Más de 1,4 millones de empleos en la educación de EE.UU. recortados en abril y mayo

por Evan Blake
16 junio 2020

Como resultado del cierre de escuelas durante la pandemia COVID-19, la asombrosa cantidad de 779.000 educadores de escuelas públicas K-12 perdieron sus trabajos en los Estados Unidos en los meses de abril y mayo. Durante el mismo período, 239.000 profesores y otros empleados de universidades públicas y 424.000 educadores de escuelas y universidades privadas K-12 fueron despedidos. La pérdida de 1,44 millones de empleos relacionados con la educación será en muchos casos permanente y tendrá repercusiones devastadoras tanto para los educadores como para toda una generación de estudiantes.

Estas cifras se basan en las encuestas mensuales de desempleo de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) de abril y mayo, que informaron de una pérdida combinada de 1,1 millones de empleos públicos y privados en escuelas primarias y secundarias en abril, y de otros 340.000 empleos educativos perdidos en mayo. Por muy graves que sean estas cifras, hay razones para creer que el BLS está manipulando las cifras de desempleo en interés de la administración de Trump, y que el número real de despidos de educadores es aún mayor que el reportado.

Un profesor de California protestando por los recortes presupuestarios en San Diego, cartel: "¿Por qué siempre hay dinero para la guerra y no para la educación?

En ambos meses, el BLS reconoció que hubo "errores" en la recolección de datos, lo que causó que la agencia subestimara la verdadera tasa de desempleo en un 5 por ciento en abril y un 3 por ciento en mayo. La disminución del desempleo reportada en mayo fue aprovechada por Trump para afirmar falsamente que había comenzado una recuperación económica.

Las sorprendentes cifras de despidos relacionados con la educación han pasado en gran medida desapercibidas en la prensa general, y sólo un puñado de artículos indican el asalto masivo a los puestos de trabajo en la educación pública y privada en los últimos dos meses.

No hay un desglose específico de la forma en que los despidos han afectado a cada sección de los trabajadores de la educación —incluidos los maestros, el personal de custodia, los consejeros, los trabajadores de la cafetería, los trabajadores sociales, las enfermeras, los paraprofesionales y otros —pero es probable que el grueso de los despidos no haya afectado a los maestros, cuyos contratos suelen proteger sus empleos hasta el final del año escolar. Es muy probable que los distritos redujeran significativamente el personal de custodia y de la cafetería, los paraprofesionales y el personal de oficina cuando las escuelas comenzaron a cerrar en masa a mediados de marzo debido a la pandemia.

Estos sectores de los trabajadores de las escuelas, a los que se les paga menos que a los maestros y mucho menos que a los administradores, suelen tener menos ahorros y viven de sueldo en sueldo. Por lo general, son miembros de sindicatos, principalmente el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU) y la Federación Americana de Empleados Estatales, Condales y Municipales (AFSCME), mientras que los maestros son miembros de la Federación Americana de Maestros (AFT) o de la Asociación Nacional de Educación (NEA). Ninguna de estas organizaciones ha movido un dedo para oponerse al asalto masivo a los puestos de trabajo, continuando su complicidad de décadas en el ataque a la educación pública.

La mayoría de los distritos escolares de EE.UU. tienen fechas límite en marzo para dar avisos de despido a los educadores, lo cual es un hecho anual en muchos distritos. Por ejemplo, en marzo, el Distrito Escolar Unificado de la Ciudad de Sacramento despidió oficialmente a 11 profesores a tiempo completo y 46,5 puestos clasificados equivalentes a tiempo completo, incluyendo conductores de autobús, oficinistas, monitores de campus, empleados de jardinería y ayudantes de instrucción. Estos recortes habían sido planeados desde hace algún tiempo. Desde la pandemia, indudablemente muchos más despidos en todo el distrito no han sido reportados, como en todos los Estados Unidos.

Como ha informado el World Socialist Web Site, numerosos estados de los EE.UU. han anunciado importantes recortes presupuestarios previstos para el final del año escolar y en los próximos meses, lo que indica que aún más recortes de puestos de trabajo están en la agenda. Sólo en la ciudad de Nueva York, se han aplicado 185 millones de dólares en recortes de la educación K-12 para el actual año fiscal, principalmente desde la oficina central, y se están planificando 642 millones de dólares adicionales para el próximo año.

Charity, una antigua maestra sustituta en múltiples distritos del área metropolitana de Sacramento, California, que fue cesada de su cargo a mediados de marzo, dijo al World Socialist Web Site: "No me sorprende, pero sé que los estudiantes, las familias, los trabajadores cesados y despedidos y sus comunidades se verán afectados negativamente. Muchos estudiantes ya carecían de alimentos, vivienda y atención de salud mental adecuados".

Continuó: "Creo que los educadores, los padres, los trabajadores que se unen para combatir la austeridad que se avecina es lo necesario para corregir este horrible mal, y es mucho trabajo, un trabajo justo, pero mucho trabajo".

Añadió: "Soy socialista. El capitalismo no se ocupará de las necesidades de la población porque no está estructurado para hacerlo. Está destinado a extraer el máximo beneficio posible. Pienso en los ventiladores necesarios para salvar vidas recientemente de la actual pandemia. Los estados estaban pujando unos contra otros por sus residentes. Eso es ridículo. También nuestras escuelas deberían estar equipadas para enseñar a las generaciones futuras a mantener y hacer avanzar nuestra sociedad. El capitalismo no quiere pagar impuestos de ningún tipo para apoyar instituciones preciosas-escuelas, hospitales, gente".

