Los exlíderes de Estudiantes por una Sociedad Democrática instan apoyar a Biden

por Genevieve Leigh
1 mayo 2020

La semana pasada, la revista la Nation publicó "Una carta abierta a la nueva nueva-izquierda de la vieja nueva-izquierda", firmada por más de sesenta exlíderes de la Sociedad de Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS). El objetivo de la carta es presionar a los partidarios del senador de Vermont Bernie Sanders para que voten por Joe Biden, el presunto candidato presidencial del Partido Demócrata.

SDS se formó en 1960. La representante más prominente de lo que llegó a ser conocido como la Nueva Izquierda, había roto de la rama juvenil de la Liga para la Democracia Industrial (LID). Los fundadores de SDS se opusieron al estridente anticomunismo de la LID y al liderazgo de la AFL-CIO. Buscaban atraer a una generación más joven de estudiantes. Mientras estaban activos en las primeras protestas contra la guerra estadounidense en Vietnam, la orientación política central de los fundadores de SDS se mantuvo hacia el Partido Demócrata, y en oposición a la lucha para movilizar a la clase trabajadora como una fuerza social y política independiente.

Después del fin del movimiento de protesta, muchos de sus líderes, como Todd Gitlin (uno de los firmantes más prominentes de la carta) y el difunto Tom Hayden, se dirigieron bruscamente a la derecha, integrándose plenamente en el Partido Demócrata. Fueron destacados portavoces políticos de una capa de clase media que se hizo cada vez más rica en las últimas décadas del siglo XX y los primeros años del XXI, en medio de continuas alzas de los mercados y casi continuos y crecientes valores inmobiliarios.

Al igual que muchos en este entorno social y político, Gitlin —cuyo libro The Sixties: Years of Hope Days of Rage (Los sesenta: Años de esperanza Días de rabia) proporciona detalles sobre la fundación de SDS— hizo su cruce político en el campo del imperialismo durante las intervenciones entre Estados Unidos y la OTAN en la ex Yugoslavia a mediados y finales de la década de 1990. Abrazó con entusiasmo la intervención militar y regurgitó la línea de propaganda del gobierno y los medios de comunicación de que el bombardeo de Serbia por parte de la administración Clinton era una cruzada moral por los "derechos humanos" y contra la "limpieza étnica".

Más tarde, Gitlin respaldó el ataque estadounidense contra Afganistán como una "guerra de necesidad" y, durante la guerra de Irak, se opuso a la invasión lanzada por la administración Bush sólo por razones tácticas. Gitlin hizo campaña fuertemente por John Kerry y más tarde por Barack Obama. Hayden fue durante muchos años un Asambleísta estatal demócrata en California, y también un destacado apoyo de la campaña de Obama.

Otros firmantes de la carta siguieron una trayectoria similar. Carl Davidson, por ejemplo, ha pasado las últimas décadas desarrollando la máquina electoral del Partido Demócrata. En las elecciones presidenciales de 2004, Davidson fue coautor de un documento titulado "Moving from Protest to Politics: Dumping Bush's Regime in 2004" (Pasando de la protesta a la política: Deshacerse del régimen de Bush en 2004), que argumentó convertir el movimiento antibélico en un apéndice de la captura de votos del Partido Demócrata en la plataforma de cualquiera menos Bush. Paso de apoyar a John Kerry y luego dirigió "Progresistas para Obama".

Estos exmiembros de SDS están reuniéndose alrededor de Joe Biden.

Su carta en la Nación abre aplaudiendo la tan esperada decisión del senador Sanders de abandonar la carrera presidencial y apoyar a Biden. Sin embargo, los autores escriben que están "gravemente preocupados de que algunos de sus partidarios, incluyendo el liderazgo de los Socialistas Demócratas de EEUU (DSA), se nieguen a apoyar a Biden, a quien ven como un representante de la capital de Wall Street".

La carta está dirigida formalmente a la dirección de DSA, que ha declarado oficialmente que no respaldará a Biden. Se trata de una maniobra política por parte de DSA, ya que, de hecho, no hay diferencias políticas de principios entre ella y los redactores de la carta, de las cuales diremos más abajo.

La verdadera preocupación no es el DSA en sí, sino con los trabajadores y los jóvenes que se sienten atraídos por la campaña de Sanders, pero se oponen a apoyar a Biden y están buscando una manera de luchar por un socialismo genuino. Esta posición, afirman los subscriptores de la carta, no es consistente con "una visión a largo plazo de la democracia, la justicia y la supervivencia humana".

Para hacer su caso, recuerdan la experiencia de Alemania durante las revueltas revolucionarias que siguieron a la Primera Guerra Mundial. Escriben que durante la revolución, "el gran sociólogo Max Weber se dirigió a estudiantes de izquierda sobre política".

"Les instó a que la mejor política debe ser dolorosamente consciente de las consecuencias de la acción, no sólo de las intenciones. Dirigiendo a los jóvenes, les advirtió proféticamente que el costo de ignorar las consecuencias podría ser su muerte".

En primer lugar, cabe señalar que Weber hablaba como un oponente del socialismo y partidario del militarismo alemán. Dijo en enero de 1919: "Tenemos esta revolución [alemana] para agradecer el hecho de que no podemos enviar una sola división contra los polacos. Todo lo que vemos es suciedad, lodo, estiércol y juego de caballos, nada más. [Karl] Liebknecht pertenece al manicomio y Rosa Luxemburgo en los jardines zoológicos." Estas palabras fueron escritas pocos días antes del asesinato de Luxemburgo y Liebknecht por los Freikorps alemanes, con el apoyo de la socialdemocracia alemana.

En segundo lugar, los exmiembros de SDS advierten de las "consecuencias" de no apoyar a Biden y al Partido Demócrata. Pero ¿cuáles son las consecuencias de hacerlo?

