El fin de la campaña de Sanders profundiza la crisis de los Socialistas Demócratas de EE. UU.

por Eric London
13 abril 2020

A raíz del abandono de su campaña por el senador Bernie Sanders de Vermont, muchos miembros y simpatizantes de la organización Socialistas Demócratas de Estados Unidos (DSA, siglas en inglés) ahora cala el papel cínico y engañoso de la DSA como cómplice del Partido Demócrata.

Durante años, incluso antes de las elecciones de 2016, la DSA proclamó a Sanders como el intrépido líder de una "revolución política" que transformaría al Partido Demócrata en un instrumento de cambio social de gran alcance.

Bernie Sanders [Fuente: Gage Skidmore, Flickr.com]

Pero Sanders se ha escabullido de la lucha por la nominación de una manera que invita al desprecio. No había nada del último hurra de un viejo luchador. El anciano senador ni siquiera ofreció a sus seguidores la última expresión de indignación. Más bien, aceptó mansamente el veredicto de la máquina del Partido Demócrata y cantó las alabanzas de su "viejo amigo" Joe Biden. Y así, la revolución política de Sanders terminó no con un rugido final de desafío, sino con un gemido de adulación untuosa.

Con una ira creciente entre un número considerable de miembros de la DSA desilusionados y disgustados por la posibilidad de respaldar una candidatura de Biden, Jacobin, una revista afiliada a la DSA, celebró un foro en línea el miércoles pasado titulado "Lo que Bernie logró y dónde ir después". Presentaba al fundador de Jacobin Bhaskar Sunkara, los colaboradores Michael Brooks, Meagan Day y Matt Karp, así como a Amber Frost de Chapo Trap House.

El objetivo principal del foro era responder la pregunta "¿A dónde ir después?" con un definitivo: "En ninguna parte, quédese en el Partido Demócrata". Ningún orador en el foro del miércoles cuestionó el artículo publicado en Jacobin el miércoles por la mañana por Eric Blanc que decía: "Todavía no somos lo suficientemente fuertes como para dejar de usar la boleta electoral demócrata en el corto plazo".

Durante el foro, Sunkara afirmó: "No estoy hablando de un nuevo partido socialista ni nada".

A pesar de la implacable oposición del Partido Demócrata a la candidatura de Sanders, Jacobin se basa en argumentos cada vez más extendidos sobre por qué aquellos que se consideran socialistas deberían permanecer dentro de esta organización reaccionaria.

"No debemos permitirnos sacar una conclusión demasiado simple de que la institución del Partido Demócrata era demasiado inteligente para nosotros o demasiado fuerte para nosotros", argumentó Day. Para aquellos que están molestos por la derrota de Sanders, Day sugirió "trabajar en alguna campaña electoral o algo así".

Amber Frost declaró su acuerdo con Day y agregó: "Hay una cierta cantidad de suerte, y definitivamente deberías analizar tus errores, pero ... en realidad no puedes sobreestimar la máquina demócrata ... Claramente, no están muy seguros, sí tuvieron tuvimos suerte y tuvimos mala suerte".

Estas declaraciones son intentos desesperados por resucitar la ilusión de que el Partido Demócrata todavía puede ser reformado desde adentro. Si Sanders simplemente sufrió de "mala suerte" en 2016 y 2020, ¿por qué no volver a intentarlo en 2024? ¿Y qué hay del siglo pasado de esfuerzos fallidos para reformar el Partido Demócrata? Según la DSA, todos, desde William Jennings Bryan hasta Jesse Jackson, aparentemente sufrieron una mala tirada de dados.

Más que cualquier otro evento pasado, los esfuerzos de la DSA y Jacobin para justificar su permanencia en el Partido Demócrata tenían como objetivo contrarrestar la creciente influencia del World Socialist Web Site y del Partido Socialista por la Igualdad, cuyas críticas y oposición a la campaña de Sanders son bien conocidas por los miembros de la DSA.

Day notó con preocupación que "en este momento hay mucha charla en línea sobre dónde irán los partidarios descontentos de Sanders. La gente está buscando un lugar para ir a continuación". Más adelante en el programa, ella elaboró: "Escuchamos muchas quejas" de parte de "quienes nos dicen que Bernie Sanders no es socialista y les gustaría desengañarnos de esa noción". Este es un tema recurrente, y obviamente es un poco desagradable, porque lo que sea que esté en el corazón de Bernie es obviamente la forma exacta en que un socialista debe comportarse en el corazón palpitante del capitalismo global".

Day hizo un llamado a los "socialistas no sectarios" para unirse, mientras que Sunkara explicó la inutilidad de romper con el Partido Demócrata en oposición a los "buenos sectarios" que "saben que son pequeños y marginales". Frost también notó su preocupación por el "regodeo engreído de los revolucionarios del sillón".

Cuando Sunkara y compañía se refieren a "sectarios", se refieren a individuos que no son agentes cínicos y oportunistas del Partido Demócrata. La DSA usa el término "sectario" como un epíteto contra los marxistas que son políticamente hostiles e independientes del Partido Demócrata.

León Trotsky escribió en 1935:

Los reformistas y los centristas aprovechan fácilmente cada ocasión para señalar con el dedo nuestro "sectarismo"; y la mayoría de las veces, tienen en mente no nuestro lado débil sino nuestro lado fuerte: nuestra actitud seria hacia la teoría; nuestro esfuerzo por llegar hasta el fondo a cada situación política y avanzar en consignas claras; nuestra hostilidad hacia las decisiones "fáciles" y "cómodas" que se obtienen hoy de las preocupaciones, pero que preparan una catástrofe al día siguiente. Viniendo de oportunistas, la acusación de sectarismo es a menudo un cumplido.

Trotsky estaba escribiendo en condiciones en las que la Oposición de Izquierda enfrentaba un número de lectores relativamente menor en comparación con los partidos socialdemócratas y estalinistas. Sin embargo, en los últimos meses, el número de lectores del World Socialist Web Site ha superado ampliamente el de Jacobin, tanto en todo el mundo como en los Estados Unidos.

A pesar del importante apoyo institucional y la publicidad gratuita en la prensa burguesa, Jacobin ha sufrido una disminución sustancial en el número de lectores, lo que indica una creciente repulsión por su política oportunista entre los elementos más saludables entre los partidarios de la DSA. Sunkara sabe que su afirmación de que el WSWS es "pequeño y marginal" es falsa.

Jacobin y la DSA son conscientes del papel fundamental que desempeñan como facilitadores de la política del Partido Demócrata.

El Washington Post recientemente hizo referencia al congresista demócrata de Vermont y al confidente de Sanders Peter Welch, afirmando que Welch "ve a Sanders como el centro de las posibilidades de Biden de ganar el apoyo de una 'izquierda progresista que no apoya particularmente al Partido Demócrata como institución pero a quien necesitamos salgan a votar’".

El Post también citó a la congresista demócrata de Washington Pramila Jayapal, señalando que "la mayor contribución de Sanders puede demostrar la importancia de lo que llamó la ‘política interna/externa’".

El socialismo genuino se basa en la lucha por desarrollar un movimiento de la clase trabajadora que esté organizativamente fuera y conscientemente hostil a todos los partidos políticos de la clase capitalista. Solo de esta manera la clase trabajadora es capaz de darse cuenta y liberar su poder social.

El autor también recomienda:

El editor de Jacobin, Bhaskar Sunkara hace el ridículo
[1 junio 2019]

Bernie Sanders ends campaign, calls on supporters to back Biden
[9 abril 2020]

New York Times falsifies history to claim Sanders is “transforming” the Democratic Party
[17 febrero 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de abril de 2020)