Un paraprofesional de Brookline, Massachusetts, donde más de la mitad del personal docente ha recibido cartas de despido y más de 300 paraprofesionales están ahora amenazados con despidos, dijo al World Socialist Web Site, "Es verdaderamente triste ver y oír que tantos educadores están siendo despedidos en todo el país. En tiempos como estos necesitamos más educadores, no menos. Es desconcertante por qué está sucediendo esto ahora mismo".

Dijo que los despidos en Brookline "son preocupantes, por no decir más". Esto no sólo afecta a mis colegas y a mí, sino también a los estudiantes y a las familias de Brookline con las que trabajamos".

Comentando la situación política más amplia, señaló: "El capitalismo ha fracasado, simple y llanamente. Todavía no he oído cómo el capitalismo ha ayudado a nadie más que al 1 por ciento superior y es una locura. Estoy del lado de la humanidad, y no veo la forma en que el capitalismo pueda realmente beneficiar eso".

La eliminación de 779.000 puestos de trabajo en la educación pública K-12 en abril y mayo supera con creces la pérdida estimada de puestos de trabajo en la educación tras el colapso financiero de 2008, y el sistema escolar público nunca se recuperó de la anterior ola de recortes de gastos y de puestos de trabajo.

En septiembre de 2019, el número de puestos de trabajo en la educación local era 60.000 menos que la misma cifra en septiembre de 2008, pero dado el aumento de 1.419.000 matrículas en el período intermedio, se estima que había una escasez de 300.000 puestos de trabajo en la educación al comienzo de este año escolar, cifra que se ha triplicado con creces sólo en los dos últimos meses.

Como resultado del legado de austeridad de la Gran Recesión, a partir de 2018 los maestros y otros educadores iniciaron una poderosa ola de huelgas en todo Estados Unidos. Desde la huelga salvaje de los profesores de West Virginial en febrero de 2018, más de 700.000 educadores se han declarado en huelga en más de una docena de estados, lo que ha contribuido al mayor auge de la lucha de clases en los Estados Unidos desde 1986.

Como lo indican las recientes manifestaciones masivas y multirraciales contra la violencia policial, se está produciendo una creciente radicalización entre los trabajadores y los jóvenes, incluidos muchos educadores que han participado en las manifestaciones. La militancia de los educadores en todo momento entra en conflicto con los aparatos sindicales de derecha que han facilitado los despidos masivos y los ataques a las escuelas públicas.

El Boletín para Educadores del WSWS hace un llamamiento a los educadores para que formen comités independientes de base en cada escuela para empezar a organizar una campaña sistemática contra los recortes presupuestarios y los despidos. La demanda debe ser levantada para la financiación completa de la educación y de todas las necesidades sociales de la clase obrera, para ser pagada por los fuertes impuestos de los ricos y la reasignación de los billones que están siendo canalizados a Wall Street bajo la cobertura de la pandemia del coronavirus.

En esta lucha, los educadores no pueden confiar en el Partido Demócrata, que durante décadas ha colaborado con los republicanos para destruir la educación pública. En la Ley CARES, que pasó por el Congreso en dos días con un apoyo casi unánime de ambos partidos, se entregaron trillones de dólares a Wall Street, mientras que se dejó que los estados pasaran hambre y se asignó a la educación pública K-12 sólo 13.500 millones de dólares.

La llamada Ley HÉROES aprobada por la Cámara de Representantes, y pregonada como la solución a las crisis presupuestarias de los estados, es un fraude perpetrado por los demócratas y sus aliados en los sindicatos, y ha sido declarada "muerta a la llegada" por Trump y los republicanos del Senado. La ley asigna apenas 60.000 millones de dólares a la educación pública de los grados K-12, mientras que los estados se enfrentan a un déficit de al menos 230.000 millones de dólares en la financiación de la educación hasta el próximo año escolar.

Los educadores son muy conscientes del asalto que se está produciendo en la educación pública, que sólo se intensificará en los próximos meses. Cuando el WSWS dio la noticia el 30 de mayo acerca de los devastadores recortes en las escuelas públicas en Randolph, Massachusetts, el artículo se hizo viral y ahora ha sido leído casi 700.000 veces.

El silencio sobre los despidos masivos de educadores impuestos por los medios corporativos debe ser roto. Apelamos a todos los educadores a que nos envíen sus historias, expongan los despidos que han tenido lugar o están siendo planificados en su distrito, y se suscriban a nuestro boletín para seguir los acontecimientos. En última instancia, la defensa de la educación pública se basa en la abolición del capitalismo, que subordina todas las necesidades sociales al beneficio privado. Instamos a los educadores más conscientes de clase a tomar la decisión de unirse hoy al Partido Socialista por la Igualdad (PSI) y emprender la lucha por el socialismo.

El autor tambien recomienda:

Massachusetts teacher denounces cuts to Randolph and Brookline schools
[11 June 2020]

35,000 sign petition to provide full funding to Randolph schools in Massachusetts
[9 June 2020]

US colleges and universities continue jobs bloodbath as they press to open in the fall
[6 June 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de junio de 2020)