El presidente de Brasil, Bolsonaro, llama a los manifestantes "terroristas" y amenaza con represión militar

por Miguel Andrade
8 junio 2020

En un discurso fascista pronunciado durante la apertura de un hospital de campaña para tratar a pacientes con COVID-19, el presidente brasileño Jair Bolsonaro denunció una vez más a los manifestantes que se han unido a marchas en cinco ciudades brasileñas en solidaridad con las protestas en Estados Unidos como "terroristas" y "marginados" con el objetivo de "romper el país".

Llamó a los gobernadores a desplegar la Guardia Nacional contra los manifestantes que participen en las nuevas marchas antigubernamentales programadas para el domingo, un día elegido como respuesta a las manifestaciones fascistas semanales realizadas por los partidarios de Bolsonaro los domingos. En estas manifestaciones participa el propio Bolsonaro y regularmente llaman a un golpe militar y aclaman la brutal historia de la tortura y las ejecuciones de la dictadura militar de 1964-1985.

Las últimas amenazas de Bolsonaro se produjeron inmediatamente después de una reacción frenética y aterrorizada del presidente y su gabinete a las manifestaciones del domingo pasado por parte de jóvenes que se unieron a la ola mundial de protestas contra el asesinato de George Floyd y la desigualdad social, la brutalidad policial y el racismo, así como la promoción de esto último por parte del gobierno de Bolsonaro. Las manifestaciones se encontraron con una brutal represión desatada por soldados de la policía militar controlados por el estado, que a su vez protegían a los provocadores fascistas que portaban banderas del sector de la derecha neonazi ucraniana. Las protestas han crecido a medida que los partidarios de Bolsonaro responden a las marchas de los Estados Unidos con marchas nocturnas similares al estilo Ku Klux Klan, con antorchas en la Corte Suprema y el Congreso en un llamamiento a los miembros más atrasados y desorientados de la sociedad brasileña.

Sin embargo, lo más significativo es que la protesta de Bolsonaro se produjo solo tres días después de un artículo de opinión publicado por el vicepresidente general Hamilton Mourão publicado por el diario más antiguo de Brasil, Estado de S. Paulo, en el que se pedía la incautación y el arresto de los manifestantes. En el artículo, Mourão respaldó por completo las denuncias de Bolsonaro, imitando las protestas de Donald Trump contra "antifa", de que los manifestantes eran "terroristas" que deberían ser proscritos.

En el artículo de opinión, Mourão afirmó que "presentar las últimas manifestaciones antigubernamentales como democráticas constituye un claro abuso" y que fue un abuso "olvidar quiénes son y retratarlas como una contraposición a los partidarios del gobierno y transformarlas en legítimos manifestantes", y agregó que "los alborotadores eran un problema policial y no un asunto político".

También resucitó conocidos tropos autoritarios de "agitadores externos" para denunciar a los manifestantes por "traer a nuestro país problemas y conflictos de otros pueblos y culturas". Además, criticó al miembro de la Corte Suprema de Brasil (STF), Celso de Mello, quien advirtió el domingo de paralelismos entre Brasil y la República de Weimar en los años anteriores a la toma de posesión de Hitler, calificando la comparación de "irresponsable" y desestimando las diatribas fascistas de Bolsonaro como "excesos retóricos", cuya condena podría llevar a "todos a perder el sentido", es decir, justificaría una reacción violenta de Bolsonaro contra la Corte.

Mourão es un notorio golpista ultraderechista, que fue castigado dos veces mientras estaba en servicio activo por declaraciones políticas contra los intentos insignificantes del Congreso de revisar los horribles crímenes de la dictadura militar de 1964-1985. También presidió el Club Militar de ultraderecha, una asociación de funcionarios retirados de alto rango que fue uno de los activos defensores del golpe de estado de 1964.

Pero Mourão escribió su difamación el martes con la autoridad de alguien retratado insistentemente como el "adulto en la sala" de la inestable administración de Bolsonaro por los excandidatos presidenciales de la oposición, Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores (PT), Guilherme Boulos del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Ciro Gomes del Partido Laborista Democrático (PDT) y el gobernador Flávio Dino del Partido Comunista (PCdoB).

Las manifestaciones del domingo fueron una expresión inicial de una ira de clase reprimida durante mucho tiempo contra Bolsonaro y la abismal desigualdad social que define el capitalismo brasileño. En un acto de cobardía política, el PT pidió a sus partidarios que no se unan a las manifestaciones programadas para el domingo con el fin de "no ofrecer al gobierno, lo que desea, el entorno para medidas autoritarias". Horas después, el PT declaró que estaban "en solidaridad" con los manifestantes y les pidió que "cuiden y no cedan ante los provocadores".

Hay una gran importancia para el desencadenamiento de la brutal violencia policial contra los manifestantes pacíficos y la ominosa resurrección del lenguaje reaccionario de la era de la dictadura de "terrorismo" e "infiltrados" e "incitación externa" por parte de Bolsonaro y Mourão después de una semana en la que la oposición burguesa de Bolsonaro estaba celebrando redadas policiales contra sus seguidores como señal de su desaparición.

