El precedente Assange en acción

Periodista australiano amenazado con ser procesado por exponer crímenes de guerra en Afganistán

por Oscar Grenfell
4 julio 2020

En otro importante ataque a la libertad de prensa, el periodista de la Corporación Australiana de Radiodifusión (ABC) Dan Oakes ha sido amenazado con ser procesado por su papel en la denuncia de los crímenes de guerra cometidos por los soldados de las Fuerzas Especiales de Australia en Afganistán.

La Policía Federal Australiana (AFP) emitió anoche una declaración en la que confirmaba que había enviado un escrito de pruebas al director del Ministerio Público del Commonwealth (DPP), tras una prolongada investigación dirigida a la ABC.

Dan Oakes (Crédito: ABC)

La AFP indicó que la investigación se inició después de recibir "una remisión el 11 de julio de 2017 del jefe de la Fuerza de Defensa y del entonces secretario de Defensa en relación con la difusión y publicación de información evaluada como material clasificado".

La declaración confirmó que la investigación incluyó la incursión sin precedentes de la AFP en la sede de la ABC en Sydney en junio del año pasado. Más tarde se reveló que la AFP había estado buscando pruebas en relación con Oakes, su colega Sam Clarke y sus informes sobre actividades ilegales del ejército australiano en Afganistán.

La dirección de la ABC ha declarado que el escrito de la AFP se refiere a Oakes, pero no a Clarke.

Aunque la declaración de la AFP es escasa y vaga, deja pocas dudas de que Oakes se enfrenta a cargos por sus actividades de publicación. El escrito se envía al final de una investigación policial. Es esencialmente una recomendación de que la AFP proceda a un enjuiciamiento penal del individuo que ha sido investigado.

Además, la referencia de la AFP a la "publicación de información evaluada como material clasificado" indica que Oakes se enfrenta a cargos por su trabajo como periodista, y no a algún otro delito.

Para que el enjuiciamiento proceda, tendría que ser firmado tanto por el fiscal general del Estado como por el fiscal general del Gobierno Federal Liberal-Nacional, Christian Porter. Tal enjuiciamiento de un periodista no tendría precedentes en Australia.

En un comentario en Twitter, Oakes escribió: "Me gustaría señalar en este momento que, independientemente de que se nos acuse o condene por nuestras noticias, lo más importante es que aquellos que violaron nuestras leyes y las leyes de los conflictos armados tengan que rendir cuentas".

Los artículos que Oakes ha sido blanco de ataques son una serie publicada a principios de 2017, llamada "Archivos Afganos". Expusieron los presuntos crímenes de guerra cometidos por las tropas de las Fuerzas Especiales australianas, incluidas las ejecuciones extrajudiciales, algunas de ellas dirigidas contra civiles desarmados, y la profanación de cadáveres.

En los tres años transcurridos desde que se publicaron los "Archivos Afganos", las autoridades gubernamentales y militares no han podido refutar su contenido. Los informes publicados desde entonces por la ABC y Nine Media han aportado nuevas pruebas de la ilegalidad sistemática de las tropas de las Fuerzas Especiales en Afganistán.

En marzo, por ejemplo, la ABC publicó un vídeo de 2012 de una incursión de las Fuerzas Especiales cerca de la aldea de Deh Jawz-e Hasanzai en el sur de Afganistán. Mostraba a un soldado australiano enfrentándose a un joven que estaba encogido en el suelo en un campo. El soldado disparó repetidamente al aldeano a quemarropa, matándolo. La unidad de las Fuerzas Especiales había afirmado que el civil afgano estaba armado, pero esa afirmación fue desmentida por el vídeo.

Tal es el peso de las pruebas que los altos mandos militares han admitido que se cometieron crímenes de guerra. Esta semana se reveló que el jefe de las Fuerzas Especiales, el general de División Adam Findlay, dijo a un grupo de soldados en Perth que "hay personas que hicieron algo criminal".

Las autoridades han respondido a la gran cantidad de exposiciones estableciendo investigaciones a puerta cerrada, incluida una que involucra a la AFP. Éstas tienen por objeto limitar los daños de las revelaciones y asegurar que no perturben las operaciones depredadoras del imperialismo australiano, incluso en la región de Asia y el Pacífico. Una investigación militar de larga duración se presentará a finales de este año.

Al mismo tiempo, se persigue a los implicados en la exposición de los crímenes de guerra. El ex abogado militar David McBride, que presuntamente proporcionó la información en la que se basaron los "Archivos Afganos", ha sido acusado de una serie de delitos por supuestas violaciones del secreto oficial. Su juicio se está llevando a cabo bajo un velo de secreto.

La declaración de ayer de la AFP deja claro que muy poco después de que se publicaran los "Archivos Afganos", la policía y el gobierno comenzaron a tramar un enjuiciamiento de los periodistas implicados.

En abril de 2019 Oakes y Clarke recibieron cartas de la AFP en las que se les pedía que "consintieran que un procedimiento forense fuera la copia de sus huellas dactilares y palmares".

