Fuerte aumento de la violencia de extrema derecha y antisemita en Alemania

por Peter Schwarz
4 junio 2020

El número de actos de violencia de la extrema derecha y antisemita en Alemania aumentó considerablemente en 2019. Esto se revela en las estadísticas y cifras sobre delitos políticos presentadas el 27 de mayo por el ministro del Interior federal Horst Seehofer (Unión Social Cristiana, CSU).

El número de delitos antisemitas aumentó en un 13 por ciento respecto al año anterior, hasta alcanzar los 2.032 casos. El número de ataques a personas de fe judía alcanzó su nivel más alto desde que se empezaron a recopilar estadísticas hace veinte años. En promedio, cinco o seis crímenes antisemitas fueron cometidos cada día el año pasado. Según la policía, el 93 por ciento de estos crímenes provenían de la derecha. El ataque terrorista en la sinagoga de Halle fue sólo la punta del iceberg.

En total, la policía registró 41.177 crímenes por motivos políticos el año pasado, un aumento del 14 por ciento. 22.342 de ellos fueron asignados al campo de la derecha, 9.849 al campo de la izquierda. Sin embargo, estas cifras sólo tienen una importancia limitada, ya que son las llamadas estadísticas iníciales. Los incidentes se registran cuando se levanta una sospecha inicial, independientemente de si se celebra un proceso penal o se dicta una sentencia judicial posteriormente.

Además, los delitos en cuestión son muy diversos, desde los meros delitos de propaganda (el 40% de todos los casos) hasta la resistencia a la policía en las manifestaciones, pasando por el asesinato a sangre fría.

La definición de lo que es "derecha" e "izquierda" también se deja en manos de la policía, entre cuyas filas se encuentran muchos simpatizantes de la extrema derecha. Cuando los neonazis marchan, la policía suele tomar medidas brutales contra los contramanifestantes de izquierda, con el resultado de que son éstos, y no los neonazis, los que aparecen en las estadísticas de violencia.

Sin embargo, las cifras no dejan lugar a dudas de que el extremismo de derecha y el antisemitismo están en aumento en Alemania. Incluso el ministro del Interior Seehofer, que por lo demás trivializa notoriamente el extremismo de derecha, ya no podía negarlo.

"La mayor amenaza en nuestro país proviene de la derecha", dijo en la presentación del informe y habló de un "largo rastro de sangre" del extremismo de derecha, que va desde las acciones de la terrorista Unión Nacional Socialista neonazi (NSU) a los atentados de Múnich, Halle y Hanau, hasta el asesinato del presidente de distrito de Kassel, Walter Lübcke, por un extremista de derecha.

Georg Meier (Partido Socialdemócrata, SPD), presidente de la Conferencia de Ministros del Interior, dijo que en el sector de la extrema derecha habían surgido estructuras que no se habían visto o contra las que no se había luchado durante demasiado tiempo. El ministro del Interior del Estado de Turingia informó sobre los conciertos de la derecha en su estado con miles de participantes que habían dado el saludo a Hitler (Sieg Heil).

Dada la hostilidad hacia los extremistas de derecha que siente la gran mayoría de la población, Seehofer y Meier se están esforzando por cubrir sus huellas. Los neonazis y antisemitas se sienten fuertes sobre todo porque tienen el aparato estatal y los partidos de la clase dominante detrás de ellos. Incluso las hipócritas afirmaciones de los funcionarios de que ahora quieren tomar medidas contra la amenaza de la derecha no alteran esto.

En su libro Why Are They Back? [¿Por qué están de vuelta?], el vicepresidente del Sozialistische Gleichheitspartei (Partido Socialista por la Igualdad, SGP) Christoph Vandreier ha mostrado en detalle cómo se crearon las condiciones para el ascenso de la extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) y su periferia fascista en las universidades, en los medios de comunicación, en la política y en el aparato estatal.

El capitalismo global no ha "resuelto ninguno de los problemas que condujeron a la catástrofe de los años treinta", dice el prólogo del libro. "Todas las contradicciones sociales, económicas y políticas están estallando de nuevo con toda su fuerza". La burguesía alemana se enfrenta de nuevo a los mismos problemas que intentó resolver con la guerra y el fascismo y ahora vuelve a los mismos métodos.

