Jóvenes trabajadores de maquiladoras muriendo a montones en las ciudades fronterizas de México con EE.UU.

por Norissa Santa Cruz
12 junio 2020

Contraviniendo el mito de que COVID-19 mata principalmente a los ancianos, los jóvenes que trabajan en las maquiladoras de propiedad estadounidense en ciudades fronterizas como Tijuana, en Baja California, y Juárez, en Chihuahua, están muriendo a un ritmo alarmante.

Al menos 83 trabajadores de Baja California que trabajan en estas plantas han contratado a COVID-19 y han muerto. En la ciudad de Juárez, Chihuahua, al menos 25 muertes reportadas están ligadas a la industria maquiladora. Si bien es cierto que México, y Baja California en particular, tienen poblaciones más jóvenes en comparación con los Estados Unidos, los funcionarios de salud y del gobierno informan de que las muertes reflejan el elevado número de muertes por coronavirus que han sufrido los trabajadores de las fábricas fronterizas, donde la mayoría de los trabajadores tienen entre 25 y 45 años de edad.

Según los hallazgos del matemático y científico informático mexicano Dr. Raúl Rojas, la mayoría de los jóvenes que han contraído COVID-19 y han muerto en ciudades fronterizas como Tijuana y Juárez trabajaban en maquiladoras —fábricas que son principalmente propiedad de empresas estadounidenses que acceden a mano de obra barata dentro de zonas económicas especiales.

Unos trabajadores fabrican alfombras para el salpicadero de un coche en una maquiladora del grupo TECMA en Ciudad Juárez (México), diciembre de 2013. (Foto AP/Ivan Pierre Aguirre, Archivo)

El Dr. Rojas comparó las tasas de mortalidad entre varios grupos de edad con la del condado de San Diego, California, donde la población total es similar, y que se encuentra justo al otro lado de la frontera con Tijuana, México.

Rojas encontró que hasta el 27 de mayo habían muerto al menos siete niños de 0 a 19 años, 16 jóvenes de 20 a 29 años en comparación con dos en San Diego, y 57 muertes para los de 30 a 39 años en comparación con tres en San Diego. Los de 40 a 49 años de edad están muriendo a un ritmo unas 25 veces mayor en Baja California: 153 muertes frente a seis en San Diego, y entre los de 50 a 59 años de edad, el número de muertes es casi 10 veces mayor, con 207 muertes frente a 21 en San Diego.

Aunque probablemente sea una gran subestimación, los informes en México indican que el total de casos de COVID-19 ha alcanzado los 124.000, y que la enfermedad ha cobrado más de 14.700 vidas. En la revista Nexos el analista de datos e ingeniero de software Mario Romero Zavala analizó los certificados de defunción en la Ciudad de México y encontró un exceso de mortalidad —el número de muertes por encima del promedio histórico fue 8.000 hasta el 20 de mayo en la Ciudad de México. Zavala dijo que hay razones para creer que los números reales son al menos cuatro veces más altos que los reportados, lo que haría que el número real de muertes en México sea de alrededor de 60.000.

El subregistro es parte de una política deliberada que está ligada a la iniciativa de "vuelva al trabajo" del presidente mexicano López Obrador, impulsada por Wall Street y con el respaldo de Washington. A pesar de que los casos en México siguen aumentando, hace tres semanas López Obrador insistió en que el país está "viendo la luz al final del túnel".

Sergio Moctezuma, el secretario de trabajo del estado de Baja California, dijo que en el estado, "La gran mayoría de los infectados son trabajadores de fábricas".

Silvia Lorena Abrego Hernández, de 33 años, perdió a su marido José, de 35 años, a mediados de abril. Ella le dijo al Times que "a medias esperaba que el hospital llamara y dijera que se habían equivocado". Su esposo, José Luis Cebrero Cisneros, trabajaba en largos turnos como camionero en la industria maquiladora, trayendo a casa 15 dólares al día, o 90 dólares a la semana. Como muchos otros trabajadores, sus síntomas fueron pasados por alto a pesar de haber sido reportados. Se le ordenó que continuara sus turnos en fábricas a pesar de tener fiebre.

Mientras que la vida de millones de personas pende de un hilo, la industria fabril está en auge, empleando a más de 3 millones de personas. La industria representa alrededor del 25 por ciento del PIB de México, y muchas fábricas han permanecido abiertas. Con la plena aprobación del gobierno de López Obrador, y ante la presión de los fabricantes de automóviles y otras industrias de los Estados Unidos, muchas maquiladoras han reabierto o simplemente han permanecido abiertas, desafiando las órdenes del gobierno, mientras que el número de muertos en las fábricas sigue aumentando. En estas condiciones, no es de extrañar que se produzcan importantes picos de muertes en estas zonas, convirtiéndose en epicentros de la enfermedad dentro del país.

