La planta empacadora de carne JBS reabre sus puertas en Brasil a medida que América Latina se convierte en el epicentro COVID-19

por Gabriel Lemos
28 mayo 2020

La empresa brasileña de procesamiento de carne transnacional JBS reabrió su planta en la ciudad de Passo Fundo, en el estado de Rio Grande do Sul, en el extremo sur de Brasil, el 20 de mayo. Los auditores del Tribunal Laboral Regional del gobierno cerraron la planta el 24 de abril después de que se convirtió en un foco del nuevo coronavirus en la región, con 19 trabajadores que dieron positivo.

Para cuando reabrió la planta, el número total de casos confirmados entre sus 2,410 empleados había aumentado a 94. Aunque no se han registrado muertes entre los trabajadores, siete personas que entraron en contacto con las personas infectadas en la planta han muerto.

El gobernador del estado, Eduardo Leite (PSDB) y el ministro de Agricultura del gobierno de Bolsonaro, Tereza Cristina, trabajaron en estrecha colaboración para asegurar la reapertura de la planta. La decisión del Tribunal Supremo del Trabajo a favor de JBS el martes pasado pidió la implementación de medidas de seguridad como el uso obligatorio de máscaras faciales y escudos, higiene constante y distancia entre los trabajadores, que serán separados por láminas acrílicas.

Esta decisión se produce después de que JBS reportara una pérdida de R$5.9 mil millones (US$1,1 mil millones) en el primer trimestre de este año, contra una ganancia de R$1.1 mil millones (US$200 millones) en el mismo período de 2019.

La planta Passo Fundo de JBS en el sur de Brasil (Crédito: Ministério Público do Trabalho/RS)

La reapertura de la planta de JBS en Passo Fundo tuvo lugar dos días antes de que la Organización Mundial de la Salud anunciara que América Latina se había convertido en un nuevo epicentro de la pandemia de coronavirus. Brasil, que está sufriendo la peor cifra del continente por la pandemia, por primera vez la semana pasada confirmó más de 1,000 muertes de COVID-19 en un solo día, mientras superaba a Rusia como el país con el segundo mayor número de casos después de Estados Unidos. Para el martes, reportó 23,622 muertes y 377,780 infecciones confirmadas. Los estudios han indicado que la cifra real es probablemente 14 veces mayor.

Aunque el mayor número de casos se concentra en ciudades importantes como São Paulo y Río de Janeiro, la pandemia de coronavirus se está extendiendo rápidamente al empobrecido interior de Brasil. Un estudio realizado por Fiocruz, la principal institución epidemiológica del país, mostró que en el último mes el número de casos en ciudades de hasta 20,000 habitantes aumentó en un 50 por ciento. Hoy, las ciudades brasileñas con las tasas más altas de casos y muertes se encuentran en el estado norteño de Amazonas, que no tiene camas de UCI fuera de la capital Manaos.

Como ha sido el caso en muchos países alrededor del mundo, particularmente en los Estados Unidos, las plantas empacadoras de carne han sido un vector para la propagación del virus a muchas ciudades pequeñas en el interior del país. Brasil es el mayor productor y exportador de carne de res y aves de corral del mundo.

En abril, 42 de las 446 plantas empacadoras de carne del país fueron cerradas para detener la propagación del virus. Solo en Rio Grande do Sul, 529 trabajadores en 19 plantas empacadoras de carne habían dado positivo por el virus el pasado jueves 22 de mayo.

La planta Passo Fundo de JBS en el sur de Brasil (Crédito: Ministério Público do Trabalho/RS)

La ciudad de Passo Fundo, donde se reabrió la planta de JBS la semana pasada, tenía el 11 de mayo el mismo número de muertes de COVID-19 que la capital del estado, Porto Alegre, que tiene siete veces más habitantes. La ciudad rural tiene la tasa de casos de coronavirus más alta del estado, con 135.7 casos por cada 100,000 habitantes, en comparación con 35.8 en la capital.

BBC Brasil informó el 13 de mayo que la ciudad de Ibirapuitã tuvo sus primeros casos "importados" de Passo Fundo. La pequeña ciudad de 5,000 habitantes ya tiene una de las tasas de casos más altas en Rio Grande do Sul, 360 por 100,000 habitantes.

