El FMI rebaja el pronóstico para la economía mundial

por Nick Beams
26 junio 2020

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha aumentado significativamente su pronóstico para la contracción en la economía global, advirtiendo que tendrá un golpe acumulativo de $12 billones en 2020-2021. Actualizando su pronóstico ayer, el FMI dijo que la contracción global para 2020 sería de -4.9 por ciento, unos 1.9 puntos porcentuales por debajo del pronóstico que emitió en abril.

Dijo que la pandemia de COVID-19 "ha tenido un impacto más negativo en la actividad en la primera mitad de 2020 de lo previsto, y se espera que la recuperación sea más gradual de lo previsto". En general, esto dejaría el producto interno bruto (PIB) de 2021 unos 6.5 puntos porcentuales menos que las proyecciones previas a la pandemia de 2020.

Cientos de personas se alinean en el estacionamiento del Aeropuerto Internacional de Pittsburgh, mientras que voluntarios del Banco de Alimentos de la Comunidad del Greater Pittsburgh, cargan cajas de alimentos en los coches durante una distribución de alimentos en el camino. (Foto AP/Gene J. Puskar)

Estas previsiones suponen que las condiciones financieras se mantendrán "en general en los niveles actuales" luego de las principales intervenciones de la Reserva Federal de Estados Unidos y otros bancos centrales cuando los mercados se congelaron a mediados de marzo. Sin embargo, dado el divorcio entre los mercados financieros y la economía real subyacente, ejemplificada por el aumento de los mercados bursátiles, sobre todo en los Estados Unidos, es muy probable que regrese la agitación.

El FMI dijo que la "desconexión" entre el repunte de los mercados financieros y las perspectivas económicas subyacentes planteó "la posibilidad de que las condiciones financieras se endurezcan más de lo supuesto".

Dijo que la desaceleración sincronizada y profunda en el primer trimestre fue más severa de lo esperado, excepto en algunos países, y los indicadores apuntaban a una "contracción más severa" en el segundo.

La caída en condiciones no vistas desde la Gran Depresión comenzó con un shock de oferta, ya que las empresas detuvieron la actividad económica como resultado de las medidas adoptadas contra la pandemia. Pero esto ahora se ha visto agravado por un "shock de demanda agregada de base amplia" a medida que las empresas, enfrentadas a caídas "precipitadas" en sus mercados, interrupciones en el suministro y perspectivas inciertas de ganancias futuras, reducen la inversión.

Este fuerte descenso en la actividad económica había resultado en un golpe "catastrófico" para el mercado laboral mundial. El FMI citó estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo de que la disminución de las horas trabajadas en el primer trimestre fue equivalente a la pérdida de 130 millones de empleos. Se espera que la pérdida en el segundo trimestre sea equivalente a 300 millones de empleos.

El impacto en el mercado laboral había sido "particularmente agudo" para los trabajadores poco calificados que no tienen la opción de trabajar desde casa. Citó estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo de que de los aproximadamente 2 mil millones de trabajadores informales en todo el mundo "cerca del 80 por ciento han sido afectados".

El FMI dijo que sus proyecciones implicaban "un impacto particularmente negativo de la pandemia en los hogares de bajos ingresos en todo el mundo que podría aumentar significativamente la desigualdad".

Así como COVID-19 se ha convertido en una enfermedad que afecta a los sectores más pobres de la clase trabajadora en todos los países, también son los más afectados por sus consecuencias económicas.

El FMI dijo que, por primera vez, se espera que todas las regiones del mundo experimenten un crecimiento negativo en el 2020.

El crecimiento en el grupo de economía avanzada se proyecta en -8 por ciento este año. Se pronostica que la economía de EE. UU. se contraerá en un 8%, Japón en un 5.8%, Reino Unido en un 10.2%, Alemania en un 7.8%, Francia en un 12.5% e Italia y España en un 12.8%.

En el grupo de mercados emergentes y economías en desarrollo, se pronostica que el crecimiento será de -3 por ciento este año, 2 puntos porcentuales por debajo del pronóstico de abril. El impacto económico en América Latina, ahora un importante centro de infecciones, es particularmente grave, y se proyecta que las dos economías más grandes, Brasil y México, se contraerán en un 9.1 por ciento y un 10.5 por ciento, respectivamente.

La actualización del FMI señaló la contracción en el comercio mundial, cerca del 3.5 por ciento en el primer trimestre como resultado de la débil demanda, el colapso del turismo transfronterizo y la interrupción de las cadenas de suministro que se vieron exacerbadas en algunos casos por las restricciones comerciales.

Dijo que más allá de la pandemia, los formuladores de políticas tenían que abordar los problemas económicos que subyacen a las tensiones comerciales y tecnológicas, así como lo que llamó "brechas en el sistema de comercio internacional basado en normas". Advirtió que "sin una solución duradera a las fricciones", la eventual recuperación de la crisis COVID-19 estaría en peligro.

Sin embargo, no hay perspectivas de que surja tal solución. En el curso de la pandemia, la administración Trump intensificó los ataques verbales contra China y se movió para aumentar la presión sobre las empresas chinas de alta tecnología como Huawei.

Además, las medidas de guerra comercial se están ampliando. Estados Unidos se retiró de las conversaciones con Francia y otras potencias europeas para resolver el conflicto sobre sus movimientos para imponer un llamado impuesto digital sobre los ingresos recaudados en sus países por las empresas estadounidenses de alta tecnología como Google y Facebook.

La Oficina del Representante de Comercio de EE. UU. ha llevado a cabo una investigación sobre los impuestos propuestos en virtud de la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 —la misma sección utilizada para imponer aranceles a productos chinos por un valor de $360 mil millones que permanecen vigentes a pesar de la "fase uno" acuerdo comercial acordado en enero.

La administración Trump ha dejado en claro que se opone a la organización actual y las reglas de la Organización Mundial del Comercio, que según dice han funcionado en detrimento de los EE. UU. Los conflictos no se resolverán si una administración demócrata llega al poder porque los demócratas son aún más belicosos sobre el tema de China que Trump.

La actualización del FMI registró el impacto masivo del aumento de la deuda del gobierno como resultado de las limitadas medidas de seguridad social y el dinero proporcionado a las corporaciones. Se espera que la deuda pública total como proporción del PIB en las economías avanzadas supere los niveles alcanzados como resultado de la Segunda Guerra Mundial. La deuda aumentará al 130 por ciento del PIB en comparación con el pico del 120 por ciento en la guerra.

Esta estadística tiene implicaciones económicas y políticas decisivas. Después de la Segunda Guerra Mundial, los principales países pudieron reducir su deuda debido al crecimiento de la economía mundial durante el auge económico de la posguerra. Hoy, no hay tal auge esperando en las alas. Incluso antes de que ocurriera la pandemia, el crecimiento económico mundial se desaceleró con caídas significativas en la inversión y el comercio.

La situación actual no se parece a la Segunda Guerra Mundial, sino a las consecuencias de la Primera Guerra Mundial cuando, en una economía mundial estancada, la acumulación de deuda utilizada para financiar la guerra, condujo a una serie de crisis económicas y fue una de las fuerzas impulsoras de los continuos y profundos ataques a la clase trabajadora durante las dos décadas que siguieron.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de junio de 2020)