La correspondencia reveló que ambos periodistas eran sospechosos de tres crímenes. Uno de ellos estaba contemplado en el apartado 6 del artículo 79 de la Ley de delitos de 1914 relativo a la "recepción de información prescrita", otro citaba el apartado 2 del artículo 73A de la Ley de defensa de 1903 relativo a la "obtención ilegal de información", y el tercero estaba contemplado en el apartado 1 del artículo 132 del Código Penal".

En junio de 2019, la investigación se aceleró con el asalto a la sede de la ABC en Sydney. El personal superior del ABC declaró en ese momento que estaba claro que los oficiales estaban buscando material relacionado con los "Archivos Afganos", junto con Oakes y Clarke.

Demostrando que la investigación de la ABC es parte de un ataque más amplio a la libertad de prensa, sólo 24 horas después la casa de la editora política de News Corp., Annika Smethurst, también fue allanada. Ella fue atacada por una historia que reveló los planes del gobierno federal para expandir el espionaje doméstico por la Dirección de Señales de Australia. Sólo el mes pasado las autoridades confirmaron que Smethurst no sería procesada. Sin embargo, los documentos incautados de Smethurst no serán devueltos.

El año pasado hubo otros indicios de que Oakes y Clarke se enfrentaban a un posible enjuiciamiento. Estas incluían revelaciones de que McBride, el denunciante, había sido interrogado por la AFP acerca de si los periodistas sabían que era un "delito" para ellos poseer información clasificada. Escalofriantemente, también se le preguntó si Oakes había "mencionado la posibilidad de ir a la cárcel... en relación con él mismo".

A diferencia de los EE.UU. y otros países, Australia no posee una carta de derechos que consagre la libertad de prensa. En virtud de la Ley de Delitos Federales, es un delito recibir o comunicar un documento secreto del gobierno sin permiso, que se castiga con hasta siete años de prisión. Sin embargo, estas leyes, que han estado en vigor durante décadas, no han sido utilizadas contra los editores.

La amenaza de enjuiciar a Oakes es parte de una criminalización más amplia de las actividades editoriales. La draconiana legislación de interferencia extranjera aprobada en 2018 por el gobierno Liberal-Nacional con el apoyo del Partido Laborista hace que sea un delito incluso recibir información que ha sido clasificada.

Aunque los periodistas han condenado el ataque a Oakes, la mayoría de ellos han ignorado al elefante en la sala. Si Oakes es procesado por la publicación de pruebas de crímenes de guerra en Afganistán, se basará en el libro de jugadas establecido por la campaña liderada por EE.UU. contra Julian Assange.

Julian Assange detenido por la policía británica el 11 de abril de 2019

El fundador de WikiLeaks está actualmente encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh en Gran Bretaña. Se enfrenta a la extradición a los EE.UU., donde la administración de Trump ha emitido 18 cargos en su contra, incluyendo 17 en virtud de la Ley de Espionaje. Se trata de publicaciones de Wikileaks que revelan asesinatos masivos de civiles en Iraq y Afganistán, otros crímenes de guerra y conspiraciones diplomáticas globales.

Assange ha sido abandonado por el gobierno australiano y todos los partidos oficiales, a pesar de que es un ciudadano y periodista australiano. Vergonzosamente, gran parte de los medios de comunicación corporativos se han unido a la campaña contra el fundador de WikiLeaks, publicando las difamaciones de los organismos de inteligencia para legitimar su persecución.

El Partido Laborista ha adoptado cínicamente una postura de preocupación por el ataque a Oakes, pidiendo al Fiscal General Porter que no apruebe un juicio. Sin embargo, los Laboristas encabezaron la participación del gobierno australiano en la persecución de Assange y han aplicado o apoyado todas las medidas que socavan los derechos democráticos en los dos últimos decenios.

La Alianza de Medios, Entretenimiento y Artes (MEAA), el sindicato de periodistas, también ha condenado los ataques a la ABC. No ha hecho prácticamente nada para luchar por la libertad de Assange, aunque, en línea con su estrecha colaboración con los gobiernos y los conglomerados de medios de comunicación, allanando el camino para más ataques a los periodistas.

Cuando los EE.UU. revelaron sus cargos contra Assange en mayo de 2019, el WSWS y WikiLeaks declaró que eran el preludio de un aumento de la ofensiva contra la libertad de prensa.

En junio, después de las redadas de la AFP en Australia, el WSWS escribió: "Al poner en la mira a los periodistas, así como a los individuos que filtran información condenatoria, el Gobierno australiano está siguiendo directamente el liderazgo de la imputación del Gobierno de Trump contra Assange". La amenaza de enjuiciar a Oakes justifica esa evaluación.

Subraya la necesidad de que los periodistas, junto con todos los trabajadores y los jóvenes, luchen por la libertad inmediata de Assange e impidan su extradición a los Estados Unidos, como parte de una lucha más amplia en defensa de los derechos democráticos y contra la guerra imperialista.

El autor también recomienda:

Acusación estadounidense contra Assange se basa en testimonios de activos del FBI, abusador de menores condenado
[26 junio 2020]

La guerra contra el periodismo
[7 junio 2019]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de julio de 2020)