Prensa europea teme la intensificada lucha de clases en los EE.UU.

por Peter Schwarz
5 junio 2020

"La imagen de los Estados Unidos como centro de la civilización occidental se está derrumbando ante nuestros ojos. ¿Será posible reconstruir la antigua imagen de nuevo?", comentó el diario polaco Rzeczpospolita el martes en referencia a los recientes acontecimientos en los Estados Unidos.

Esto resume el temor de importantes sectores de la clase dirigente europea. La afirmación de que la propiedad privada capitalista y la economía de mercado proporcionaban la base para la libertad y la democracia, y que todo ello equivalía a la "civilización occidental" ha servido de cemento ideológico para el dominio capitalista en Europa, y los Estados Unidos han desempeñado un papel nada despreciable en ello.

En Europa occidental y en Alemania en particular, fueron los Estados Unidos a través de su poder económico y sus tradiciones democráticas los que ayudaron a revivir a la burguesía después de su descrédito debido a sus crímenes durante la guerra. En 1990, el modelo estadounidense, aunque algo empañado ya entonces, desempeñó un papel importante en Europa oriental al vender la restauración del capitalismo y sus horribles consecuencias sociales como un paso en la dirección de la libertad y la democracia.

Leyendo los comentarios europeos sobre los acontecimientos del lunes, uno siente que no están particularmente preocupados por los esfuerzos de Donald Trump para establecer una dictadura presidencial. Más bien, temen que las acciones provocadoras del presidente puedan provocar resistencia y luchas de clase que pongan en peligro el sistema capitalista y se extiendan a Europa. Después de todo, la situación social y política no es menos explosiva allí.

Con algunas excepciones, en los comentarios se reconoce que las protestas nacionales no sólo están dirigidas contra el racismo, sino que están motivadas por la opresión y la explotación social y a ellas se unen personas de todas las razas y etnias. Acusan a Trump de dividir en lugar de reconciliar. Por el contrario, apenas dicen una palabra sobre la movilización de los militares y los preparativos para la dictadura relacionados con esto.

El periódico noruego Verdens Gang escribió: "Una vez más se hace evidente lo desigual que es la sociedad estadounidense. Estos problemas son más profundos que Trump, pero los EE.UU. nunca han necesitado más que ahora un presidente unificador".

El Süddeutsche Zeitung de Alemania comentó: "Cuando el país se incendia, el presidente debería mediar y unificarse". Pero Trump no quiere y no puede hacerlo. Es "incapaz de proteger y calmar a sus compatriotas".

El periódico suizo Neue Zürcher Zeitung (NZZ) señaló tres factores clave que, en su opinión, están en juego: "La violencia policial racista contra los negros, una mayor susceptibilidad de los negros a COVID-19, y una crisis económica que ha golpeado más duramente a las minorías". Todo esto está relacionado, continuó, y añadió: "La desventaja económica lleva a la falta de acceso a la atención sanitaria, lo que permite que los problemas de salud se vuelvan crónicos, aumentando así la vulnerabilidad a la enfermedad pulmonar". No es de extrañar que la frustración sea generalizada".

"En tal situación", dice otro comentario en la NZZ, "los EE.UU. necesitan una figura unificadora que pueda calmar al país, unificarlo y llevarlo adelante en cooperación con otras fuerzas políticas". Pero Trump hace lo que mejor sabe hacer, "polarizar el país e incitar a la gente a enfrentarse".

El Tagesschau (un programa de noticias y asuntos públicos) de la emisora pública alemana ARD comentó: "Un levantamiento es el lenguaje de los que no son escuchados. Con palabras de reconciliación, Donald Trump pudo calmar las cosas rápidamente. En cambio, está escalando la situación con una despiadada retórica Rambo".

La sugerencia de que la situación podría ser controlada si sólo Trump renunciara a su retórica de Rambo es, por supuesto, absurda. Como el WSWS ha explicado en numerosos análisis y comentarios, las condiciones previas para la actual explosión social se han estado gestando durante mucho tiempo. Los Demócratas han contribuido a este proceso no menos que los Republicanos y Trump. El abismo entre los ricos y los pobres aumentó más rápidamente bajo Obama que cualquiera de sus predecesores, y la violencia policial continuó a ritmo acelerado.

Los Demócratas, al igual que los medios de comunicación europeos, temen que Trump pueda provocar un levantamiento revolucionario que ya no pueda ser controlado. Por eso hacen todo lo posible por evadir el tema y suprimir las protestas contra Trump, con quien están de acuerdo en prácticamente todas las cuestiones de política interna, social y exterior. Al igual que la burguesía alemana en 1933, temen más a un movimiento de masas de la clase obrera que a una dictadura fascista.

En Europa, los preparativos para las formas autoritarias de gobierno y dictadura ya están muy avanzados. En Hungría y Polonia, los partidos en el poder han suspendido los derechos democráticos básicos. El líder de la extrema derecha italiana Lega, que estuvo en el gobierno durante un año y medio, respondió al anuncio de Trump en Twitter de que clasificaría a la organización Antifa como un "grupo terrorista", marcando el post con un "Me gusta".

En Francia, el presidente Emmanuel Macron reprimió brutalmente las protestas de los chalecos amarillos con la policía y ahora ataca las manifestaciones de solidaridad con George Floyd. En Alemania, los socialdemócratas y los democratacristianos hicieron de la Alternativa para Alemania de extrema derecha la oposición oficial en el parlamento y han implementado sus políticas en la gran coalición. Cualquiera que se atreva a criticar el capitalismo o a resistir el crecimiento del militarismo es tildado de "extremista de izquierda" y criminalizado. Al mismo tiempo, las estructuras neonazis dentro del aparato estatal son construidas y encubiertas.

La crisis de la democracia americana, que es la causa subyacente del intento de Trump de establecer una dictadura personal basada en lo militar, es el producto de niveles de desigualdad social sin precedentes y de guerras interminables. No puede ser revertida sobre una base capitalista. El mismo proceso está teniendo lugar en Europa. La lucha contra el peligro fascista requiere la movilización independiente de la clase obrera, que debe asumir la dirección de la defensa de los derechos democráticos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 04 de junio de 2020)