Esto comenzó con la banalización de los crímenes del imperialismo alemán y del régimen nazi por profesores como Herfried Münkler y Jörg Baberowski, y su vehemente defensa por parte de los medios de comunicación y la política oficial contra la crítica estudiantil. Continuó con el bullicio que rodeó a los escritos racistas de la figura principal del SPD, Thilo Sarrazin, y las protestas contra los refugiados de Pegida, que fueron minimizadas como una manifestación de "ciudadanos preocupados" a los que había que "tomar en serio".

La campaña contra los refugiados, que fue más o menos abiertamente apoyada por todos los partidos de la clase dirigente y los medios de comunicación, fue acompañada por la afirmación de que el peligro del antisemitismo no provenía de la derecha, sino de los refugiados de la fe musulmana y de la izquierda.

Mientras que el primer ministro israelí festejó a conocidos extremistas de derecha como Matteo Salvini, Viktor Orbán y Rodrigo Duterte en el Monumento al Holocausto de Yad Vashem, los intelectuales, artistas y activistas de izquierda fueron denunciados como antisemitas. Sólo recientemente, el historiador y filósofo camerunés Achile Mbembe se ha convertido en objeto de una campaña de este tipo. Pero las estadísticas confirman plenamente que el antisemitismo proviene de la derecha fascista.

La AfD también ha sido cortejada por los políticos y los medios de comunicación y se le ha confiado la presidencia de importantes comisiones del Bundestag (parlamento). Hans-Georg Maassen, cuando era jefe del servicio secreto, asesoró al partido de ultraderecha y simpatiza abiertamente con sus posiciones. Hace poco, el primer ministro del estado de Turingia, Bodo Ramelow (partido La Izquierda) ayudó personalmente a la AfD a obtener un puesto de vicepresidente en el parlamento estatal con su voto.

Por encima de todo, el aparato estatal ha desempeñado un papel importante en la construcción de estructuras de extrema derecha. La red fascista, de la que surgieron los terroristas del NSU y el asesino del presidente del distrito de Kassel, Walter Lübcke, está plagada de docenas de informantes confidenciales del servicio secreto y de los Departamentos de Investigación Criminal, que la financiaron y la construyeron. Ninguno de ellos ha sido llevado a la justicia, y los archivos pertinentes permanecen bajo llave hasta el día de hoy.

También se han producido numerosos artículos y documentales de televisión sobre la llamada red "Aníbal", formada por soldados de élite del KSK, policías especiales, jueces, abogados y funcionarios de los servicios secretos, que mantiene listas de muertos, acumula armas y realiza ejercicios militares, sin que ninguno de los responsables políticos haya reaccionado. Casi todos los protagonistas de la red están en libertad.

Hace dos semanas, cuando se encontró otro gran alijo de armas y recuerdos nazis pertenecientes a un soldado del KSK, el comandante del KSK, Markus Kreitmayr, escribió una carta a sus soldados, preguntándose por qué, "en medio de nuestra comunidad, obviamente todavía hay individuos" que "pertenecen al llamado espectro de la derecha". Los extremistas serían removidos, amenazó y luego les pidió que por favor dejaran el Bundeswehr (Fuerzas Armadas) por su propia voluntad.

Kreitmayr sabe más. El soldado, que fue arrestado a principios de mayo, había servido en el KSK durante 20 años y también había estado allí cuando el comandante de una compañía celebró su partida hace dos años con un concierto de rock de derecha, el saludo a Hitler y prostitutas.

La existencia de redes de extrema derecha en la Bundeswehr no es un secreto desde al menos febrero de 2017, desde el desenmascaramiento de Franco A., que había adquirido una falsa identidad como refugiado. Pero el Ministerio de Defensa, la dirección del Bundeswehr y el Servicio de Contrainteligencia Militar las protegieron sistemáticamente y seguirán haciéndolo.

El aumento de los crímenes de la extrema derecha y del antisemitismo es una advertencia. Frente a la crisis económica internacional más profunda desde los años 30, la clase dirigente se prepara una vez más para la dictadura y la guerra.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de junio de 2020)