Tijuana, Baja California, México, que comparte frontera con San Diego, California, en los Estados Unidos, opera al menos 600 maquiladoras —el 60% de las del estado— y emplea a casi 195.000 trabajadores. Baja California tiene al menos 5.784 casos confirmados y 1.200 muertes, lo que la convierte en la segunda ciudad con mayor número de casos después de la capital, Ciudad de México. A mediados de mayo, el secretario de salud de Baja California Norte anunció que 432 de las 519 personas que habían muerto oficialmente a causa del coronavirus en el estado hasta esa fecha eran trabajadores de maquiladoras.

Juárez, que limita con El Paso, Texas, en EE.UU., es el hogar de la mayoría de las maquiladoras del estado de Chihuahua. Al menos 300.000 trabajadores están empleados en las 160 maquiladoras más grandes de la ciudad. El estado ha reportado 633 muertes y un total de 2.713 casos. La ciudad fronteriza de Juárez también es un epicentro dentro del estado, con 376 muertes, o más de la mitad de las muertes en el estado.

A pesar de las órdenes del gobierno a finales de marzo de cerrar los negocios no esenciales, sólo una minoría de los miles de fábricas maquiladoras detuvo sus operaciones, mientras que la mayoría permaneció abierta y continuó produciendo para las industrias automotriz, electrónica, aeroespacial, de productos de consumo y de dispositivos médicos.

Con la total aprobación del gobierno de López Obrador y ante la presión de los fabricantes de automóviles y otras industrias de los Estados Unidos, las que fueron cerradas han reabierto, contando con una fuerza laboral desesperada y dispuesta a arriesgar sus vidas, para aumentar las ganancias.

Jessica, una profesora de matemáticas de 25 años que vive en Tijuana, habló al WSWS sobre las condiciones de la vida diaria de la mayoría de los trabajadores de la región. Empezó señalando que muchas personas participan en el sector informal incluso si tienen empleo, ya que el salario mínimo de México equivale a un poco más de 6,50 dólares por día.

"Mucha gente aquí en Tijuana trabaja en la calle o en las maquiladoras de propiedad extranjera. No quieren pagar por la mano de obra, así que vienen aquí. Tengo amigos que trabajan en las fábricas de propiedad extranjera, y ninguno de ellos quiso cerrar. La gente se estaba enfermando de coronavirus y una amiga mía estaba tan asustada de infectar a su familia que tuvo que presentar una nota médica falsa diciendo que tenía síntomas de coronavirus para evitar que la despidieran cuando se negó a entrar.

"No es que la gente en Tijuana no quiera seguir las reglas o no esté preocupada. Están muy preocupados, pero la gente no puede dejar de salir de sus casas debido a su situación laboral. No hay ayuda del gobierno y por eso se ven obligados a ir a trabajar.

"El padre de mi amigo falleció. Tenía más de 60 años pero no pudieron llevarlo a ningún hospital. En todas partes la capacidad está llena. Mientras tanto, las maquiladoras están abiertas porque los grupos de EE.UU. sólo se preocupan por el dinero para su negocio, pero ¿realmente vale más que una vida?"

Los trabajadores de la industria maquiladora de México y de todo el mundo están siendo sacrificados por la búsqueda de ganancias. Las plantas automotrices han reabierto en los Estados Unidos y Canadá, con esfuerzos para prevenir la propagación del virus que sirven para presentar el mito de la seguridad. Además, los trabajadores, principalmente los trabajadores inmigrantes, siguen muriendo en gran número en las industrias de la agricultura, el empacado de carne, el tránsito y la atención de la salud.

De un país a otro, el virus está demostrando ser una enfermedad de los pobres, y las capas más vulnerables se ven muy afectadas.

La industria maquiladora atrae a decenas de miles de personas particularmente jóvenes de pueblos pequeños y pobres para que trabajen en fábricas operadas por algunas de las empresas más ricas del mundo, como General Electric, Alcoa y DuPont. En general, se trata de una población joven y alrededor del 60 por ciento de los trabajadores de las maquiladoras son mujeres y niñas, muchas de ellas de tan sólo 13 o 14 años.

Los trabajadores de México deben comenzar a vincularse con sus homólogos de toda América del Norte y el mundo. Los gobiernos capitalistas, las corporaciones y los sindicatos están trabajando mano a mano para enviarlos a condiciones mortales para la búsqueda de ganancias.

Los trabajadores deben comenzar a tomar medidas para defender sus vidas, desarrollar condiciones de salud y seguridad en sus lugares de trabajo y asegurar que la seguridad y la vida de cada uno de los trabajadores de sus industrias, que llegan más allá de las fronteras y envuelven al planeta, se prioricen por encima de todos los demás intereses.

Inmediatamente, esta lucha por el derecho democrático básico a la vida coloca a los trabajadores frente al sistema capitalista.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de junio de 2020)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.