Las redadas habían sido ordenadas por el juez de la Corte Suprema (STF) Alexandre de Moraes, quien preside una investigación sobre la incitación de manifestaciones de extrema derecha contra el STF por parte de los partidarios de Bolsonaro. Funciona paralelamente a otra investigación, presidida por el juez citado por Mourão, Celso de Mello, sobre los cargos presentados por el exministro de Justicia Sérgio Moro cuando renunció, acusando a Bolsonaro de interferir en la Policía Federal (PF) para proteger a su hijo, el senador de Río de Janeiro, Flávio Bolsonaro. Moro acusó a Bolsonaro de querer suprimir las investigaciones que podrían vincular a su familia con organizaciones criminales conocidas como "milicias" que controlan el juego y el narcotráfico y también fueron nombrados responsables del asesinato del escuadrón de la muerte de la concejala de la ciudad de Río de Janeiro, Marielle Franco, en 2018.

Ambos están ahora en el centro de los artículos de juicio político presentados contra Bolsonaro por la oposición burguesa liderada por el PT, que afirma que los lazos de milicias de Bolsonaro, la interferencia en el FP y la incitación a la extrema derecha amenazan la "seguridad interna" del capitalismo brasileño.

El diario Estado de S. Paulo, uno de los principales defensores de tales cargos de Bolsonaro como una amenaza a la "seguridad interna" del estado brasileño, editorializó solo un día antes de las amenazas de Mourão de que "algo se está moviendo" en la sociedad brasileña y celebró que el domingo del llamado manifiesto "Estamos juntos", un manifiesto derechista que dice que "como fue el caso con las '¡Elecciones directas ahora!'" al final de la dictadura de 1964-1985, "es hora de dejar de lado las viejas disputas y buscar el bien común", pidiendo que "izquierda, centro y derecha" se unan para “defender la ley, el orden, la política, la ética, las familias" y la "economía responsable".

El manifiesto reunió a prácticamente toda la oposición burguesa y pequeño burguesa a Bolsonaro, desde el expresidente Fernando Henrique Cardoso hasta la banquera multimillonaria Alice Setúbal hasta los excandidatos presidenciales del pseudoizquierdista PSOL, Guilherme Boulos, del PT, Fernando Haddad y su compañera de campaña del Partido Comunista, Manuela D'Ávila.

Todos los principales medios de comunicación, desde Globo hasta el Estado de S. Paulo, respaldaron de inmediato el manifiesto, que tiene como punto de partida que Bolsonaro es una amenaza para el capitalismo brasileño por "sembrar el desorden" al incitar a la extrema derecha, es decir, oponerse a Bolsonaro es necesario desde el punto de vista de evitar la reacción política de masas de la clase trabajadora.

La aparente contradicción entre un periódico que celebra la "oposición" al gobierno en un día y abre sus páginas para una protesta fascista por parte del vicepresidente en el próximo pone de manifiesto la característica unificadora de tal llamada oposición: su lealtad a las instituciones burguesas y, sobre todo, el aparato represivo, que ven como irreversiblemente desmoralizado por Bolsonaro.

Eso incluye las críticas hechas al manifiesto por el expresidente del PT, Luiz Inácio Lula da Silva, quien, según los informes, se negó a firmar el manifiesto junto con su candidato elegido para el 2018, Fernando Haddad, para aplacar las críticas de los partidarios del PT por el lenguaje derechista y de apoyo a la “ley y el orden”. Sin embargo, al día siguiente, apoyó las maniobras derechistas en CNN International el martes al decir que el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, tendría que elegir "una de las 36 peticiones de juicio político contra Bolsonaro" —que incluye la petición del PT que acusa a Bolsonaro de amenazar la "seguridad interna"— en una votación.

Aún más revelador es el hecho de que tal movimiento de "unidad" está haciendo eco de la campaña encabezada por el pseudoizquierdista PSOL después de la elección de Bolsonaro. Esta campaña ve a Bolsonaro como el producto de una subversión de un capitalismo brasileño, que de otro modo sería saludable, por medio de una campaña masiva de noticias falsas.

Todas estas fuerzas incluso han adoptado la representación del PSOL de Bolsonaro, según la cual su crimen principal no es la gestión del capitalismo brasileño y su absoluto desprecio por la vida de los trabajadores durante la pandemia COVID-19, o su asalto total a los derechos sociales de los trabajadores, sino estar atado a las milicias de Río, como "elemento deshonesto" del gobierno burgués que debería ser suprimido para no desmoralizar la configuración burguesa.

Ahora todos elogian el hecho de que la Corte Suprema está trabajando para desmantelar las "milicias virtuales" organizadas por sus partidarios, posiblemente descubriendo evidencia que podría usarse en la petición del PSOL para anular las elecciones de 2018 debido a la difusión de "noticias falsas". Al exponer el carácter de derecha de todo este movimiento encabezado por el PT y el pseudoizquierdista PSOL, Estado de S. Paulo incluso compara a Bolsonaro con el fallecido Hugo Chávez, un tropo proimperialista inconfundible que es solo el corolario de la campaña del PSOL contra las "amenazas" de Bolsonaro al orden burgués.

Mientras que el general Mourão responde a las necesidades objetivas de la burguesía brasileña, ya que preside la economía principal más desigual del mundo, el impulso fascista de Bolsonaro también se alimenta de la complicidad de la oposición burguesa, que comparte sus intereses y temores de clase y los de Mourão y teme sobre todo la masiva oposición social. Tal oposición no tiene nada que ver con la muestra masiva de solidaridad hacia los trabajadores estadounidenses y la oposición a la desigualdad social y la violencia policial por parte de los jóvenes trabajadores brasileños desde el domingo. Este movimiento debe proceder ahora en oposición consciente a las maniobras burguesas de canalizarlo por detrás del estado capitalista, atando sus manos frente a la represión masiva.

(Publicado originalmente en inglés el 6 de junio de 2020)