paz".

Los votantes enmascarados contra el coronavirus se alinean en Riverside High School para las elecciones primarias de Wisconsin el martes 7 de abril de 2020, en Milwaukee (AP Photo/Morry Gash)

En un video ahora infame, el presidente de la Asamblea Estatal Republicana, Robin Vos, aseguró a los votantes el martes que era "increíblemente seguro salir" y votar, incluso mientras estaba vestido con un conjunto completo de equipos de protección personal. La semana pasada, Vos había abierto y cerrado una sesión especial de la legislatura después de solo unos segundos para evitar abordar el tema de retrasar las elecciones.

El New York Times comentó que la elección era "casi segura de ser tachada como ilegítima". Y en todos los sentidos fue ilegítimo.

Los lugares de votación se redujeron de 180 a solo cinco en Milwaukee, la ciudad más grande del estado, debido a la falta de voluntarios. Green Bay, la tercera ciudad más grande, tenía solo dos lugares de votación, en comparación con 31. En Milwaukee, una enfermera que intentó votar después de que terminara su turno fue rechazada de las urnas unos minutos después del horario oficial de cierre, aunque la línea todavía se extendía por la puerta.

Más de 10,000 votantes informaron que las boletas de ausencia que habían solicitado nunca llegaron por correo, por lo que es imposible que se envíen por correo el martes. El miércoles se encontraron varias cajas de boletas en ausencia no entregadas en un centro de procesamiento de correo de Milwaukee.

Jessica Mirkes, residente de Milwaukee, le dijo a Madison 365 que después de votar en cada elección durante las últimas dos décadas, había decidido no votar después de no recibir una boleta por correo solicitada para proteger a su hija de ocho meses. "Si solo fuéramos yo y mi esposo, estaría bien", dijo. "Pero si algo le sucediera a mi hija, nunca podría perdonarme a mí misma". Miles de otros se vieron obligados a tomar una decisión similar de vida o muerte.

Los resultados preliminares indican que la votación en persona disminuyó significativamente desde 2016, con la participación en la ciudad de Milwaukee reducida a la mitad. La participación no oficial en la capital del estado, Madison, fue de poco más del 50 por ciento, en comparación con el 66 por ciento en las elecciones de primavera de 2016. Los totales oficiales y los ganadores no se anunciarán hasta el lunes 13 de abril, cuando se recibirán las últimas boletas en ausencia.

Los votantes que sí asistieron hicieron todo lo posible para protegerse a sí mismos y a otros del coronavirus poniéndose máscaras médicas o pañuelos de tela, según lo recomendado por el Centro de Control y la Prevención de Enfermedades. Los trabajadores electorales fueron equipados con equipo de protección personal, incluyendo batas médicas, guantes, máscaras y protectores faciales. Se exigió a los votantes que se mantuvieran a seis pies de distancia en línea, lo que causó que las líneas se extendieran alrededor de las cuadras de la ciudad de Milwaukee.

Se levantaron barreras plásticas protectoras en los lugares de votación, desinfectante para las manos estaba disponible y cada votante recibió su propio bolígrafo para llenar las boletas. En algunos lugares, se ordenó a los trabajadores electorales que limpiaran las máquinas de votación con toallitas sanitarias cada 15 minutos. Sin embargo, las medidas de protección tomadas casi seguramente no fueron suficientes para detener la propagación del virus mortal, ya que miles de personas rompieron la orden de quedarse en casa emitida por el gobernador para reunir a miles para votar.

El resultado inevitable de obligar a los votantes a alinearse durante horas para emitir su voto en los gimnasios de las escuelas secundarias y centros comunitarios en todo el estado será una aceleración de la propagación del coronavirus en Wisconsin, en todo el Medio Oeste y más allá. Se espera que el impacto de las elecciones en la pandemia se refleje en la cantidad de casos confirmados durante las próximas dos semanas, el tiempo aproximado de incubación antes de que los portadores del virus se vuelvan sintomáticos.

Entre las contiendas en la boleta se encontraba la competencia primaria presidencial demócrata entre el ex vicepresidente Joe Biden y el senador de Vermont Bernie Sanders, así como una contienda muy disputada por un asiento en la Corte Suprema del estado entre el titular Daniel Kelly, un juez designado por los republicanos, y Jill Karofsky, la candidata respaldada por los demócratas.

A pesar de que Kelly se retiró de la decisión de la corte el lunes, sus colegas republicanos aún tenían una mayoría, permitiéndoles revocar una orden del gobernador demócrata Tony Evers de posponer la votación en persona hasta el 9 de junio, obligando a las elecciones a avanzar al día siguiente.

Si bien fue la mayoría republicana en la legislatura de Wisconsin y la Corte Suprema del estado quienes maniobraron para garantizar que las elecciones se llevaran a cabo según lo programado, la sangre de los votantes está igualmente en manos del Partido Demócrata.

Evers hizo una finta tardía y poco entusiasta al tratar de retrasar las elecciones, a diferencia del gobernador de Ohio Mike DeWine, un republicano, que tomó medidas ejecutivas hace tres semanas para cerrar las elecciones primarias del 17 de marzo de ese estado, trasladó la votación primero al 28 de abril y luego a 2 de junio.

Durante una conferencia de prensa en línea la semana pasada, el ex vicepresidente Biden dio luz verde a la celebración de las elecciones según lo programado a pesar de la pandemia desenfrenada, diciendo a los periodistas: "Creo que se podría tener las elecciones, así como lidiar con las boletas por correo y registro del mismo día. Creo que se podría hacer …”

Esta parodia de una elección deja en claro que la clase dominante no tiene nada más que desprecio por la gran mayoría de la población, incluidos los más vulnerables a COVID-19, los ancianos y los inmunocomprometidos. La decisión de tener las elecciones es una pieza con el impulso de hacer que los trabajadores vuelvan al trabajo, incluso cuando el número de infecciones por coronavirus en los EE. UU. supera los 400,000 y se proyecta que mueran decenas de miles.

Además, las decisiones de los tribunales dejan en claro que son cuerpos políticos, toman sus decisiones con conclusiones políticas definidas en mente y trabajan hacia atrás para inventar una justificación pseudolegal. Los jueces a nivel estatal y federal tomaron la decisión de seguir adelante con las elecciones y limitar las boletas en ausencia porque los republicanos querían suprimir el voto y mantener la composición de la Corte Suprema del estado, así como llevar a cabo un juicio para la próxima campaña de regreso al trabajo.

(Publicado originalmente en inglés el 9 de abril de 2020)