El mismo día que reabrió la fábrica de JBS, el diario local, Campo Grande News, informó que un empleado indígena de JBS en la ciudad de Dourados, en el estado occidental central de Mato Grosso do Sul, fue infectado con el coronavirus y contrajo la enfermedad. al pueblo de Bororó, infectando a 31 indígenas. Junto con el pueblo de Jaguapiru, Bororó es parte de la Reserva Indígena Dourados, donde viven 18,000 indígenas.

El diario también informó que 16 empleados de JBS en Dourados se aislaron el martes pasado después de mostrar síntomas de COVID-19. Todos viven en la vecina ciudad de Río Brilhante, que tiene 37,000 habitantes.

En otra ciudad de Mato Grosso do Sul, Guia Lopes da Laguna, la planta empacadora de carne de la empresa Brasil Global Industrial, con 300 empleados, se convirtió en un punto de acceso de COVID-19 después de que un conductor de camión proveniente de São Paulo infectara a cinco empleados. Para el 20 de mayo, 61 empleados habían dado positivo y otros 190 estaban esperando los resultados de la prueba. El lunes, Guia Lopes da Laguna registró la octava tasa más alta de infecciones en Brasil, con 1,627 casos por cada 100,000 habitantes.

Estos desarrollos en la industria empacadora de carne de Brasil son parte de un fenómeno mundial. Como informó el World Socialist Web Site, las plantas empacadoras de carne se han convertido en puntos calientes de coronavirus en los EE. UU., Donde 12,000 trabajadores ya han sido infectados con el virus mortal y 50 han muerto al 23 de mayo. Cientos de trabajadores de mataderos y plantas empacadoras de carne también han sido infectados en Alemania e Irlanda del Norte, donde un trabajador de la planta de Moy Park murió de COVID-19.

Muchas de estas infecciones y muertes ocurrieron en plantas empacadoras de carne controladas por JBS. En 2015, JBS compró la planta de Moy Park a otra empresa brasileña, Marfrig. En los EE. UU., donde JBS tiene 60 plantas, la compañía compró Swift Foods en 2007, Pilgrim's Pride en 2009 y la división de carne de cerdo de Cargill en 2015. Después de comprar XL Foods en 2012, JBS también comenzó a operar en Canadá, y desde 2007 ha estado operando en Australia, donde compró los mataderos de Australian Meat Holdings, la carnicería del Grupo Tasman y el Grupo Primo.

La primera compra internacional de JBS tuvo lugar en 2005, cuando compró el mayor productor y exportador de carne de Argentina, Swift-Armour, convirtiéndose en el mayor productor de carne de América Latina. Dos años después, con la compra de Swift Foods, JBS se convirtió en el mayor productor de carne del mundo. Hoy, la empresa transnacional brasileña emplea a más de 260,000 trabajadores en 30 países.

La internacionalización de JBS se desarrolló bajo los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) que, durante 13 años, de 2003 a 2016, fue el partido gobernante preferido de la burguesía brasileña.

Como parte de su política denominada "neo-desarrollista", los gobiernos del PT utilizaron el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para financiar la internacionalización y la fusión de grandes empresas brasileñas para que Brasil creara sus propios "campeones nacionales”, es decir, grandes empresas respaldadas por el estado nacional con un alcance global. Esta política comenzó en 2005, al final del primer mandato del ex presidente del PT, Luiz Inácio Lula da Silva, cuando BNDES utilizó por primera vez su operación de Inversión Extranjera Directa para financiar la compra de JBS de Swift-Armor de Argentina.

De 2005 a 2013, BNDES invirtió R$12.8 mil millones (US$2.3 mil millones) en el grupo controlador de JBS, J&F, tanto a través de préstamos al "campeón nacional" brasileño como a través de la compra de acciones y obligaciones. Hoy, la subsidiaria de BNDES responsable de estas operaciones, BNDES Participações (BNDESPAR), posee el 21 por ciento de JBS. Esta enorme inyección de capital hizo que los ingresos de JBS se dispararan de R$4 mil millones (US$730 millones) en 2006 a R $ 170 mil millones (US$31 mil millones) en 2016.

La cantidad de recursos invertidos por BNDES y BNDESPAR en el proceso de internacionalización de JBS y otros "campeones nacionales" aumentó más de cinco veces entre 2003, el primer año del gobierno de Lula, y 2010, cuando alcanzó el récord de R$168 mil millones (EE.UU. $31 mil millones). Entre otros "campeones nacionales" impulsados por los gobiernos del PT a través de BNDES se encuentran el gigante de la construcción Odebrecht, que bajo los gobiernos del PT comenzó grandes proyectos de construcción en África, América Latina e incluso Estados Unidos, y Fibria, que se creó en 2009 a partir de la fusión financiada por BNDES de dos grandes empresas nacionales de celulosa y hoy es el mayor productor de celulosa del mundo.

