Brasil supera los 350.000 casos mientras los políticos promueven la rápida reapertura de la economía

por Tomas Castanheira
28 mayo 2020

El lunes, por primera vez, Brasil anunció un mayor número de muertes por COVID-19 en un solo día que los Estados Unidos. El domingo, el país más grande de América Latina registró 703 muertes, mientras que los EE.UU. registraron 617. El número de muertes confirmadas en Brasil ya ha superado las 23.000.

El país tiene actualmente el segundo mayor número de casos de coronavirus confirmados en el mundo, 367.906 en total. Sigue a los Estados Unidos, que tiene 1.697.182 casos, y está justo delante de Rusia con 353.427 casos.

Sin embargo, la tasa de pruebas de Brasil es significativamente inferior a la de estos dos países, con sólo 3.461 pruebas por millón de habitantes, en comparación con las 25.456 pruebas por millón de habitantes de Estados Unidos y las 61.300 pruebas por millón de Rusia.

Una estimación basada en los parámetros establecidos por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres indica que sólo uno de cada 20 casos de COVID-19 se notifica en el Brasil. Esto se traduciría en un número real de casos que superaría los 7 millones.

Como consecuencia de la propagación incontrolada del virus, el precario sistema de atención sanitaria del país se está colapsando en todas las regiones.

Trabajadores del cementerio colocan cruces sobre una fosa común después de enterrar a cinco personas en el cementerio de Nossa Senhora Aparecida en Manaus, Brasil, el miércoles 13 de mayo de 2020. La nueva sección del cementerio se abrió el mes pasado para hacer frente a un aumento de las muertes. (Foto AP/Felipe Dana)

El estado de São Paulo es el centro de la enfermedad, con 83.625 casos y 6.220 muertes. La ciudad de São Paulo ya tiene más del 90 por ciento de sus camas en la UCI ocupadas, a pesar de los cientos de nuevas camas abiertas en los hospitales de campaña. Trece hospitales de la región metropolitana de São Paulo ya están llenos y la enfermedad se está extendiendo más rápidamente (hasta cuatro veces más rápido) por el campo del estado.

En segundo lugar se encuentra el estado de Río de Janeiro, con 37.912 casos y 3.993 muertes confirmadas. Al igual que en São Paulo, la ocupación de las camas de la UCI también ha alcanzado el 90 por ciento, y hay más de 200 pacientes en espera de cuidados intensivos. También hay indicios de un alto subregistro de muertes en el estado, lo que sugiere el doble del número registrado por el gobierno.

Sin embargo, los gobernadores de derecha de estos estados—João Doria del Partido Socialdemócrata Brasileño (PSDB), de São Paulo, y Wilson Witzel del Partido Social Cristiano (PSC), de Río de Janeiro—están promoviendo una reanudación general de las actividades económicas.

Doria planea reabrir para el 1 de junio, pero subraya que el 74 por ciento de la economía ya está abierta y sólo el 26 por ciento permanece cerrada. La semana pasada, ya se reunió con las asociaciones de minoristas para discutir su regreso.

Witzel también presentó un programa para reanudar las actividades económicas la semana pasada. Determinó que una vez que la tasa de ocupación de camas en la UCI baje a entre el 90 y el 70 por ciento, se permitirá la reapertura del comercio y el retorno de los deportes de espectadores, con hasta un 50 por ciento de capacidad en los estadios, entre otras cosas.

El lunes se reabrió el comercio en Duque de Caxias, la segunda ciudad más afectada por el coronavirus en Río de Janeiro, trayendo multitudes a las calles y formando filas frente a las tiendas. La justificación presentada por el gobierno fue totalmente absurda: una vez que se hayan creado nuevas camas de hospital, el sistema de salud podrá acoger a más enfermos y, sin los ingresos fiscales, no habrá dinero para pagar a los médicos.

La misma trayectoria, exigida por la clase capitalista en su conjunto, se extiende por todos los estados del país.

La semana pasada, la reapertura de los negocios fue anunciada por los gobernadores de los estados del noreste que se definen como de izquierda: Flávio Dino, del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), gobernador de Maranhão, y Camilo Santana, del Partido de los Trabajadores (PT), gobernador de Ceará. El estado de Ceará es uno de los más afectados por el coronavirus en el país, con 36.000 casos y 2.400 muertes, más de la mitad de ellas en la capital, Fortaleza.

El lunes, el cierre del estado de Pará fue suspendido. Duró cerca de dos semanas y tuvo baja efectividad, alcanzando un pico de poco más del 50 por ciento de aislamiento social. El vecino estado de Amazonas, que ha visto las mayores calamidades asociadas al coronavirus y registró más de 1.000 nuevas infecciones sólo el domingo pasado, planea reabrir sus negocios el 1 de junio.

