George Floyd sepultado mientras continúan las protestas nacionales contra la violencia policial

por Niles Niemuth
11 junio 2020

Dos semanas después de que George Floyd fuera asesinado por cuatro policías en Minneapolis, Minnesota, su cuerpo fue puesto a descansar el martes en Houston, Texas. Fue enterrado en su ciudad natal en una tumba junto a su madre, por quien había llamado a gritos mientras el oficial de policía Derek Chauvin lo sostenía con su rodilla en un asfixia durante 8 minutos y 46 segundos.

El asesinato de Floyd, captado en el vídeo del teléfono móvil de un transeúnte con un detalle insoportable, ha provocado la más grande efusión nacional e internacional de oposición política en décadas.

Millones de personas han participado en manifestaciones multirraciales y multiétnicas en cientos de ciudades estadounidenses de los cincuenta estados, y en docenas de ciudades de todo el mundo, para oponerse a la violencia policial, el racismo y la desigualdad social. Las protestas han sido enfrentadas noche tras noche con un ataque de brutalidad policial. Cientos de manifestantes han sido heridos y varios manifestantes han sido asesinados.

LaTonya Floyd habla durante el servicio fúnebre por su hermano George Floyd en la iglesia The Fountain of Praise el martes 9 de junio de 2020, en Houston. (Foto AP/David J. Phillip, Pool)

Durante la última semana, decenas de miles de personas han hecho cola durante horas para presentar sus respetos a Floyd y apoyar a su familia en homenajes públicos en Minneapolis, Houston y Carolina del Norte. Las protestas continuaron el martes con manifestaciones en todo el país, incluyendo San Antonio, Texas; Ann Arbor, Michigan; y Monroeville, Pennsylvania, un suburbio de Pittsburgh.

Con el respaldo del presidente Donald Trump, que ha amenazado con desplegar el ejército para poner fin a las protestas, las fuerzas policiales excesivamente armadas han lanzado ráfagas de gas lacrimógeno, bombas de humo, municiones para sacos de judías y balas de goma. Los alcaldes y gobernadores tanto demócratas como republicanos de docenas de estados han desplegado miles de soldados de la Guardia Nacional para sofocar las protestas. Los periodistas de todo el país han sido blanco deliberado de la policía por asalto y arresto.

Trump expresó su continuo apoyo a la brutal represión de ayer por la mañana, poco antes de que comenzara el funeral de Floyd, al tuitear que el hombre de 75 años que fue violentamente empujado por la policía en Buffalo "podría ser un provocador de ANTIFA". Trump, que opera en base al principio nazi de la "Gran Mentira", declaró que Martin Gugino intentaba "escanear a la policía".

Mientras que la administración de Trump sigue amenazando con ahogar las protestas en sangre, los demócratas están adoptando un enfoque diferente, fingiendo simpatía por el movimiento de masas mientras intentan estrangularlo y cooptarlo.

El funeral de Floyd se caracterizó por una contradicción entre los discursos sinceros de los familiares y amigos de Floyd por un lado, y la cínica postura de los políticos demócratas por el otro.

El ex vicepresidente Joe Biden, presunto candidato presidencial de los demócratas para el 2020, grabó un discurso de cinco minutos en el que pronunció una serie de tópicos vacíos. "No debemos dar la espalda", declaró Biden. "No podemos dejar este momento pensando que podemos volver a dar la espalda al racismo que nos pica en el alma. Del abuso sistémico que todavía plaga la vida americana."

Biden redactó la Ley de Control de Delitos Violentos y Aplicación de la Ley de 1994, que amplió las sentencias mínimas obligatorias, llenó las prisiones de manera desproporcionada con hombres afroamericanos y amplió enormemente la pena de muerte.

Entre los otros que hablaron en el funeral se encontraban los representantes de Texas Al Green y Sheila Jackson Lee, que hablaron en nombre de los demócratas del Congreso. Green prometió que la Cámara de Representantes aprobaría la Ley de Justicia en Policía, la cual declaró que haría ilegal que un oficial de policía pusiera su pie en el cuello de alguien, terminaría con las órdenes de registro de entrada forzada y requeriría cámaras de vigilancia para todos los policías, sabiendo muy bien que no sería aprobada por el Senado controlado por los republicanos.