Sin embargo, a diferencia de los "campeones nacionales" chinos y surcoreanos, que supuestamente inspiraron la política "neodesarrollista" del PT, el financiamiento del BNDES se realizó principalmente en compañías que producían productos básicos y productos de tecnología baja y media. Este proceso fortaleció los agronegocios brasileños y posicionó al país en el mercado global como un importante exportador de productos básicos.

Las operaciones de BNDES acercaron al PT a las capas más poderosas de la burguesía brasileña, que año tras año aumentó el financiamiento de la campaña del partido. En las elecciones de 2006, un año después de la primera compra internacional de JBS, cuando Lula fue reelegido presidente, la compañía donó R$2,5 millones (US$460 mil) a las campañas electorales del PT, una suma cinco veces mayor que la donada al PSDB, que quedó en segundo lugar. En las elecciones presidenciales de 2010, ganadas por la candidata del PT Dilma Rousseff, JBS donó R$9 millones (US$1.7 millones) al partido, una cantidad tres veces mayor que la donada al PSDB, nuevamente en segundo lugar. En las últimas elecciones presidenciales que permitieron donaciones corporativas, en 2014, el PT recibió la mayoría de las donaciones de cualquier partido de las principales empresas brasileñas, en primer lugar de los "campeones nacionales".

Emílio Odebrecht, cuyo conglomerado de construcción recibió R$28 mil millones (US$5 mil millones) de BNDES entre 2008 y 2015, informó en un acuerdo de culpabilidad en 2017 que Lula, a fines de la década de 1970, "creó las condiciones para poder tener una relación diferenciada con los sindicatos”, es decir, poner fin a las huelgas antes de que se satisfagan las demandas de los trabajadores.

A mediados de la década de 1990, la CUT, la federación sindical controlada por el PT, respondió a los brutales ataques contra los derechos de los trabajadores y las políticas de libre mercado del gobierno del presidente Fernando Henrique Cardoso (PSDB) dirigiendo a los sindicatos hacia la creación y gestión de fondos de pensiones. Realizada en consulta con la AFL-CIO de EE. UU., el Fondo de Solidaridad Laboral de Quebec y la CGT francesa, esta transformación fue liderada por Luiz Gushiken, expresidente del Sindicato de Trabajadores del Banco de São Paulo y exministro del gobierno de Lula. En la década de 1970, había sido miembro de la Organización Socialista Internacionalista Lambertista (OSI), que promovió la creación del PT, al igual que el exministro de Finanzas de Lula, hoy bajo arresto domiciliario por cargos de corrupción, Antonio Palocci.

En 2003, en su primer año como presidente, Lula explicó esta transformación al decir que "el sindicato necesita comprender el papel que tienen los fondos de pensiones", ya que "el sindicalismo de confrontación ha pasado ... aunque es posible que haya sido conocido por eso." Junto con BNDES, los fondos de pensiones de las empresas estatales, en gran parte controlados por funcionarios sindicales del PT, se convirtieron en los principales financiadores de la política de "campeones nacionales".

Estos desarrollos exponen no solo al PT como partido burgués, sino también al carácter procorporativo de la CUT y sus sindicatos afiliados.

Hoy, en medio de la pandemia de COVID-19, los trabajadores de las plantas empacadoras de carne y todos los demás sectores amenazados por el virus mortal deben formar comités de seguridad de base contra el impulso de ganancias de grandes corporaciones globales como JBS, que están respaldados por el sindicatos y partidos pro corporativos como el PT. Estos comités deben luchar para unirse con los trabajadores a nivel internacional en la lucha por la reestructuración de la sociedad basada en la necesidad social y no en el beneficio privado, es decir, por el socialismo.

(Publicado originalmente en inglés el 27 de mayo de 2020)

 

El autor también recomienda:

¡Construyan comités de base en las fábricas y lugares de trabajo para prevenir la transmisión del COVID-19 y salvar vidas!
[22 mayo 2020]

¿Por qué son hostiles los sindicatos al socialismo?
[1 octubre 2019]

¿Quién es responsable del ascenso del fascistizante Bolsonaro en Brasil?
[22 octubre 2018]