Nombrando al nuevo primer ministro francés, Macron coordina la austeridad con los sindicatos

por Alex Lantier
7 julio 2020

Ayer, en una ceremonia superficial de reorganización del gobierno, el presidente francés Emmanuel Macron nombró a Jean Castex para reemplazar a Édouard Philippe como primer ministro. Castex, miembro del partido de derecha Los Republicanos (LR) cercano al expresidente Nicolas Sarkozy, nombrará un gabinete ministerial y pronunciará un discurso político la semana próxima.

Aunque la reorganización del gobierno no modifica ni un ápice el programa militar-policial y antiobrero del gobierno de Macron, es significativa como una advertencia a la clase obrera. Castex, a quien Libération describió como un "tecnócrata en el palacio de Matignon", hizo su carrera recortando gastos y aumentando los niveles de lucro en los hospitales públicos en estrecha coordinación con los sindicatos, antes de supervisar el fin del cierre por parte de Macron para COVID-19.

Se está trayendo a Castex para coordinar estrechamente con los sindicatos las políticas de austeridad que Macron y los bancos impondrán en respuesta a la pandemia de COVID-19.

Mientras los trabajadores de todo el mundo lanzan huelgas y protestas contra los despidos masivos y los rescates bancarios impuestos por la clase dominante, la nominación de Castex como primer ministro es una advertencia más: la única forma de avanzar en estas luchas es organizarlas independientemente de la burocracia sindical. Los sindicatos franceses, que durante mucho tiempo se han presentado como variantes "radicales" y "de lucha de clases" de sus primos corruptos de América o Alemania, también están totalmente integrados en la maquinaria del Estado.

El fracaso histórico de los gobiernos capitalistas de América y Europa para detener rápidamente la pandemia de COVID-19 está preparando el terreno para una ofensiva internacional de la burguesía contra la clase obrera. Mientras que se entregan billones de euros de fondos públicos en rescates a los bancos y las grandes corporaciones, se les dice a los trabajadores que paguen por la crisis. Sólo en Francia, más de 11 millones de trabajadores están trabajando a jornada reducida, y más de 400.000 han perdido sus empleos incluso antes de la última ola de despidos masivos en empresas como Airbus, Air France y Renault.

Se espera que estas políticas despiadadas y socialmente destructivas de la aristocracia financiera desencadenen la crisis económica más profunda desde la Gran Depresión de los años 30, incluso peor que el colapso de 2008. El mes pasado, Macron anunció en un discurso que su gobierno aceptaría despidos masivos y quiebras corporativas, al parecer de empresas más pequeñas que los bancos—encargados con un rescate de 1,25 billones de euros de fondos públicos del Banco Central Europeo—quieren tirar al muro.

Antes de pedirle a Édouard Philippe que renunciara el jueves por la noche, Macron concedió una entrevista a un consorcio de periódicos regionales, entre ellos Ouest France, Midi Libre y el Courrier Picard. Dijo: "He estado involucrado en discusiones muy amplias durante varias semanas, con el fin de reunir todas las fuerzas de la nación y enfrentar los próximos pasos de la crisis. El período de regreso a la escuela será extremadamente difícil, y debemos prepararnos para ello".

Después de jactarse públicamente el mes pasado de que había acordado con Berlín 500.000 millones de euros en promesas de rescates estatales a grandes empresas, subrayó que habría pérdidas masivas de puestos de trabajo. Dijo: "Seré muy claro con ustedes: se están produciendo despidos masivos, y habrá más. La crisis sanitaria ha acabado con el 5 por ciento de la riqueza nacional y ha paralizado industrias enteras. Esto necesariamente tendrá un efecto en los negocios".

Macron trató patéticamente de presentarse como escuchando las demandas populares, incluyendo el aumento de votos para los candidatos verdes en las elecciones locales del pasado fin de semana y las protestas globales contra el asesinato policial de George Floyd en la ciudad estadounidense de Minneapolis. Haciendo un llamado a una "reconstrucción económica, social y ambiental de nuestro país", advirtió, "Una cuestión clave es asegurar la igualdad de oportunidades. No hemos hecho lo suficiente. Se ve cuando algunos de nuestros jóvenes dicen, 'Si tienes este color de piel o nombre de pila, no tienes el mismo lugar en la República'".

Macron también dijo que podría gastar 6.000 millones de euros para aumentar los salarios de los trabajadores sanitarios franceses, que están entre los más bajos de Europa.

Sin embargo, dejó claro que de hecho libraría una despiadada guerra de clases contra los trabajadores. Dijo que los trabajadores tendrían que aceptar la prolongación de la semana laboral y el tiempo que necesitan para pagar en el plan de pensiones del Estado para jubilarse con una pensión completa. Al mismo tiempo, insistió en que sería un "profundo error" aumentar los impuestos a los ricos, que recortó al principio de su presidencia, y que no lo haría.