Biden personifica el carácter del Partido Demócrata como partido de Wall Street y el ejército. Ha sido una figura destacada en la política capitalista estadounidense durante casi 50 años. Su historial incluye el apoyo a innumerables intervenciones estadounidenses, incluyendo la brutal ruptura de la ex Yugoslavia, un papel que describe como su logro más orgulloso en política exterior, el bombardeo de Serbia durante la crisis de Kosovo, y tanto la guerra en Afganistán como Irak.

Biden también es cómplice de los crímenes de la administración Obama, incluyendo la persecución de Julian Assange y Chelsea Manning, la deportación de millones de inmigrantes, la mayor transferencia de riqueza de los trabajadores a los ricos en la historia de Estados Unidos, y los innumerables bombardeos e intervenciones militares llevados a cabo durante los ocho años de la administración Obama.

Apoyar a Biden es apoyar el programa que está avanzando y los intereses sociales que representa. En relación con la crisis del coronavirus, Biden ha firmado la campaña de "vuelta al trabajo" encabezada por Trump. El Partido Demócrata apoyó unánimemente el rescate masivo de corporaciones y Wall Street, que supera incluso lo que se hizo después de la crisis de 2008.

Biden, en línea con la política imperialista del Partido Demócrata, recientemente dio a conocer un anuncio de campaña atacando a Trump por ser demasiado blando con China.

La clase trabajadora ha sido alimentada con la misma línea en el proceso de todas las elecciones durante décadas: el candidato demócrata es el menor de dos males. Cada año electoral, el resultado ha dado un cambio cada vez mayor hacia la derecha.

El argumento de los exmiembros de SDS ignora completamente el hecho de que fue el carácter de derecha del Partido Demócrata el que resultó en la elección de Trump en primer lugar. Durante dos mandatos completos, Obama, vendido por estas mismas capas que el presidente de "esperanza y cambio", presidió una guerra sin fin, una transferencia histórica de riqueza a la clase dominante y la continua erosión de los niveles de vida de la gran mayoría de la población.

En cuanto a DSA, mientras que la carta está nominalmente dirigida a la decisión de esa organización de no apoyar oficialmente a Biden, sus diferencias con los escritores de cartas son de carácter totalmente táctico.

En respuesta a la carta abierta, la revista Jacobin, afiliada a DSA, publicó un artículo: "Una carta abierta de los veteranos de SDS: Alentar a los jóvenes socialistas para respaldar a Biden fue una mala idea". Escriben que "ningún socialista que hizo campaña por Bernie Sanders debería sentirse culpable por abandonar [a los demócratas] y concentrarse en construir un movimiento que sea la única esperanza real para el futuro del planeta".

Sin embargo, el "movimiento" que DSA y Jacobin han tratado de construir es uno dirigido a canalizar la oposición social y política detrás del Partido Demócrata. DSA ha pasado los últimos cuatro años movilizando a los jóvenes detrás de la campaña de Sanders y promoviendo la ilusión de que el Partido Demócrata puede ser reformado. Sanders ahora está arrojando todo su peso detrás de Biden, tal como lo hizo con Hillary Clinton en 2016.

El respaldo de Sanders a Biden, que ha sido seguido por las críticas de cualquiera de sus partidarios que no siguen su ejemplo como "irresponsables", se produce en condiciones en las que la pandemia del coronavirus está exponiendo el conflicto irreconciliable entre los intereses de la clase trabajadora y la clase dominante.

Desde la capitulación de Sanders, Jacobin ha estado trabajando horas extras para evitar que los jóvenes y los trabajadores saquen conclusiones políticas de la experiencia que resultaría en una ruptura con el Partido Demócrata. En un largo artículo publicado en Jacobin la semana pasada, "Nos guste o no, si corremos con un tercer partido, perderemos", Dustin Guastella argumenta que ahora no es el momento de dejar el Partido Demócrata. Insta cínicamente a la gente a simplemente "repensar lo que significa 'independiente'". Continúa afirmando que "hay un potencial para un alboroto hacia la izquierda" en el Partido Demócrata" en la próxima década".

Otro artículo publicado la semana pasada en Jacobin, por Branko Marcetic, está encabezado: "Literalmente escribí el caso contra Joe Biden. Pero tengo algunos consejos gratuitos para él. El artículo instó a Biden a adoptar un programa de "izquierda" con el fin de ganar el apoyo de los jóvenes.

"Si Biden y los demócratas de su generación", escribe Marcetic, "podrían vender cobardemente sus principios para la conveniencia política y pretender ser algo que no son una sola vez, pueden hacerlo de nuevo, sólo para bien. Por primera vez en mucho tiempo, la dirección en la que se dirigen las cosas significa que lo políticamente conveniente es también lo correcto".

Sería difícil conjurar un argumento más cínico o deshonesto al servicio del Partido Demócrata.

Tanto DSA como la Nación proceden de la base de que no puede haber nada fuera del Partido Demócrata. Ambos buscan atrapar a los jóvenes y a los trabajadores en el estrecho marco de la política capitalista. Sin embargo, la verdad del asunto es que en la "elección" entre Trump y Biden no hay una manera progresiva de avanzar para la clase trabajadora.

Es fundamental que los trabajadores y los jóvenes saquen las conclusiones políticas necesarias de la experiencia de Sanders.

La única campaña socialista genuina en las elecciones de 2020 es la del Partido Socialista por la Igualdad. El PSI está luchando para movilizar a la clase trabajadora no por el objetivo inútil de transformar el Partido Demócrata, sino por la construcción de un movimiento independiente de la clase obrera con el fin de preparar y liderar la lucha por el socialismo.

(Publicado originalmente en inglés el 25 de abril de 2020)