Entre las acciones más criminales de la burguesía brasileña está la reanudación de la actividad comercial en Belo Horizonte, la capital de Minas Gerais. Fue promovido directamente por el presidente de la Federación de Industrias de Minas Gerais (FIEMG), Flávio Roscoe, quien dijo en una entrevista la semana pasada, “No tiene sentido el funcionamiento de la industria si se detiene el comercio”.

Continuó: “Las actividades, como el comercio ambulante y las tiendas con un pequeño flujo de gente, no ofrecen un riesgo real. Si se distribuye desinfectante de manos en las puertas y se usan máscaras, se está protegido. La industria de Minas no se detuvo en ningún momento debido a COVID-19... El riesgo de contagio en el estado es uno de los más bajos de Brasil”.

Las acusaciones de Roscoe se basan en un encubrimiento directo de los hechos. Miles de víctimas de enfermedades respiratorias han sido enterradas en Minas Gerais sin haber sido sometidas a la prueba de COVID-19. Los datos del Ministerio de Salud y del Departamento de Salud del estado muestran que, en comparación con el año pasado, los casos de Síndrome Respiratorio Agudo Severo tuvieron un salto de 691 por ciento, y las muertes de 838 por ciento.

El propio Roscoe se infectó con el coronavirus después de unirse al séquito del presidente fascista brasileño Jair Bolsonaro en un viaje a Washington en marzo, donde se reunió con Donald Trump. Bolsonaro es el líder político del movimiento burgués para la reapertura de la economía del país y ha defendido una “guerra contra los cierres” en interés de los industriales y los accionistas.

A pesar de la profunda crisis que sacude al Estado brasileño y a su gobierno, Bolsonaro ha sido capaz de promover las políticas más reaccionarias y criminales asociadas a la crisis del coronavirus, que provocará la muerte de cientos de miles de brasileños.

Tras la dimisión de dos ministros de salud, el gobierno de Bolsonaro consiguió recomendar la semana pasada la cloroquina y la hidroxicloroquina para todos los pacientes de COVID-19. El protocolo fue firmado por el ministro interino de salud, el general Eduardo Pazuello, a quien Bolsonaro llama “médico”, aunque no lo sea.

Las pruebas con hidroxicloroquina fueron suspendidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), tras la publicación de un estudio de la revista científica The Lancet que reveló que la sustancia era ineficaz para el tratamiento de la enfermedad y aumentaba el riesgo de muerte.

Pero las pruebas científicas no detendrán a Bolsonaro en su promoción de la cloroquina como la cura milagrosa de COVID-19, una pieza central de su campaña oscurantista para reabrir la economía, que va a todo vapor.

El lunes, anunció a un grupo de sus seguidores que forzará la reapertura de las iglesias del país. Se unirán a la serie de servicios decretados como esenciales por el gobierno en las últimas semanas. Atacando las órdenes judiciales, Bolsonaro habla abiertamente de imponer sus medidas por la fuerza.

En un post de Twitter, Bolsonaro se dirigió a los gobernadores que “han declarado públicamente que no cumplirán con nuestro Decreto No. 10.344/2020, que incluye a los gimnasios, barberías y salones de belleza como actividades esenciales”. Concluyó con la peligrosa amenaza: “Desafiar al estado constitucional democrático es el peor camino, sacará a relucir el indeseable autoritarismo en Brasil”.

El “autoritarismo indeseable” se expresó el domingo pasado frente al Palacio del Planalto, la sede del gobierno. Después de sobrevolar la Plaza de los Tres Poderes en helicóptero, en un gesto coreografiado, Bolsonaro bajó a una manifestación. Las histéricas bandas de extrema derecha portaban pancartas expresando su apoyo a las fuerzas armadas y atacando al Tribunal Supremo. Bolsonaro desfiló entre ellos sin máscara durante 40 minutos, tomando fotos y sosteniendo niños en su regazo.

Lo describió como “otra [demostración] espontánea. Es una señal de que el pueblo quiere libertad y democracia y quiere que el presidente pueda trabajar”. Esto es una completa mentira. Estas demostraciones no son espontáneas, sino que están diseñadas por grupos directamente vinculados al estado. No representan los sentimientos de amplias capas de la clase obrera, sino los intereses de la clase dominante brasileña.

Bolsonaro sabe que sus políticas capitalistas en respuesta a la crisis del coronavirus—dejar que la población muera de hambre y que el virus se extienda, matando a miles—son extremadamente impopulares y generarán olas de oposición social.

Lo expresó claramente en una cinta de video de una reunión con sus ministros el 22 de abril que fue publicada por orden judicial la semana pasada. En ella, dijo: “El suelo fértil aparece... algún pedazo de mierda... levantando la bandera del pueblo... no cuesta nada. Y ese es el terreno fértil: desempleo, caos, miseria, desorden social y otras cosas”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de mayo de 2020)

 

El autor también recomienda:

Latinoamérica emerge como nuevo epicentro del COVID-19
[15 mayo 2020]

Los trabajadores brasileños rechazan las demandas de elegir entre COVID-19 y la hambruna
[11 mayo 2020]