Después de negociar un paquete de rescate con la canciller alemana Angela Merkel, Macron insistió en que ninguno de los fondos europeos que se estaban entregando se destinaría a aumentar el nivel de vida de los trabajadores y a salvar puestos de trabajo. Con cara seria, insistió en que sería "injusto" si no todos estos fondos fueran a los bancos y corporaciones, diciendo, "Estamos de acuerdo en emitir deuda juntos". Lo que sería injusto sería que financiáramos el gasto en prestaciones sociales y aumentos salariales con la deuda".

Macron dijo que la tarea del gobierno entrante sería diseñar, coordinar e implementar esta guerra contra la clase obrera en íntima colaboración con los "interlocutores sociales", es decir, con los sindicatos y los grupos empresariales. Dijo: "Pediré al gobierno que inicie rápidamente negociaciones profundas este verano, en un diálogo responsable con los sindicatos sobre la cuestión de los presupuestos equilibrados".

En resumen, el gobierno entrante tiene la tarea de la más parasitaria defensa de los privilegios de la clase dirigente francesa desde que la nobleza feudal se negó a pagar impuestos en los Estados Generales de 1789; esto llevó a que la crisis presupuestaria precipitada por la participación de Francia en la guerra de independencia de América estallara en la Revolución Francesa. Después de dos años de huelgas, protestas juveniles y de "chaleco amarillo", la clase obrera está en curso de colisión con el gobierno de Castex.

Sin embargo, es significativo que tanto Castex como la burocracia sindical hayan indicado que apoyan las líneas generales de la política establecida por Macron. En el período previo a una entrevista en horario de máxima audiencia en la televisión nacional, Castex se comprometió en Twitter a trabajar en estrecha colaboración con los sindicatos. "Antes de dar soluciones, quiero que se discutan con la Nación, con los interlocutores sociales, en cada región. Los asociaremos lo más estrechamente posible a la búsqueda de soluciones y a un nuevo pacto social".

El político de derecha Xavier Bertrand, exministro de Trabajo de Sarkozy, respondió: "Conozco y aprecio las cualidades de Jean Castex como servidor del Estado. Serán indispensables en los tiempos difíciles que estamos a punto de vivir."

En su tediosa entrevista televisiva, Castex volvió a pedir "negociaciones" con los "interlocutores sociales" sobre sus políticas y también una política social más "rigurosa". Al mismo tiempo, señaló una campaña nacionalista contra los inmigrantes, especialmente los musulmanes, insistiendo en que no toleraría "ciertos tipos de comportamiento, desviaciones, autoaislamientos, o puntos de vista comunitarios".

Al mismo tiempo, los sindicatos--que no se movilizan contra los despidos masivos que se están imponiendo--señalaron su apoyo al nuevo primer ministro. Castex "trabajó muy estrechamente para asegurar que los trenes siguieran funcionando, mientras que las pensiones de los maquinistas fueron recortadas, y desde entonces ha seguido siendo un amigo cercano del ex líder sindical de la Confederación General del Trabajo (CGT) Bernard Thibault", informó el diario financiero Les Échos .

François Aubart, del sindicato de la Coordinación Médica Hospitalaria, saludó la intervención de Castex para reducir los costes y aumentar los niveles de lucro en los hospitales públicos, hablando con Libération: "Cuando hablamos con él en 2005-2006 sobre la crisis de los hospitales, nos escuchó. Es un hombre que no cambia en función de su posición. Quiere impulsar el cambio".

Estas observaciones apuntan no sólo a la ilegitimidad de las políticas de los gobiernos europeos, sino al fraude de las pretensiones de los sindicatos de representar a los trabajadores.

La primera mitad de 2020 ha estado dominada por la asombrosa incompetencia médica y el parasitismo económico de la respuesta de la burguesía a la pandemia. La segunda mitad de 2020 verá una creciente resistencia de la clase obrera. Mientras los trabajadores de la industria automotriz de EE.UU. forman comités independientes para imponer condiciones de trabajo seguras y se oponen a la aceleración y a los recortes de puestos de trabajo, el camino a seguir es quitar las luchas de las manos de los sindicatos. Los trabajadores deben organizarse de forma independiente en una lucha por defender los puestos de trabajo y los niveles de vida recuperando la enorme riqueza social que ahora está siendo saqueada por la burguesía.

El autor también recomienda:

La crisis del coronavirus desencadena despidos masivos y recortes salariales en toda Europa
[2 julio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de julio de 2020)