La pandemia del Coronavirus se extiende por el sur de los Estados Unidos

Hospitales abrumados en California y Alabama mientras el número de muertes a nivel nacional se acerca a 100.000

por Bryan Dyne
26 mayo 2020

Los hospitales de Montgomery, Alabama y El Centro, California, se han visto obligados a restringir la admisión de nuevos pacientes con coronavirus después de que la carga de casos de COVID-19 se disparara durante la semana. La situación en ambas ciudades se desarrolló a medida que el número de casos confirmados en los EE.UU. superó los 1,6 millones, y el número de muertos se acercó a 100.000.

Margot Bloch de Takoma Park, Md., está en Lafayette Park cerca de la Casa Blanca mientras protesta contra el manejo del presidente Donald Trump de la pandemia de COVID-19 el miércoles 20 de mayo de 2020, en Washington. Está rodeada de “bolsas para cadáveres” que representan a los muertos. (Foto: AP Photo/Evan Vucci)

La situación en ambas ciudades fue resumida por el alcalde de Montgomery Steven Reed, quien dijo ayer en una conferencia de prensa, “En este momento, si eres de Montgomery y necesitas una cama en la UCI, estás en problemas”. De los cuatro hospitales regionales de la capital del estado, a uno le faltan tres camas en la UCI, dos no tienen camas disponibles en la UCI y a uno sólo le queda una cama en la UCI. El exceso de pacientes está siendo transferido a Birmingham, un viaje para los infectados de más de una hora.

Reed también advirtió que los hospitales están “a una capacidad que no es sostenible”, y que “nuestro sistema de salud está al máximo”.

En El Centro, el aumento de la carga de trabajo se produjo a ambos lados de la frontera entre EE.UU. y México a raíz de las relajadas normas de distanciamiento físico promulgadas hace dos semanas. Según el CEO de El Centro Regional Medical Center, el Dr. Adolphe Edward, el aumento se debe en gran parte a los ciudadanos estadounidenses que viven en Mexicali, una ciudad fronteriza de México con una población de 690.000 habitantes, que fueron rechazados de los hospitales mexicanos como resultado del aumento de las infecciones de coronavirus allí.

Más de dos docenas de pacientes tuvieron que ser trasladados a hospitales en San Diego y otras ciudades cercanas, informa Reuters.

Esta realidad no impidió que el presidente Donald Trump declarara el viernes: “Estoy identificando las casas de devoción, iglesias, sinagogas y mezquitas, como lugares esenciales que brindan servicios esenciales”, y exigiera que “los gobernadores... permitan que nuestras iglesias y lugares de veneración se abran ahora mismo”.

Los comentarios de Trump siguen a sus observaciones del jueves de que la reapertura del país no se detendrá aunque la pandemia recupere el impulso que tuvo en los dos meses anteriores. “Ya sea una brasa o una llama, vamos a apagarla. Pero no vamos a cerrar nuestro país”. Esta campaña ha añadido combustible al alza récord del mercado de valores desde su colapso en marzo, a expensas de decenas de miles de vidas y decenas de millones de medios de vida.

El aumento de los casos en zonas tan divergentes del país es otro indicio de que, contrariamente a la política oficial, la propagación de la pandemia de coronavirus no está disminuyendo sino aumentando. Estados como Texas, Florida y Luisiana se han unido a Alabama y California para observar un aumento de nuevos casos de COVID-19 en los últimos días.

Los promedios móviles de 7 y 14 días de recuento de casos diarios en Alabama están aumentando y ahora se sitúan por encima de los 500 nuevos casos por día. El número de nuevos casos en California se ha mantenido por encima de 2.000 durante los últimos cuatro días consecutivos. Texas, donde la orden de permanecer en casa expiró el 30 de abril, vio como su nuevo conteo de casos el 21 de mayo se duplicó a 1.856, en comparación con el día anterior.

El número de nuevos casos en Florida también ha comenzado a aumentar, con un fuerte incremento a 1.204 el jueves. Ese día, el número de nuevos casos en Luisiana aumentó más de cuatro veces con respecto al día anterior, a 1.188 nuevas infecciones. El total de muertes en estos estados también sigue aumentando, a 537 en Alabama, 3.682 en California, 1.501 en Texas, 2.190 en Florida y 2.668 en Luisiana.

Texas, Florida y Alabama también se encuentran entre los estados que se prevé que tendrán aún más infecciones de coronavirus en las próximas cuatro semanas, según el modelo del PolicyLab del Hospital Infantil de Filadelfia. Utilizando datos de teléfonos celulares para rastrear la movilidad en un intento por pronosticar la pandemia, los investigadores han descubierto que esos estados son algunos de los que corren mayor riesgo de un mayor número de casos de pandemia a medida que sus economías continúan reabriéndose.

Otro estado que ha visto un fuerte aumento de casos es Arkansas, donde el número de nuevas infecciones aumentó en un 228 por ciento en los últimos 14 días, llevando el número total de casos de coronavirus a 5.612. Un brote entre los trabajadores avícolas de todo el estado, que ahora incluye 136 casos activos, ha contribuido al reciente aumento.

En todo el país, cada vez es más evidente que la reapertura está impulsando la propagación de la pandemia mortal.

Forzar a los estados a permitir que se celebren servicios religiosos sólo exacerbará esta crisis. Todos los estados permiten ahora algún tipo de reunión pública, incluyendo restaurantes, tiendas, barberías y salones, playas y gimnasios. Algunos estados, como Luisiana, incluso han abierto cines, museos, zoológicos y casinos, mientras que Florida ya ha permitido que se reabran las casas de devoción.

Muchas de estas reaperturas tienen lugar antes del fin de semana del Día de los Caídos. En Wisconsin, la Corte Suprema del estado ha permitido que bares, clubes, bodegas, restaurantes y campings sean anfitriones de 158 eventos de música en vivo. Aunque ninguno de ellos tendrá lugar en Milwaukee o Madison, debido al gran número de casos en esas ciudades, se espera que atraigan a grandes multitudes, y los funcionarios de salud pública están preocupados por el resurgimiento de casos y muertes como resultado de ello.

Esto es particularmente preocupante en la actual pandemia debido al período de incubación del coronavirus. Se necesitan de 2 a 14 días para que aparezcan los síntomas y aún más tiempo para que un paciente se someta a pruebas y posiblemente sea hospitalizado. “Estamos viendo potencialmente un mes o dos más tarde que vamos a ver el impacto” de la reapertura, dijo la ex comisionada de salud de Baltimore Leana Wen al Washington Post. “Aún no han visto el impacto de la reapertura. Creo que va a haber un retraso muy significativo”.

El autor también recomienda:

Encubrimiento de la pandemia en EE.UU. culpable por decenas de miles de muertes
[23 mayo 2020]

El regreso al trabajo pone a miles y miles en riesgo
[19 mayo 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de mayo de 2020)