El alcalde demócrata de Houston, Sylvester Turner, también subió al escenario para anunciar demagógicamente que firmaría una orden ejecutiva que prohibiría el uso de llave de estrangulamiento por parte de los policías de la ciudad, aunque las políticas de su departamento de policía ya prohíben oficialmente el uso de tales tácticas brutales.

Lo que significa en la práctica la promesa de los demócratas de "reforma de la policía" queda demostrado por los ocho años de la administración Obama —con Biden como vicepresidente— durante los cuales la policía mató a aproximadamente 8.000 personas. En cada caso de violencia policial llevado a la Corte Suprema, Obama se puso del lado de la policía. La administración Obama/Biden supervisó la militarización de la policía y la represión de las protestas contra la violencia policial en Ferguson, Missouri y Baltimore, Maryland.

Los dirigentes del Partido Demócrata ya han dejado claro que se oponen a cualquier cambio significativo en la policía de los Estados Unidos, y Biden ha declarado su oposición a las demandas populares de desfinanciar o desmantelar los departamentos de policía. El excandidato presidencial Bernie Sanders, que ha respaldado a Biden para la presidencia, dijo al New Yorker en una entrevista publicada el martes que apoya el aumento de los salarios de los policías y espera ver "departamentos de policía que tengan profesionales bien educados, bien entrenados y bien pagados".

El orador principal en el funeral de Floyd fue el político del Partido Demócrata y exinformante del FBI Al Sharpton, quien declaró infamemente después del asesinato de Michael Brown en Ferguson, Missouri, que demasiados jóvenes afroamericanos estaban "sentados teniendo fiestas de lástima en el gueto" en lugar de obtener "posiciones de poder".

Sharpton trató de presentar el asesinato de Floyd completamente en términos raciales. "Si cuatro negros le hubieran hecho a un blanco, si cuatro policías negros le hubieran hecho a un blanco, lo que le hicieron a George, no tendrían que enseñar ninguna lección nueva", dijo Sharpton. "No tendrían que hacer que las corporaciones obtengan dinero. Los enviarían a la cárcel".

Mientras que el racismo en la policía se promueve deliberadamente, el asesinato de Floyd no fue llevado a cabo por "blancos", sino por la policía, un instrumento de dominio de clase. Además, es una mentira decir que la policía que mata a los blancos es llevada rápidamente ante la justicia.

Keith Sandy y Dominique Pérez, los oficiales que mataron a tiros al vagabundo James Boyd en Albuquerque (Nuevo México) en marzo de 2014, hicieron que se retiraran todos los cargos contra ellos. Philip Brailsford, que disparó a Daniel Shaver mientras éste se arrastraba sobre sus manos y rodillas, fue declarado inocente. De hecho, la pluralidad de personas asesinadas por la policía en los Estados Unidos es blanca, y en la gran mayoría de los casos la policía nunca es procesada.

Sharpton continuó alabando a los demócratas en el Congreso, que el lunes realizaron un truco, arrodillándose durante ocho minutos y 46 segundos, antes de desvelar un paquete de reformas policiales que no abordará la violencia policial y, como bien saben, nunca pasará.

Sharpton, Biden y Green ignoraron por completo las condiciones socioeconómicas más amplias que han llevado a cientos de miles de personas de todas las etnias a las calles en protesta: la crisis social y económica provocada por la pandemia COIVD-19, que ha cobrado la vida de más de 114.000 personas en los Estados Unidos y ha obligado a decenas de millones de personas al desempleo y la pobreza.

Después de que la élite gobernante se diera a sí misma un rescate de 6 billones de dólares, respaldado unánimemente por demócratas y republicanos, las corporaciones estadounidenses han llevado a cabo una campaña para obligar a los trabajadores a volver al trabajo, arriesgando sus vidas en instalaciones de fabricación y lugares de trabajo del sector servicios que se han convertido en semilleros de la enfermedad.

Es este orden social, con su violencia inherente y cotidiana contra la población trabajadora, el que da lugar a la epidemia de asesinatos y brutalidad por parte de la policía, que es la garante y defensora de la desigualdad social.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de junio de 2020)